Investigación

La incidencia de tuberculosis va en aumento en el Sur de Mozambique

Los resultados del estudio contribuirán a entender mejor la epidemia de TB en Mozambique y a informar políticas de salud pública

24.03.2017

Un estudio liderado por el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM) e ISGlobal, proporciona por primera vez datos sobre la evolución en la tendencia de casos e indicadores de tuberculosis a lo largo de 16 años en el distrito de Manhiça, al sur de Mozambique. Los resultados no son alentadores: el número de nuevos casos se triplicó entre 1997 y 2012, mientras que el éxito del tratamiento sigue siendo relativamente bajo. Estos resultados ayudan a entender mejor la epidemia actual de TB en Mozambique, uno de los pocos países que no ha logrado disminuir la incidencia de la enfermedad en los últimos años.

La tuberculosis (TB) sigue siendo un grave problema de salud pública y una de las principales causas de muerte a nivel global. En Mozambique, el número de nuevos casos cada año sigue siendo elevado (552 por cada 100.000 habitantes) a pesar de que la tasa de detección es baja (alrededor del 39%). Hasta la fecha, apenas existen datos sobre tendencias de indicadores sobre la enfermedad en el país, aunque algunos estudios recientes muestran que la tasa de coinfección de TB y VIH es extremadamente alta.

En este estudio, los autores analizaron datos sobre incidencia y otros indicadores de la enfermedad (incluyendo tratamiento y desenlace) obtenidos entre 1997 y 2012 en Manhiça, una zona altamente endémica para la enfermedad. A lo largo del periodo de 16 años, se registraron 9.575 casos de TB. Entre 1997 y 2012, la incidencia (es decir, el número de nuevos casos por año) se triplicó y fue más elevada en hombres que en mujeres, independientemente de la edad.  A partir del 2007, cuando se implementó cribado para VIH a nivel nacional, el 70% de los pacientes con TB eran también positivos para VIH. En promedio, el 15% de los pacientes murieron durante el tratamiento (aunque en pacientes VIH-positivos la mortalidad es aun mayor).

El aumento en el número de casos de TB desde 1997 puede deberse a la epidemia de VIH, como ha sido el caso en otros países. Sin embargo, el aumento observado en los últimos años también puede explicarse por un mayor acceso a los servicios de salud y a una mejora en la capacidad de detección de casos. Las razones por las que la incidencia es mayor en hombres que en mujeres aún no están claras, pero podrían tener que ver con la migración de trabajadores (principalmente varones) a zonas altamente endémicas de Sudáfrica.

Alberto García Basteiro, principal firmante del trabajo, cree que “posiblemente el sur de Mozambique sea uno de los principales focos de TB y VIH del mundo. Necesitamos reforzar las actividades de control en la zona y entender porqué, a pesar de dar a los pacientes el tratamiento adecuado de TB y VIH, la mortalidad sigue siendo tan alta”. Los autores advierten que las cifras de incidencia de TB son probablemente  una subestimación del número de casos reales, pero concluyen que este tipo de estudios contribuirán a comprender mejor la carga de la epidemia de TB en Mozambique y a guiar políticas de salud pública.

Referencia

García-Basteiro AL, Miranda Ribeiro R, Brew J, et al. Tuberculosis on the rise in southern Mozambique (1997-2012). Eur Respir J. 2017; 49: 160683