Investigación

La IARC mantiene el trabajo en turno de noche como “probable carcinógeno”

El investigador de ISGlobal Manolis Kogevinas ha presidido el grupo de Epidemiología que ha participado en la evaluación

15.07.2019
La IARC mantiene el trabajo en turno de noche como “probable carcinógeno”

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) acaba de hacer pública su decisión de mantener la clasificación del trabajo en turno de noche en el grupo de “probables carcinógenos para los humanos” (grupo 2A). La IARC contempla hasta cuatro categorías distintas, en función de la fortaleza de las evidencias acerca de si una substancia o agente provoca cáncer. El grupo 2A es el segundo en cuanto a nivel de certeza de las evidencias.

Se trata de la segunda vez que la IARC somete a evaluación el trabajo en turno de noche . La primera vez fue en el año 2007, cuando se decidió clasificarlo en el grupo 2A. Ante la cantidad de evidencias nuevas acumuladas en los 12 años transcurridos desde entonces, se optó por realizar un nuevo proceso de evaluación. Para ello, se constituyó un grupo de 27 expertos de 16 países, entre los que figuraba Manolis Kogevinas, investigador de ISGlobal que además participó en calidad de presidente del grupo de Epidemiología.

Los detalles del proceso de evaluación se han dado a conocer en un artículo resumen publicado en The Lancet Oncology . La evaluación científica completa se dará a conocer en breve en el Volumen 124 de los monográficos de la IARC.

“A pesar de que ahora existen muchos más estudios disponibles, todavía no hemos podido hacer una evaluación más clara. Consideramos que existen evidencias sugestivas de que el trabajo en turno de noche está asociado con cánceres de mama, próstata y colorrectal. Si bien la evidencia es conclusiva en animales, los mecanismos que permiten la asociación entre trabajo nocturno y cáncer en humanos todavía no están plenamente establecidos”, aclara Manolis Kogevinas.

“Probable significa que es más que posible y menos que definitivamente carcinógeno. Eso implica que es necesario investigar más y también que convendría tomar medidas preventivas ”, añade.

Medidas preventivas

En cuanto a las medidas preventivas a adoptar, Manolis Kogevinas señala: “Nuestra sociedad funciona 24 horas al día y necesita personas que trabajen de noche: en sectores como el de la salud, el transporte, la hostelería o la industria, por ejemplo. Lo que sí podemos hacer es evitar que el trabajo en turno de noche se prolongue durante muchos años y también los turnos que exijan trabajar muchas noches en una misma semana”.

ISGlobal ha contribuido a la evidencia existente acerca de la relación entre trabajo en turno de noche y cáncer a través de diversos estudios, buena parte de ellos en el marco del programa MCC-Spain, financiado por el CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP). Los artículos publicados sugieren que la disrupción del ciclo circadiano, por ejemplo cenando tarde , se asocia con cánceres de mama y de próstata; o también que la asociación entre trabajo nocturno y cáncer no solo está mediada por cambios en la producción de melatonina , sino también por una disrupción en otras hormonas, como por ejemplo la testosterona.

Referencias

IARC Monographs Vol 124 group. Carcinogenicity of night shift work. The Lancet Oncology. July 04, 2019 https://doi.org/10.1016/S1470-2045(19)30455-3

International Agency for Research on Cancer. Volume 124: night shift work. IARC Working Group. Lyon, France; June 4–11, 2019. IARC Monogr Eval Carcinog Risk Chem Hum (in press).