Viajar en bicicleta en la ciudad: ¿Un riesgo o un beneficio para mi salud?

Viajar en bicicleta en la ciudad: ¿Un riesgo o un beneficio para mi salud?

22.9.2014
image alt

Las bicicletas están comenzando a ser cada vez más populares en ciudades de Europa, América, Asia y Oceanía. Ya existen más de 500 sistemas de bicicletas públicas alrededor del mundo y el número sigue creciendo. España está entre los países con más sistemas de bicicletas públicas en el mundo. Recientemente Madrid ha estrenado su sistema BiciMad, con 1.560 bicicletas eléctricas y Barcelona cuenta con uno de los sistemas más conocidos en el mundo, el Bicing, con 6.000 bicicletas en la ciudad. Pero ¿qué tan seguro es viajar en bicicleta en una ciudad? Con toda la contaminación, ¿es seguro ir en bicicleta? Estas son preguntas que a menudo nos vienen a la mente cuando nos subimos en una bicicleta.

El beneficio de la actividad física sobrepasa a los riesgos por la contaminación del aire"

Para responder estas preguntas primero tenemos que conocer a qué nos exponemos cuando nos subimos en una bicicleta. Proyectos de investigación a nivel europeo como TAPAS han definido las exposiciones más comunes a las que se somete un ciclista en un ambiente urbano, como son la contaminación del aire, los accidentes de tráfico y la actividad física. Cuando comparamos a alguien que viaja en coche con un ciclista, este último, al realizar un mayor esfuerzo físico, inhala una dosis mayor de contaminación en un mismo trayecto dentro de la ciudad. Pero al mismo tiempo, el ciclismo cotidiano ofrece un incremento en la actividad física del ciclista que se traduce en beneficios para su salud. Añadido a esto, el riesgo de sufrir un accidente de tráfico es mayor para los ciclistas que para alguien que viaja en coche. Entonces ¿qué pasa cuando consideramos estos tres factores en conjunto y ponemos en la balanza los riesgos y los beneficios? Estudios realizados en diferentes países han tratado de responder a esta pregunta y han llegando a una misma conclusión: "el beneficio de la actividad física sobrepasa a los riesgos por la contaminación del aire y de los accidentes de tráfico". Un buen ejemplo de estos estudios se ha realizado en Barcelona, donde se evaluó el impacto del sistema de bicicletas públicas Bicing en la salud. Este estudio encontró que el riesgo de mortalidad por la contaminación y los accidentes de tráfico es 70 veces menor a los beneficios que provee la actividad física en los ciclistas.

¿Qué hacer para reducir la exposición a la contaminación?

De estos hallazgos se desprende otra pregunta: ¿Hay algo que pueda hacer para disminuir mi exposición a la contaminación? Algunos ciclistas recurren a las mascarillas, ¿pero son la mejor solución? Recientes estudios han evaluado la capacidad de las mascarillas para filtrar la contaminación, principalmente las partículas suspendidas, que son las que producen mayores daños a la salud. Estos estudios han estimado que las mascarillas comerciales para ciclismo urbano logran detener a las partículas más grandes, pero por desgracia dejan pasar las partículas más finas, como también permiten el paso de ciertos gases que componen la contaminación urbana. Entonces ¿cuál sería la recomendación para reducir nuestra exposición? Más que las mascarillas, elegir una buena ruta dentro de la ciudad puede disminuir nuestra exposición a la contaminación del aire hasta un 60%. De manera que viajar por una ruta con menos tráfico motorizado podría ser una solución a nuestro alcance para reducir no solo la exposición a la contaminación, sino también los accidentes de tráfico, ya que al viajar por rutas con menos densidad de tráfico también reducimos el riesgo de sufrir un accidente.

Elegir una buena ruta dentro de la ciudad puede disminuir nuestra exposición a la contaminación del aire hasta un 60%"

Aunque existen soluciones en nuestras manos, soluciones urbanísticas como la creación de infraestructuras ciclistas que sean seguras y segregadas del tráfico motorizado proveerán de una mayor reducción en la exposición a la contaminación y a los riegos de accidentalidad. Y más aun, las intervenciones a nivel de políticas públicas que ayuden a reducir los coches en las ciudades proveerán de grandes beneficios para la salud no solo de los ciclistas, sino de toda la población urbana. La sustitución de los viajes en coches por viajes en transporte público, caminando y en bicicleta favorecerán también la reducción de la congestión en el tráfico y de las emisiones de gases de efecto invernadero.

The PASTA project team

El equipo del estudio PASTA, en el CREAL de Barcelona.

Actualmente, el Centro de Investigación en Epidemiologia Ambiental (CREAL) en Barcelona, está llevando a cabo un estudio llamado PASTA (en Twitter, @PASTABCN), en el que busca determinar factores como la elección de la ruta, el modo de transporte (bicicleta, coche, trasporte público y caminar) y el urbanismo pueden afectar nuestra salud. Los estudios epidemiológicos ofrecen cada vez más respuestas a nuestras preguntas, pero aún quedan muchas preguntas sin resolver. Si te interesa participar como voluntario en este estudio y ayudar a resolver nuevas preguntas, puedes registrarte aquí y unirte a nosotros.