Objetivo 15: Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad

 La flora provee el 80 % de nuestra dieta humana y la agricultura representa un recurso económico y un medio de desarrollo importante. Los bosques proveen hábitats cruciales a millones de especies y son fuente importante de aire limpio y agua. Además, son fundamentales para combatir el cambio climático. El progreso  en la preservación y el uso sostenible de las especies terrestres y los ecosistemas es desigual. Las tendencias decrecientes en la productividad de la tierra, el aumento de la sequía y la desertificación, la caza furtiva y el tráfico de vida silvestre siguen siendo motivo de gran preocupación. Se deben tomar medidas urgentes para reducir la pérdida de los hábitats naturales y la biodiversidad, que son parte de nuestro patrimonio común.

Interacción

Un entorno natural saludable es fundamental para promover la salud y evitar enfermedades.