Els espais naturals com a prescripció social: projecte RECETAS

Los espacios naturales como prescripción social: proyecto RECETAS

23.6.2021
RECETAS. Besos. Centre Europeu de Barcelona Flickr
Foto: Centre Europeu de Barcelona / Flickr - Parque Fluvial del Besòs

[Laura Hidalgo es asistente de investigación del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) e investigadora del proyecto RECETAS. Este texto ha sido publicado originariamente en el boletín EspaiS@lut de la Diputación de Barcelona.]

 

La pandemia por la COVID-19 y las medidas de confinamiento y aislamiento han puesto la soledad, el aislamiento social y la pérdida de conexiones al frente de nuestras comunidades. Las tasas de depresión ansiedad han aumentado desde que la COVID-19 incrementó la presión en unos sistemas de salud mental que ya estaban sobrecargados. Solo en Europa, y antes de la pandemia de la COVID-19, 30 millones de adultos europeos declararon sentirse solos. La soledad no conoce fronteras geográficas, económicas, culturales ni sociales, y afecta a todos los grupos de edad sin excepción. De todas maneras, la declaran más las mujeres, resulta más frecuente en la adolescencia y entre las personas mayores, y afecta especialmente a las personas con limitaciones en la vida diaria y niveles socioeconómicos y educativos bajos. Identificar soluciones innovadoras para promover conexiones sociales y reducir la carga del sistema de salud mental parece una tarea de máxima prioridad que, además, queda recogida en el Marco Europeo de acción sobre salud mental y bienestar.

Las tasas de depresión y ansiedad han aumentado desde que la COVID-19 incrementó la presión en unos sistemas de salud mental que ya estaban sobrecargados. Solo en Europa, y antes de la pandemia de la COVID-19, 30 millones de adultos europeos declararon sentirse solos

La prescripción social tiene como objetivo promover la conexión social y la participación en actividades significativas, que a su vez está asociada con mejoras en la salud física, cognitiva y mental. Además, permite dirigir los determinantes de la salud desde fuera del sector sanitario y proporciona a los colectivos médico, de enfermería, trabajo social y otros profesionales de la salud y sociales opciones de derivación no médicas, que funcionan conjuntamente con los tratamientos existentes para favorecer la conexión y, por extensión, también el bienestar mental y los comportamientos de salud. Algunas de estas opciones incluyen actividades artísticas comunitarias, grupos de caminatas, ciclismo o huertos comunitarios.

 

Parque de Collserola (Barcelona) / Abel Pau (Flickr)

 

Los programas de prescripción social que incluyen específicamente el acceso a la naturaleza como uno de los componentes principales también se conocen como prescripción social basada en la naturaleza. La evidencia sugiere que las actividades de prescripción social basada en la naturaleza pueden fortalecer las estructuras sociales y mejorar la salud mental y física a largo plazo al activar procesos intrapersonales, interpersonales y ambientales, aunque se necesita más investigación para comprender el impacto de la prescripción social como estrategia de intervención. Las prescripciones son adecuadas para llegar a un amplio abanico de grupos poblacionales, incluidos los de alto riesgo, como: menores de edad en situación de riesgo de exclusión (por ejemplo: por maternidad), personas inmigrantes, personas mayores, poblaciones aisladas económicamente y lingüísticamente, y personas poco acostumbradas a la naturaleza y a los espacios exteriores.

El proyecto Reimaginando Entornos para la Conexión: Testando Acciones para la Prescripción Social en Espacios Naturales (RECETAS, por sus siglas en inglés) está financiado en el marco del programa de investigación de la Comisión Europea H2020, y se coordina desde el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal). Participarán en él también seis ciudades de Europa, América Latina y Australia.

El enfoque en las personas que sufren la soledad como beneficiarias de las soluciones basadas en la naturaleza y las infraestructuras verdes es una nueva aplicación de estas intervenciones

El proyecto abordará la soledad y la calidad de vida relacionada con la prescripción social basada en la naturaleza, en la que se creará y mantendrá la infraestructura social y tecnológica necesaria para favorecer la cohesión y el apoyo social y comunitario. La prescripción social basada en la naturaleza será el nexo entre las personas, los espacios y las instituciones que forman redes y conexiones sociales con las inversiones existentes en las soluciones basadas en la naturaleza y las infraestructuras verdes (como por ejemplo, parques, azoteas y jardines) y los espacios azules (como por ejemplo, lagos y ríos), para reducir los efectos de la contaminación, el clima extremo (como el calor) otros factores ambientales estresantes. El enfoque en las personas que sufren la soledad como beneficiarias de las soluciones basadas en la naturaleza y las infraestructuras verdes es una nueva aplicación de estas intervenciones.

 

Parque Fluvial del Besòs (Sant Adrià de Besòs, Barcelona) / Yvette Moya-Angeler

 

En el caso de Cataluña, el proyecto tiene como socios al Departament de Salut (Agència de Salut Pública de Catalunya) y la Fundació Salut i Envelliment de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Conjuntamente con ISGlobal, en el área metropolitana de Barcelona llevarán a cabo un ensayo clínico en el marco del proyecto RECETAS coordinadamente con el resto de ciudades. Este estudio incluirá a personas mayores de 18 años que viven en zonas urbanas socioeconómicamente desfavorecidas de la provincia de Barcelona con un alto índice de inmigración, paro y población envejecida en riesgo de aislamiento social. Los espacios fluviales recuperados de los ríos Llobregat y Besòs, el litoral marítimo, los parques integrados en los núcleos o asociados a zonas forestales, y los jardines históricos y botánicos repartidos del área metropolitana de Barcelona formarán parte del territorio en el que se desarrollarán las actividades de prescripción.

Se utilizarán métodos de investigación de la acción participativa, análisis de redes sociales, estudios cualitativos, economía de la salud y ensayos clínicos controlados y aleatorizados para probar la eficacia de la prescripción social basada en la naturaleza, incluyendo sus costes, con objeto de promover la conexión entre poblaciones que experimentan soledad con oportunidades orientadas a la seguridad social, inclusiva y espacios urbanos exteriores accesibles, verdes y azules. Los resultados de RECETAS aportarán pruebas sobre la eficacia de la prescripción social basada en la naturaleza en diferentes contextos, así como métodos y herramientas para la replicación en zonas urbanas de todo el mundo.

El enfoque del proyecto persigue mejorar la política y la práctica del mundo real para mejorar la salud de las personas y reducir la soledad, conectando a las personas que experimentan la soledad con profesionales de ayuda y con amplias inversiones en soluciones basadas en la naturaleza e infraestructuras verdes, aligerando también las presiones sobre los sistemas de salud. Si tiene éxito, reducirá sistemáticamente la soledad, promoverá y mantendrá comunidades activas y conectadas socialmente, y reducirá las desigualdades en salud al conectar a las personas con la naturaleza de manera significativa.