Investigación

Quique Bassat obtiene una plaza de profesor de investigación ICREA

La institución ha contratado a 255 profesionales rigiéndose por criterios de excelencia en sus 15 años de existencia

03.01.2017
Foto: Glòria Solsona

Año nuevo, vida nueva, reza el dicho, y el investigador de ISGlobal Quique Bassat puede hacérsela suya. Aunque a lo largo de 2017 va a proseguir con sus líneas de investigación y objetivos en el horizonte, lo hará con un nuevo cargo, el de profesor de investigación ICREA. Es el cuarto investigador de ISGlobal que lo logra; Alfred Cortés, Hernando Portillo y Xavier Rodó también ostentan el mismo cargo.

De todas las candidaturas al puesto presentadas en 2016, la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA, por sus siglas en catalán) consideró válidas 177, de las cuales se seleccionaron 11 –4 del ámbito biomédico–, entre ellas la de Quique Bassat. Se trata de un contrato permanente con ICREA, en vigor a partir de este mes de enero, para continuar desempeñando su investigación en ISGlobal. Los investigadores de la red ICREA llevan a cabo sus funciones en una cincuentena de centros de investigación y universidades de Cataluña.

La excelencia es el denominador común de este puesto, sin establecer ningún tipo de cuotas por nacionalidades o especialidades. De hecho, la elección está en manos de un comité internacional e independiente de expertos para cada área –Humanidades, Ciencias Médicas y de la vida, Tecnología, Ciencias experimentales y matemáticas, y Ciencias sociales y del comportamiento– y sólo se tienen en cuenta las candidaturas de doctores con experiencia internacional demostrable y un historial de investigación de excelencia y capacidad de liderazgo.

Para Bassat, tener una producción científica sólida con mucha proyección y haber sabido crecer haciendo equipo ha sido clave. Como "también lo es ser especialista en temas concretos", en su caso la pediatría. Y añade: “estoy seguro que haberlo solicitado vía ISGlobal me ha dado muchos puntos, puesto que la comunidad investigadora es muy consciente del pedigree de la institución”.

A este doctor en Medicina, especialista en pediatría, de clara vocación internacional no le han faltado números. A parte de su dilatada trayectoria, en 2012, la Joven Cámara Internacional –organización de emprendedores asociada con la ONU– lo distinguió como uno de los 10 jóvenes más sobresalientes del mundo en el campo de la innovación médica por su “extraordinario trabajo en pediatría y en investigación médica en países en desarrollo”.

Ser profesor investigador ICREA es un honor por varias razones, afirma Bassat. De un lado, “por el prestigio de la posición". También porque le permite integrarse en “una comunidad de investigadores de renombre inclinada a trabajar en red” y, en ello, ve la oportunidad de fortalecer vínculos profesionales y de establecer propuestas colaborativas.

Finalmente, porque ser un ICREA “abre muchas puertas, me da una independencia financiera y da visibilidad a mi área particular de investigación, las enfermedades de la pobreza en niños, un área particularmente olvidada en las agendas de investigación occidentales”. Todo ello, añade Bassat, sin olvidar que se trata de “un reconocimiento externo al trabajo bien hecho en la casa durante los últimos años”.