Análisis y Desarrollo Global

Presentan el documental sobre Oriol Mitjà y el pian en la sede de la ONU

En el debate posterior a la proyección de "Donde acaban los caminos", el investigador de ISGlobal insistió en la necesidad de actuar contra esta enfermedad

12.07.2016

“Donde acaban los caminos”, el documental que narra el trabajo del investigador de ISGlobal Oriol Mitjà contra la enfermedad de pian, fue presentado ayer en la sede de Naciones Unidas en Nueva York. La primera proyección internacional de la película se realizó en el marco del evento The High-level Political Forum on Sustainable Development, gracias al impulso de la OMS, la misión Española ante Naciones Unidas y el Departamento de Información Pública de la Organización.

Más de 300 personas asistieron a la proyección y al debate posterior. La representante de la OMS ante el sistema de Naciones Unidas, el embajador de España ante la organización o el Asesor Especial del Secretario General para la Agenda 2030 fueron algunos de los participantes del evento.

Tras la proyección, el debate se centró en la necesidad de actuar sobre una enfermedad para la que existe una cura eficaz y asequible, pero que persiste porque no existe la voluntad de abordarla. La persistencia del pian y de otras enfermedades para las que existe tratamiento es el ejemplo más doloroso de la existencia de una “lotería del nacimiento”, por la que el lugar de nacimiento de una persona determina sus posibilidades de vivir una vida plena o bien de caer en la pobreza extrema. Poner fin a esta dolorosa desigualdad sólo depende de que exista la voluntad de hacerlo.

En este sentido, Oriol Mitjà conminó a los diferentes actores con capacidad de abordar la lucha contra el pian a asumir sus responsabilidades. Los gobiernos de los países endémicos deben tomar en cuenta las necesidades de las poblaciones más vulnerables, que son susceptibles de contraer el pian y otras enfermedades desatendidas, y colocarlas en el centro de sus políticas, afirmó. Los gobiernos de los países ricos, argumentó el investigador, deben priorizar la lucha contra estas enfermedades en sus programas de cooperación para el desarrollo, como un paso hacia la reducción de una inequidad global que les beneficia en detrimento del bienestar de los habitantes de países en desarrollo. Otros agentes del desarrollo, como las fundaciones privadas o las instituciones filantrópicas, deben contribuir también a reducir un sufrimiento que es del todo evitable, completó.

Durante su intervención, el Dr. Mitjà subrayó que abordar el pian y otras enfermedades desatendidas que tienen efectos discapacitantes debe ser una prioridad en la implementación de la Agenda de Desarrollo 2030. Las metas 3.3 y 3.8 recogen este mandato de forma específica, pero su efecto multiplicador generará un impacto también sobre otros Objetivos de Desarrollo Sostenible. Erradicar el pian y abordar las demás enfermedades desatendidas, aseguró, tendrá un efecto multiplicador sobre la educación o la seguridad alimentaria, entre otros.

Más información

pian.isglobal.org

www.wheretheroadsendfilm.com