Investigación, Análisis y Desarrollo Global, Maternal, Child and Reproductive Health

ISGlobal y el Banco Mundial presentan el informe ‘Desigualdades en las oportunidades y los resultados de salud de mujeres y niñas’

El estudio considera prioritario universalizar los servicios básicos en salud materna y reproductiva con un enfoque equitativo para alcanzar los ODS

26.10.2016

Las oportunidades en salud materna y reproductiva de que disponen las mujeres y niñas del África Subsahariana son escasas –la mitad de ellas no tiene acceso a servicios básicos–, y presentan una distribución desigual. Los niveles de cobertura bajos y poco equitativos generan una situación de exclusión para millones de mujeres que actualmente no acceden a los servicios de salud materna y reproductiva más básicos. Es una de las conclusiones que se desprende del informe que, este miércoles, han presentado conjuntamente el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) y el Banco Mundial durante la reunión de la junta de la Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño (PMNCH por sus siglas en inglés), en Maputo, Mozambique.

Bajo el título ‘Desigualdades en las oportunidades y los resultados de salud de mujeres y niñas. Un informe de África Subsahariana’ se presentan los resultados y las conclusiones de un estudio llevado a cabo con los datos más actuales disponibles de 29 países de África subsahariana que evidencia las desigualdades en los países y a nivel regional respecto al acceso a 15 oportunidades de salud analizadas en mujeres en edad reproductiva (de 15 a 49 años). “En el nuevo marco de desarrollo –los Objetivos de Desarrollo Sostenible u ODS–, la inequidad, es decir las desigualdades injustas y evitables, es una cuestión transversal a toda la agenda y para avanzar es necesario profundizar en la comprensión de los niveles y causas de la desigualdad”, explica Anna Lucas, coordinadora de la Iniciativa de Salud Materna, Infantil y Reproductiva de ISGlobal.

“El empleo de nuevos sistemas de medida, como el Índice de Oportunidad Humana (IOH, o Human Opportunity Index, HOI, en inglés), permite analizar esta cuestión desde un nuevo ángulo. Por una parte, el IOH analiza cuántas oportunidades hay disponibles para un determinado servicio o indicador de salud y si se distribuyen de forma equitativa entre todos los grupos de mujeres, al tiempo que permite determinar los principales factores que contribuyen a las desigualdades”, apunta Clara Pons, autora principal del estudio.

Según el informe, las oportunidades que atañen a la salud materna –especialmente el parto atendido por un profesional– y reproductiva –contracepción– son las que presentan una inequidad mayor entre mujeres en edad fértil. La situación económica y circunstancias asociadas, como el nivel educativo o el lugar de residencia, son la principales causas de desigualdad. Las mujeres pobres, con bajo nivel educativo y que viven en el medio rural son las más excluidas.

Por otra parte, el estudio analiza el grupo de adolescentes (de 15 a 19 años): “un colectivo altamente vulnerable con los peores resultados en relación al acceso a servicios de salud reproductiva”. En este caso, los peores indicadores y la mayor desigualdad se asocian principalmente con el estado civil (estar casadas) y, en un segundo plano, a otros factores como el nivel económico y al hecho de estar trabajando.

En la situación actual, donde las principales intervenciones aún excluyen a amplios grupos de mujeres y niñas en África Subsahariana, para avanzar es preciso incorporar un enfoque de universalización de los servicios esenciales que se centre en los grupos más pobres de mujeres desde el inicio, concluye la investigación. Por otra parte, el informe amplia la evidencia sobre la necesidad de un enfoque multisectorial, puesto que los factores que más contribuyen a las desigualdades en salud materna y reproductiva suelen ser factores externos a los sistemas de salud, como la pobreza, la educación o el matrimonio infantil.

Más información