Investigación

Modelos integrales de cuidado para la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD)

Un grupo de expertos liderado por la EASL International Liver Foundation e ISGlobal desarrolla un conjunto de ocho recomendaciones para mejorar la atención a los pacientes con NAFLD

07.07.2021
enfermedad hígado, cuidado

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés) es la principal causa de enfermedad hepática crónica a nivel global. Sin embargo, a pesar del aumento de la demanda ejercida sobre los sistemas sanitarios, se ha prestado poca atención al manejo de los pacientes con esta enfermedad en el contexto de los sistemas sanitarios. De hecho, en muchos servicios de salud, no existen rutas formales, y cuando tales rutas existen no suelen estar estandarizadas conforme a las buenas prácticas.

Para ayudar a abordar la creciente necesidad de disponer de buenas prácticas aplicadas al cuidado de los pacientes con NAFLD, un grupo de expertos liderado por la EASL International Liver Foundation (EILF) y el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) ha analizado las revisiones publicadas sobre los modelos de cuidado para la NAFLD y ha desarrollado un conjunto de recomendaciones para los profesionales médicos y para los encargados de diseñar políticas enfocadas a la mejora de estos modelos de cuidado y de los resultados obtenidos en los pacientes. Las conclusiones han sido publicadas en un artículo en Nature Reviews Gastroenterology & Hepatology durante el Congreso Internacional del Hígado de la EASL.

“Las ocho recomendaciones no están pensadas como una lista de requisitos a cumplir, sino más bien como un marco de trabajo para ayudar a guiar a los profesionales y a los encargados de diseñar políticas con el objetivo de mejorar el cuidado ofrecido a las personas con NAFLD”, afirma Jeffrey V. Lazarus, primer autor del artículo, vicepresidente de EILF e investigador en ISGlobal. “De hecho, deberían revisarse y actualizarse periódicamente a medida que vamos aprendiendo más acerca de estos modelos de cuidado, incluyendo el efecto sobre los resultados clínicos y la relació coste-eficacia de los diferentes abordajes”.

Las ocho recomendaciones –que detallan los servicios requeridos por los pacientes, dónde deben administrarse dichos servicios, quién debe proporcionarlos y cómo deben coordinarse en el contexto de los sistemas sanitarios− son las siguientes:

  1. Establecer rutas de provisión de cuidados claramente definidas adaptadas a evaluar el estadio de la enfermedad, la presencia de comorbilidades y el resultado de salud óptimo para el paciente.
  2. Desarrollar orientaciones acerca del cribado y análisis mediante tests no invasivos.
  3. Desarrollar orientaciones sobre las estrategias de tratamiento para los pacientes, en relación al estadio de su enfermedad.
  4. Plantear acciones para prevenir la progresión de la enfermedad en la atención primaria, para pacientes en los primeros estadios de la enfermedad y que no requieran cuidados hepatológicos especializados.
  5. Articular y definir los roles e interacciones entre los proveedores de atención primaria, secundaria y terciaria.
  6. Establecer dónde pueden co-localizarse los servicios para la NAFLD y los servicios para el tratamiento de comorbilidades frecuentes.
  7. Definir la composición y la estructura del equipo multidisciplinar responsable del manejo de los pacientes.
  8. Establecer sistemas efectivos para coordinar e integrar el cuidado a lo largo de todo el sistema sanitario.

 

Dada la creciente prevalencia de la NAFLD y el bajo porcentaje de casos diagnosticados, los autores afirman que los sistemas sanitarios necesitan empezar a reorientarse para garantizar que pueda proporcionarse el cuidado de forma eficiente y efectiva para abordar esta enfermedad progresiva, y reducir sus amplias implicaciones en el ámbito de la salud. Tales recomendaciones pueden contribuir a paliar la escasez de orientaciones sobre los modelos de cuidado para la NAFLD y ayudar a abordar la creciente necesidad de proporcionar a los pacientes unos cuidados basados en las mejores prácticas.

Referencia

Lazarus, J.V., Anstee, Q.M., Hagström, H. et al. Defining comprehensive models of care for NAFLD. Nat Rev Gastroenterol Hepatol (2021). https://doi.org/10.1038/s41575-021-00477-7