Los vínculos entre el medio ambiente y nuestra salud mental, y lo que Europa podría hacer al respecto

Los vínculos entre el medio ambiente y nuestra salud mental, y lo que Europa podría hacer al respecto

14.1.2021
green space and mental health
Foto: Emma Simpson / Unsplash

[Autoría: Oriana Ramírez, con aportaciones de Jill Litt, Ximena Goldberg y Adela Briansó]

 

La salud mental es un componente esencial del bienestar personal; sin embargo, trastornos mentales como la depresión y la ansiedad afectan a más de una de cada seis personas en la Unión Europea, lo que conlleva un problema personal y social elevado. Además, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se estima que los problemas de salud mental suponen a Europa un gasto de más de 600 mil millones de euros anuales, o más del 4% del PIB, de los que un tercio se destina a gastos sanitarios directos.

La salud mental es un componente esencial del bienestar personal; sin embargo, trastornos mentales como la depresión y la ansiedad afectan a más de una de cada seis personas en la Unión Europea

También se ha demostrado ampliamente que la salud mental y el bienestar de las personas emergen a partir de una compleja interacción entre factores genéticos, psicológicos, sociales y de estilo de vida, así como exposiciones ambientales. Por otro lado, habiéndose obtenido cada vez más evidencia sobre el deterioro del medio ambiente −donde destaca también nuestra incapacidad para prevenir un cambio climático que ya está fuera de control− las personas de la UE apelan cada vez más a sus gobiernos para que incrementen las acciones en este sentido.

Además, la crisis de la COVID-19, con sus implicaciones socioeconómicas previsibles e imprevistas, añade una necesidad más urgente de que los responsables políticos identifiquen e implementen soluciones beneficiosas para ambos desafíos.

Nuevo documento

El documento informativo titulado Mental health and the environment: How European policies can better reflect the impact of environmental degradation on people’s mental health and well being (Salud mental y medio ambiente: cómo las políticas europeas pueden reflejar mejor el impacto de la degradación ambiental en la salud mental y el bienestar de las personas), publicado el pasado diciembre de 2020 por el Instituto de Política Medioambiental Europea e ISGlobal, tiene como objetivo responder a esta necesidad mediante la revisión del conocimiento científico disponible sobre la asociación entre el medio ambiente y la salud mental y el bienestar de las personas en Europa.

El documento considera la degradación ambiental y la contaminación como una amenaza a la salud mental, y la naturaleza como un factor facilitador de una buena salud mental; tiene en cuenta también el papel de la naturaleza en el tratamiento de los trastornos de salud mental. Su estructura fluye lógicamente desde una revisión de los diferentes determinantes ambientales de la salud mental hasta las posibles soluciones y acciones mitigadoras a través de la naturaleza, los servicios ecosistémicos y una mejora global del medio ambiente.

Recomendaciones políticas

El documento también analiza la forma en que la interacción entre el medio ambiente y la salud mental se incorpora en los principales documentos de políticas, y sugiere medidas para incrementar su integración. El documento traza un conjunto de recomendaciones para las políticas, con el objetivo de fomentar una mejora en la salud mental y ambiental, y para garantizar que el impacto del medio ambiente en la salud mental y el bienestar se tenga en cuenta de forma coherente en las políticas relevantes de la UE y de los estados miembros, y viceversa, al generalizar la inclusión de los aspectos de salud mental en las políticas e intervenciones medioambientales. También presenta cómo incluir ambos aspectos en los mecanismos de financiación de la investigación.

De este modo, la Comisión Europea puede desempeñar un rol de coordinación esencial para garantizar que la salud mental y el bienestar se integren horizontalmente en la creación de otras políticas, y contribuir al compromiso de las comunidades más allá de los sectores sanitario y medioambiental, incluyendo la planificación urbana y el transporte, la salud y la asistencia social, la educación y el empleo, etc. Debería dedicar también una atención crucial a los derechos de las comunidades marginalizadas y menos privilegiadas (habitualmente expuestas y más vulnerables a los impactos medioambientales negativos, y desprovistas de los beneficios de la naturaleza y de un medio ambiente limpio, por lo que sufren una mayor carga de problemas de salud mental).

La Comisión Europea puede desempeñar un rol de coordinación esencial para garantizar que la salud mental y el bienestar se integren horizontalmente en la creación de otras políticas

Además, también es necesaria una integración vertical equitativa que incluya la sociedad a todos los niveles, desde las comunidades locales hasta el conjunto de la UE. Esta integración es lo que persiguen paradigmas como el de “salud planetaria” o “una salud” (one health), o lo que proponen marcos como la “salud en todas las políticas” o el reconocimiento de las interrelaciones entre diferentes Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) incluidos en la Agenda 2030 (lo que Ramirez et al . conceptualizaron como SDG 3+).

A continuación se presentan dos ejemplos de la mencionada polinización cruzada entre disciplinas diferentes:

● El informe de la AEMA de 2020 “Medio ambiente saludable, vidas saludables: la influencia del medio ambiente en la salud y el bienestar en Europa” subraya la forma en que la calidad del medio ambiente europeo desempeña un papel fundamental en la determinación de nuestra salud y bienestar.

● La Lancet Commission on Global Mental Health and Sustainable Development (Comisión Lancet sobre Salud Mental Global y Desarrollo Sostenible) tiene como objetivo aprovechar la oportunidad ofrecida por los Objetivos de Desarrollo Sostenible para considerar futuros rumbos para la salud mental global.

En resumen, en el proceso de recuperación post-COVID-19 la UE debe situar la salud y el bienestar de los ciudadanos en el centro de la creación de políticas, e incluir los impactos medioambientales en la salud mental como factores determinantes para el bienestar y un prerrequisito para el desarrollo sostenible.

 

Proyectos de ISGlobal relacionados con la salud mental

ISGlobal está trabajando en la temática de la salud mental desde varios proyectos, entre ellos:

  • CONTENT: El objetivo del proyecto es analizar los efectos amplios y duraderos que la pandemia COVID-19 podría tener en la sociedad.
  • COVICAT: Tiene como objetivo evaluar el impacto del COVID-19 en la población catalana, incluidos los factores sociales.
  • RECETAS: El proyecto explorará el potencial de las soluciones basadas en la naturaleza como una alternativa a las prescripciones farmacéuticas mediante la prueba de una intervención novedosa: la prescripción social basada en la naturaleza (revisión disponible aquí).