What is the Best Urban Design to Reduce Road Injuries?

¿Cuál es el mejor diseño urbano para reducir los accidentes de tráfico?

28.1.2020

Diseñar ciudades para que se pueda reducir la dependencia del coche sin perjudicar la movilidad de la ciudadanía es fundamental para mitigar muchas de las preocupaciones medioambientales y de salud pública de este siglo.   

 

Muchos de nosotros no tenemos prácticamente ninguna opinión sobre la conducción y, desde luego, no pensamos que se trate de un problema de salud a escala mundial. Sin embargo, los accidentes de tráfico matan cada año a 1,35 millones de personas y dejan heridos a otros 50 millones. En lugar de disminuir, las lesiones en carretera representan hoy en día la quinta causa principal de muerte y discapacidad.

Más allá de los costes asociados a las muertes y las lesiones, los costes de gestión de los sistemas de transporte dominados por el automóvil son también sustanciales. Incluyen la destrucción del hábitat, la gestión de sistemas jurídicos y de seguros de accidentes, la contaminación del aire y acústica, los costes policiales, así como el elevado coste de construir y mantener infraestructuras viales.

Diseñar ciudades de manera que se pueda reducir la dependencia del coche sin reducir la movilidad de la ciudadanía es fundamental para mitigar muchas de las preocupaciones medioambientales y de salud pública de este siglo.  

Para entender más sobre las mejores prácticas en el diseño de las ciudades, nuestro equipo de investigación del Transport, Health and Urban Design (THUD) Research Hub estudió la relación entre el diseño urbano y los accidentes de tráfico a escala mundial.

En un nuevo artículo publicado en The Lancet Planetary Health, utilizando conocimientos del ámbito de la sicología, la medicina, la informática, las ciencias de la tierra y la planificación urbanística, nuestro último trabajo de investigación ha identificado tipos clave de diseño de ciudades que, o bien disparan, o bien reducen la tasa de accidentes de tráfico.  

En un nuevo artículo publicado en 'The Lancet Planetary Health', identificamos tipos clave de diseño de ciudades que, o bien disparan, o bien reducen la tasa de accidentes de tráfico

Para comenzar, recopilamos cerca de 1,7 millones de imágenes de mapas de una lista exhaustiva que comprendía todas las ciudades del mundo de más de 300.000 habitantes. Esta lista incluía 1.692 ciudades y a más de 2.100 millones de personas.

 

Cuatro imágenes de muestra de París (Francia) que muestran combinaciones de redes de tráfico ferroviario (naranja), espacios verdes (verde), espacios azules (azul) e infraestructura vial (negro). Jason Thompson et al. The Lancet Planetary Health. https://doi.org/10.1016/S2542-5196(19)30263-3

 

A continuación, nuestro equipo programó un ordenador con el fin de identificar la ubicación real de cada mapa. De la misma manera que se puede programar una computadora para reconocer fotos de un perro o un gato, programamos la máquina para que pudiera distinguir entre mapas de Melbourne y de, por ejemplo, París o cualquier otra ciudad.  

Sin embargo, mientras que la mayoría de las aplicaciones de reconocimiento de imagen intentan hacer estimaciones lo más precisas posibles, nuestro equipo detuvo el modelo, intencionadamente, a un nivel de precisión de alrededor del 85%.

¿Por qué? Porque nos interesaban más las ocasiones en que el ordenador se confundía. Por ejemplo, si no lograba establecer la diferencia entre París y Praga, esto nos indicaba que estas dos ciudades podrían tener redes viales, redes ferroviarias, un perfil costero o parques similares.  

Utilizando el número de veces en que cada ciudad era confundida con otra, pudimos identificar nueve tipos principales de ciudad, a partir de nuestra lista original, que compartían una estructura urbana similar.

Mapa del mundo de las ciudades con su ubicación. El color muestra la tipología de red de calles. También se puede buscar aquí por cada ciudad y ver ejemplos de sus red de calles. Jason Thompson et al. The Lancet Planetary Health. https://doi.org/10.1016/S2542-5196(19)30263-3

Hay un par de cosas que sorprenden sobre la ubicación de estos tipos de ciudades en el mapa del mundo. Primero, algunos de estos tipos se encuentran en distintas zonas geográficas. Por ejemplo, las ciudades con un “Tráfico denso”, con una red ferroviaria extensa y pequeñas manzanas, dominan en Europa Occidental y forman una frontera rígida con las ciudades de “Grandes manzanas” de Europa del Este y Rusia.    

Las ciudades estadounidenses, argentinas y de Oceanía tienen en común estructuras que incluyen manzanas rectangulares adaptadas a los coches y que son típicas de la categoría “ciudad del motor”.   

De igual manera, las ciudades japonesas se encuentran casi todas incluidas dentro del tipo de ciudad “intensa”, con unas redes viales extremadamente densas.  Las ciudades de China tendían a crear unos tipos de ciudad, mezcla de “perfil irregular” y “esparcida”. 

Las ciudades de la India y del subcontinente eran en un primer momento del tipo “informal”, sin unos modelos de desarrollo verticales claros. 

Sin embargo, quizás el aspecto geográfico más interesante se pudo observar en los tipos de ciudad “damero”. Estos modelos siguen una ruta desde Grecia e Italia, a través del Mediterráneo hasta América Latina, y reflejan un diseño cuadriculado obligatorio, establecido originariamente en el siglo XVI por el rey de España Felipe II y conocido como “Las Leyes de Indias”.       

Esto demostró que la sensibilidad del método también permitía identificar patrones de movimientos mundiales, históricos y etnográficos.  

¿Pero qué hay de las lesiones por accidentes de tráfico?

Nuestro análisis demostró que las ciudades “intensas” y de “tráfico denso” -aquellas que cuentan con redes viales pequeñas, estrechas y con velocidad reducida, manzanas pequeñas y una infraestructura ferroviaria extensa- tienen las tasas de accidentes de tráfico más reducidas. Sencillamente, a mayor tráfico público y menor velocidad, menos accidentes.

Las “ciudades del motor”, típicas en Australia, donde la utilización per cápita del vehículo a motor es elevada, ocupan el tercer lugar, pero muestran altas tasas de lesiones en conductor y pasajeros. Las ciudades con peores resultados son aquellas con redes viales dispersas y poca infraestructura ferroviaria. Esto pone en situación de riesgo a conductores, pasajeros, peatones, ciclistas y motoristas.      

La investigación estima que, cada año, cerca de nueve mil millones de años de vida ajustados por discapacidad causados por accidentes de tráfico se deben a un diseño urbano deficiente. Esto afecta fuertemente a la actividad económica y pone en entredicho la visión clásica según la cual los accidentes de tráfico son únicamente un problema de los países de ingreso bajo. 

Nuestro trabajo pone de relieve el importante papel que pueden jugar la ciudad y el diseño urbano tanto para ocasionar como para reducir las tasas de lesiones por accidentes de tráfico a escala mundial.

Nuestro trabajo pone de relieve el importante papel que pueden jugar la ciudad y el diseño urbano tanto para ocasionar como para reducir las tasas de lesiones por accidentes de tráfico a escala mundia

Los siguientes pasos para este proyecto consisten en analizar cómo estos tipos de ciudad identificados están relacionados con una serie de cuestiones sociales y de salud y cómo podemos, por lo tanto, construir ciudades y sistemas de transporte más saludables para todos en el futuro.