Investigación

Cataluña se compromete con la eliminación de la hepatitis C para el 2030

Mientras que el número de pacientes tratados en Cataluña se sitúa por encima de la media estatal, el infradiagnóstico de la enfermedad es el principal obstáculo

22.09.2017

Cataluña está comprometida con la eliminación de la hepatitis C para el 2030. Con esta premisa ha inaugurado hoy el el secretario de Salud Pública, Joan Guix, la jornada “Las políticas de salud pública sobre la hepatitis C en Cataluña”, organizada por el Departament de Salut y el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), con la colaboración de Gilead, en Barcelona. Más de 100 personas, entre profesionales de la salud, investigadores y representantes de las diferentes asociaciones de pacientes, han acudido al acto que ha tenido como objetivo revisar las acciones que se han llevado a cabo en Cataluña en los últimos años, plantear los retos que existen para alcanzar el objetivo de la eliminación, y definir las líneas de actuación de futuro.

Joan Colom, director en funciones del Programa de Prevención, Control y Atención al Virus de Inmunodeficiencia Humana, las Infecciones de Transmisión Sexual y las Hepatitis Víricas (PPCAVIVH), que fue aprobado el pasado 3 de agosto, ha presentado las líneas estratégicas clave del nuevo Plan de Prevención y Control de la Hepatitis C en Cataluña. “En ausencia de una vacuna, y teniendo en cuenta que gran parte de los casos no son identificados, las actuaciones de prevención y control en relación a la hepatitis C resultan prioritarias”, ha manifestado.

Por su parte, Jeffrey Lazarus, jefe del grupo de investigación en sistemas de salud de ISGlobal, se ha referido a la estrategia mundial de la Organización Mundial de la Salud que insta a que se apliquen estrategias y planes basados en pruebas para alcanzar el reto de la eliminación de la hepatitis C, y ha destacado que “solo con voluntad política se puede abordar este importante problema de salud pública. En este sentido”, ha añadido, “Cataluña se encuentra en un lugar privilegiado, ya que a diferencia de la gran mayoría de Europa, cuenta con un plan específico para prevenir y controlar esta enfermedad”.

La introducción de nuevos antivirales de acción directa para tratar la enfermedad ha permitido curar  a más del 95% de los pacientes. En Cataluña, el número de pacientes tratados por millón de habitantes se sitúa por encima de la media estatal (1.517 frente a 1.353), lo que muestra el compromiso de las autoridades con la lucha contra la enfermedad. En mayo de 2017, la cifra de personas tratadas asciende a 14.255, con un coste aproximado 256,5 millones de euros en los últimos dos años.

Sin embargo, el infradiagnóstico de la enfermedad sigue siendo el principal obstáculo para alcanzar el objetivo de la eliminación, según todos los expertos. El hecho de que sea una infección que no produce síntomas ni signos clínicos evidentes dificulta mucho el diagnóstico y presenta retos a nivel de prevención y de detección precoz.

Pese a que Cataluña no dispone de ningún registro completo de pacientes diagnosticados de hepatitis C, el estudio de seroprevalencia en Cataluña que la Dra. Sabela Lens, del Servicio de Hepatología del Hospital Clínic de Barcelona, está coordinando, estima el número de pacientes que tiene anticuerpos contra el virus de la hepatitis C en el 1% de la población catalana.