Análisis y Desarrollo Global

El "Informe Mundial de Malaria 2015" anuncia grandes avances hacia la eliminación de la enfermedad

ISGlobal organiza junto con la OMS, la DSW y la Representación de España en la UE una recepción en Bruselas para presentar las principales conclusiones del informe

09.12.2015

Ayer, horas antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicara de forma oficial su "Informe Mundial de Malaria 2015", el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), junto con la OMS, la organización  alemana por el desarrollo DSW y la Representación Permanente de España en la Unión Europea, organizaron un acto en Bruselas para presentar las principales cifras y conclusiones del informe, y poner de relieve los desafíos que aún quedan en el camino de la eliminación.  Ante más de 70 asistentes, entre parlamentarios, expertos y representantes del gobierno español, el Dr. Pedro Alonso, director del Programa Mundial sobre Malaria de la OMS, Rafael Vilasanjuan, director de Análisis y Desarrollo Global de ISGlobal, y Juan de Aristegui, embajador representante adjunto de España ante la UE, presentaron los principales avances logrados durante los últimos 15 años en la lucha contra la malaria.

Las cifras hablan por sí solas. Globalmente, el número de casos de malaria se ha reducido en un 37% y la mortalidad ha disminuido en un 60% entre los años 2000 y 2015. Además, se han evitado unas 6 millones de muertes y se han ahorrado unos 900 millones de dólares en gastos de gestión de casos. Por primera vez no hay transmisión de malaria en Europa y la gran mayoría de los casos y muertes (80%) se concentran en 15 países (Nigeria, la República Democrática del Congo e India ocupan los primeros  lugares). Los resultados son particularmente alentadores para la población más vulnerable a la enfermedad: las muertes por malaria en niños menores de cinco años han disminuido de más de 700.000 en el año 2000 a unas 300.000 en 2015, y la malaria ha pasado de ser la primera causa de mortalidad infantil en África subsahariana a ocupar el cuarto lugar.

"El informe muestra que se ha avanzado en aspectos clave" señala Rafael Vilasanjuan, "y los resultados van en la línea de los nuevos Objetivos del Desarrollo Sostenible y de la Estrategia Técnica Mundial contra la Malaria, que busca reducir la mortalidad por malaria en un 90% y eliminar la enfermedad en 35 países para 2030."

Sin embargo, como el mismo informe señala, aún queda camino por recorrer. Se estima que en 2015 la malaria provocó más de 200 millones de casos y 430.000 muertes. Además, un 30% de la población en riesgo aún no tiene acceso a redes mosquiteras o fumigación de interiores, mientras que la mitad de las mujeres embarazadas no tienen acceso a un tratamiento preventivo, y hasta 80% de los niños menores de cinco años no tienen acceso a terapias de combinación basadas en artemisinina. "Han surgido nuevos retos", señala Pedro Alonso, "y el desarrollo de resistencias a insecticidas y a fármacos podrían poner en peligro los logros de los últimos años".

Las metas propuestas en la  Estrategia Técnica Mundial contra la Malaria 2016-2030 de la OMS son ambiciosas pero alcanzables, siempre y cuando se cuente con un fuerte liderazgo, voluntad política y con los recursos necesarios para triplicar la inversión global en la lucha contra la enfermedad.