Objetivo 1: Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo

 Pese a que la tasa de pobreza mundial se ha reducido a la mitad desde el año 2000, una de cada cinco personas en países en desarrollo sigue viviendo con menos de 1,90 dólares al día. La pobreza va más allá de la falta de ingresos y recursos; también significa hambre y malnutrición, acceso limitado a la educación y otros servicios básicos, discriminación social y exclusión, y falta de participación en la adopción de decisiones. El crecimiento económico debe ser inclusivo para crear empleos sostenibles y promover la igualdad.

Interacción con ODS 3

Priorizar las necesidades en salud de las poblaciones más pobres contribuirá directamente a alcanzar las metas del ODS3.