Un salvavidas para 16 millones de seres humanos

Un salvavidas para 16 millones de seres humanos

15.10.2019
image alt

Entre tanta noticia luctuosa, el Fondo Mundial contra las tres pandemias se rearma para el próximo trienio

Mientras escribo estas líneas, el Fondo Mundial contra el sida, la malaria y la tuberculosis acaba de anunciar que su reposición financiera para el próximo trienio asciende al objetivo declarado de los 14.000 millones de dólares. Para muchos lectores, esta cifra no dirá gran cosa. Para 16 millones de niños y adultos cuyas vidas serán salvadas en los tres próximos años, esta cifra lo significa todo.

El Fondo Mundial acaba de anunciar que su reposición financiera asciende a los 14.000 millones de dólares. Para muchos lectores, esta cifra no dirá gran cosa. Para 16 millones de niños y adultos cuyas vidas serán salvadas en los tres próximos años, esta cifra lo significa todo

El caso de la malaria ilustra bien las magnitudes humanas en juego. En solo una década y media (2000-2015), el número de muertes provocadas por esta enfermedad se redujo en un 58% y su incidencia global cayó un 37%, hasta los 219 millones de casos actuales. La acción concertada de gobiernos locales y países donantes, al servicio de una estrategia preventiva y paliativa que multiplicó el acceso a redes con insecticida y tratamientos combinados, ha transformado la vida de millones de personas y las perspectivas de sus comunidades.

Quizás porque hemos llegado tan lejos y acariciamos la posibilidad de una victoria contra esta enfermedad atávica, los signos de retroceso resultan tan alarmantes. Un documento publicado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) señala que los diez países con tasas más altas de malaria están viendo cómo aumenta la incidencia del parásito y cómo se ralentiza la caída de la mortalidad. El éxito de estos años podría escapársenos con facilidad entre los dedos.

[Este artículo se ha publicado en el blog 3.500 millones de El País. Sigue leyendo aquí]

 

 

Contenidos relacionados

Nota de análisis: La lucha contra la malaria: ¿se nos quema la casa?