Investigación, Eliminación de la malaria

¿Es segura la ivermectina en el embarazo?

Una revisión sistemática y meta-análisis liderado por ISGlobal concluye que no hay suficiente evidencia para respaldar su administración en mujeres embarazadas

13.12.2019

¿Es seguro dar ivermectina a mujeres embarazadas? Para responder a esta pregunta, investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por “la Caixa”, realizaron una revisión sistemática y meta-análisis de estudios que señalan casos de exposición accidental de mujeres embarazadas al fármaco. La conclusión del análisis, publicado en The Lancet Global Health, es que no hay suficiente evidencia para respaldar la seguridad del fármaco durante el embarazo.

En los años 80, se mostró que la ivermectina era altamente eficaz contra la oncocercosis, o ceguera del río, una enfermedad devastadora causada por una lombriz parasitaria y transmitida por moscas. Desde entonces, se han administrado más de 3.700 millones de dosis de ivermectina a través de campañas de administración masiva con el objetivo de eliminar la enfermedad. Dada su eficacia para tratar otras enfermedades parasitarias como la filariasis linfática, estrongiloidiasis, sarna, y helmintiasis transmitidas por el suelo, y su uso potencial contra mosquitos transmisores de malaria, se prevé que el uso de la ivermectina aumentará aún más en el futuro.

A pesar de sus múltiples beneficios para la salud, se evita dar ivermectina a las mujeres embarazadas por su posible efecto sobre el feto. Sin embargo, a fecha de hoy, no se ha evaluado de manera formal la seguridad del fármaco durante el embarazo. “Conocer los riesgos y beneficios de dar ivermectina a mujeres embarazadas es clave para guiar políticas de salud pública,” explica Patricia Nicolás, investigadora de ISGlobal y primera autora del meta-análisis. “En este estudio, evaluamos la evidencia disponible sobre efectos adversos graves tras la exposición accidental en mujeres embarazadas,” añade.

De los más de 140 informes identificados, los autores seleccionaron seis estudios, incluyendo un ensayo clínico, para el análisis. Los estudios, publicados entre 1990 y 2004 y realizados en seis países africanos, incluían un total de 893 mujeres embarazadas que recibieron ivermectina durante el embarazo. No se encontró evidencia para mayor riesgo de muertes neonatales, nacimientos prematuros, o bajo peso al nacer. Se encontró alguna evidencia para abortos espontáneos, muerte fetal o anomalías congénitas, pero el número de casos fue demasiado bajo para ser concluyente – menos de 100 mujeres recibieron el fármaco durante el primer trimestre de embarazo, momento en que el feto es más vulnerable al efecto del mismo.  

Para obtener mejores datos sobre su seguridad, los autores señalan la necesidad de establecer un registro abierto de exposiciones accidentales al fármaco durante el embarazo y de realizar estudios toxicológicos en modelos animales. “Mientras tanto, las campañas de tratamiento deben redoblar esfuerzos para evitar el tratamiento accidental de mujeres embarazadas”, concluye Nicolás.  

 

Referencia

Nicolas P, Maia M, Bassat Q et al. Safety of oral ivermectin during pregnancy: a systematic review and meta-analysis. Lancet Global Health. doi.org/10.1016/S2214-109X(19)30453-X