Por qué y cómo podemos co-crear proyectos de investigación en epidemiología ambiental

Por qué y cómo podemos co-crear proyectos de investigación en epidemiología ambiental

25.3.2021
cities health blog post.jpg

[Texto de Florence Gignac, investigadora de ISGlobal; Fleur Froeling, investigadora de la Universidad de Utrecht; y Raül Toran, divulgador científico de ISGlobal.]

 

Las preocupaciones alrededor del medio ambiente han sido el foco de diversos proyectos de ciencia ciudadana, por ejemplo, iniciativas para evaluar la contaminación atmosférica que respiramos en las ciudades, el ruido al que estamos expuestos, o bien la calidad del agua que bebemos. A pesar de esto, muchos de estos proyectos aún no están prestando atención a los efectos en nuestra salud.

Esta es una de las principales conclusiones de una reciente revisión que hemos publicado en la revista Environment International, con la que nos propusimos promover y entender el papel de la ciencia ciudadana en la epidemiología ambiental . El estudio ha sido realizado en el marco del proyecto CitieS-Health, financiado por la Comisión Europea en el marco del programa Horizon 2020, y que busca situar las preocupaciones de la ciudadanía en el centro de la agenda en investigación.

CitieS-Health busca situar las preocupaciones de la ciudadanía en el centro de la agenda en investigación

A pesar que el enfoque de ciencia ciudadana es bastante nuevo en los estudios epidemiológicos ambientales, cada vez es una práctica más común, estimulado además por tendencias generales en la ciencia, como la ciencia abierta (open science), datos abiertos (open data), revistas científicas de acceso abierto (open access) y la ciencia responsable (Responsible research and innovation, RRI).

Definimos la ciencia ciudadana co-creada como un proyecto científico liderado por las y los investigadores junto con la ciudadanía, que contribuye en todas las etapas del proceso de investigación. En este caso, la sociedad es, a la vez, la que toma las decisiones y la que produce los datos.

Definimos la ciencia ciudadana co-creada como un proyecto científico liderado por las y los investigadores junto con la ciudadanía, que contribuye en todas las etapas del proceso de investigación

La ciudadanía se involucra principalmente en la investigación científica a través de lo denonimanos "participación" (participation), el "compromiso" (engagement) la "implicación” (involvement), o una combinación de las tres, como se muestra en la siguiente figura que aparece en la revisión recién publicada.

 

Tres formas cómo la ciudadanía puede involucrarse en la epidemiología ambiental, sus intersecciones y su vínculo con los motivadores cívicos. Diagrama de Venn adaptado de Woolley et al. (2016). Publicado en Frederique Froeling et al. doi.org/10.1016/j.envint.2021.106470.

 

La "participación" de la ciudadanía puede tener lugar tanto de forma activa como pasiva y describe el proceso en la que las personas se convierten en sujetos de un estudio y principalmente proporcionan datos.

En segundo lugar, el "compromiso" está estrechamente relacionado con el intercambio de conocimiento y la comunicación entre la ciudadanía y el personal investigador. Cuanto más comuniquen sus planes y soliciten la cooperación del público, más o menos se comprometerá la ciudadanía.

La última forma con la que la sociedad puede contribuir a la investigación científica es a través de la "implicación". Esta categoría describe el papel activo de las y los ciudadanos en la gobernanza científica, donde participan en la definición de problemas, la identificación de preguntas de investigación, el diseño del protocolo de estudio, la recopilación de datos, el análisis de datos y la difusión de los resultados del estudio.

La mayoría de los estudios epidemiológicos ambientales incluyen al menos uno de estos métodos. Creemos que solo cuando se cumplen las tres formas (participación, compromiso e implicación), el proyecto de investigación puede considerarse de ciencia ciudadana co-creada.

Creemos que solo cuando se cumplen las tres formas (participación, compromiso e implicación), el proyecto de investigación puede considerarse de ciencia ciudadana co-creada

Creemos que es necesario un mayor esfuerzo para preparar mejor a la ciudadanía para que participe de forma activa en estudios de salud ambiental de ciencia ciudadana co-creada, a través de pautas o sesiones de formación de diseño conjunto, pero también para mejorar la formación de las y los epidemiólogos para incluir la ciudadanía en los estudios.

La revisión que recientemente hemos publicado es uno de los primeros intentos de definir a fondo qué significa hacer proyectos de ciencia ciudadana en la epidemiología ambiental.

La revisión que recientemente hemos publicado es uno de los primeros intentos de definir a fondo qué significa hacer proyectos de ciencia ciudadana en la epidemiología ambiental

Aunque tiene puntos en común con otros enfoques participativos aplicados en los estudios de salud ambiental, está claro que las prácticas de investigación más inclusivas producen una gama más amplia de beneficios tanto para las personas expertas como para la ciudadanía. Nuestra propuesta es que las y los epidemiólogos vayan más allá del marco de investigación tradicional e incluyan más actividades de divulgación y de participación ciudadana.