Investigación, Análisis y Desarrollo Global

Cinco años después del accidente de Fukushima, un taller analiza las lecciones aprendidas

El evento fue organizado por la Fukushima Medical University y SHAMISEN, un proyecto europeo coordinado por CREAL, centro aliado de ISGlobal

11.03.2016
Foto: Photo Credit: Greg Webb / IAEA

Los pasados 5 a 7 de marzo, el taller de SHAMISEN en Fukushima conmemoró el quinto aniversario del accidente nuclear con la presentación del trabajo realizado durante estos cinco años y un análisis de las lecciones aprendidas. Una lección importante es que las comunidades necesitan establecer un diálogo abierto con los expertos y tener la capacidad de evaluar sus propias dosis, para poder recuperar el control de sus vidas.  

El taller consistió en dos partes. Durante los dos primeros días, la FMU y otras instituciones japonesas describieron el trabajo que han realizado en términos de dosimetría, seguimiento y apoyo de las poblaciones afectadas. Los participantes debatieron sobre los aspectos éticos y sociológicos de los sistemas de vigilancia y sus consecuencias en términos de salud y psicológicos, así como las perturbaciones sociales y económicas asociadas al accidente y posibles orientaciones para el futuro. En el tercer día, los participantes del taller visitaron la planta nuclear, donde los trabajadores están desactivando los cuatro reactores dañados, una tarea que tomará entre 30 y 40 años. Después, visitaron Suetsugi, un pueblo donde parte de la población ha decidido regresar. Tras conversar con los residentes, resulta claro que el diálogo abierto con los expertos y la posibilidad de medir la contaminación de la comida y de usar dosímetros individuales les ha permitido sentir confianza y retomar el control de sus vidas.

El uso de estrategias similares que promuevan el diálogo y dén apoyo dosimétrico, si fuera necesario, debería permitir al elevado número de desplazados en la prefectura de Fukushima (unos 100.000) decidir si quieren regresar o no a sus casas y recuperar el control de sus vidas. Contribuir a estas acciones y extraer las lecciones aprendidas es uno de los principales objetivos de SHAMISEN.  

SHAMISEN es un proyecto multinacional liderado por CREAL (centro aliado ISGlobal) financiado por la Comisión Europea a través de la acción OPERRA, y que reúne a 19 instituciones europeas y japonesas, así como expertos de Bielorrusia, Rusia, Ucrania y EEUU para revisar de manera crítica las lecciones aprendidas tras los accidentes nucleares de Chernobyl y Fukushima. Su objetivo principal es formular recomendaciones para la respuesta inmediata y a largo plazo en caso de futuros accidentes nucleares, y responder a las necesidades de las poblaciones afectadas sin crear ansiedad innecesaria. 

Más información

Exploring Fukushima Health Effects, with E. Cardis from CREAL