Investigación

El proyecto europeo SHAMISEN concluye con una reunión de actores relevantes en París

Durante la reunión se presentaron y discutieron las recomendaciones sobre cómo mejorar el seguimiento de poblaciones afectadas por accidentes nucleares

28.03.2017

En el caso poco probable, pero no imposible, de un futuro accidente nuclear, ¿qué necesitamos hacer (o no hacer) para mejorar el seguimiento de las poblaciones afectadas y responder a sus necesidades sin generar ansiedad innecesaria? Esto es lo que el proyecto Europeo SHAMISEN, coordinado por Elisabeth Cardis, jefa del programa de Radiación en ISGlobal, ha intentado responder a lo largo de los últimos 16 meses.  Los resultados se han presentado en la reunión final del consorcio el pasado 23 de marzo, en la sede de la OCDE en París, seguido por un taller el día 24 con actores relevantes en el ámbito, quienes aportaron observaciones al documento preliminar. 

Durante el primer día, alrededor de 40 miembros del consorcio, de 11 países diferentes, junto con actores clave de Bielorrusia, Rusia, Ucrania y Japón involucrados en el seguimiento de los accidentes de Chernóbil y Fukushima, discutieron el principal “producto” del proyecto de 18 meses: una serie de recomendaciones basadas en las lecciones aprendidas de accidentes pasados. Durante el segundo día, más de 30 actores representando organizaciones internacionales y europeas, plataformas e instituciones nacionales (incluyendo la OMS, NEA-OECD, NERIS, CONCERT, EURADOS e ICRP) fueron invitados para ofrecer sus comentarios sobre el documento a través de una serie de presentaciones breves y tres sesiones especializadas paralelas.

Globalmente, los resultados del proyecto fueron aplaudidos por los diferentes participantes, quienes enfatizaron que su principal fuerza radica en que centra su atención en las personas afectadas, incluye el aspecto psicosocial como parte de su bienestar, va más allá de la radiación y la enfermedad, y subraya la importancia de empoderar a la población para retomar el control de sus vidas.  

“Ha sido una reunión muy productiva durante la cual hemos podido escuchar y tomar nota de los comentarios y críticas constructivas de varios actores claves en el ámbito de la radiación” comenta Elisabeth Cardis. “Esto ayudará a mejorar las recomendaciones y aumentar su impacto”, concluye.

Las aportaciones de los participantes a las diferentes recomendaciones serán incorporadas al documento a lo largo del próximo mes. Una vez aprobado el documento final, se seguirá una estrategia de comunicación y traslación que fue detallada durante la reunión por Rafael Vilasanjuan, director del departamento de Análisis y Desarrollo Global de ISGlobal, de manera a comunicar las recomendaciones a los diferentes públicos y promover su implementación a nivel regional y nacional. 

SHAMISEN forma parte del European Project for the European Radiation Research Area (OPERRA) y llega a su fin el próximo mes de junio.