Sexual and Reproductive Health and Rights in the Time of Zika in Latin America and the Caribbean

Salud y derechos reproductivos y sexuales en tiempos de zika en América Latina y el Caribe

23.8.2016
image alt

Este artículo ha sido publicado originalmente en inglés en la revista "Studies in Family Planning"Por Ana Langer y Jacquelyn M. Cagliaand (Women and Health Initiative, Harvard T. H. Chan School of Public Health, Boston, MA) y Clara Menéndez, directora de la Iniciativa de Salud Materna, Infantil y Reproductiva y Research Professor de ISGlobal.

La región de América Latina y el Caribe (ALC) se mueve al compás de un ritmo singular: una combinación de rápida urbanización y desarrollo económico que se fusiona con grandes desigualdades socioeconómicas tanto dentro de los propios países como entre ellos.

La actual epidemia de zika en América Latina y el Caribe comenzó a finales de 2015 y ya afecta a más de un millón de personas en más de 20 países

Toda la zona está experimentando una prolongada transición epidemiológica al tratar de reducir la incidencia de varias enfermedades crónicas no contagiosas mientras se aborda la persistencia de enfermedades transmitidas por vectores como la malaria, enfermedad de Chagas (tripanosomiasis americana) y dengue, y la aparición de nuevas de estas enfermedades transmitidas por vectores como el chikunguña y, ahora, el virus de Zika (ZIKV).

La rapidez y poca rigurosidad con que se urbaniza en la región de ALC perpetúa la precaria infraestructura del agua y las malas condiciones sanitarias, provocando condiciones que propician la reproducción del mosquito, lo cual, junto con el cambio climático, aumenta el índice de transmisión de enfermedades transmitidas por vectores.

El zika, un flavivirus transmitido por mosquitos de la familia Aedes, se identificó por primera vez en humanos en Uganda en 1952, con posteriores brotes registrados en África, Asia, zona del Pacífico y las AméricasLa actual epidemia de zika en ALC comenzó a finales de 2015 y ya afecta a más de un millón de personas en más de 20 países

Las recomendaciones emitidas por varios Gobiernos de ALC no abordan las causas principales del zika y, en su lugar, asestan un golpe devastador a los derechos reproductivos de las mujeres

Además de compartir un vector y determinantes sociales con otros virus, la infección cuenta con una serie de características únicas. El virus provoca síntomas similares a los del dengue, incluyendo fiebre, mialgias y artralgias, que pueden ser debilitantes por sí mismos. Más alarmante es el aumento simultáneo de casos registrados de microcefalia en recién nacidos, particularmente en Brasil y ahora en Colombia, así como de notificaciones sobre otras enfermedades neurológicas congénitas y síndrome de Guillain-BarréA pesar de no disponer de pruebas definitivas acerca de la relación causal entre el virus del Zika y la microcefalia, de los datos actuales se deducen claramente los efectos teratógenos del ZIKV.

La OMS ha lanzado una respuesta de emergencia global y muchos países de ALC están tomando medidas para controlar la propagación del ZIKV y limitar las posibles consecuencias devastadoras, especialmente en la salud perinatal. Gobiernos como los de Colombia y El Salvador se han pronunciado al respecto y recomiendan que las mujeres se abstengan de mantener relaciones sexuales y aplacen quedarse embarazadas en un futuro inmediato; pero este tipo de políticas son poco realistas, responsabilizan principalmente a las mujeres de evitar la infección y son difíciles de convertir en acciones concretas en un región donde el abuso sexual, la violencia de pareja y las relaciones sexuales no consentidas suceden con frecuencia.

Las mujeres más empobrecidas están expuestas a un mayor riesgo

En el quintil más pobre de la población, la cobertura de los servicios sanitarios reproductivos como la planificación familiar y la asistencia prenatal continúa siendo baja y la necesidad no cubierta de planificación familiar es dos veces superior a la del quintil más rico. Las mujeres más empobrecidas están expuestas a un mayor riesgo de embarazo no deseado y también son las que más posibilidades tienen de estar expuestas a enfermedades transmitidas por vectores como el ZIKV, las que menos posibilidades tienen de que se les diagnostique prematuramente en el embarazo durante la asistencia prenatal y las que menos posibilidades tienen de que se les puedan ofrecer opciones a las que sus homólogas más pudientes pueden tener acceso en caso de anomalías fetales.

América Latina y el Caribe, una región principalmente católica, tiene algunas de las políticas más restrictivas respecto a la salud y los derechos reproductivos y sexuales

Además, las recomendaciones emitidas por varios Gobiernos de ALC no abordan las causas principales del ZIKV y, en su lugar, asestan un golpe devastador a los derechos reproductivos de las mujeres. América Latina y el Caribe, una región principalmente católica, tiene algunas de las políticas más restrictivas respecto a la salud y los derechos reproductivos y sexuales, especialmente en lo referente al aborto seguro y legal. En varios países afectados por la propagación del ZIKV, como El Salvador, Honduras y Nicaragua, el aborto es ilegal bajo cualquier circunstancia. Se estima que, en 2008, se realizaron 4,4 millones de abortos en ALC, de los cuales, el 95% no fueron seguros según los estándares de la OMS.

Las políticas y acciones necesarias en diversos frentes para controlar la propagación del ZIKV y mitigar el impacto del actual brote son totalmente diferentes de las que se han ofrecido hasta ahora. En los países de ALC, la población necesita tener acceso a información precisa y fiable sobre la transmisión del virus y la prevención de la infección, y las comunidades afectadas requieren un esfuerzo generalizado para fomentar el control vectorial que incluya soluciones a largo plazo para la mejora de los sistemas de agua y las condiciones sanitarias. De manera más inmediata, se deberían garantizar la salud y todos los derechos reproductivos y sexuales para las mujeres (y hombres) incluyendo el acceso a toda la variedad de métodos anticonceptivos, un buen asesoramiento sobre opciones reproductivas y servicios de aborto seguros.

Es imprescindible una coordinación total y efectiva entre todas las organizaciones involucradas en la respuesta global y regional

En América Latina y el Caribe es imprescindible una coordinación total y efectiva entre todas las organizaciones involucradas en la respuesta global y regional, incluyendo la OMS, la OPS y los CDC. Todos los esfuerzos deberían dirigirse a fortalecer las colaboraciones con gobiernos, instituciones de investigación, el sector privado y grupos de la sociedad civil, incluidas organizaciones confesionales.

Además, a nivel global, es indispensable proporcionar los recursos económicos necesarios para comprender totalmente los vínculos causales entre el ZIKV y las anomalías neurológicas congénitas, agilizar el desarrollo e implementación de pruebas diagnósticas y vacunas y abordar los factores sociales que subyacen tras el brote de zika. Ahora que la región de América Latina y el Caribe está recibiendo una mayor atención, debemos aprovechar la ocasión para ayudar a que las reacciones respondan de forma simultánea al ZIKV; mejoren los sistemas sanitarios para que puedan ofrecer asistencia integral de calidad a jóvenes, mujeres y niños y fortalezcan las políticas sanitarias reproductivas y sexuales, programas y servicios y garanticen los derechos para todos.

La infección de zika podría añadir una enorme carga a los países, familias y mujeres más vulnerables o canalizarse hacia una oportunidad para cambiar las restrictivas políticas sanitarias reproductivas y sexuales

La actual propagación del ZIKV es un toque de atención tanto para América Latina y el Caribe como para el mundo en general, ya que supone una lupa a través de la cual se pueden observar con detalle la salud y derechos reproductivos y sexuales y las injustas desigualdades en toda la región.

La infección de zika podría añadir una enorme carga a los países, familias y mujeres más vulnerables o canalizarse hacia una oportunidad para cambiar las restrictivas políticas sanitarias reproductivas y sexuales y fortalecer los sistemas de ayuda sociales y sanitarios en general. La inactividad podría resultar devastadora: una generación de niños gravemente discapacitados y mujeres incapaces de satisfacer sus deseos reproductivos o alcanzar su potencial de desarrollo humano por la pesada carga económica y temporal de cuidados sanitarios a largo plazo. El control de zika solo será posible si múltiples electores, incluida la comunidad de investigación, actúan rápidamente, con decisión y de un modo coordinado, basándose en pruebas.