Un año en salud global: un 2017 menos movido pero más preocupante

Un año en salud global: un 2017 menos movido pero más preocupante

27.12.2017
image alt

La OMS eligió a un nuevo líder: Tedros Adhanom Ghebreyesus, el primer director africano

Para la comunidad internacional en el ámbito de la salud, el 2017 fue un año importante ya que la Organización Mundial de la Salud (OMS) eligió a un nuevo líder: Tedros Adhanom Ghebreyesus, el primer director africano de la organización, quien ha puesto la cobertura universal de la salud en el centro de sus prioridades.   

Ha sido un año preocupante que comenzó con una nueva administración en Estados Unidos cuyas ideologías y decisiones políticas amenazan la salud

Pero para el mundo en general ha sido un año preocupante que comenzó con una nueva administración en Estados Unidos cuyas ideologías y decisiones políticas amenazan la salud a muchos niveles diferentes. La demolición del “Obamacare”, los recortes presupuestarios para la ayuda al desarrollo (particularmente para USAID), el regreso a la “ley mordaza” que pone en peligro los avances en salud reproductiva en todo el mundo, la retirada del acuerdo sobre cambio climático de París, la falta de compromiso para renovar fondos para la ‘Global Health Security Agenda’, son solo algunos ejemplos. El efecto de dichas decisiones se dejará sentir sobre la salud de muchas generaciones futuras, dentro y fuera de los EE.UU.

1. Menos protagonismo de enfermedades infecciosas emergentes

En términos de epidemias por enfermedades emergentes, este año fue ciertamente menos agitado que los anteriores

En términos de epidemias por enfermedades emergentes, este año fue ciertamente menos agitado que los anteriores. Un brote de ébola en la República Democrática del Congo y otro de Marburgo en Uganda fueron controlados rápida y eficazmente. El zika, que ocupó los titulares en 2016, pasó a ser un virus más en la lista de enfermedades transmitidas por mosquito, junto con el chikungunya, el dengue, y la fiebre amarilla. Sin embargo, un estudio en el que participó ISGlobal alerta del gran impacto socioeconómico a largo plazo que la epidemia tendrá en Latinoamérica, sobre todo para las familias más vulnerables y los países más pobres. Como muestra el brote de chikungunya en Italia este verano y como fue subrayado en el B-debate organizado por ISGlobal, Europa también está en riesgo y debe reforzar la preparación frente al zika y otros virus transmitidos por el mosquito Aedes.

En China, el virus H7N9 provocó un brote de influenza aviar que causó muertes entre aves por primera vez y que infectó (y mató) a más humanos que en los cuatro años precedentes. El virus aún no ha adquirido mutaciones que le permitan transmitirse fácilmente entre humanos pero podría ocurrir, y los expertos advierten que el mundo está mal preparado para afrontar una pandemia de influenza.   

2. Repuntes de enfermedades infecciosas conocidas

De hecho, las “viejas” enfermedades infecciosas, contra las cuales tenemos tratamientos y/o vacunas, fueron las que más alarma causaron este año

De hecho, las “viejas” enfermedades infecciosas, contra las cuales tenemos tratamientos y/o vacunas, fueron las que más alarma causaron este año:  

En Madagascar, un brote de peste (sí, la misma peste negra que hizo estragos en la Edad Media) provocó más de 1.500 casos y 110 muertes, a pesar de que existe una prueba diagnóstica rápida y tratamientos antibióticos eficaces.

Como resultado de dos años de conflicto y el debilitamiento de las estructuras sanitarias, el Yemen sufrió la peor epidemia de cólera en la historia reciente, con casi un millón de casos y más de 2.000 muertes, de las cuales 25% eran niños.

En cuanto a la malaria, por primera vez en las últimas décadas la OMS confirmó un repunte en el número total de casos. El progreso en reducir casos y muertes se ha estancado estos últimos cinco años, debido en gran parte a un estancamiento de la financiación pero también a la necesidad de nuevas herramientas y estrategias para progresar hacia la eliminación. En este contexto, la publicación de la nueva agenda de investigación para la eliminación de la malaria (malERA Refresh) y el lanzamiento del proyecto TIPTOP, que busca aumentar el acceso al tratamiento preventivo en mujeres embarazadas –dos iniciativas en que ISGlobal juega un papel líder- cobran especial relevancia.

3. Un incremento alarmante en la obesidad

El número de niños y niñas obesos se ha multiplicado por diez en las últimas cuatro décadas

El análisis más extenso realizado hasta la fecha y en el que participó ISGlobal, publicado en The Lancet, avanza cifras inquietantes sobre el aumento de la obesidad: el número de niños y niñas obesos se ha multiplicado por diez en las últimas cuatro décadas. El coste global de esta epidemia se calcula en 1,2 billones de dólares para el 2025.

4. Y en eventos meteorológicos extremos

Este año hubo seis grandes huracanes (...). Los científicos están convencidos de que estos eventos se ven agravados por el cambio climático

Este año hubo seis grandes huracanes, de los cuales dos – Irma y Maria – alcanzaron la máxima escala de magnitud antes de tocar tierra. Los científicos están convencidos de que estos eventos se ven agravados por el cambio climático, y el informe 2017 US Climate Science Special Report, da por primera vez un nivel de confianza del 95-100% de que el calentamiento del planeta se debe a la actividad humana. 

5. Iniciativas alentadoras

La buena noticia es que este año se lanzaron algunas iniciativas de peso para hacer frente a los retos en salud global. Destaca la alianza CEPI, anunciada durante el World Economic Forum 2017, que busca impulsar el desarrollo de nuevas vacunas contra enfermedades emergentes como la fiebre de Lassa o el MERS mediante un partenariado entre organizaciones públicas, privadas, filantrópicas y civiles. La alianza RESOLVE por su lado busca implementar soluciones para prevenir enfermedades cardiovasculares y detectar brotes de enfermedades infecciosas, y cuenta con el apoyo de la Chan- Zuckerberg Initiative, la Fundación Bill y Melinda Gates y Bloomberg Philanthropies.

A pesar del entusiasmo generado por el lanzamiento de los Objetivos del Desarrollo Sostenible, pocos países han presentado sus planes

A pesar del entusiasmo generado por el lanzamiento de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) el año pasado, los indicadores globales para medir el progreso solo se aprobaron este año. Pocos países han presentado sus planes para cumplirlos, y la insuficiente disponibilidad y calidad de datos sigue siendo un problema serio en la aplicación de la Agenda 2030. Sin embargo, los ODS siguen representando una palanca para el cambio a nivel local, nacional y regional, y la Fundación Bill y Melinda Gates publicó por primera vez este año un informe llamado Goalkeepers, que monitorizará cada año, hasta el 2030, el progreso hacia los ODS.

El mes de noviembre, desde Paris, se lanzó oficialmente el Global Urban Air Pollution Observatory, cuyo objetivo es reducir el impacto de la contaminación atmosférica en las ciudades a través del intercambio de buenas prácticas, algo en lo que trabaja activamente nuestra iniciativa sobre Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud (según el último estudio de la Carga Global de Enfermedad, en el que participó ISGlobal, por lo menos 15.000 muertes anuales en España son atribuibles a la contaminación atmosférica). Este mes, también en Paris, el presidente Macron organizó una cumbre para aumentar el compromiso con y el financiamiento de la lucha contra el cambio climático.

Esperemos que estas importantes iniciativas logren compensar el frío viento de aislacionismo, intolerancia y “verdades alternativas” que sopla sobre el mundo; y que en el post del año próximo la preocupación haya dado paso al optimismo.