¿Por qué los estudiantes españoles fuman más que los estadounidenses?

¿Por qué los estudiantes españoles fuman más que los estadounidenses?

13.8.2013
image alt

El tabaco es la primera causa de muerte evitable en el mundo. Para combatir este problema, el 2 de enero de 2011 se aprobó en España una de las leyes antitabaco más exhaustivas en Europa, la cual prohíbe fumar en espacios públicos. Sin embargo, en un país donde fumar ha desempeñado un importantísimo papel cultural, ¿llegará a tener éxito una ley tan estricta?

Esta es la pregunta que me llevó a viajar de Estados Unidos a Barcelona, donde entrevisté y realicé encuestas a más de 250 estudiantes de universidades públicas para averiguar si sus costumbres y percepción del tabaco habían cambiado y, de ser así, de qué modo lo había hecho. Una de las cosas más interesantes a destacar es lo fácil que me resultó reconocer a los fumadores en los campus universitarios, incluso los profesores sabían que podía encontrarlos en las escaleras exteriores. Al haberme criado en Estados Unidos, aquello me impactó. En mi facultad, en EE. UU., quizá encuentres a alguien fumando fuera, pero no es tan común. Normalmente están solos y alivian su ansia de nicotina a escondidas. Por el contrario, en Barcelona era normal ver a los estudiantes sentados en el césped fumando en grupo. De los 250 estudiantes con los que me entrevisté, alrededor de un 40% eran fumadores. En 2009, la OMS informó de que el número de personas de 15 años en adelante que fumaban diariamente en España alcanzaba el 28%, mientras que en Estados Unidos era del 15%.

¿Por qué el tabaquismo está más extendido entre los estudiantes de Barcelona? Una de las razones podría ser la educación. Desde los 10 años he asistido a programas organizados por la escuela para la prevención del uso y abuso de drogas —como el D.A.R.E. (Drug Abuse Resistance Education) y a clases de educación para salud, que eran obligatorias hasta los 18 años. Se me ha inculcado la idea de que fumar es malo. Cuando compartí este hecho con los universitarios españoles, se sorprendieron. Me comentaron que ellos, a los 13 años, tuvieron una clase en la que el profesor les explicó los peligros de fumar. Cuando seguí contándoles que un cigarrillo contiene más de 4.000 sustancias químicas como raticida y quitaesmalte, se escandalizaron. Era la primera vez que escuchaban algo así.

En Estados Unidos casi todos los estudiantes conocen los peligros de fumar antes de probar el primer cigarrillo. España ha dado un gran paso hacia la eliminación del tabaco al aplicar una ley integral antihumo; pero el siguiente paso debería incluir reforzar el sistema de educación para la salud e introducir la educación sobre drogas antes de la adolescencia.