Sustaining the Planet or the Malnourished? Prioritizing the Needs in a Complex World

Sustaining the Planet or the Malnourished? Prioritizing the Needs in a Complex World

04.3.2020

Foto de Ninno JackJr/Unsplash

 

Hemos sido testigos de mejoras tremendas en salud global, entre las que se incluyen el aumento global de la esperanza de vida, la reducción de la tasa de nuevos casos de infecciones, la disminución de la mortalidad materna y la reducción del número de niños que fallecen antes de los 5 años. Sin embargo, existen aún muchos aspectos a los que enfrentarse, como el cambio climático, la malnutrición, la propagación de enfermedades infecciosas, las enfermedades no transmisibles y las desigualdades en salud, entre otros aspectos. En un mundo con recursos limitados, la priorización de estos problemas de salud global puede resultar un verdadero reto.

Con los recientes desastres naturales que han ocurrido y su estremecedor impacto sobre las comunidades afectadas, los expertos están ejerciendo presión con la exigencia inmediata de que se aborden soluciones contra el cambio climático. Si bien considero que se trata de una preocupación legítima, temo que la priorización de las soluciones contra el cambio climático por encima de problemas de salud más acuciantes, como la malnutrición, pueda causar más mal que bien.

¿Por qué temo que vaya a suceder algo así? En primer lugar, abordemos lo que ya sabemos. Todavía no existen estudios que exploren el impacto sobre la salud y el análisis de coste-eficacia de las distintas intervenciones sobre el cambio climático. Para complicar aún más las cosas, el cambio climático es impredecible en la actualidad. Podríamos estar invirtiendo millones o miles de millones de dólares en soluciones que ya no sean adecuadas dentro de 10 años. Antes de centrarnos en las soluciones como prioridad, se necesita más investigación, ya que de no ser así podríamos estar creando intervenciones ineficaces o fallidas, y esto es algo que no nos podemos permitir.

Antes de centrarnos en las soluciones al cambio climático como prioridad, se necesita más investigación, ya que de no ser así podríamos estar creando intervenciones ineficaces o fallidas, y esto es algo que no nos podemos permitir

Por lo menos en el caso de otros problemas de salud se han obtenido pruebas sustanciales acerca de qué intervenciones resultan eficaces. Centrémonos ahora, de entre todos estos problemas, en la malnutrición, una alteración en la que la persona puede sufrir una carencia de nutrientes necesarios (desnutrición) o bien puede carecer del equilibrio correcto de nutrientes (sobrenutrición) necesario para una salud óptima. Según las estimaciones, un tercio de la población global está por debajo del peso apropiado o bien tiene sobrepeso. Según la declaración de derechos de las Naciones Unidas, la alimentación es un derecho humano fundamental. Sin embargo, se estima que la desnutrición es la causa de muerte, a nivel mundial, del 45% de los niños menores de 5 años. Estas estadísticas son aterradoras, y en la actualidad ya se dispone de suficiente información acerca de cómo mejorar estas cifras. Por desgracia, es posible que dicha información no coincida necesariamente con las políticas actuales, pero eso es un tema a tratar más adelante.

Además, las soluciones relacionadas con el cambio climático también implican un nivel sustancial de cambios a realizar por parte de cada persona, lo que dificulta mantener una gobernanza global fuerte sobre el control de las intervenciones en comparación con intervenciones que se enfrenten a otros problemas de salud como la desnutrición. En este momento, las leyes internacionales no pueden aplicarse para lograr cambios de comportamiento individuales.

Por último, las soluciones en términos de acción climática requieren una gobernanza global más fuerte, y no creo que nos encontremos en este punto todavía. A diferencia de la malnutrición, los impactos negativos sobre la salud provocados por el cambio climático no se han distribuido a nivel global, lo que puede dificultar que los gobiernos regionales enfoquen el problema como una prioridad y trabajen conjuntamente para lograr soluciones.

Soluciones en términos de acción climática requieren una gobernanza global más fuerte, y no creo que nos encontremos en este punto todavía

Debemos ser realistas acerca de nuestra capacidad actual para priorizar los aspectos de salud global. Si en la actualidad ya nos encontramos con problemas con la existente anarquía en las relaciones internacionales cuando se trata de tomar decisiones que pueden salvar vidas de forma inmediata, ¿cómo podemos confiar en su compromiso en lo tocante al cambio climático?

Por supuesto, no existe una respuesta simple cuando se trata de priorizar los problemas de salud global. Sin embargo, si ponemos mayor énfasis en la revisión estratégica y la implementación de intervenciones apropiadas a partir de datos sólidos en lugar de tomar decisiones precipitadas podemos crear un sistema de salud global eficiente.

 

 


Aquesta entrada és una resposta: