Schools as Climate Shelters

Las escuelas como refugios climáticos

29.10.2019
image alt

Foto: Ayuntamiento de Barcelona

 

Este artículo ha sido escrito por Mònica Ubalde, investigadora postdoctoral, y Carolyn Daher, coordinadora de la Iniciativa de Planificación Urbana, Medio Ambiente y Salud de ISGlobal.

 

Según las previsiones, si no se aplican medidas para mitigar la emergencia climática, en el año 2050 la temperatura subirá 2ºC, un incremento que afecta la salud y la calidad de vida de las personas, especialmente los colectivos más vulnerables, como la infancia y la tercera edad.

Por este motivo, ciudades como Barcelona se preparan para abordar este desafío con proyectos como los “Refugios Climáticos”, una iniciativa municipal que plantea intervenciones en once escuelas con un paquete de medidas azules (incorporación de puntos de agua), verdes (vegetación) y grises (espacios de sombra y actuaciones sobre los edificios para mejorar su aislamiento).

Ciudades como Barcelona se preparan para abordar la emergencia climática con proyectos como los "Refugios Climáticos”, una iniciativa municipal que plantea intervenciones en once escuelas

Islas de calor y salud

El aumento de las temperaturas se agrava sobre todo en entornos urbanos con el efecto "islas de calor", que son resultado de una planificación urbana y del transporte que cede hasta el 70% del espacio público a los coches, y donde los espacios naturales se han sustituido con materiales que absorben y almacenan calor.

La subida de las temperaturas, durante los meses más cálidos del año, está directamente relacionada con un aumento de la mortalidad y el agravamiento de enfermedades crónicas (principalmente cardiovasculares, respiratorias, renales y del sistema nervioso), pero también afecta al bienestar físico y psíquico, la interacción social, la función cognitiva y los niveles de actividad física. De hecho, las temperaturas elevadas son el desastre natural que resulta en más muertes cada año a nivel mundial.

Este impacto negativo en la salud puede verse reducido con medidas sostenibles de planificación urbana que implementen el aumento y acceso a espacios verdes (vegetación) y azules (de agua), así como la adaptación de los edificios y la provisión de sombra.

Los espacios con vegetación y/o agua proveen de aire más fresco, reducen la temperatura, mejoran la calidad del aire, fomentan el contacto con la naturaleza, y contribuyen a incrementar las interacciones sociales. Todo esto genera beneficios significativos para la salud física y psicológica de las personas adultas y de la infancia. Un estudio de ISGlobal mostró que los niños y niñas que se han criado en viviendas rodeados de más espacios verdes tienden a presentar más volúmenes de materia blanca y gris en ciertas áreas de su cerebro. Estas diferencias anatómicas están asociadas con efectos beneficiosos sobre la función cognitiva.

 

Los espacios de las escuelas, claves para la salud

El entorno de las escuelas (sus infraestructuras, su terreno, los alrededores y el barrio) es de vital importancia ya que puede reducir exposiciones nocivas que impacten directamente en el bienestar de los niños y niñas, y promover la salud. Sin embargo, estos espacios a menudo no se diseñan explícitamente pensando en la salud.

Por tanto, las escuelas, suponen una oportunidad de adaptar espacios públicos, haciéndolos accesibles a la ciudadanía a fin de combatir las olas de calor, cada vez más frecuentes, y así facilitar lugares donde poder refrescarse, donde los niños y niñas puedan jugar y hacer actividad física, y donde los vecinos puedan descansar y interaccionar con la comunidad. Especialmente en ciudades compactas y de espacio público limitado, los patios escolares pueden ser un recurso importante para estudiantes y comunidades. Además, las intervenciones en espacios escolares ofrecen un ámbito de actuación equitativo, porque casi todos los niños y niñas van a la escuela y en todos los barrios hay colegios.

11 escuelas serán refugios climáticos

El proyecto Refugios Climáticos es una iniciativa innovadora liderada por el Ayuntamiento de Barcelona y cuenta con financiación de la Comisión Europea (Urban Initiative Action-UIA). La ciudad de París ha puesto en marcha también el proyecto hermano OASIS, que hará adaptaciones de las escuelas al cambio climático con soluciones basadas en la naturaleza.

 

 

El objetivo del proyecto en Barcelona es adaptar 11 escuelas de primaria (una por cada distrito, más la socia del proyecto), con soluciones de vegetación (verde), agua (azul) y/o adaptación de edificios (gris), a los efectos adversos del cambio climático, haciéndolas accesibles a la ciudadanía ya que permanecerán abiertas en festivos, fines de semana y/o en verano. Los cambios en cada escuela se desarrollarán en un proceso participativo con los colegios.

Desde el equipo investigador y técnico de ISGlobal, en coordinación con la Agencia de Salud Pública de Barcelona, ​​nos encargaremos de evaluar si estas adaptaciones tienen efectos como cambios en la temperatura, humedad o calidad del aire y, qué impacto tiene esto para la salud y el bienestar. Por ejemplo, analizaremos el confort térmico, los niveles de actividad física y de atención de los niños y niñas, antes y después de la intervención, así como el uso de los espacios y las interacciones sociales del alumnado y de los y las usuarias.

Desde ISGlobal, en coordinación con la Agencia de Salud Pública de Barcelona, ​​nos encargaremos de evaluar si estas adaptaciones tienen efectos como cambios en la temperatura, humedad o calidad del aire y qué impacto tiene esto para la salud y el bienestar

Como se trata de un proyecto de innovación, nos permite probar diferentes medidas para generar cambios, con el objetivo de buscar soluciones que son replicables a nivel local y también para toda Europa. Los resultados de las evaluaciones ayudarán a identificar qué adaptaciones han generado mejor resultado para ser replicables en el futuro.

Las escuelas participantes son:

  • Sant Martí: L’Escola Vila Olímpica (socia del proyecto)
  • Ciutat Vella: Escola Cervantes
  • L’Eixample: Escola Els Llorers
  • Sants-Montjuïc: Escola Ramon Casas
  • Les Corts: Escola Ítaca
  • Sarrià – Sant Gervasi : Escola Poeta Foix
  • Gràcia : EscolaRius i Taulet
  • Horta-Guinardó : Escola Font d’en Fargas
  • Nou Barris: Institut Escola Antaviana
  • Sant Andreu: Escola Can Fabra
  • Sant Martí: Escola Poble Nou

Más información

Proyecto 'Refugios Climáticos'

Informe digital "5 claves para ciudades más saludables"