La vacuna RTS,S contra la malaria: una vacuna imperfecta que salvará miles de vidas

La vacuna RTS,S contra la malaria: una vacuna imperfecta que salvará miles de vidas

07.10.2021
vacuna malaria post 1.jpg
Foto: BMGF (2007) - Laboratorio de Inmunología del Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM)) en Mozambique.

La pandemia de la COVID-19 nos ha recordado la importancia y el impacto de las vacunas. En menos de un año desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia, varias vacunas de la COVID-19 ya habían recibido autorizaciones de emergencia para su uso en una gran cantidad de países. El rápido desarrollo sin precedentes, y tal vez inesperado, de estas vacunas contrasta con la falta de ellas para muchas enfermedades infecciosas mortales y los muchos años de investigación y pruebas necesarias para muchas vacunas candidatas. La malaria es una de estas enfermedades.

La malaria mata a un niño cada dos minutos y más de 260.000 niños africanos menores de cinco años cada año. Las razones por las que una vacuna contra la malaria ha tardado tanto en desarrollarse incluyen los recursos limitados, el hecho de que las poblaciones afectadas pertenecen a países de bajos ingresos y la alta complejidad del patógeno. Debido a esto, la recomendación de la OMS de la vacuna contra la malaria de primera generación para uso generalizado en niños y niñas africanas es un hito histórico.

La recomendación de la OMS de la vacuna contra la malaria de primera generación para uso generalizado en niños y niñas africanas es un hito histórico

La vacuna RTS,S/AS01E (MosquirixTM) ha estado en desarrollo durante más de 30 años y fue autorizada en 2015 después de mostrar una eficacia de solo el 39% contra la malaria clínica después de un régimen de cuatro dosis en un ensayo clínico de fase 3 en niñas y niños africanos. A pesar de la modesta eficacia, el impacto fue alto: se habían referido miles de casos de malaria y, según las estimaciones, se salvó una vida por cada 200 niños vacunados. Sin embargo, se plantearon algunas preocupaciones con respecto a la seguridad, ya que se detectó una mayor mortalidad en niñas que en niños, y más casos de meningitis y malaria cerebral en niños y niñas vacunadas. Además, se cuestionó su viabilidad debido a la necesidad de administrar cuatro dosis, a la existencia de otras intervenciones de salud y medidas de control de la malaria, y también por su coste relativamente alto en comparación con otras vacunas de rutina administradas en países de bajos ingresos. Por lo tanto, en ese momento, la OMS recomendó una serie de estudios piloto de implementación que comenzaron en 2019 en tres países africanos, con el objetivo de recopilar evidencia adicional sobre viabilidad, seguridad e impacto.

Foto: BMGF (2007), Manhiça (Mozambique).

Una recomendación basada en la evidencia científica

El apoyo de la OMS ha llegado después de revisar toda la evidencia de los estudios piloto en curso en una reunión conjunta de los principales comités asesores de la OMS para la malaria (MPAG) y la inmunización (SAGE). A pesar de esta época difícil, más de 800.000 niños y niñas han recibido al menos una dosis de vacuna y se han administrado 2,3 millones de dosis desde 2019 en esos estudios piloto, que han proporcionado pruebas sólidas para la recomendación política.

Primero, parece que la introducción de la vacuna es factible, ya que tiene una buena cobertura de las tres primeras dosis a través del programa ampliado de inmunización y sistemas de rutina. La demanda de la comunidad es alta. Fundamentalmente, la administración de la vacuna no afecta la absorción de otras vacunas ni afecta negativamente el uso de otras medidas de control de la malaria, como las mosquiteras tratadas con insecticida o la búsqueda de atención médica. De hecho, aumenta el acceso a las herramientas de prevención de la malaria.

Por primera vez, tenemos una vacuna recomendada contra la malaria, pero su eficacia es moderada, lejos de donde queremos estar. Necesitamos comprender mejor la inmunidad protectora provocada por RTS,S. Esto es precisamente en lo que estamos trabajando ahora.

En segundo lugar, la vacuna ha demostrado ser segura. Es importante destacar que los datos del estudio piloto han aliviado las preocupaciones mencionadas anteriormente planteadas en el ensayo de fase 3 y han demostrado que los problemas de seguridad no estaban relacionados con la vacuna. Finalmente, se confirmó el impacto de la vacuna. La RTS,S/AS01E redujo en un 30% las hospitalizaciones por malaria grave y un 21% las hospitalizaciones por infección por malaria. El estudio aún no tiene capacidad para detectar el efecto sobre la mortalidad general, pero el piloto está en curso hasta el 2023 y también evaluará el valor agregado de la cuarta dosis de refuerzo de la vacuna. Además, se estima que la vacuna es muy rentable.

Por primera vez, tenemos una vacuna recomendada contra la malaria, pero su eficacia es moderada, lejos de donde queremos estar. Necesitamos comprender mejor la inmunidad protectora provocada por RTS,S y por qué algunos niños no están protegidos, a fin de diseñar con mayor eficacia la nueva generación de vacunas contra la malaria.

Foto: Grupo de Inmunología de ISGlobal (Barcelona).

 

Eso es precisamente en lo que estamos trabajando ahora. Nuestro grupo está estudiando los mecanismos inmunes de la vacuna RTS,S, identificando las respuestas que contribuyen a la protección y las que son contraproducentes. También estamos trabajando en cómo el estado del sistema inmunológico antes de la vacunación influye en las respuestas y la protección de la vacuna para identificar a los niños y niñas que pueden no estar protegidos a pesar de la vacunación y aprender cómo hacer que las vacunas funcionen para todos. Si podemos modular el sistema inmunológico antes de la vacunación, es posible que podamos aumentar la protección. Esperamos que en el futuro nuestro trabajo contribuya a mejorar las vacunas para acabar con la malaria.

Este es un hito histórico para la salud global y la salud infantil en África, y un paso adelante contra las inequidades en salud, que se han hecho aún más visibles con la pandemia de la COVID-19

Este es un hito histórico para la salud global y la salud infantil en África, y un paso adelante contra las inequidades en salud, que se han hecho aún más visibles con la pandemia de la COVID-19. La incorporación de esta vacuna a las herramientas actualmente disponibles para la prevención de la malaria hace que el mundo sea más equitativo. Sin embargo, aún quedan muchos desafíos por superar. No está claro, por ejemplo, con los recursos limitados disponibles, qué tan ampliamente se podrá administrar la vacuna, y es probable que se deban priorizar las dosis. Sin embargo, lo haremos realidad, tal y como logramos alcanzar este hito en la lucha contra la malaria con un esfuerzo masivo de muchos actores: investigadores africanos y de todo el mundo, incluidos las y los compañeros de ISGlobal y del Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM), los responsables políticos, las comunidades, los financiadores, las ONG… todos aquellos que han estado involucrados en el diseño, ensayo y desarrollo de esta vacuna y a quienes estamos tan agradecidos.

Más información

La OMS recomienda la primera vacuna contra la malaria para niños y niñas en riesgo