Primary Health Care: Where Are We 40 Years After Alma-Ata?

Atención primaria de salud: ¿dónde estamos 40 años después de Alma Ata?

25.10.2018
image alt

[Por Oriana Ramírez, Coordinadora de Análisis de Políticas, y Diana Tejada, alumna del Máster en Estrategias y Tecnologías para el Desarrollo UCM/UPM]

La Conferencia de Alma Ata supuso un antes y un después en el paradigma de la salud global

Todos los que hemos estudiado salud pública sabemos, aunque no hubiéramos nacido aún, que la Conferencia de Alma Ata (actual Almaty en Kazajastán) sobre Atención Primaria en Salud (APS), impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF en 1978 y firmada por 134 países, supuso un antes y un después en el paradigma de la salud global y que ninguna resolución de Naciones Unidas ha llegado a plantearse un reto de tal envergadura en las décadas sucesivas.  

Conferencia Internacional sobre Atención Primaria en Salud - Alma Ata -1978

Los días 25 y 26 de octubre de 2018 se celebra en Astana, la nueva capital de Kazajastán, una nueva Conferencia Global en torno a la APS. Es el momento para preguntarse qué ha pasado y cuáles han sido los principales logros desde 1978.

El espíritu de Alma Ata

La Declaración de Alma Ata aspiraba a la “Salud para Todos para el año 2000” a través de un enfoque de la atención primaria integral

La Declaración de Alma Ata aspiraba a la “Salud para Todos para el año 2000” a través de un enfoque de APS integral, que debía constituir la pieza angular de los sistemas de salud. Esta visión, adelantada a su tiempo, huía de sistemas demasiado “hospitalo-céntricos”  y medicalizados y proponía una medicina quizás más social, con una serie de elementos clave que tenían sentido en medio de la Guerra Fría pero que aún continúan vigentes:

1. Cooperación y paz mundial
2. Un nuevo orden económico mundial
3. Un reconocimiento a los determinantes sociales de la salud
4. El necesario involucramiento de otros sectores en la promoción de la salud
5. La participación comunitaria en la planificación, implementación y regulación de la APS
6. La equidad en salud como resultado indiscutible de este enfoque

Si bien diversos marcos teóricos y descriptivos continuaron por esta línea (por ejemplo la Carta de Ottawa sobre Promoción de la Salud, en 1986; o la Comisión de determinantes sociales de la salud de la OMS en 2005), la realidad es que la implementación de la APS, especialmente en los países menos adelantados vinculados a la ayuda al desarrollo, tomó un camino diferente vía programas enfocados en enfermedades específicas (por ejemplo malaria o tuberculosis) o un enfoque “selectivo” de atención primaria dirigida a intervenciones básicas y concretas basadas en tecnologías asequibles y coste-efectivas en el corto plazo.

A pesar de los avances, el progreso fue desigual y la inequidad aumentó, dejando, por ejemplo, a grupos vulnerables excluidos del acceso a servicios básicos de salud

Los resultados de estas intervenciones, que sintetizaron los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) 2000-2015, son verdaderamente espectaculares. Tanto la mortalidad infantil como la materna se redujeron aproximadamente a la mitad o el número de nuevas infecciones por VIH disminuyó un 40%. La mala noticia, a pesar de estos avances, es que el progreso fue desigual y la inequidad aumentó, dejando, por ejemplo, a grupos vulnerables excluidos del acceso a servicios básicos de salud.

El legado de Alma Ata continúa vivo en la Agenda 2030

Han pasado 40 años desde aquella visión de Alma Ata y la tensión entre el idealismo de aquella declaración y el pragmatismo de los implementadores aún conviven

Han pasado 40 años desde aquella visión de Alma Ata y la tensión entre el idealismo de aquella declaración y el pragmatismo de los implementadores aún conviven. Somos optimistas, sin embargo. Creemos que en estas cuatro décadas hay muchas lecciones aprendidas y quizás asistimos a un nuevo equilibrio de múltiples y diversos actores incluyendo las diferentes organizaciones de Naciones Unidas -tanto las financieras como aquellas más técnicas-, los Estados miembros, los centros de investigación, la filantropía, el sector privado y una incipiente sociedad civil más participativa. Este espíritu también permea una nueva Agenda de Desarrollo que por primera vez aglutina diversos sectores incluyendo, por ejemplo, tanto la agenda de desarrollo sostenible como la de cambio climático. En el sector salud el cambio también es notable pues el Objetivo de Desarrollo Sostenible – ODS 3 (Salud y bienestar a lo largo del ciclo vital) incluye tanto la prevención y tratamiento de enfermedades infecciosas como crónicas, los principales factores de riesgo ambientales, las metas en salud materno-infantil y salud sexual y reproductiva o el acceso a medicamentos, vacunas y tecnologías sanitarias. Además la OMS insiste en que la “Cobertura Universal de Salud” debe ser el principio catalizador del resto que garantice una mayor equidad en salud.

Conferencia de Astana: Alma Ata +40

Desde ISGlobal esperamos que la Conferencia en Astana abra un nuevo espacio de diálogo

Desde ISGlobal esperamos que la Conferencia en Astana abra un nuevo espacio de diálogo donde se traten explícitamente tanto los logros como las dificultades, obstáculos y lecciones aprendidas que han resultado de la puesta en práctica de la APS de manera integral. ISGlobal ha querido contribuir, en el marco de nuestra vinculación con la Sustainable Development Solutions Network, a este análisis con dos textos que analizan el concepto de “Salud en Todas las Políticas” como una herramienta de implementación de políticas que puede ayudar a expandir la APS, o el ejemplo concreto de cómo las ciudades pueden ser un buen laboratorio para poner en práctica un abordaje multisectorial de la salud humana.

Esperamos que Astana suponga el compromiso con los valores y principios de la Declaración de Alma Ata, particularmente con la salud como un derecho humano, la justicia social, la solidaridad y la acción intersectorial, reconociendo que la salud es un motor indispensable del desarrollo, la seguridad y la paz.