Lost in Translation... o cómo lograr que tu investigación importe

Lost in Translation... o cómo lograr que tu investigación importe

03.3.2017
image alt

Me encantaría contaros a qué me dedico. Pero no estoy seguro de que os interese; hace tiempo que la investigación biomédica perdió todo su glamur. Es cierto que todos nos esforzamos por transmitir lo que hacemos en la vida —profesionalmente hablando, claro—, con la esperanza de que a alguien le resulte emocionante. Pero no disponemos de mucho tiempo para hacerlo: hoy en día, el intervalo de atención lo dictan sonidos molestos notificándonos que nos ha llegado un correo electrónico o un mensaje de cualquiera de las redes sociales a las que pertenecemos. Por tanto, las oportunidades son mínimas. No podemos pedirle peras al olmo, ¿verdad? ¿O sí?

La idea es comunicar que tu investigación importa. Importa porque ofrece una solución potencial a un problema sanitario importante

En realidad, sí que podemos. La idea es comunicar que tu investigación importa. Importa porque ofrece una solución potencial a un problema sanitario importante. Me refiero a lo que denominamos investigación traslacional: trasladamos los conocimientos derivados de nuestra investigación a un problema clínico. Lo explicaré con un ejemplo. Desde la aparición de los primeros antibióticos, hemos podido controlar una gran parte de las infecciones bacterianas. Pero desde hace tiempo (¡décadas!), no hemos sido capaces de producir una nueva clase de antibióticos. Acabamos de empezar a ponernos al día. Las bacterias, por su parte, han estado boicoteando diligentemente cualquiera de nuestros intentos para alterar o modificar los antibióticos existentes.

Algunas bacterias son tan buenas en su trabajo que han desarrollado mecanismos de resistencia a casi todo. La resistencia antimicrobiana es ya un problema sanitario global de proporciones alarmantes que requiere una solución urgente. Muchos grupos de investigación están ofreciendo diferentes estrategias para combatir la resistencia antimicrobiana, desde biomarcadores que permiten discriminar infecciones víricas y bacterianas, hasta exóticas aventuras por el Amazonas para identificar compuestos novedosos con actividad antibacteriana. Entonces, ¿cómo pasamos de la idea o resultado a una solución? ¿Cómo trasladamos la investigación traslacional?

La resistencia antimicrobiana es ya un problema sanitario global de proporciones alarmantes que requiere una solución urgente

Por desgracia, la travesía hasta llevar un buen resultado de una investigación a una solución comercialmente disponible es larga y compleja. Todavía recuerdo la primera vez que se me ocurrió registrar una patente de un biomarcador para la malaria. Llamé al Centro de Transferencia de Tecnología y lo primero que me preguntaron fue si había hecho la solicitud y si había comprobado previamente la técnica… ¿Cómo? Tardé un año en familiarizarme con la terminología y un par de años después, la patente fue aceptada. ¡Pero que no cunda el pánico! Vosotros no tendréis que pasar por este sufrimiento.

Este año, por primera vez, hemos organizado un breve curso que os ayudará a navegar a través de las muchas complejidades que supone la evaluación, validación, registro de patente y autorización de la comercialización de moléculas o biomarcadores diagnósticos en el contexto de la investigación de resistencias antibióticas. 

Por primera vez, hemos organizado un breve curso que os ayudará a navegar a través de las muchas complejidades que supone (...) la investigación de resistencias antibióticas

La Escuela de Verano Eurolife, titulada "Resistencia antimicrobiana – Investigación e Innovación", tendrá lugar en Barcelona del 10 al 14 de julio y será un curso muy interactivo. Si actualmente estás llevando a cabo una investigación relacionada con la resistencia antimicrobiana con perspectiva traslacional, este curso te resultará particularmente útil. 

Más información aquí