Investigación, Maternal, Child and Reproductive Health

Un protocolo desarrollado por ISGlobal inspira la mayor red de vigilancia de salud infantil global

La red utilizará la técnica de la autopsia mínimamente invasiva y será financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates

18.05.2015
Foto: Andalu Vila San Juan

La Fundación Bill y Melinda Gates anunció durante su reunión de socios en Seattle (EEUU) que aportará 75 millones de dólares a una iniciativa cuyo objetivo es entender mejor cómo, dónde y por qué enferman y mueren los niños en los países más pobres. La red de vigilancia de salud y mortalidad infantil CHAMPS (Child Health and Mortality Prevention Surveillance) formará a equipos de vigilancia para que utilicen un método de obtención de muestras post-mortem basado en las técnicas de autopsia mínimamente invasiva. Dicho método, que permite determinar la causa de muerte con una precisión similar a la de la autopsia completa pero siendo mucho menos invasivo, se basa en un protocolo que investigadores de ISGlobal han desarrollado durante los últimos años en el marco del proyecto CaDMIA, también financiado por la Fundación Gates. Esta nueva metodología, cuya aceptabilidad teórica por parte de las comunidades dónde podría ser implementada también ha sido evaluada, se basa en la toma de biopsias de diferentes órganos vitales para analizarlas en el laboratorio y determinar las causas de muerte.  

En los países en desarrollo, una proporción importante de las personas, y particularmente de los niños, mueren sin recibir cuidados médicos, siendo difícil por tanto establecer la causa de estas muertes. Esto limita la priorización de estrategias de salud eficaces y la evaluación de su impacto. "Establecer nuevos métodos diagnósticos fiables para saber de qué mueren las personas, y los niños en particular, es fundamental para realizar una vigilancia más consistente de las enfermedades con mayor carga de mortalidad y planificar mejor los recursos destinados a salud", afirma el Dr. Quique Bassat, investigador principal del proyecto CaDMIA.

El proyecto CHAMPS, que tendrá una duración de 20 años, estará coordinado por el Instituto de Salud Global de Emory y el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, y contará con la colaboración de ISGlobal. Aunque a largo plazo la red de vigilancia espera expandirse a unos 25 países en Asia y África, inicialmente participarán seis centros, entre los cuales se encuentran el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM) y el Hospital Central de Maputo, en Mozambique. Para el Dr. Jaume Ordi, patólogo principal del estudio, "esta técnica puede significar una verdadera revolución diagnóstica en aquellos lugares donde, por desgracia, las limitaciones diagnósticas son más habituales, permitiendo así una correcta identificación de la causa de la muerte".

Este proyecto de vigilancia, inicialmente restringido a la población pediátrica, podría ampliarse en un futuro a otras poblaciones vulnerables. Para la Dra. Clara Menéndez, directora de la Iniciativa de Salud Materna, Infantil y Reproductiva de ISGlobal y co-investigadora del estudio, "las metodologías innovadoras para estudiar las causas de muerte en los niños podrían ser también utilizadas en las muertes que ocurren durante el embarazo, pudiendo así mejorar nuestra comprensión de los factores que las causan, y por tanto contribuir a mejor prevenirlos".