Investigación, Resistencias a antibióticos

La carne cruda puede contener bacterias normalmente relacionadas con infecciones hospitalarias

Un estudio realizado con muestras de carne proveniente de mercados peruanos subraya el hecho de que muchos microbios que infectan a humanos pueden transmitirse a través de alimentos contaminados

05.07.2019
Foto: Natalie Ng / Unsplash

Las bacterias del complejo ACB de Acinetobacter, que normalmente se adquieren en un contexto hospitalario, pueden también encontrarse en carne de res, según un estudio liderado por ISGlobal, centro impulsado por “la Caixa”, y realizado con muestras de carne provenientes de mercados en Lima, Perú. Aunque las bacterias aisladas eran susceptibles a la mayoría de antibióticos, estos resultados sugieren que la carne cruda puede representar un reservorio para estos patógenos. 

Entre las bacterias del género Acinetobacter, aquellas que pertenecen al complejo ACB (Acinetobacter calcoaceticus-Acinetobacter baumannii) se han convertido en una amenaza importante en hospitales, debido a su capacidad para adquirir resistencia a múltiples antibióticos y desinfectantes, y a sobrevivir en condiciones hospitalarias. Sin embargo, también se han encontrado especies patogénicas de Acinetobacter en comida y animales de consumo humano, lo cual podría representar un reservorio y fuente de infección para humanos.  

Este estudio analizó bacterias recuperadas de 138 muestras de carne bovina, porcina o aviar, escogidas al azar en seis mercados tradicionales en Lima, Perú. El equipo investigador obtuvo 12 cepas de Acinetobacter en cinco muestras bovinas diferentes, vendidas en dos mercados independientes. Todas menos una pertenecían al complejo ACB: 9 eran Acinetobacter pittii, 1 A. baumannii y 1 A. dijskhoorniae, una especie recientemente descrita por el mismo grupo de ISGlobal. De hecho, es la primera vez que se identifica esta especie en muestras de carne, o en Perú.

“El hallazgo de bacterias del grupo ACB en carne es preocupante, ya que estas especies se encuentran normalmente en un contexto clínico,” explica Ignasi Roca, investigador de ISGlobal y coordinador del estudio. “Aunque todas las bacterias aisladas eran susceptibles a los principales antibióticos usados en la clínica y tenían una prevalencia baja, estos resultados sugieren que la carne cruda puede representar un reservorio para la transmisión de Acinetobacter a humanos,” añade el investigador.    

Los resultados también subrayan el hecho de que muchos microbios que infectan a humanos se pueden transmitir mediante alimentos contaminados. De aquí la importancia de establecer colaboraciones interdisciplinarias entre la salud humana, la salud animal y el ambiente, una estrategia llamada “One Health”. 

Referencia

Marí-Almirall M, Cosgaya C, Pons MJ, et al. Pathogenic Acinetobacter species including the novel Acinetobacter dijkshoorniae recovered from market meat in Peru. Int J Food Microbiol. 2019 Jun 13;305:108248. doi: 10.1016/j.ijfoodmicro.2019.108248.