Investigación, Eliminación de la malaria

ISGlobal participa en un proyecto para desarrollar vacunas más eficaces contra la malaria

El proyecto, financiado por el NIH en EEUU, busca entender cómo los factores ambientales y el estado inmunológico basal influyen en la respuesta a la vacuna

28.11.2022
luminex malaria vaccine antibodies
Foto: Aleix Cabrera (ISGlobal)

El National Institutes of Health (NIH-NIAID) en EEUU ha creado un consorcio con el fin de identificar los factores ambientales y el mecanismo inmunológico subyacente que explican la variación en la respuesta a las vacunas frente a la malaria. Los resultados ayudarán a desarrollar e implementar vacunas que sean más eficaces en la población infantil africana, que es la que más las necesita. Como parte del consorcio, NIH-NIAID ha otorgado financiamiento a un proyecto liderado por Leiden University Medical Center y co-liderado por ISGlobal y Radboud University Medical Center, en el que también participan el Swiss Tropical and Public Health Institute, Tubingen University, Sanaria Biotechnology y Yale University, que estudiará población infantil y adulta en África que ha recibido las dos vacunas más avanzadas frente a la malaria.

Hay una vacuna ya aprobada frente a la malaria (la RTS,S/AS01E) y varias otras en fases finales de ensayos clínicos. Todas tienen algo en común: ofrecen una protección que varía mucho, según el país y la población a la que se administra. Por ejemplo, la vacuna candidata que contiene una forma atenuada del parásito entero es 80 a 100% efectiva en la población europea pero solo 30-55% efectiva en la población africana. Así mismo, la eficacia de la RTS,S varía considerablemente no solo según la edad, sino también entre países, e incluso entre zonas urbanas y rurales. “Esto sugiere que hay factores ambientales que influyen en la eficacia de dichas vacunas,” explica Carlota Dobaño, quien lidera el grupo de inmunología de la malaria en ISGlobal.

El proyecto, en el que participa el grupo de Dobaño y colabora Paula Petrone del grupo de Data Science, parte de la hipótesis de que la exposición a factores ambientales (incluyendo infecciones previas por el parásito) resulta en un perfil inmunológico que modula la respuesta a la vacuna. Los equipos de investigación analizarán la expresión génica, los anticuerpos, y el número y tipo de células del sistema inmune en muestras de sangre obtenidas de diferentes cohortes de personas inmunizadas con las diferentes vacunas (la RTS,S o las vacunas candidatas a base del parásito atenuado). Usarán tecnologías punteras para generar e integrar una gran cantidad de datos a nivel individual e identificar posibles vías y mecanismos que conducen a una menor respuesta a la vacuna.

“Desde ISGlobal coordinamos los datos y muestras de las cohortes pediátricas vacunadas con la vacuna RTS,S (provenientes de 7 centros africanos que participaron en el ensayo de fase 3). Además, mediante la tecnología Luminex, evaluaremos el nivel, calidad y tipo de anticuerpos frente al parásito, lo cual nos dará información sobre la exposición previa al mismo,” explica Gemma Moncunill, compañera de equipo de Dobaño. El grupo también tiene previsto caracterizar las respuestas de los linfocitos B (responsables de generar anticuerpos) para ver si tienen alguna anomalía funcional que pudiera afectar la respuesta a la vacuna.

Los cuatro objetivos específicos del proyecto son: definir perfiles inmunológicos basales asociados con una buena respuesta vacunal a nivel individual y poblacional; obtener más información sobre las exposiciones ambientales asociadas a la protección de la vacuna; entender los mecanismos; y crear una plataforma de datos colaborativa. El consorcio espera así generar datos y desarrollar estrategias innovadoras para determinar las dosis, intervalos y adyuvantes necesarios para aumentar la protección de la vacuna.

Como señala la directora del proyecto e investigadora del LUMC, Maria Yazdanbakhsh, “necesitamos desarrollar una vacuna efectiva en los países que más la necesitan para complementar otras medidas de salud pública y reducir la enorme carga que representa esta enfermedad en el mundo.”