Embarazo adolescente en México: un problema creciente alimentado por la inequidad

Embarazo adolescente en México: un problema creciente alimentado por la inequidad

26.3.2019
image alt

 

Este artículo ha sido escrito por Andrea Jiménez, Residente de Ginecología y Obstetricia en el Instituto Tecnológico de Monterrey (México), y Grecia Villa, jefa de residentes de Ginecología y Obstetricia en el Instituto Tecnológico de Monterrey. Como estudiante del Máster en Salud Global ISGlobal-UB, participó en la primera edición del taller de liderazgo “Safe Mothers and Newborns” organizado por ISGlobal, centro impulsado por “la Caixa”, junto con la Escuela de Salud Pública de Harvard y la Universidad Aga Khan.

 

México tiene la mayor tasa de natalidad en mujeres adolescentes de todos los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE): 62 embarazos por cada 1.000 son de niñas y adolescentes. Pese a que entre los años 2000 y 2006 se logró una reducción de más del 8% en embarazos adolescentes, entre el 2007 y el 2012 hubo un incremento de cerca del 15%. En 2017, dos de cada diez nacimientos en México eran de una mujer menor de 20 años.

El embarazo adolescente es la causa principal de mortalidad en niñas entre los 15 y 19 años a nivel mundial. El 90% de las muertes ocurren en países en vías de desarrollo, como México y el resto de Latinoamérica, y la mayoría de estas son prevenibles. Pero la preocupación por esta problemática parte también de las tasas elevadas de abortos clandestinos y de la falta de conocimiento para buscar apoyo e iniciar control prenatal.

El embarazo adolescente es la causa principal de mortalidad en niñas entre los 15 y 19 años a nivel mundial. El 90% de las muertes ocurren en países en vías de desarrollo, como México y el resto de Latinoamérica, y la mayoría de estas son prevenibles

 

[Este artículo se ha publicado en El País-Planeta Futuro. Sigue leyendo aquí]

 

Contenidos relacionados

Cómo avanzar en la reducción del embarazo adolescente

Que sean niñas y no madres antes de tiempo