Cincuenta millones de vidas salvadas

Cincuenta millones de vidas salvadas

19.9.2022
Post Global Fund.jpg
Foto: Global Fund

El Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria acaba de presentar los resultados de su trabajo, con motivo de su séptima conferencia de reposición de recursos que tendrá lugar el próximo 21 de septiembre en Nueva York. Desde su creación en 2001, millones de personas se han beneficiado de los diferentes programas del Fondo para el tratamiento y prevención de estas tres enfermedades, gracias a los cuales se han podido salvar 50 millones de vidas.

Sin embargo, desde la anterior conferencia de reposición celebrada en 2019, la pandemia de Covid-19 y el conflicto armado en Ucrania han subrayado otras dimensiones del papel desempeñado por el Fondo Mundial y han puesto en valor su capacidad de respuesta ante necesidades concretas en situaciones de emergencia.

La pandemia de Covid-19 y el conflicto armado en Ucrania han subrayado otras dimensiones del papel desempeñado por el Fondo Mundial y han puesto en valor su capacidad de respuesta ante necesidades concretas en situaciones de emergencia.

Por un lado, el Fondo Mundial ha movilizado más de 4.400 millones de dólares para apoyar a los sistemas de salud de más de un centenar de países en la mejora de la respuesta a la Covid-19, proporcionando test, nuevos tratamientos, oxígeno o equipos de protección para el personal sanitario. De este modo, ha demostrado una capacidad de reacción e innovación en una parte de la respuesta-la que no tiene que ver con las vacunas-, que ha liderado de forma clara.

Por otro lado, respecto a Ucrania, un país donde se venía desempeñando una importante labor a través de los programas de lucha contra la tuberculosis y el VIH, se han destinado 26 millones de dólares a la adaptación de los programas existentes a las actuales necesidades del país, además de 15 millones adicionales de respuesta de emergencia.

 

 

En el análisis de su desempeño publicado recientemente, esta agilidad en la respuesta a crisis aparece destacada como una de sus mayores fortalezas, lo que convierte al Fondo Mundial en un actor clave de la salud global. Se trata, además, del mayor proveedor multilateral de financiación para el fortalecimiento de los sistemas de salud de los países en que se implementan sus programas, algo en lo que invierte más de 1.000 millones de dólares al año.

Las sucesivas crisis de los dos últimos años son una seria advertencia de que los avances logrados para poner fin a las tres grandes pandemias pueden ser revertidos. Si queremos alcanzar la meta establecida en la Agenda 2030, tanto para estas tres pandemias como para el resto de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible 3: salud y bienestar para todo el mundo, requiere un esfuerzo adicional.

Las sucesivas crisis de los dos últimos años son una seria advertencia de que los avances logrados para poner fin a las tres grandes pandemias pueden ser revertidos.

Por ello, el Fondo Mundial se ha fijado un objetivo de 18.000 millones de dólares en su nueva conferencia de reposición de fondos. Esta cantidad permitirá empezar a implementar la estrategia 2023-2028 de la organización y, al hacerlo, por cada dólar invertido se generará un retorno cuantificado en 31 dólares de beneficios en salud y económicos, con los que contribuir a la consecución del conjunto de metas y objetivos de la Agenda 2030.

Países como Japón (1.080 millones de dólares) o Alemania (1.300 millones de dólares) ya han concretado sus aportaciones a este esfuerzo, al que también está llamado España. En 2019, y tras una década de ausencia, nuestro país anunció una contribución de 100 millones de euros en tres años. En los próximos días, y como muestra del compromiso de nuestro país con la salud global (un compromiso renovado durante la pandemia, en la que España se situó como el séptimo donante global de dosis de vacuna, segundo en América Latina) esperamos un anuncio que eleve esta cantidad.