Investigación, Eliminación de la malaria

Empieza el programa piloto de implementación de la vacuna contra la malaria

La RTS,S, en cuyo desarrollo clínico participó ISGlobal, es la primera vacuna en el mundo contra esta enfermedad

24.04.2019
Foto: Andalu Vila San Juan

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado que la RTS,S, la primera vacuna en el mundo contra la malaria y la primera vacuna que existe contra un parásito, ha comenzado a aplicarse a gran escala en Malawi, y en los próximos meses se aplicará también en Ghana y Kenia. El objetivo de este programa piloto es entender si la efectividad observada en los ensayos clínicos es extrapolable a condiciones reales de implementación.

La vacuna confiere una protección parcial a niños pequeños y se necesitan cuatro dosis para mantener un nivel de inmunidad suficiente. Por ello, y  tras la evaluación positiva de la Agencia Europea del Medicamento, los expertos de la OMS recomendaron que, antes de su implementación generalizada, la vacuna fuera evaluada en tres países del África subsahariana: Ghana, Kenia y Malawi. Ayer se puso en marcha el programa en el que serán inmunizados cerca de 360.000 niños de entre 5 y 24 meses cada año en áreas seleccionadas de los tres países, a través de los programas rutinarios de vacunación. El objetivo es evaluar el impacto de la vacuna una vez integrada en los sistemas de salud existentes, así como su impacto en la mortalidad infantil general y su seguridad en el contexto del uso rutinario. La financiación de este programa, coordinado por la OMS y que cuenta con la colaboración de los Ministerios de Salud de los países involucrados, proviene de tres organismos clave de la salud global: Gavi, la Alianza de Vacunas, el Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria, y Unitaid.  Además, la ONG PATH dará apoyo en especie, y la farmacéutica GSK donará 10 millones de dosis de vacunas.

ISGlobal y el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM) realizaron las primeras pruebas de concepto que demostraron la seguridad y eficacia parcial de esta vacuna y que permitieron llevar a cabo el ensayo de fase 3 que constituyó, en su momento, el primero de esta naturaleza en África. Este esfuerzo fue realizado con el apoyo del Hospital Clínic de Barcelona, la Universidad de Barcelona, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y el Ministerio de Salud de Mozambique, entre otras instituciones. En la actualidad, ISGlobal coordina los estudios inmunológicos de la vacuna RTS,S que permitirán comprender mejor los mecanismos de protección y facilitarán la posible mejora de esta u otras vacunas.

A largo plazo, los expertos recomiendan que también se evalúe el uso de la vacuna en entornos que avanzan hacia la eliminación de la malaria. Este es un objetivo por el que ISGlobal está apostando en el sur de Mozambique, en colaboración con el CISM y con apoyo del programa "la Caixa" contra la Malaria.