Una nueva etapa comienza para el Proyecto INMA-Infancia y Medio Ambiente

Una nueva etapa comienza para el Proyecto INMA-Infancia y Medio Ambiente

11.12.2018
image alt

Foto del equipo del Proyecto INMA-Infancia y Medio Ambiente en las Jornadas Científicas celebradas el pasado noviembre en Donosti (San Sebastián)

 

[Este artículo ha sido escrito por Mònica López y Sílvia Fernández, investigadoras postdoctorales de ISGlobal]

 

Cada año, el equipo científico del Proyecto INMA-Infancia y Medio Ambiente nos reunimos para presentar los estudios que estamos realizando, dar a conocer los últimos resultados obtenidos, intercambiar ideas, compartir conocimientos, experiencias y novedades, y realizar reuniones en grupo sobre temas específicos.

Cada año, el equipo científico del Proyecto INMA-Infancia y Medio Ambiente nos reunimos para (...) intercambiar ideas, compartir conocimientos, experiencias y novedades

El proyecto, coordinado desde ISGlobal, agrupa a siete cohortes de nacimiento repartidas por diferentes regiones de España (Ribera d’Ebre, Menorca, Granada, Valencia, Sabadell, Asturias y Gipuzkoa) con el objetivo de estudiar el papel de los contaminantes ambientales más importantes en el aire, agua y en la dieta durante el embarazo e inicio de la vida, y sus efectos en el crecimiento y desarrollo infantil.

Este año, las XV Jornadas Científicas del Proyecto INMA se celebraron el 14 y 15 de noviembre en la Universidad del País Vasco en Donosti (San Sebastián) con una participación de 136 personas.

 

Foto de grupo del equipo de ISGlobal que viajó en autobús desde Barcelona a Donosti (San Sebastián) para participar en las Jornadas Científicas del Proyecto INMA.

 

El entorno urbano y la salud infantil fue el eje temático de las jornadas, y cuatro expertos dieron conferencias vinculadas a este campo de estudio. Oliver Robinson, investigador del Imperial College London y colaborador del Proyecto INMA, habló sobre el papel del exposoma urbano en las desigualdades en salud. A través de los resultados obtenidos en el proyecto HELIX, mostró que el nivel socioeconómico determina nuestra exposición a los contaminantes del aire, al ruido y el acceso a los espacios verdes. Estas relaciones varían entre ciudades, es decir, se observó que en Valencia y Bradford, las mujeres con una posición socioeconómica mayor vivían en zonas más saludables, con menos tráfico y menos contaminadas; en cambio, en Sabadell y Oslo se observó lo opuesto, los barrios más ricos tenían los niveles de contaminación más elevados.

El entorno urbano y la salud infantil fue el eje temático de las jornadas, y cuatro expertos dieron conferencias vinculadas a este campo de estudio

Por su parte, Payam Dadvand, investigador de ISGlobal, destacó los efectos beneficiosos de los espacios verdes sobre el neurodesarrollo, ilustrando su ponencia con algunos resultados del proyecto BREATHE, entre otros. Maria Foraster, investigadora de ISGlobal y experta en los efectos de ruido en la salud, explicó que el 25% de las personas en España estamos expuestas a niveles de ruido superiores a los recomendados. Esto tiene un impacto negativo en la salud cardiovascular de la población y es aun más pronunciado si la exposición ocurre durante el sueño. Finalmente, Carmen Hernández, profesora de la Universidad Rovira i Virgili, destacó que la salud mental materna durante el embarazo es un factor clave en el desarrollo cerebral de los bebés, enfatizando la necesidad de desarrollar intervenciones enfocadas al embarazo para evitar que los problemas de salud mental se reproduzcan generación tras generación.

Además de los expertos invitados, dos de los principales investigadores del Proyecto INMA y de ISGlobal, Martine Vrijheid y Jordi Sunyer, hicieron sendas ponencias centradas en el proyecto.

Vrijheid habló sobre la proyección mundial de INMA, de la importancia de colaborar entre cohortes europeas, y del proyecto LifeCycle, que nació el año pasado con el propósito de formalizar la ya existente colaboración entre cohortes de diferentes países y de compartir datos sin comprometer la nueva ley de protección de datos. Martine también enfatizó la aparente incoherencia a la que nos enfrentamos cuando, al mismo tiempo, las agencias financiadoras piden acceso abierto a los datos recogidos. Durante esta ponencia, Joan Grimalt, profesor de Química Ambiental del CSIC y uno de los investigadores del proyecto, realizó una acertada intervención en la que destacó la característica distintiva del Proyecto INMA: su biodiversidad. Esta viene dada por su variedad del personal investigador que desarrolla iniciativas individuales en el proyecto y que “nos hace fuertes ante las adversidades y la falta de recursos”.

Martine Vrijheid habló sobre la proyección mundial de INMA y de la importancia de colaborar entre cohortes europeas

Jordi Sunyer realizó una clase magistral en la que destacó sobre todo la importancia de la colaboración entre el personal investigador para poder prosperar, y del proceso de investigación. Ésta se basa en tres pilares, la generación de ideas, la recogida de los datos y la interpretación de los resultados. A pesar de que a menudo se le da mucho peso a la generación de nuevas ideas, Jordi Sunyer comentó que “las ideas son colectivas, nadie puede creerse propietario de una idea”, apoyando el concepto de que las ideas son fruto de la colaboración de las y los investigadores. Sunyer señaló la importancia de ser riguroso y sistemático en la recogida de datos, pero sobre todo puso especial énfasis en la interpretación final. Las y los científicos tienen la responsabilidad de interpretar de manera adecuada los resultados y ser capaces de trasladarlos a la sociedad.

Según Jordi Sunyer, las y los científicos “se mueven por una voluntad de conocer, una inquietud de responder preguntas y la satisfacción de querer ir más allá” en una búsqueda constante de la felicidad humana, parecida a la búsqueda de artistas y místicos. También mencionó la capacidad de resiliencia que tienen ante las dificultades que presenta la profesión, incluida la escasez de recursos. Destacó que la “ciencia ha contribuido y contribuye a construir una mirada sobre el mundo y que los científicos seguiremos cultivando nuestra curiosidad, leyendo, pensando y escribiendo y esforzándonos en hacer proyectos con la máxima calidad por el placer de conocer y la voluntad de servir”.

Según Jordi Sunyer, las y los científicos “se mueven por una voluntad de conocer, una inquietud de responder preguntas y la satisfacción de querer ir más allá” en una búsqueda constante de la felicidad humana

Además destacó las fortalezas y los hitos del Proyecto INMA:

  • Cooperación entre personal investigador nacional e internacional
  • Coordinación de cohortes de nacimiento europeas
  • Numerosas publicaciones de alto impacto
  • Participación y liderazgo de proyectos en los Consorcios de Investigación Genética
  • Haber albergado las carreras científicas de muchos investigadores e investigadoras jóvenes.

Estas jornadas fueron especialmente emotivas debido a que Jordi Sunyer, fundador y hasta entonces director del Proyecto INMA, anunció su retirada del puesto y presentó a Mònica Guxens, investigadora de ISGlobal, como nueva directora del proyecto, destacando su calidad científica y sus habilidades de colaboración.

Estas jornadas fueron especialmente emotivas debido a que Jordi Sunyer, fundador y hasta entonces director del Proyecto INMA, anunció su retirada del puesto y presentó a Mònica Guxens, investigadora de ISGlobal, como nueva directora

Guxens tendrá que afrontar nuevos retos del proyecto, como el cambio de etapa vital de los participantes del estudio, que mayoritariamente ahora ya son preadolescentes.

 

Momento en que Jordi Sunyer, fundador y hasta entonces director del Proyecto INMA, pasa el testigo a Mònica Guxens, investigadora de ISGlobal, como nueva directora del proyecto

 

Al finalizar las jornadas, el equipo del Proyecto INMA agradeció a Jordi Sunyer su dedicación y compromiso durante todos estos años con un sentido homenaje y le deseó suerte en la puesta en marcha del Proyecto BISC, una nueva cohorte de nacimiento en Barcelona.