Citizen Science: Participating Actively to Generate New Knowledge

Ciencia ciudadana: participando de forma activa para generar nuevo conocimiento

14.12.2016

¿Cómo podemos acercar la ciencia a la gente de una forma más efectiva? ¿Qué podemos hacer para que los ciudadanos participen en los procesos que implica una investigación? En la 3a edición del Día de Ciencia Ciudadana de Barcelona, que tuvo lugar el pasado 18 de noviembre en el Centro Cívico Pere Quart, vimos ejemplos de cómo los ciudadanos están ayudando a crear y desarrollar proyectos científicos.

Imagen: CITI-SENSE

Investigadores de ISGlobal presentaron el proyecto europeo CITI-SENSE, ya finalizado, cuyo objetivo principal consistía en desarrollar Observatorios Ciudadanos para que la ciudadanía dispusiera de la tecnología necesaria para contribuir en la gobernanza ambiental, desarrollar políticas en la comunidad e influenciar en la toma de decisiones. En CITI-SENSE, se han usado distintas herramientas, como sensores portátiles y estáticos, una aplicación para teléfonos móviles sobre la percepción de calidad del aire y cuestionarios generales para informar de la calidad del aire. A su vez, permitía saber qué conocimiento tenía la ciudadanía sobre los problemas asociados a la contaminación atmosférica y de qué modo resolver esta problemàtica desde un punto de vista ciudadano.

Los usuarios interactúan más, puesto que pueden modificar y personalizar los servicios

Algunas de las ventajas de un proyecto de ciencia ciudadana como CITI-SENSE son que podemos disponer de información tanto estática como dinámica (antes sólo era estática); que los usuarios interactúan más, puesto que ellos mismos pueden modificar y personalizar los servicios; que se dispone de una observación a escala más local, a nivel de calle, y que los usuarios generan la información.

Por contrapartida, también hay desventajas: los usuarios pueden tener expectativas demasiado altas sobre la tecnología actual, que es limitada y quizás no mide lo que ellos creen que tiene que medir, y también se pierde la imagen global, ya que se centra mucho en problemas locales. Además, hay una serie de retos a superar como el tratamiento de errores, la aproximación a los usuarios y el compromiso de los mismos, entre otros.

Imagen: CITI-SENSE

Otros proyectos de ciencia ciudadana

Durante la jornada se presentaron otros proyectos de ciencia ciudadana. Fue el caso de los “Juegos de Salud Mental”, realizado por la Universitat de Barcelona, sobre los modelos de desórdenes mentales, y de la iniciativa “Tiempo de ciencia”, de la revista “El Temps”. Este proyecto impulsará el premio de ciencia ciudadana y un portal web con un mapa colaborativo que ofrecerá información de los proyectos de ciencia ciudadana en Cataluña, Valencia y las Islas Baleares, aunque también se hará eco de proyectos de otros ámbitos territoriales.

En 'The Big Bell Test' participan laboratorios que investigan en física cuántica a escala internacional

Otro ejemplo es “The Big Bell Test”, impulsado por el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), en que participan laboratorios que investigan en física cuántica a escala internacional. La idea es hacer el experimento sólo un día. En este caso, fue el 30 de noviembre. Si uno se pregunta dónde está la ciencia ciudadana, debe saber que para hacer funcionar estos experimentos de física cuántica es necesario que la gente dé números aleatorios a través de un videojuego, donde pondrán 0 y 1 de la forma más aleatoria posible. Según llegan los dígitos a tiempo real los científicos harán una cosa u otra.

Imagen: ICFO

Ciencia ciudadana en las escuelas y en los barrios

La visita del científico a la escuela hizo que los profesores y los alumnos se implicaran mucho más

Núria Ferran (UOC) explicó cómo implementar la ciencia ciudadana en la escuela a través de un proyecto RecerCaixa. Propusieron hacer cinco proyectos de ciencia ciudadana en las escuelas, donde participaron 17 profesores y más de 540 estudiantes. Estos eran los actores principales puesto que eran los que tenían que definir el proyecto a desarrollar. Los profesores definieron las áreas temáticas de la investigación (más científica o más social, etc.). Se analizó como se habían desarrollado los proyectos de ciencia ciudadana en las escuelas. La visita del científico a la escuela hizo que los profesores y los alumnos se implicaran mucho más en el proyecto. Posteriormente, se presentaron las conclusiones durante una jornada en Cosmocaixa, el pasado mes de mayo.

Diana Escobar, del Instituto de Cultura Ciudadana (ICUB), explicó que desde la Oficina de Ciencia Ciudadana del ICUB se ha puesto en marcha la iniciativa “Ciencia Ciudadana en los Barrios” con seis proyectos en seis barrios distintos de Barcelona. Participan alumnos y otros ciudadanos de cada zona. Entre los proyectos está CITI-SEN BCN, que desarrollarán los alumnos del Instituto de Educación Secundaria Ernest Lluch, con el apoyo de ISGlobal y el Centro Cívico Urgell. Los resultados se presentarán en el auditorio del centro cívico, el 14 de febrero por la tarde.

A lo largo de la jornada de ciencia ciudadana se presentaron otros proyectos, como Yotuba, una iniciativa para preservar el mar en la ciudad de Barcelona; “Saca la Lengua”, que trata del microbioma bucal de los adolescentes y coordina el Centro de Regulación Genómica (CRG); o DIYBio Barcelona-Biohacking, una propuesta para crear laboratorios caseros que presentó Reimund Fickert (PRBB).

Imagen: CRG