Investigación

El repunte de la malaria puede tener consecuencias graves para las mujeres embarazadas

Reducciones en la transmisión de malaria pueden conllevar un mayor deterioro en la salud de las personas infectadas, probablemente debido a una disminución de la inmunidad natural a la infección, según un estudio en el NEJM

22.10.2015
Foto: J. Ordi / P. Castillo

Un estudio publicado por el New England Journal of Medicine y liderado por ISGlobal y el Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM) en Mozambique, muestra que una disminución en la exposición al parásito de la malaria puede resultar en desenlaces clínicos adversos en mujeres embarazadas que se infectan, así como en sus bebés.

Una exposición frecuente al parásito de la malaria (Plasmodium falciparum) es necesaria para mantener una respuesta inmune eficaz, la cual permite controlar la multiplicación del parásito en sangre y por tanto reducir la gravedad de la infección. Así pues, una reducción en la transmisión del parásito (es decir, de la propagación del parásito entre las personas mediante la picadura de mosquitos infectados) puede, paradójicamente, resultar en infecciones más perjudiciales si el parásito no se ha eliminado completamente en la región. Las mujeres embarazadas son particularmente vulnerables a la infección por malaria, y por ello, los autores decidieron investigar las consecuencias de la reducción de la inmunidad antimalárica en las madres y sus bebés.

Para ello, los investigadores estudiaron las tendencias parasitológicas, inmunológicas y clínicas en casi 2000 mujeres embarazadas que acudieron al Hospital Distrital de Manhiça (Mozambique) entre 2003 y 2012 en el contexto de ensayos clínicos de tratamiento preventivo intermitente durante el embarazo. Los científicos encontraron que la prevalencia de infección por P. falciparum en el momento del parto disminuyó de un 33% a un 2%  entre el 2003 y el 2010, para luego incrementar hasta un 6% en el 2012. Los niveles de anticuerpos contra el parásito, incluyendo aquellos que se generan específicamente durante el embarazo y que ayudan a limitar la densidad del parásito en la placenta, siguieron tendencias similares a la prevalencia de malaria. Comparado con el periodo de alta transmisión entre el 2003 y el 2005, la densidad parasitaria en las mujeres infectadas fue mayor en 2010-2012 y el desenlace del parto fue peor, ya que los niveles de hemoglobina de la madre y el peso del feto se vieron significativamente reducidos.

Según explican los autores, este estudio demuestra que la disminución en la prevalencia del parásito y en la inmunidad contra el mismo en mujeres embarazadas va de la mano de un aumento de la gravedad de las infecciones si el parásito no se elimina completamente o resurge. El Dr. Alfredo Mayor, investigador en ISGlobal y primer autor del estudio, destaca: "estos resultados subrayan la importancia de mantener los esfuerzos en el control y, especialmente, en la eliminación de la infección para evitar rebotes asociados a una menor inmunidad contra la malaria". Además, estos datos sugieren que las mujeres embarazadas podrían constituir un grupo muy útil para la vigilancia de las tendencias globales de malaria.

Los resultados de esta investigación cobran especial relevancia en el contexto de los esfuerzos que está llevando a cabo Mozambique para eliminar la malaria en el sur del país, una iniciativa apoyada por la Obra Social "la Caixa" a través de su programa "la Caixa contra la malaria".  El estudio ha sido financiado por la Alianza Científica para la Erradicación de la Malaria (MESA), el Instituto de Salud Carlos III, la Fundación Banco de Bilbao, Vizcaya, Argentaria y la Asociación Europea & Países en Desarrollo para Ensayos Clínicos (EDCTP).

Referencia

A. Mayor, A.Bardají, E. Macete, T. Nhampossa, AM Fonseca, M.Sc.et al. Changing Trends in P. falciparum Burden, Immunity, and Disease in Pregnancy. NEJM, Oct 22, 2015.

Con el apoyo de: