Investigación

¿Cuánta gente se muere de tuberculosis cada año en el mundo?

Un estudio explora por qué las estimaciones de muertes globales por tuberculosis difieren según la organización que las provee

16.07.2018
Foto: García-Basteiro et al. 2018

La discrepancia en las estimaciones de muertes globales por tuberculosis entre la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Institute for Health Metrics and Evaluation (IHME) se debe a diferencias de metodología y en fuentes de datos usadas por cada institución. Las diferencias son considerables en números absolutos para una docena de países, según un estudio liderado por ISGlobal, centro impulsado por la Fundación Bancaria “la Caixa”. Los resultados subrayan la necesidad de mejorar la calidad de las estimaciones en estos países para poder apreciar la verdadera carga de la enfermedad y diseñar políticas sanitarias adecuadas.

Mycobacterium tuberculosis ha sido, y sigue siendo, una de las principales causas de muerte a lo largo de la historia de la humanidad. En el 2016, fue el agente infeccioso que, por sí solo, causó el mayor número de muertes. Sin embargo, muchos de los casos de tuberculosis no se diagnostican, y muchas de las muertes que causa no se asignan correctamente, por lo que la mortalidad global de la enfermedad debe estimarse usando modelos matemáticos y estadísticos.

Y aquí yace el problema. La OMS calculó que en 2015 la enfermedad causó 1,8 millones de muertes mientras que el IHME, que realiza los estudios de Carga Global de la Enfermedad (GBD por sus siglas en inglés), estimó 1,3 millones de muertes para el mismo año. Esta diferencia de cerca de medio millón de muertes podría tener un impacto importante sobre el diseño y evaluación de intervenciones de salud.

Alberto García-Basteiro y Joe Brew, investigadores de ISGlobal, realizaron junto con colegas de otros centros de investigación, un estudio para entender el porqué de estas diferencias en las estimaciones. Compararon las bases de datos de la OMS y del IHME para el año 2015, analizaron la metodología usada por cada institución e intentaron ver qué factores se asociaban a las diferencias observadas. Encontraron que, para la mayoría de los países, las estimaciones eran similares. Sin embargo, detectaron diferencias notables en el número absoluto de muertes para una docena de países, entre los cuales destacan Nigeria, Bangladesh y Tanzania. Además, identificaron otros países de menor incidencia de tuberculosis (tales como Azerbaiyán, Islas Marshall, Timor Leste, Papúa Nueva Guinea o Egipto), donde la diferencia de estimaciones entre las dos instituciones, en relación a su carga de enfermedad, es considerable. La forma en que se estima la tasa de detección de la enfermedad, así como el uso de estudios de prevalencia de TB, podrían jugar un papel fundamental en las diferencias observadas.

“Los esfuerzos realizados por ambas instituciones para estimar la carga de la enfermedad son importantes y necesarios”, señala García-Basteiro. “Sin embargo, estos resultados identifican una serie de países donde se requiere redoblar esfuerzos para mejorar las estimaciones y así ayudar a las autoridades sanitarias correspondientes a entender la magnitud del problema en su país y priorizar actividades de control.” Los autores también llaman a la comunidad internacional a invertir en el desarrollo o mejora de registros de mortalidad y sistemas de vigilancia en todo el mundo.

En un comentario adjunto, Peter J Dodd señala “el simple hecho de que este tipo de análisis se pueda haber hecho es motivo de celebración”, y enfatiza que “ninguna de las estimaciones debe considerarse como autoridad absoluta. Las áreas de incertidumbre no deben ser pretexto para suvestimar la necesidad global de mejorar el control de la enfermedad”.       

Referencia:  

García-Basteiro AL, Brew J, Williams B et al. What is the true tuberculosis mortality burden? Differences in estimates by the World Health Organization and the Global Burden of Disease Study. Int J Epidem. Doi:10.1093/ije/dyy144