Health Cannot Be Approached Other than at the Global Level

La salud se debe abordar a escala global

10.2.2017
image alt

Vivimos en un planeta cada vez más interconectado e interdependiente donde solo un enfoque global nos permitirá abordar la creciente complejidad y diversidad de los retos en salud

A las puertas de haber completado las primeras dos décadas del siglo XXI, hemos presenciado lo mejor, y también lo peor, en el campo de la salud global.

Lo mejor, el progreso sin precedentes en los niveles de salud y la ayuda destinada a la misma durante la primera década del siglo -la denominada década de oro-, cuando los Objetivos de Desarrollo del Milenio impulsaron grandes avances en indicadores de salud determinantes: la mortalidad de niños menores de cinco años se redujo en más de la mitad, la mortalidad materna disminuyó en un 45% y se evitaron más de 65 millones de muertes por malaria en África subsahariana.

Lo peor, que a pesar de estos logros, no solo persisten marcadas desigualdades en salud sino que están en aumento, mientras que el mundo está entrando en una era de populismo, proteccionismo y aislacionismo como respuesta a la desconfianza de la sociedad ante la integración global.   

Y pese a ello, vivimos en un planeta cada vez más interconectado e interdependiente donde solo un enfoque global nos permitirá abordar la creciente complejidad y diversidad de los retos en salud. Las recientes epidemias de ébola y zika nos muestran, una vez más, que patógenos originalmente limitados a áreas geográficas remotas pueden viajar más lejos y más rápido. También, que necesitamos estar mejor preparados para hacer frente a futuras epidemias de patógenos emergentes y reemergentes. Por otro lado, los avances médicos del último siglo -especialmente las vacunas y los antibióticos- junto con los cambios demográficos, nuevos estilos de vida, la creciente urbanización y los efectos de la actividad humana sobre el ambiente están modificando el perfil de enfermedades, con lo cual las enfermedades infecciosas y la desnutrición que afectan a las poblaciones más vulnerables (niños y mujeres) coexisten con un aumento explosivo en enfermedades crónicas no transmisibles. Todo esto está ocurriendo en un escenario de grandes desigualdades y sistemas de salud frágiles. 

Está emergiendo un nuevo paradigma integrador: la salud planetaria o “la salud de la civilización humana y el estado de los sistemas naturales de los cuales depende”

En este contexto está emergiendo un nuevo paradigma integrador, objeto de un nuevo campo de estudio: la salud planetaria o “la salud de la civilización humana y el estado de los sistemas naturales de los cuales depende”. Como señala el informe de la Comisión Rockefeller-Lancet sobre salud, liderada por el Profesor Andrew Haines, “hemos hipotecado la salud de las futuras generaciones a cambio de ganancias económicas y de desarrollo en el presente”. La explotación insostenible de los recursos naturales nos ha permitido prosperar pero ahora corremos el peligro de sufrir considerables impactos en salud asociados a la degradación ambiental, incluyendo el cambio climático, la contaminación atmosférica, la escasez de agua y la pérdida de biodiversidad.  

Para hacer frente a estos retos emergentes en la salud global, lo que más se necesita es construir puentes para el conocimiento transformador, lo cual supone vincular la generación de evidencia científica sólida con su traslación en políticas de salud y su implementación en el lugar y para las personas que más lo necesitan, para asegurar un impacto efectivo. 

Lo que más se necesita es construir puentes para el conocimiento transformador, lo cual supone vincular la generación de evidencia científica sólida con su traslación en políticas de salud

En un contexto de fuerte recesión económica y reducciones considerables en la financiación de I+D, y con la visión y el apoyo innovadores de la Fundación Bancaria “la Caixa”, junto con la Generalitat de Catalunya y otras instituciones públicas y privadas de prestigio, hemos logrado forjar, a partir de tres centros de excelencia preexistentes, un instituto líder a nivel internacional en el campo de la investigación y traslación en salud pública y global.

Así, el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) sitúa a Barcelona, Cataluña y España en el mapa de mejores capacidades transformadoras a nivel mundial para hacer frente, desde el conocimiento científico y la traslación, a los nuevos retos en salud global y, muy especialmente, a las desigualdades geográficas y sociales, las enfermedades infecciosas y crónicas en transición, la urbanización, y el impacto del clima y del medioambiente. 

ISGlobal busca romper el círculo vicioso de pobreza y enfermedad y apoyar una investigación e innovación que promueva el círculo virtuoso de salud y prosperidad en el mundo entero

A través de sus contribuciones, ISGlobal busca romper el círculo vicioso de pobreza y enfermedad y apoyar una investigación e innovación que promueva el círculo virtuoso de salud y prosperidad en el mundo entero. Nuestras principales áreas de acción incluyen la eliminación de la malaria, la mejora de la salud materna, infantil y reproductiva, el desarrollo de nuevas herramientas para combatir la resistencia antimicrobiana, la identificación de exposiciones ambientales que afectan el desarrollo cognitivo infantil o que promueven el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como la búsqueda de nuevas maneras de concebir el entorno urbano para mejorar la salud.  

El próximo 14 de febrero, presentaremos la nueva etapa de ISGlobal con un evento en el que participará Andrew Haines, profesor y exdirector de la London School of Hygiene and Tropical Medicine (LSTMH). Para más información e inscribirse al evento, clica aquí.