Investigación, Eliminación de la malaria

ISGlobal y "la Caixa" contra la Malaria aplauden un Premio Nobel que pone en relieve la investigación en Salud Global

El galardón se ha producido en el momento en que la comunidad internacional se propone acabar con las enfermedades relacionadas con la pobreza

05.10.2015

ISGlobal y el programa "la Caixa" contra la Malaria celebran el fallo del Premio Nobel en Medicina 2015, que visibiliza la investigación en salud global y, en particular, los avances contra enfermedades parasitarias transmitidas por vectores. "Se trata de un claro reconocimiento a la investigación en enfermedades infecciosas que afectan a las poblaciones más pobres del planeta y a un área —la de la salud global— que hasta ahora era considerada como poco prioritaria", ha afirmado Antoni Plasència, director del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal).  "Los descubrimientos realizados por estos investigadores son el mejor ejemplo del impacto directo que el trabajo científico puede tener sobre las vidas de las personas, ya que se trata de aportaciones que han permitido salvar cientos de millones de vidas", ha añadido.

La asamblea Nobel del Instituto Karolinska ha otorgado el premio al americano William C. Campbell y al japonés Satoshi Omura por sus contribuciones en el tratamiento de la infecciones causadas por helmintos (oncocercosis y filariasis) y a la china Youyou Tu por el descubrimiento de la artemisinina, un fármaco clave para la reducción de las muertes causadas por el parásito de la malaria.

El anuncio se ha producido pocos días después de la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la nueva agenda que fija las metas de la comunidad internacional para los próximos 15 años y que precisamente aspira a poner fin a las epidemias del sida, la tuberculosis, la malaria y las enfermedades tropicales desatendidas. Las investigaciones de los galardonados en sus respectivos campos han resultado decisivas para poder abrir la puerta a la eliminación de la oncocercosis, la filariasis y la malaria.

La oncocercosis y la filariasis afectan a más de 200 millones de personas que viven mayoritariamente en África y en el Sudeste Asiático. El trabajo de Omura y Campbell permitió desarrollar la ivermectina que, unida a diferentes medidas de prevención e higiene, ha contribuido decisivamente a que ambas enfermedades estén en vía de ser eliminadas. En los últimos dos años, Colombia y Ecuador lograron eliminar la oncocercosis, o ceguera de los ríos. Para la filariasis, comúnmente llamada elefantiasis, se espera que por lo menos 17 de 73 países endémicos logren eliminar la enfermedad para 2020.

Por otra parte, las terapias combinadas basadas en artemisinina son actualmente la primera línea de tratamiento para la malaria. Gracias a la combinación de dicho tratamiento y a medidas preventivas como el uso de redes mosquiteras, el número de casos de malaria en el mundo ha disminuido drásticamente en los últimos 15 años, y con ello, el objetivo de la comunidad internacional ha cambiado de un simple control de la enfermedad a su eliminación. Un ejemplo de ello es  la Alianza Mozambiqueña para la Eliminación de la Malaria, un programa financiado por la Obra Social "la Caixa" y la Fundación Bill & Melinda Gates que pretende recoger evidencias científicas en el sur de Mozambique para acabar con la enfermedad.