Investigación, Chagas

Nuevos datos sobre la prevalencia de la enfermedad de Chagas en Europa

El estudio, liderado por ISGlobal, revela una gran heterogeneidad en la prevalencia de Chagas según el país y la región de la cual provienen los inmigrantes latinoamericanos

11.03.2015

Un estudio dirigido por el Dr. José Muñoz, médico del Hospital Clínic de Barcelona e investigador de ISGlobal, en colaboración con investigadores de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, muestra que la prevalencia estimada de la enfermedad de Chagas en personas procedentes de Latinoamérica que residen en Europa difiere de aquella observada en sus países de origen. Los resultados, publicados en la revista PLOS Neglected Tropical Diseases, estiman que un 4,2% del total de latinoamericanos que viven en Europa tiene la enfermedad de Chagas y subrayan la necesidad de establecer medidas de prevención y control de la enfermedad en los países europeos.

Hasta la fecha, la mayoría de las estimaciones sobre prevalencia de Chagas en inmigrantes latinoamericanos se había calculado a partir de la prevalencia de la infección en los países de origen. Sin embargo, en vista de la gran diversidad geográfica de cada país y de que la población inmigrante puede no ser representativa de la población general, los investigadores de ISGlobal generaron la hipótesis de que el porcentaje de personas que tienen la enfermedad de Chagas es diferente en la población inmigrante en Europa que en los residentes de los países latinoamericanos.

El objetivo del estudio fue estimar la prevalencia de la infección por T. cruzi (el parásito que causa la enfermedad) en estos grupos de población que viven en Europa. Para ello, los investigadores hicieron una revisión sistemática y meta-análisis de todos los artículos publicados en 15 países europeos (entre los cuales destacan España, Italia, Reino Unido y Suiza, países europeos con mayor número de población latinoamericana) e incluyeron estudios realizados en bancos de sangre, maternidades y centros de atención primaria o estudios realizados a nivel comunitario. Los resultados revelaron que la prevalencia de infección en los inmigrantes procedentes de determinados países, como por ejemplo Bolivia y Paraguay, era mucho mayor que las estimaciones nacionales (18,3% frente al 6,75% en el caso de Bolivia) y que esto se debe, en gran parte, al hecho de que una alta proporción de ellos viene de regiones hiperendémicas. En cambio, para otros países como Argentina, la prevalencia observada es menor a la prevalencia nacional estimada.  

A pesar de que en Europa la enfermedad de Chagas no se puede transmitir a través del vector (porque no está presente), sí se puede transmitir mediante transfusiones de sangre, trasplante de órganos y, en el caso de mujeres embarazadas, de la madre al feto.  Por ello, explica la Dra. Ana Requena-Méndez, primera autora de la publicación e investigadora de ISGlobal, "estos resultados son importantes para comprender la magnitud del problema entre los inmigrantes latinoamericanos y así mejorar las medidas de intervención en bancos de sangre, unidades de trasplante y maternidades".

"Conocer los datos de prevalencia de la enfermedad de Chagas en las diferentes poblaciones latinoamericanas viviendo en Europa ayudará a diseñar e implementar medidas de control en los países europeos adaptadas a la realidad de cada país", concluye el Dr. Jose Muñoz.