Monrovia and Inequities in Health, my New Adventure

Monrovia y las inequidades en salud, mi nueva aventura

22.1.2019
image alt

Laboratorio del Hospital Católico de Saint Joseph durante el curso de diagnóstico de la malaria

 

¿Cómo he llegado aquí?

Como médica y espíritu inquieto, en mi vida personal y profesional siempre he tenido posibilidades de trabajar y viajar mucho. Sin embargo, la oportunidad de colaborar en proyectos como IGORCARDIA, centrado en apoyar a la institución responsable de regular las medicinas en Liberia (LMHRA, por sus siglas en inglés) en el diagnóstico de enfermedades infecciosas como la malaria, no es tan frecuente.

En agosto de 2018, apareció la oportunidad cuando la Fundación Juan Ciudad se puso en contacto conmigo para presentarme al investigador Alfredo Mayor, de ISGlobal, hablarme del proyecto, y conocer mi interés para coordinarlo desde Monrovia, Liberia. Todo esto en un momento de muchos cambios personales y profesionales para mí, pero no lo dudé ya que me encanta trabajar con diferentes personas y culturas.

Mi primer contacto con Monrovia (Liberia)

Cualquiera que haya viajado al continente africano habrá sentido que todo tiene un orden diferente al que conocemos, que, dentro del aparente caos, existen normas y reglas solo conocidas por los locales. El aeropuerto internacional Roberts, en la capital liberiana, no es una excepción.

Cualquiera que haya viajado al continente africano habrá sentido que todo tiene un orden diferente al que conocemos, que, dentro del aparente caos, existen normas y reglas solo conocidas por los locales

De madrugada, con el cansancio acumulado por los preparativos de la mudanza, mi primer desafío en Liberia fue recoger todas las maletas y a mis perritas, en un aeropuerto donde todo parecía inmerso en el caos. Después de una larga espera, ¡prueba superada! ¡Rumbo al Hospital Católico de Saint Joseph (SJCH), en Congo Town, Monrovia!

Mi lugar de trabajo y residencia, el Hospital Católico Saint Joseph

No me resultó difícil adaptarme. Me instalaron en una de las casitas que el hospital tiene para su personal y un despacho propio para realizar las actividades del proyecto. El hospital se encuentra junto al mar y está sumergido entre palmeras y otros árboles autóctonos.

Tanto los hermanos de la orden San Juan de Dios, que se encargan de la gestión del hospital, como el personal del mismo, me recibieron con los brazos abiertos y me ayudan en todo. En apenas este tiempo he pasado de no saber ubicar Monrovia en el mapa, a que su calorcito, su ritmo y sus generosas sonrisas, hayan entrado en mí para quedarse.

Reunión Anual del Programa Nacional de Control de la Malaria (MNCP). Diciembre 2018, Kakata, Liberia

 

Retos diarios

Tras años de guerra civil y la epidemia de ébola, Monrovia parece una ciudad sumida en una eterna pobreza y destrucción. Paseando por sus calles observo a sus gentes sobrevivir en el interior de construcciones ennegrecidas por la humedad, alimentando a sus hijos con un puñado de arroz una vez al día. Pero cuando parece que el desánimo pesa un poco, me rodea un grupo de niños en la playa, asombrados por mi flaca galguita, y en instantes comienzan a hacer piruetas y bailes y a no parar de reír, ¡dándole color a mi día!

Tras años de guerra civil y la epidemia de ébola, Monrovia parece una ciudad sumida en una eterna pobreza y destrucción

Con respecto a mis actividades, las acciones que se buscan implementar con el proyecto no siempre resultan tarea fácil, bien por la falta de recursos cualificados dentro del país y/o por la carencia de un sistema eficiente de gestión.

Por otra parte, debo admitir que mi experiencia previa en este tipo de proyectos resultaba limitada y que hacer mío un proyecto ya empezado no ha sido fácil, aunque sí muy desafiante.

El proyecto: mis tareas y actividades

Como coordinadora del proyecto, y ubicada localmente en Monrovia, mis actividades se basan en el apoyo a la institución liberiana LMHRA, centrándome en el desempeño de buenas prácticas clínicas y de laboratorio, gestionando los recursos disponibles y asegurando que plazos y presupuestos establecidos por el financiador del proyecto – EDCTP- se respeten. Por otra parte, colaboro estrechamente con el Hospital y su laboratorio de análisis clínicos, futuro centro de referencia para la implantación, desarrollo y seguimiento de los procedimientos que el proyecto persigue introducir.

Mis principales tareas incluyen: ayudar a preparar marcos regulatorios que ayuden a mejorar protocolos de actuación; impartir programas formativos para fortalecer la capacitación del personal sanitario que debe cumplir los protocolos de actuación; ayudar en la creación de grupos de trabajos; y mejorar la comunicación y relaciones entre autoridades, hospitales, empresas farmacéuticas, etc.

Una de las actividades del proyecto que más me ha entusiasmado ha sido organizar la documentación, pósteres y presentaciones para promover la igualdad de género y de oportunidades entre las instituciones colaboradoras. Fue genial escuchar al equipo local de IGORCADIA discutir sobre respeto en una sociedad que convive en los ámbitos personal, familiar y profesional con la discriminación basada en la identidad de género y orientación sexual y donde no existen datos disponibles sobre la participación de la mujer en investigación.

Presentación "Diagnóstico de la malaria en SJCH (DiagLib)" en el Programa Nacional de Control de la Malaria (MNCP). Reunión Anual en Kakata, Liberia

Durante 2019, pondremos en marcha una investigación sobre el diagnóstico de la malaria, con el objetivo de comparar la sensibilidad de la microscopía y los test rápidos (RDT, por sus siglas en inglés) con las de técnicas moleculares para el diagnóstico de pacientes que acudan al hospital.

Durante 2019, pondremos en marcha una investigación sobre el diagnóstico de la malaria, con el objetivo de comparar la sensibilidad de la microscopía y los test rápidos (RDT, por sus siglas en inglés) con las de técnicas moleculares

La disponibilidad de pruebas de diagnóstico rápido de malaria en los últimos años ha facilitado notablemente el acceso a los diagnósticos de malaria. En 2016, los RDT representaron el 63% de las pruebas diagnósticas realizadas en África.

Sin embargo, hay parásitos de la malaria que “suprimen” la proteína detectada por estos RDT, lo cual podría resultar en el retraso o ausencia de tratamiento de personas infectadas. Al aumentar el número de falsos negativos de RDT en los países africanos, la OMS ha considerado la necesidad de monitorear los parásitos que carecen del gen Pfhrp2.

En este contexto, nuestro ejercicio de investigación también tiene como objetivo cuantificar la presencia de eliminaciones de Pfhrp2 y Pfhrp3 en aislamientos de P. falciparum en personas con fiebre o antecedentes de fiebre en las últimas 24 horas, así como en mujeres embarazadas en su primera visita prenatal. Como objetivos secundarios, pretendemos crear un biobanco de muestras para futuras investigaciones.>

En resumen, después de dos meses me encuentro muy motivada con los logros obtenidos, y particularmente, fascinada con Liberia. Creo que la mejor manera de contribuir a disminuir el sufrimiento y cerrar la brecha de inequidades en salud dentro y entre regiones del mundo es aportando nuestros mejores valores y conocimiento al terreno. Esto es lo que estoy intentando hacer a través de IGORCADIA.