Análisis y Desarrollo Global

¿Cómo podemos estar mejor preparados para la próxima crisis de salud pública?

ISGlobal publica un documento que analiza las lecciones aprendidas con la pandemia de COVID-19, en previsión de una futura crisis sanitaria

17.12.2021
Preparedness
Foto: EC/ECHO/Silvio Balladares

La pandemia de COVID-19 ha impactado en un mundo que estaba mal preparado para afrontarla. Y eso a pesar de que muchas instituciones llevaban décadas reclamando invertir en la preparación de crisis sanitarias y alertando de la amenaza que suponen nuevas enfermedades infecciosas. Ahora se ha hecho patente que es necesario mejorar los planes ante posibles futuras crisis de salud pública y ambientales. También hay que fortalecer las capacidades globales, regionales y locales –al nivel de ciudades y redes de ciudades– de modo que la respuesta sea eficaz.

Con este propósito, el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) ha acuñado el concepto de PR3 (preparación, respuesta, recuperación y resiliencia) para explicar todos los elementos que es necesario considerar ante este desafío. Este concepto está detallado en un documento que además resume nueve lecciones que nos deja la pandemia de COVID-19. No todas son negativas. Entre los éxitos se cuenta la rápida movilización de la comunidad científica, que ha conducido a nuevas investigaciones e innovaciones en ámbitos como el de la vigilancia de las aguas residuales, el diagnóstico, los tratamientos o las vacunas. Todo ello con el apoyo fundamental de la inteligencia epidemiológica, que se vale de datos recogidos de forma rutinaria sobre salud, medidas de protección, exposiciones ambientales y políticas.

Lagunas identificadas

El documento aborda también las lagunas identificadas. Han faltado sistemas de alerta temprana y de vigilancia en tiempo real que podrían haber dado lugar a una respuesta más rápida para contener el patógeno. Por otra parte, la disponibilidad generalizada de información sin verificar y el uso cuestionable de las redes sociales han dado lugar a un desafío adicional que, sumado a directrices y recomendaciones discrepantes, han generado desconfianza en grandes segmentos de la población, y han hecho más difícil implementar medidas de respuesta. Se necesita incorporar la comunicación de riesgos y a personas expertas en comportamiento social, además de involucrar de lleno a todas las partes interesadas relevantes en el desarrollo de estrategias de comunicación y mensajes para el público.

Asimismo, desde la perspectiva de salud mental y la perspectiva socioeconómica, la respuesta a la COVID-19 ha tenido un gran impacto que, por desgracia, ha sido más pronunciado en los grupos vulnerables de la población y en los países más pobres. La lucha contra las desigualdades y el abordaje del bienestar de la población deberían considerarse una prioridad en los planes de preparación y respuesta futuros. Estas lagunas no son exclusivas del ámbito de las pandemias. Se han visto también en la respuesta a accidentes nucleares, donde muchas de la lecciones y recomendaciones resultantes son similares

La coordinación es esencial

En cuanto a la gobernanza, varios obstáculos han impedido una coordinación apropiada de la respuesta, con fragmentación y desigualdades a nivel global, regional y local. Para mejorar la coordinación, se han implementado varias acciones –o están en proceso de implementación o desarrollo−, como el nuevo Centro de Inteligencia de Pandemias y Epidemias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la nueva Autoridad Europea de Preparación y Respuesta ante Emergencias Sanitarias (HERA) y los debates llevados a cabo actualmente alrededor del nuevo tratado sobre pandemias. Aunque este ejercicio de desarrollo institucional es bienvenido, sus resultados siguen sin estar claros.

La pandemia nos ha enseñado que la coordinación es esencial, desde el nivel local hasta el global. Con el análisis y las recomendaciones de este documento, ISGlobal quiere ayudar a desarrollar un abordaje integral de la preparación. Aboga por una coordinación científica y unas inversiones en tiempos de paz que permitan el desarrollo de estrategias innovadoras, aplicando aproximaciones basadas en el mejor conocimiento disponible para responder eficazmente a las crisis futuras.

El documento forma parte de la serie #ISGlobal_policy y ha sido elaborado por Elizabeth Diago-Navarro, Oriana Ramírez, Marta Rodó, Gonzalo Fanjul y Elisabeth Cardis. Junto con otros investigadores y analistas de ISGlobal, este grupo desarrolla una serie de actividades sobre el tema de PR3 que incluirán un seminario científico y político de alto nivel a principios de 2022, así como la participación en procesos de consulta y debate público, y publicaciones periódicas al respecto.