Preparaos: los animales más peligrosos del planeta han venido para quedarse

Preparaos: los animales más peligrosos del planeta han venido para quedarse

17.8.2016
image alt

La familia Aedes es la especie de mosquitos más bella que existe: pequeños y oscuros con brillantes puntos y rayas blancas. Pero su belleza solo está en el exterior. En realidad, estos mosquitos Aedes son diminutas máquinas de matar: son la familia de mosquitos más mortífera del planeta, ya que transmiten diversos virus. Aunque el chikunguña y, más recientemente, el zika han acaparado toda la atención, el dengue y la fiebre amarilla suponen una amenaza mayor.

Los mosquitos Aedes son diminutas máquinas de matar: son la familia de mosquitos más mortífera del planeta, ya que transmiten diversos virus

Pero ¿por qué la familia Aedes tiene tanto «éxito»? Por una sencilla razón: dependen menos del agua de lluvia que sus primos Anopheles, responsables de la transmisión de la malaria. Los Aedes no son nada exigentes y se reproducen en los depósitos de agua más diminutos, como pequeños bidones, canalones obstruidos, platos para maceteros, cubos, bebederos de mascotas y pájaros, etc. Además, son agresivos y pican con frecuencia, podrían alimentarse de nosotros todos los días, mientras que los Anopheles solo pican entre las puestas de huevos (cada tres días cuando hace calor).

Los triunfos más recientes del mosquito tigre, uno de los miembros de la familia Aedes, en Europa se puede atribuir a su capacidad de adaptarse rápidamente a las condiciones de la zona: se ha adaptado a nuestros climas invernales más fríos y ha demostrado ser un buen rival de las especies de mosquito locales. También ha conseguido invadir grandes zonas de Europa cada año haciendo autostop, en coches y camiones (transporte pasivo).

Aunque el chikunguña y, más recientemente, el zika han acaparado toda la atención, el dengue y la fiebre amarilla son enfermedades mucho más devastadoras y provocan muchas más muertes y destrucción

Los virus también merecen un reconocimiento: al contrario que el parásito de la malaria, que requiere un mínimo de 8-9 días para reproducirse dentro del mosquito antes de la posterior transmisión, se ha observado que los virus pasan por el mosquito mucho más rápido y, a veces, infectan a una nueva persona en 1-2 días. Esta rapidez del desarrollo depende en parte de la temperatura, que destaca otra diferencia: mientras el crecimiento de los parásitos de la malaria se ralentiza tras una cierta temperatura óptima, los virus se reproducen más y más rápido cuando la temperatura aumenta. Esto significa que son peligrosos no solo en el momento, sino también en un futuro si la temperatura sigue aumentando.

¿Por qué la familia Aedes tiene tanto «éxito»? Por una sencilla razón: dependen menos del agua de lluvia que sus primos Anopheles

¿Qué tenemos que hacer para evitar que estos molestos mosquitos nos piquen y, por tanto, nos transmitan enfermedades? Podemos vestir camisetas de manga larga y pantalones largos, llevar calcetines, zapatos y sombrero por las tardes (aunque siento decir que los mosquitos se las ingenian para picar a través de ciertos tejidos), usar repelente (con DEET) y protegernos con mosquiteras cuando los mosquitos siguen activos al irnos a la cama. Sin embargo, el modo más obvio es eliminar todas las fuentes de agua estancada de nuestras viviendas y propiedades para que los mosquitos no puedan reproducirse. Pero esto requiere un esfuerzo colectivo: los mosquitos continuarán picándonos si nuestros vecinos no toman medidas.

En ISGlobal nos interesamos particularmente por el mosquito tigre, ya que esta especie abunda tanto en Cataluña como en el resto de España, y damos por hecho que puede transmitir la gran variedad de virus mencionada anteriormente. Sin embargo, procuramos no centrarnos únicamente en el mosquito tigre. Contamos con un clima apropiado para el Aedes aegypti, o el "mosquito de la fiebre amarilla", que habitó en España hasta 1953.

La actual falta de vigilancia en muchas partes del mundo es alarmante

Además, se han registrado otros mosquitos Aedes invasivos (Aedes koreicus y Aedes japonicus) en Europa y puede que entren en España. Necesitamos un sistema de vigilancia entomológica adecuado, vigilar de cerca la situación actual del mosquito, evaluar el riesgo de enfermedad y estar preparados para brotes. Y ese es el quid de la cuestión: la actual falta de vigilancia en muchas partes del mundo es alarmante. Si atendemos a países cálidos como España, la vigilancia es de extrema importancia, porque no se trata de «cuando transmitan», sino de «cuándo transmitirán» enfermedades nuestros mosquitos Aedes.