Muertes evitables en el 2016. El acceso a los servicios de salud materna de las mujeres más pobres

  • Anna Lucas
    Anna Lucas , Coordinadora de la Iniciativa de Salud Materna, Infantil y Reproductiva
  • Muertes evitables en el 2016. El acceso a los servicios de salud materna de las mujeres más pobres

    08.3.2016

    [Este artículo ha sido escrito por Anna Lucas y Clara Menéndez, coordinadora y directora de la Iniciativa de Salud Materna, Infantil y Reproductiva de ISGlobal, y publicado en El País - Planeta Futuro]

     

    La narrativa imperante en la salud materna global destila optimismo. Se visibilizan como nunca antes los logros alcanzados. Y en la mayoría de foros se reitera el mensaje de que la (buena) salud de mujeres y niños es un requisito indispensable para la prosperidad de países y comunidades, la estabilidad política y una mayor equidad.

    La falta de acceso a los servicios de salud materna de las mujeres más pobres causa más de 5 millones de muertes fetales

    Sin embargo, en 2015 -el año en que culminaron los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)- más de 300.000 mujeres perdieron la vida dando a luz o en las horas y días posteriores, además de producirse más de cinco millones de muertes -sumando las muertes fetales que se producen en el estadio final del embarazo o el parto y las muertes neonatales durante el primer mes de vida-. Muertes, en su mayor parte evitables, que se derivaron directamente de la falta de acceso a servicios de salud de calidad durante el embarazo, el parto o el puerperio.

    Tanto los problemas obstétricos (hemorragias, infecciones, trastornos hipertensivos, parto obstruido,..) como gran parte de las causas indirectas de mortalidad y morbilidad materna (malaria, sífilis, VIH, anemia, enfermedades cardiovasculares,…) en las regiones en desarrollo pueden prevenirse o tratarse con una atención adecuada.  Por otra parte, la falta de acceso a estos servicios de salud materna y reproductiva hace que las mujeres gestantes paguen un precio aún más elevado que la población general en situaciones de crisis, como han puesto de relieve las recientes epidemias de ébola o zika.

    Cuando hacemos balance del último quindenio, es en estas cuestiones -sobre todo en la cobertura de la atención en el parto- donde la mayoría de países abrumadoramente suspende el examen de los ODM. En los países de rentas medias y bajas, solo alrededor de la mitad de las mujeres en edad reproductiva accede actualmente a métodos anticonceptivos, reciben las 4 visitas antenatales recomendadas y atención profesional en el parto.

    [Lee el artículo completo en El País - Planeta Futuro]