El papel fundamental de los financiadores en la descarbonización de la investigación

El papel fundamental de los financiadores en la descarbonización de la investigación

11.1.2022
post funders co2 3.jpg
Foto: John McArthur / Unsplash

Los financiadores tienen la oportunidad única de acelerar la descarbonización de la comunidad académica, la educación superior y la investigación.

La huella de carbono de estos sectores es significativa. Los gases de efecto invernadero se emiten a partir de la energía que se utiliza para alimentar laboratorios, centros de datos y edificios, del combustible quemado en los desplazamientos y de los viajes en avión, y todo el "carbono incorporado" en los equipos y consumibles que compramos.

Los financiadores tienen la oportunidad única de acelerar la descarbonización de la comunidad académica, la educación superior y la investigación

Nuestra planeta se está calentando debido a nuestras emisiones colectivas y globales de gases de efecto invernadero. Todos los sectores deben reducir rápidamente las emisiones si queremos evitar los peores efectos del cambio climático.

En nuestro comentario "The Critical Role of Finders in Decarbonising Research" (El papel fundamental de los financiadores en la descarbonización de la investigación), publicado en The Lancet Planetary Health, estimamos las emisiones de dióxido de carbono equivalente (CO2e) de los viajes aéreos necesarios para convocar dos paneles de personas expertas para evaluar las becas Starter Grants del Consejo Europeo de Investigación (ERC) y las becas de investigación de la Asociación de ensayos clínicos de países en desarrollo y europeos (EDCTP, por sus siglas en inglés) en 2019.

Hemos estimado las emisiones de dióxido de carbono equivalente (CO2e) de los viajes aéreos de dos paneles de personas expertas para evaluar las becas Starter Grants de la ERC y las becas de investigación de la EDCTP en 2019

Las distancias recorridas por los dos paneles fueron el equivalente a 15 viajes de ida a la luna y las emisiones totales estimadas fueron de 1.664 toneladas métricas de CO2e.

Durante la pandemia de COVID-19, los financiadores continuaron con su misión de invertir en investigación de calidad. Para evitar el riesgo de propagar la infección y debido a las restricciones de viaje, los financiadores realizaron con éxito evaluaciones virtuales de las propuestas de financiación con personas expertas independientes. Las reuniones virtuales tienen una huella de carbono estimada de 1.000 a 3.000 veces menor en comparación con las reuniones presenciales en las que los participantes viajan en avión. Abogamos por mantener estas formas de trabajo bajas en carbono más allá de la pandemia de COVID-19 para evitar cantidades significativas de emisiones de carbono.

Las reuniones virtuales tienen una huella de carbono estimada de 1.000 a 3.000 veces menor en comparación con las reuniones presenciales en las que los participantes viajan en avión

El alcance y la influencia de los financiadores van mucho más allá de sus propias acciones. Influyen en las expectativas y los estándares de la cultura laboral del sector de la investigación.

Al comprometerse a reducir las emisiones de sus propias operaciones y valorar los esfuerzos de las instituciones beneficiarias para descarbonizar, los financiadores podrían acelerar la descarbonización de la academia, la investigación y la educación superior. Dichos esfuerzos deberían tener en cuenta los diferentes entornos de las instituciones en los países de ingresos altos, bajos y medios, con financiadores que soliciten, incentiven y apoyen a las instituciones beneficiarias en la transición a operaciones bajas en carbono de acuerdo con estos contextos.

El comienzo de un nuevo año es un tiempo lleno de esperanza. Esperamos que en 2022 los financiadores aprovechen la oportunidad de acelerar la transición hacia una cultura de trabajo más sostenible en todo el sector académico y de investigación.