Análisis y Desarrollo Global

COVID-19: Novedades científicas

ISGlobal COVID-19 novedades científicas
Foto: FrankundFrei / Pixabay

La epidemia, ahora pandemia, del nuevo coronavirus está avanzando a un ritmo vertiginoso. Afortunadamente, también es el caso de los estudios y la evidencia científica sobre el virus (SARS-CoV-2) y la enfermedad (COVID-19).

En este espacio, que iremos actualizando periódicamente, haremos un resumen de la información más relevante acerca del SARS-CoV2 que vaya emergiendo.

[Evidencia publicada entre el 07/04/2020 y el 13/04/2021]

Secuelas neurológicas y psicológicas

Un estudio retrospectivo con casi 250.000 personas recuperadas de COVID-19 muestra que el 33% de ellas recibió un diagnóstico neurológico o psiquiátrico en los seis meses posteriores, sobre todo aquellas que habían sufrido enfermedad grave. Pero casi el 90% de estos pacientes ya habían recibido un diagnóstico previamente. Los síntomas reportados iban desde demencia e ictus hasta ansiedad e insomnio.

Protección por inmunidad natural

Un estudio de seguimiento de personal sanitario (con más de 250.000 personas) en Inglaterra muestra que la infección por SARS-CoV-2 redujo en un 84% el riesgo de infectarse de nuevo y en un 93% el riesgo de desarrollar síntomas durante por lo menos siete meses.

Protección frente a variantes

Otro estudio más muestra que el suero de personas convalecientes, recogido hasta nueve meses después de haber pasado la enfermedad, neutraliza eficazmente la variante dominante (D614G) y la B.1.1.7 (“británica”), pero ejerce una actividad reducida o nula frente a la variante B.1.351 (“sudafricana”). Se obtuvieron resultados similares con suero de personas vacunadas. Estos resultados confirman que la variante B.1.351 (pero no la B.1.1.7) puede aumentar el riesgo de infección en personas inmunizadas.

Buenas noticias sobre tratamientos

Evitar la COVID-19 con cócteles de anticuerpos

Regeneron ha anunciado que su cóctel de anticuerpos monoclonales reduce en un 81% el riesgo de desarrollar COVID-19 tras haber estado expuesto al virus. El estudio reclutó a 1.500 personas voluntarias que compartían domicilio con un contacto positivo para SARS-CoV-2. El cóctel de anticuerpos se administró por vía subcutánea (en vez de intravenosa). En las personas que desarrollaron la enfermedad a pesar del tratamiento, los síntomas duraron una semana comparado con las tres semanas del grupo placebo.

Tratamiento precoz con un medicamento contra el asma

En un pequeño ensayo controlado en el Reino Unido, los pacientes recibieron budesónida (un corticosteroide usado para el asma) en los primeros siete días tras desarrollar síntomas leves. Se observó una reducción significativa en el deterioro clínico de las personas tratadas y una reducción en el tiempo de recuperación, comparado con el grupo placebo. En otro ensayo más amplio, con 1.700 personas de riesgo (mayores de 50 o 60 años), dos inhalaciones diarias del fármaco también ayudaron a los pacientes no hospitalizados a recuperarse más rápidamente. Los resultados aún no han sido revisados por pares.

Más sobre vacunas

La farmacéutica francesa Valneva ha anunciado resultados positivos de fase 2 para su vacuna candidata a base de partículas virales inactivadas: fue bien tolerada e indujo niveles de anticuerpos neutralizantes iguales o mayores a los observados en pacientes convalecientes, así como una buena respuesta de células T. Los ensayos de fase 3 comenzarán a finales de abril.

Un estudio en Israel (aún no revisado por pares) muestra que las pocas infecciones observadas en personas completamente vacunadas (dos dosis) se debieron sobre todo a la variante B.1.351 (identificada por primera vez en Sudáfrica), mientras que las infecciones observadas entre la primera y la segunda dosis se debieron sobre todo a la variante B.1.1.7. Estos resultados confirman que las dos dosis de la vacuna protegen eficazmente contra la B.1.1.7 y que la variante B.1.351 representa un mayor riesgo, pero su propagación puede limitarse combinando la vacunación masiva y las intervenciones no farmacéuticas.

La vacuna de Sinovac a base de virus inactivado (CoronaVac) tiene una eficacia del 50% contra la infección sintomática pero una protección del 100% contra la enfermedad grave, según datos del ensayo clínico que se realizó en Brasil. Otro estudio (aún no revisado por pares) confirma que por lo menos una dosis de la vacuna es 50% efectiva previniendo la infección sintomática y un 35% efectiva previniendo toda la infección en Manaos, donde la variante P1 es predominante.

Dos estudios (uno en Alemania, otro en Noruega) proporcionan una posible explicación a los raros casos de trombosis asociados a la vacuna de AstraZeneca. En todos los casos estudiados se encontraron anticuerpos que se unen a las plaquetas y las activan. Los mecanismos que conducen a la producción o activación de dichos anticuerpos se están investigando, y se vigilará de cerca este tipo de eventos en otras vacunas COVID-19 basadas en vectores adenovirales. De hecho, la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) está apoyando estudios para identificar estos casos, buscar causas o factores de riesgo, y evaluar si reduciendo la dosis de la vacuna se puede reducir el riesgo.

 

[Evidencia publicada entre el 31/03/2020 y el 06/04/2021]

Un primer paso importante

La misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado su informe sobre el origen del SARS-CoV-2, con nueva información obtenida durante su visita a China. El informe concluye que, muy probablemente, el virus saltó del murciélago al ser humano a través de un huésped intermediario, que la transmisión probablemente comenzó a mediados de noviembre pero que el mercado de Huanan sirvió como amplificador del brote, y que se necesita investigar más el origen del virus. Reitera que todas las hipótesis siguen sobre la mesa y que la investigación no ha hecho más que comenzar.

Detectar las variantes cuando emergen

La variante B1.1.7 probablemente llegó a los EE.UU. en octubre del 2020 y ya circulaba en por lo menos 15 países antes de ser identificada por primera vez en el Reino Unido, según un análisis de la Universidad de Texas. Un calculador en línea desarrollado por este equipo indica el número de muestras virales que necesitan secuenciarse para poder detectar nuevas variantes cuando surgen.

No toda la transmisión es igual

Un estudio en China estima que el 38% de las infecciones se transmitieron por personas que no tenían síntomas. Los contactos infectados por personas asintomáticas eran más propensos a ser asintomáticos y menos propensos a desarrollar la enfermedad grave. También muestra que el riesgo de transmisión resulta más elevado en el domicilio o al comer con otras personas.

Sin evidencia de protección cruzada

Un análisis multicéntrico en población infantil, en Francia, sugiere que las infecciones previas por coronavirus del resfriado común no proporcionan protección cruzada contra la infección o la enfermedad por SARS-CoV-2.

Más sobre las vacunas

Pfizer/BioNTech han anunciado que su vacuna indujo niveles robustos de anticuerpos, protegió de los síntomas y fue bien tolerada en un ensayo con 2.260 adolescentes de entre 12 y 15 años de edad.

Por otro lado, su ensayo en curso de fase 3 confirma que la protección que confiere la vacuna se mantiene por lo menos 6 meses tras la segunda dosis: la eficacia contra los síntomas es de más del 91%, y la protección contra la enfermedad grave, del 100%. Además, un pequeño ensayo en Sudáfrica con 800 participantes muestra una eficacia alta frente a la variante B1.351 (los nueve casos ocurrieron en el grupo placebo).

Un estudio con personas inmunizadas con la vacuna de Oxford/AstraZeneca muestra que su eficacia contra las infecciones asintomáticas fue menor para la variante B1.1.7 (30%) con respecto a la variante original (70%).

Los raros casos de trombosis observados tras recibir la vacuna de AstraZeneca seguramente están asociados a la misma, según un equipo alemán. Este efecto adverso poco común puede deberse a anticuerpos que se unen a las plaquetas y las activan, similar a lo que sucede en la trombocitopenia inducida por heparina.

Las y los expertos señalan que es importante investigar más a fondo estos casos para identificar a las personas de riesgo. Mientras tanto, un panel de expertos en el Reino Unido ha publicado una guía sobre cómo identificar y tratar estos casos raros de trombosis asociados a la vacuna.

600 millones de dosis y una gran brecha

Se han administrado más de 600 millones de dosis de vacunas en el mundo, pero existe una brecha creciente entre países: el 86% de las dosis se han administrado en países de renta alta o media-alta y solo el 0,1% en países pobres. Covax ha enviado 33 millones de dosis a 70 países (es decir, apenas el 6% del total de dosis administradas mundialmente).

 

[Evidencia publicada entre el 24/03/2020 y el 30/03/2021]

No escupir, por favor

Un estudio que analizó células individuales de glándulas salivares y encías humanas muestra que la boca es un sitio importante de infección por SARS-CoV-2 y apunta a la saliva como una vía de transmisión viral. La cantidad de virus en la saliva se correlacionó con los síntomas de COVID-19, incluyendo la pérdida del gusto. De notar, la saliva de individuos asintomáticos también fue capaz de infectar a células en el laboratorio.

Ahondando en la Covid persistente

Una serie de estudios aún no revisados por pares proporcionan más información sobre la Covid persistente. Dos estudios en el Reino Unido, que siguieron a pacientes COVID-19 tras su alta hospitalaria, muestran que entre 5 y 7 meses después, entre el 55 y 70% de los mismos no ha recuperado completamente. Ser mujer, de edad mediana y blanca son factores que se asocian con la Covid persistente.

Los síntomas más frecuentes son cansancio (79%), dolor de cabeza (55,3%), dificultad para respirar (55,3%), dificultad para concentrarse (53,6%), tos (49%), sentido del gusto alterado (44,9%), diarrea (43,9%) y dolor muscular (43,5%).

Según una encuesta en redes sociales, los problemas cognitivos y las palpitaciones aparecen más tarde en la enfermedad. Muchos de estos síntomas parecen “ir y venir”, como en olas.

Las vacunas refuerzan la inmunidad natural, incluso frente a variantes

Los anticuerpos de personas recuperadas de COVID-19 neutralizan la variante original y, hasta cierto punto, la B1.351 (identificada en Sudáfrica por primera vez). Sin embargo, una sola dosis de vacuna de ARNm aumenta hasta 1.000 veces los niveles de anticuerpos neutralizantes frente a todas las variantes, incluso frente al SARS.

Evidencia temprana que las vacunas también protegen contra la infección

Un estudio del CDC (EE.UU.) en condiciones reales con casi 4.000 trabajadoras y trabajadores sanitarios vacunados (con Pfizer o Moderna) proporciona evidencia que estas vacunas no solo protegen de la enfermedad, pero también son altamente efectivas en prevenir la infección por SARS-CoV-2. El riesgo de infección se redujo en 90% dos o más semanas tras recibir la segunda dosis de la vacuna.

Además, un estudio en Israel muestra que la carga viral se redujo sustancialmente en personas que se infectaron entre 12 y 37 días tras recibir la primera dosis de la vacuna. Esto sugiere que las personas vacunadas, incluso si se infectan, son menos contagiosas.

Y otro estudio (aún no revisado por pares) en el Reino Unido con personas en residencias también muestra una disminución en el número de infecciones y en carga viral tras la primera dosis de las vacunas de Pfizer o AstraZeneca, comparado con personas no vacunadas.

Actualización del ensayo de AstraZeneca en EE.UU.

AstraZeneca actualizó los resultados de su ensayo en EE.UU., con un total de 190 casos. La eficacia contra COVID sintomática 15 días o más tras las dos dosis (con un intervalo de 4 semanas) fue de 76%, y hasta 85% en adultos mayores de 65 años. La protección contra enfermedad grave o hospitalización fue del 100% (8 casos, todos en el grupo placebo).

Las vacunas de ARNm en mujeres embarazadas

El estudio de una cohorte en dos centros indica que las vacunas COVID-19 a base de ARNm son seguras y eficaces en mujeres embarazadas y madres lactantes. Con la ventaja adicional de que los anticuerpos inducidos por la vacuna pasan de la madre al bebé vía la placenta y la leche materna.

 

[Evidencia publicada entre el 17/03/2020 y el 23/03/2021]

Datos de reinfección desde Dinamarca

Casi 4 millones de personas fueron testadas en Dinamarca en el 2020 gracias a una estrategia de pruebas gratuitas. Un análisis muestra que, de las personas que dieron positivo en la primera ola, el 0,7% dio positivo en la segunda, comparado con el 3,3% de aquellas que habían dado negativo en la primera ola. Esto significa que la protección frente a la reinfección fue del 80,5%. Sin embargo, esta protección fue menor (47%) en las personas mayores de 65 años. La protección no pareció disminuir con el tiempo (79% a los tres meses y 78% a los 7 meses de seguimiento).

Datos de seroprevalencia desde Wuhan

Un estudio longitudinal en Wuhan (entre abril y diciembre del 2020) con 3.600 familias muestra que el 6-9% de las 9.700 personas testadas presentaban anticuerpos frente al SARS-CoV-2, y que el 82% de estas personas con anticuerpos fueron asintomáticas. Los niveles de anticuerpos neutralizantes (detectados en el 40% de las personas con anticuerpos) permanecieron estables durante más de 9 meses.

Hallazgos del corazón

Una serie de autopsias muestra que la infección cardiaca por SARS-CoV-2 es común en pacientes que mueren por COVID-19, pero que el número de células infectadas es bajo. La infección cardiaca se asoció con una inflamación del corazón y un electrocardiograma alterado.

Protección cruzada

Las personas infectadas con la variante B1.351 (identificada por primera vez en Sudáfrica) producen niveles altos de anticuerpos capaces de neutralizar a la variante original y a la variante P.1 (que se ha propagado en Brasil), según un estudio aún no revisado por pares. Estos resultados sugieren que las vacunas diseñadas con la secuencia B1.351 también protegerán contra otras variantes.

Dos otros estudios sugieren que la infección previa o la vacunación pueden ofrecer cierta protección frente a la variante B1.351: anticuerpos en suero convaleciente (hasta 8 meses tras la infección) o suero de personas vacunadas (con la vacuna Moderna) retuvieron capacidad neutralizante frente a dicha variante.

Un empujón para la vacuna AstraZeneca

Un primer análisis del ensayo de la vacuna Oxford / AstraZeneca en los EE. UU., con 32.000 participantes, confirma que es segura y muestra una eficacia mayor de la esperada: redujo un 79% las infecciones sintomáticas (de un total de 141 casos) y el 100% la enfermedad grave (aunque el número de casos graves fue muy bajo: un total de 5, todos en el grupo placebo). No se observó un aumento en el riesgo de trombosis (incluyendo trombosis venosas cerebrales). Alrededor del 20% de las personas voluntarias tenían más de 65 años, y la protección en este grupo de edad fue la misma.

Sin embargo, en una declaración poco usual, los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. (NIH) han expresado su preocupación por que la farmacéutica haya podido incluir datos no actualizados del ensayo.

Diplomacia de vacunas

Mientras los países occidentales están perdiendo la ocasión de ejercer una “diplomacia basada en vacunas” (el 90% de los 400 millones de dosis entregadas hasta la fecha se han administrado en países ricos), China ha producido alrededor de una tercera parte de las dosis mundiales y ha exportado casi dos terceras partes de su producción a Latinoamérica y otras regiones.

 

[Evidencia publicada entre el 10/03/2020 y el 16/03/2021]

Novedades en los tratamientos a base de anticuerpos

Eli Lilly ha anunciado que su terapia que combina dos anticuerpos monoclonales contra el SARS-CoV-2 redujo el riesgo de hospitalización y muerte en un 87% en un estudio que incluyó a más de 750 pacientes de COVID-19 de alto riesgo. Esta terapia combinada podría ofrecer mayor protección contra las nuevas variantes que la de un solo anticuerpo monoclonal.

En cambio, el ensayo RECOVERY en el Reino Unido ha concluido que la administración de plasma convaleciente con altos títulos de anticuerpos no redujo la mortalidad tras 28 días en pacientes con COVID-19 tratados, comparado con aquellos no tratados.

Vacunas y transmisión

Un estudio en EE. UU. con casi 40.000 personas sin síntomas de COVID-19 indica que las vacunas también reducen las infecciones asintomáticas. El riesgo de dar positivo para SARS-CoV-2 fue un 79% menor tras 10 días de la primera dosis, y hasta un 81% menor en aquellos que recibieron las dos dosis de la vacuna, comparado con personas no vacunadas.

Vacunas y variantes virales

Un estudio con “seudovirus” que expresan las mutaciones observadas en las nuevas variantes virales muestra que la variante B1.351 es altamente resistente a la neutralización por sueros de personas inmunizadas con vacunas ARNm.

Sin embargo, la comunidad científica cree que, dado el nivel de anticuerpos inducidos por las vacunas, hay un “margen de seguridad” razonable que aún protegería contra los síntomas, o al menos contra la enfermedad grave.

En efecto, datos de los ensayos de Novavax indican que la vacuna es eficaz previniendo la enfermedad grave causada por cualquier variante, incluida la B1.351 (“sudafricana”), incluso si es menos eficaz protegiendo contra enfermedad leve.

En la misma línea, un estudio (aún no revisado por pares) muestra que una sola dosis de la vacuna AstraZeneca/Oxford protegió a hámsteres contra la enfermedad clínica causada por la variante B1.351, a pesar de una reducción de casi 10 veces en la capacidad neutralizante.

Vacunas y COVID persistente

Un pequeño estudio (aún no revisado por pares) sugiere que la vacunación (tanto con Pfizer como con AstraZeneca/Oxford) es segura en pacientes con COVID persistente y puede incluso aliviar algunos de los síntomas.

Trombosis: sin evidencia causal por el momento

Varios países europeos han suspendido temporalmente la administración de la vacuna de AstraZeneca/Oxford por un principio de precaución, tras algunos casos de trombosis. Sin embargo, a día de hoy no hay evidencia de causalidad entre la vacuna y la trombosis. Según la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), se han dado 30 casos de trombosis en más de 5 millones de personas vacunadas en la Unión Europea (UE). De acuerdo con los casos notificados a la farmacéutica a fecha del 8 de marzo, han tenido lugar 15 eventos de trombosis venosa y 22 casos de embolia pulmonar en más de 17 millones de personas vacunadas en el Reino Unido y la UE. La cifra resulta incluso más baja que los 100 casos por semana que se esperarían en una población similar no vacunada (las trombosis venosas ocurren en alrededor de una persona por cada 1.000 cada año).

Prepararse para futuras pandemias

La Coalición para la Preparación de Epidemias e Innovación (CEPI, por sus siglas en inglés) ha lanzado un plan de 3,5 mil millones de dólares para combatir futuras pandemias. El plan se basa en tres acciones:

  1. Prepararse para las amenazas conocidas (desarrolla vacunas y antivirales contra los patógenos conocidos más peligrosos).
  2. Transformar la respuesta frente al próximo patógeno desconocido (o enfermedad X) mediante plataformas de respuesta rápida e innovaciones.
  3. Conectar y promover la colaboración global.
 

[Evidencia publicada entre el 03/03/2020 y el 09/03/2021]

Novedades en los factores de riesgo

Obesidad

De las 2,5 millones de muertes por COVID-19 registradas hasta fines de febrero de 2021, 2,2 millones (el 88%) ocurrieron en países donde más de la mitad de la población sufre de sobrepeso, según un estudio del World Obesity Forum. Y un estudio en EE. UU. confirma que la obesidad es un factor de riesgo para la hospitalización y muerte, particularmente en personas menores de 65 años.

Grupo sanguíneo

Un estudio proporciona una posible explicación molecular a la asociación entre el grupo sanguíneo A y el mayor riesgo de enfermar gravemente de COVID-19. El dominio de unión al receptor (RBD) del SARS-CoV-2 se une también a antígenos del grupo A que se expresan en las células epiteliales del tracto respiratorio, pero no en los glóbulos rojos.

Estatinas

Un análisis retrospectivo sugiere que el uso de estatinas reduce las muertes por COVID-19. Las y los autores compararon 648 pacientes que tomaban regularmente estatinas antes de enfermar con 648 pacientes equivalentes que no tomaban estatinas. La mortalidad en el hospital en los primeros 30 días fue de 14,8% versus 26,5%. Las estatinas tienen propiedades antiinflamatorias y antitrombóticas y además podrían reducir la infectividad viral a través de su efecto sobre los lípidos de la membrana celular.

Activación de neutrófilos: indicador de enfermedad grave y muerte

Dos estudios señalan la activación de los neutrófilos como un indicador predictivo de COVID-19 grave y muerte. Uno de ellos encontró que las personas con desenlace desfavorable mostraban una mayor activación del sistema inmune innato, particularmente los neutrófilos, en el momento de ingresar al hospital. El otro, encontró un aumento en los marcadores de activación de los neutrófilos el primer día de hospitalización en aquellos pacientes que más tarde acabaron en terapia intensiva.

La inmunidad frente a las variantes- las células T podrían salvar la situación

Un estudio con sangre de pacientes convalecientes o personas vacunadas con la vacuna de Pfizer / BioNTech muestra una actividad neutralizante reducida frente a variantes que contienen la mutación E484K en la proteína Spike (común a las variantes identificadas en Brasil y Sudáfrica).

Sin embargo, un estudio (aún no revisado por pares) muestra que el reconocimiento por parte de células T CD4 y CD8 específicas del virus, aisladas de pacientes convalecientes o personas vacunadas con la vacuna de Pfizer o la de Moderna, prácticamente no se ve afectado por las mutaciones presentes en las diferentes variantes descritas recientemente (B1.1.7, B1.351, P.1 o CAL,20C).

Resultados negativos para una serie de fármacos reutilizados

Dos ensayos clínicos controlados dan resultados negativos para fármacos que bloquean la citocina inflamatoria IL-6. Uno, en India, encontró que el tocilizumab no aporta beneficio en cuanto a la progresión de la enfermedad. El otro, un ensayo multinacional con pacientes que necesitaron oxígeno o terapia intensiva, no mostró mejora clínica en aquellos que recibieron sarilumab. Otros estudios han mostrado beneficio para este tipo de fármacos, pero podría depender del momento en que se administran y de si los pacientes también reciben corticosteroides.

Un ensayo clínico en Colombia con 476 pacientes muestra que la ivermectina, un fármaco antiparasitario, no redujo la duración de los síntomas cuando se dio durante 5 días a 3oo ug/kg por día. Se necesitan más ensayos clínicos controlados para concluir si este controvertido fármaco puede ser útil –o no– en el tratamiento de la COVID-19.

El ensayo RECOVERY, en el Reino Unido, ha suspendido las pruebas con colchicina (que se usa contra la inflamación y el dolor) debido a su falta de eficacia en pacientes con COVID-19. No se observó ninguna diferencia en la mortalidad a los 28 días.

Por su parte, el National Institutes of Health (NIH) de EE. UU. ha detenido su ensayo con administración temprana de plasma convaleciente ya que no se ha observado un efecto en la progresión de la enfermedad.

 

[Evidencia publicada entre el 24/02/2020 y el 02/03/2021]

Variantes: se necesita evidencia clínica

Un análisis con muestras de sangre de pacientes convalecientes o personas vacunadas muestra que las mutaciones en la variante B1.351, identificada en Sudáfrica por primera vez, pueden escapar parcialmente al efecto neutralizador de los anticuerpos. Otro estudio confirma esta observación, pero no encuentra evidencia (en el laboratorio) de que esta variante tenga una mayor capacidad infectiva.

Otras variantes identificadas en California y otros lugares portan una mutación (L425R) que se cree que podría aumentar su capacidad infectiva o facilitar el escape a la inmunidad. Sin embargo, se necesitan más estudios para confirmarlo.

En definitiva, la información más valiosa vendrá de la clínica, en el caso de que se observe una reducción en la eficacia de la inmunidad o una mayor tendencia de reinfecciones asociadas a una variante en particular.

COVID crónico: aún un enigma pero ya una prioridad

Alrededor de 1 de cada 10 personas que han estado infectadas con el virus sigue encontrándose mal 12 semanas después, según un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El documento proporciona guías sobre cómo diagnosticar, tratar e investigar mejor esta condición, que aún no se entiende del todo pero que puede ser muy incapacitante.

La vigilancia en zonas de pocos recursos

La prevalencia de infección en una población puede medirse con bastante precisión incluso cuando se prueban muestras agrupadas en vez de pruebas individuales. Un estudio muestra que es posible detectar una prevalencia del 1% (1 de cada 100 personas infectadas) a partir de 2.304 muestras agrupadas y realizando solo 48 test.

Con ayuda de los neandertales

Un nuevo estudio de asociación genética indica que una variante de un gen heredado de los neandertales podría reducir alrededor de un 20% el riesgo de enfermar gravemente por COVID-19. Esta variante, situada en el cromosoma 12, codifica para proteínas (enzimas) que tienen un rol en la defensa frente a virus de ARN. El ADN neandertal pasó a los humanos hace unos 60.000 años (gracias al cruce entre ambos) y su frecuencia ha aumentado en los últimos mil años. Ahora se encuentra en hasta el 50% de las personas que viven fuera de África.

Anticuerpos: el 1% “top”

Un estudio muestra que alrededor del 1,4% de los anticuerpos aislados en pacientes convalecientes exhibe una capacidad neutralizante extremadamente elevada frente al SARS-CoV-2. Uno de esos anticuerpos fue capaz de neutralizar la variante original, así como aquellas que tienen las mutaciones D614G, E484K y N501Y. También fue eficaz previniendo y tratando la infección por SARS-CoV-2 en hámsteres.

Más sobre vacunas

Una nueva vacuna aprobada en EE. UU. y seguramente pronto en Europa

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos ha aprobado la vacuna de Johnson & Johnson para su uso en personas de 18 años o más. Esta vacuna usa un vector viral (Ad26) y tiene la ventaja de requerir una sola dosis. El ensayo clínico mostró que, 28 días después de la inmunización, la vacuna tuvo una eficacia de alrededor del 70% para prevenir síntomas y del 100% para prevenir la muerte por COVID-19. Los resultados del ensayo sugieren que la vacuna también redujo el número de infecciones asintomáticas.

Se confirma la eficacia de la vacuna de Pfizer en Israel y el Reino Unido

Un estudio con 600.000 personas vacunadas en Israel muestra que la efectividad de la vacuna (es decir, en qué medida protege en condiciones de vida real) a partir de siete días tras la segunda dosis fue del 94% para la COVID-19 sintomática y del 92% para la enfermedad grave. No se observó ninguna muerte por COVID-19 en el grupo vacunado con ambas dosis. La efectividad de la vacuna fue similar en las personas jóvenes y mayores.

Otro estudio con personal sanitario en el Reino Unido (más de 20.000 personas) confirma estos resultados: la protección frente a síntomas fue del 85% a partir de una semana tras la segunda dosis. El estudio también proporciona una evidencia que sugiere que la vacuna podría reducir la transmisión viral, ya que redujo el número de infecciones tanto asintomáticas como sintomáticas. Este estudio aún no ha sido revisado por pares.

 

[Evidencia publicada entre el 17/02/2020 y el 23/02/2021]

La diferencia está en el azúcar

La evidencia sugiere que la proteína Spike del SARS-CoV-2 se une con mayor afinidad al receptor humano ACE2 que la del SARS-CoV-1. Un estudio muestra que esto se debe a que el dominio de unión del SARS-CoV-2 interactúa con un azúcar (o glicano) pegado a un aminoácido (asparagina en posición 90) del ACE2. Esta interacción no existe en el SARS-CoV-1. Estos resultados podrían ayudar a desarrollar estrategias para bloquear la infección viral.

Mutaciones virales y anticuerpos monoclonales

Un año tras su aparición, la población de SARS-CoV-2 ha acumulado más de 75 mutaciones que podrían tener implicaciones no solo para las vacunas sino también para las terapias a base de anticuerpos monoclonales. De hecho, un estudio ha “cartografiado” las mutaciones en el dominio de unión del virus que podrían escapar al efecto de los anticuerpos monoclonales desarrollados por REGENERON y Lilly. Los resultados muestran que algunas mutaciones con potencial de “escape” ya están circulando en la población humana.

¿Falta de detección en África?

Un estudio llevado a cabo en un hospital de Zambia sugiere que muchos casos y muertes por COVID-19 no se han registrado porque no se diagnosticaron. Se detectó SARS-CoV-2 en el 16% de las 400 personas a las que se practicó un frotis post mortem. Aunque el número de muertes confirmadas por COVID-19 en el continente africano representa solo una fracción del total global, ya ha superado las 100.000 y va en rápido aumento.

20 millones de años de vida perdida por la COVID-19

Más de 20,5 millones de años de vida se han perdido a causa de la COVID-19 a nivel global, con un promedio de 16 años perdidos por cada muerte, según un estudio con datos de 81 países. En los países más afectados, esta cifra es de 2 a 9 veces superior a la de la gripe estacional. Tres cuartas partes de los años de vida perdidos resultan de las muertes en personas menores de 75 años. Los hombres han perdido un 45% más de años de vida que las mujeres.

Inhibición de la respuesta al interferón alfa

Los pacientes con COVID-19 grave producen anticuerpos que inhiben la respuesta coordinada al interferón alfa, una de nuestras primeras líneas de defensa antiviral. Un estudio ha comparado la expresión de genes en una gran variedad de células del sistema inmunitario en pacientes con enfermedad moderada o grave.

Células B de memoria longevas

Otro estudio en pacientes que tuvieron síntomas leves o moderados apunta a una inmunidad duradera: aunque se observó una caída de anticuerpos en los cuatro meses posteriores a la infección, las células B de memoria frente al virus se acumulan con el tiempo.

Un lipopéptido por vía intranasal

La administración intranasal de un lipopéptido, que inhibe la fusión entre la membrana viral y la celular, ha logrado bloquear por completo la transmisión viral en hurones. Estos lipopéptidos son muy estables y podrían representar una profilaxis segura y efectiva para reducir la transmisión del SARS-Cov-2.

Más datos sobre las vacunas aprobadas

Un mayor intervalo entre dosis para la vacuna de Oxford

Un análisis combinado de los ensayos de la vacuna de Oxford indica que la eficacia fue mayor cuando el intervalo entre las dos dosis fue más largo (81,3% con un intervalo de 12 semanas versus 55% con un intervalo inferior a las 6 semanas). No hubo ninguna hospitalización por COVID-19 en los 21 días posteriores a la primera dosis en el grupo vacunado, frente a 15 en el grupo de control.

Protección tras la primera dosis de Pfizer

Un estudio en Israel comparando personal sanitario vacunado y no vacunado muestra que las infecciones por SARS-CoV-2 se redujeron un 30% en los primeros 14 días tras recibir la primera dosis y un 75% entre los días 15 y 28. Sin embargo, no se sabe cuánto tiempo dura la protección si se administra una sola dosis.

Protección frente a la hospitalización

Resultados preliminares de Escocia sugieren que, cuatro semanas después de la primera dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech o la de Oxford/AstraZeneca, las hospitalizaciones se redujeron entre un 85% y un 94%. En total, se hospitalizó por COVID-19 a 8.000 personas, de las cuales solo 58 estaban en el grupo vacunado. Estos resultados aún no han sido revisados por pares. Por su parte, Israel ha anunciado que la vacuna de Pfizer previene hospitalizaciones y muertes por COVID-19 con una eficacia del 98,8%.

 

[Evidencia publicada entre el 10/02/2020 y el 16/02/2021]

Más sobre su origen

La aparición del SARS y SARS-CoV-2 podría ser una consecuencia directa del cambio climático, que ha provocado cambios en la distribución de murciélagos en la provincia china de Yunnan y regiones vecinas, según un estudio.

De hecho, la distribución geográfica de murciélagos que albergan coronavirus relacionados con el SARS-CoV-2 se extiende sobre más de 4.800 km, desde Japón y China hasta Tailandia.

Por su parte, una misión liderada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que ha visitado China recientemente concluye que el “salto” de murciélagos a humanos probablemente involucró a un huésped intermediario, como el conejo, el hurón o la rata de bambú, animales susceptibles al virus y que se vendían en el mercado de Wuhan.

¿Otro factor de riesgo?

El bajo peso al nacer se ha identificado como un factor que aumenta el riesgo de enfermar gravemente por COVID-19 en adultos menores de 70 años, según un estudio de una cohorte de casi 400 pacientes del Hospital Clínic de Barcelona.

¿Ausencia de protección cruzada por catarros comunes?

Muchas personas tenían anticuerpos con reactividad cruzada al SARS-CoV-2 antes de la pandemia, como resultado de infecciones por los coronavirus del resfriado común.

Un estudio muestra que, aunque estos anticuerpos aumentan tras la infección por SARS-CoV-2, no confieren protección.

Lactancia y COVID-19

Un estudio ha analizado muestras de leche materna de mujeres con COVID-19. Ninguna muestra contenía virus, pero el 80% de las muestras presentaba anticuerpos anti-SARS-CoV-2 de tipo IgA y/o IgG. Además, el 62% de las muestras pudieron neutralizar al virus en el laboratorio. Estos resultados apoyan la recomendación de seguir con la lactancia en casos leves o moderados de la enfermedad.

Fármacos “reciclados”

Un fármaco para la artritis reumatoide

El ensayo RECOVERY en el Reino Unido muestra que el tocilizumab (un anticuerpo contra la citocina inflamatoria IL6) reduce de manera significativa la mortalidad en pacientes con COVID-19 grave: el 29% de mortalidad en los pacientes tratados con tocilizumab y dexametasona al cabo de 28 días, comparado con el 33% en el grupo tratado solo con dexametasona. El tocilizumab, además, acortó el tiempo de hospitalización y redujo la necesidad de ventilación mecánica.

Anticoagulantes

El análisis de una cohorte nacional de pacientes con COVID-19 en EE. UU. muestra que la administración temprana de anticoagulantes en pacientes hospitalizados con COVID-19 se asoció con una menor mortalidad a los 30 días y no se observó un mayor riesgo de hemorragias.

Nanocuerpos diseñados

Los anticuerpos derivados de camellos (o nanocuerpos) son más pequeños que los anticuerpos humanos y, por lo tanto, más fáciles de producir y administrar. Un equipo ha diseñado nanocuerpos que se unen simultáneamente a distintas regiones (epítopos) de la proteína Spike. Estos nanocuerpos multivalentes son mucho más potentes neutralizando al virus y podrían funcionar contra las diferentes variantes.

De hecho, es posible desarrollar anticuerpos y vacunas pan-virus capaces de reconocer a una amplia variedad de coronavirus, dicen las personas expertas.

Anafilaxis y vacunas de ARNm

Al día de hoy se han administrado 18 millones de dosis de vacunas de ARNm en los EE. UU. y se han notificado solo 66 casos de anafilaxis (es decir, el 0,0003%). Todos los casos menos uno ocurrieron en los primeros 11 minutos, y no hubo ninguna muerte.

Buenas señales desde Israel

En Israel, el 90% de los adultos mayores de 60 años ha recibido una o dos dosis de la vacuna Pfizer, y los efectos comienzan a verse. El número de casos sintomáticos en las 600.000 personas que han recibido ya las dos dosis ha caído en un 94%. Y la probabilidad de desarrollar enfermedad grave ha sido un 92% menor.

Además, resultados preliminares muestran una reducción significativa en la carga viral en las personas mayores de 60 años un mes después de haber comenzado a administrar la primera dosis en este grupo poblacional. Esto sugiere que la vacunación también puede reducir la transmisión.

 

[Evidencia publicada entre el 03/02/2020 y el 09/02/2021]

Últimas noticias sobre las variantes

Eficacia de las vacunas

Un análisis más detallado del ensayo de AstraZeneca/Oxford muestra que, aunque los anticuerpos inducidos por la vacuna son menos eficaces neutralizando la variante B1.1.7 en el laboratorio, la eficacia de la vacuna contra infecciones sintomáticas causadas por dicha variante es apenas menor (75% versus 84%).

Sin embargo, un pequeño ensayo con 2.000 personas en Sudáfrica muestra que la misma vacuna ofreció poca protección contra la enfermedad leve o moderada causada por la variante B1.3.5. Se espera que proteja contra la hospitalización y la muerte, pero las autoridades han decidido parar la introducción de la vacuna de AstraZeneca y comenzar a vacunar con la de Johnson & Johnson hasta que haya más datos.

Evolución convergente

El Reino Unido ha detectado un número pequeño de variantes B1.1.7 que han desarrollado la mutación E484K. Esta mutación también se encuentra en las variantes de Brasil y Sudáfrica, y puede ayudar al SARS-CoV-2 a escapar parcialmente de la inmunidad.

Transmisión: entendiendo quién, cuándo y cómo

Un análisis realizado en los EE. UU. concluye que por lo menos el 65% de los contagios por SARS-CoV-2 se originaron a partir de personas de entre 20 y 49 años de edad.

Otro análisis de 282 clústeres de transmisión en Cataluña muestra que la carga viral es un factor clave en la transmisión del SARS-CoV-2. Las personas con carga viral baja contagiaron al 12% de sus contactos, mientras que las personas con carga viral alta infectaron al 24% de sus contactos.

Un estudio de seguimiento con 655 pacientes hospitalizados en Francia concluye que el pico de la carga viral ocurre, de promedio, un día antes del inicio de los síntomas, y que la caída en la carga viral es más lenta en las personas mayores. También confirma que la dinámica de la carga viral tras la hospitalización es un indicador del riesgo de muerte.

Otro estudio de seguimiento con más de 200 pacientes muestra que un 5% sigue dando positivo por PCR tras 90 días. Sin embargo, no se observó transmisión a contactos cercanos, lo cual indica que estos individuos ya no son infecciosos tras la resolución de los síntomas.

Ahora está claro que el SARS-CoV-2 se transmite principalmente por el aire, cuando las personas hablan o respiran, expulsando gotas respiratorias y aerosoles. En cambio, la infección a través de superficies contaminadas parece ser muy poco frecuente.

¿Tratamientos prometedores?

El interferón lambda-1 es una pequeña molécula implicada en la respuesta innata contra patógenos respiratorios. Un pequeño ensayo con pacientes de COVID-19 no hospitalizados muestra que una inyección subcutánea de esta molécula logra disminuir la carga viral en estos pacientes, con respecto al grupo placebo.

Un equipo ha usado ARN mensajero (ARNm) para expresar una enzima (Cas13) conocida por inactivar a virus de ARN. En hámsteres, la administración de este ARNm Cas13a mediante un nebulizador redujo la replicación del SARS-CoV-2 y los síntomas de la enfermedad.

Más sobre vacunas

Un análisis más detallado de los ensayos de la vacuna de Oxford/AstraZeneca arroja información adicional: no hubo hospitalizaciones en el grupo vacunado a partir de 21 días de haber recibido la primera dosis, comparado con 15 en el grupo de control; la eficacia de la vacuna entre 22 y 90 días después de haber recibido la primera dosis fue del 76%; y, en el grupo que recibió dos dosis enteras, la eficacia aumentó cuando el intervalo entre las dosis fue mayor: 82% para un intervalo de 12 semanas contra 55% para un intervalo igual o inferior a 6 semanas. Los resultados de PCR sobre muestras nasales obtenidas de personas vacunadas también sugieren que la vacuna podría reducir la transmisión viral.

Efectos indirectos

En muchos países, tanto el diagnóstico como el tratamiento del cáncer se han visto parcial o completamente perturbados por la pandemia (en España, por ejemplo, el número de nuevos diagnósticos de cáncer cayó un 20% en el 2020). Esto significa que la mortalidad por cáncer seguramente aumentará en los próximos años.

 

[Evidencia publicada entre el 27/01/2020 y el 02/02/2021]

Hace un año (30 de enero de 2019), la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaraba el brote de COVID-19 una emergencia de salud pública de importancia internacional, con unos 8.500 casos confirmados a nivel global. La cifra asciende hoy a 103 millones de casos.

Periodo contagioso

Un estudio en Corea del Sur confirma que, de promedio, las personas infectadas ya no contagian siete días después del inicio de los síntomas, incluso si siguen dando positivo en las PCR durante más de 30 días. El estudio realizó cultivos virales y pruebas PCR a pacientes hospitalizados con COVID-19.

Otro factor de riesgo

La esquizofrenia puede ser un factor de riesgo para la mortalidad por COVID-19, según un estudio retrospectivo en una cohorte de 7.348 pacientes en Nueva York.

Una amplia diversidad de células T

Los linfocitos T aislados de pacientes reconocen una amplia gama de fragmentos proteicos (o epítopos) del SARS-CoV-2: por lo menos de 30 a 40 epítopos en cada persona. Estos epítopos T prácticamente no se superponen a los epítopos reconocidos por los anticuerpos, lo cual disminuye la probabilidad de que las nuevas variantes puedan también escapar a la inmunidad T.

Señales preocupantes desde Manaos

En Manaos (Brasil), un estudio de seroprevalencia indicó que, en octubre del 2020, alrededor del 76% de la población había sido infectada por SARS-CoV-2, cifra que supera el teórico umbral de inmunidad de grupo. Sin embargo, ha habido un aumento abrupto de hospitalizaciones en enero de 2021. Las posible explicaciones de este fenómeno incluyen una mayor transmisibilidad de la variante P1 y/o la capacidad de esta variante de escapar, al menos parcialmente, a la inmunidad.

¿Una sola dosis para algunas personas?

Los resultados de dos estudios (aún no revisados por pares) sugieren que, en aquellas personas que ya han pasado la infección por SARS-CoV-2, una sola dosis de vacuna (de Pfizer o Moderna) induce niveles de anticuerpos iguales o superiores a aquellos que se detectan en personas no infectadas tras dos dosis.

Datos de eficacia para otras dos vacunas candidatas

Novavax ha anunciado que su vacuna (que inocula una proteína viral) ha tenido una eficacia del 89,3% en un ensayo en el Reino Unido con más de 15.000 participantes de entre 18 y 84 años de edad. De los 62 casos sintomáticos, 56 (uno de ellos grave) ocurrieron en el grupo placebo y 6 en el grupo vacunado. Más del 50% de casos se infectaron con la variante B1.1.7, lo cual indica que la vacuna también funciona contra esta variante. Sin embargo, la eficacia disminuyó al 60% en otro ensayo más pequeño (4.400 participantes) realizado en Sudáfrica, donde circula la variante B1.3.5. La eficacia fue aún menor (49,3%) si se incluye a las personas con VIH.

Johnson & Johnson también ha anunciado resultados para su vacuna a base de vector adenoviral. Una sola dosis protegió de desarrollar síntomas (en el 72% de las personas vacunadas en EE. UU. y el 66% de las vacunadas en México), aunque la eficacia también disminuyó frente a la variante sudafricana (el 57% de las personas vacunadas en Sudáfrica). Resulta relevante que el ensayo registró suficientes casos para concluir que, tras 28 días, la vacuna ofrece una protección del 85% contra casos graves y una protección completa contra la hospitalización y la muerte, incluso en Sudáfrica.

El instituto Gamaleya ha publicado los resultados preliminares de fase 3 para su vacuna candidata (Sputnik V) basada en dos vectores adenovirales. Los resultados indican que la vacuna es segura y tiene una eficacia del 91,6%, incluso en personas mayores de 60 años.

Las farmacéuticas ya están planeando la manera de actualizar sus vacunas contra las nuevas variantes, por si fuera necesario.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha aprobado el uso de la vacuna de AstraZeneca en personas a partir de 18 años de edad. Aunque no hay suficientes datos de eficacia para personas mayores de 55, la EMA considera que la vacuna también se puede usar en esta población.

COVAX comienza a entregar vacunas

La plataforma COVAX espera entregar 35,3 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca a 36 países de Latinoamérica y el Caribe entre mediados de febrero y finales de junio, ha anunciado la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

 

 

[Evidencia publicada entre el 20/01/2020 y el 26/01/2021]

Más sobre las variantes virales

Buenas noticias

Moderna ha anunciado que su vacuna sigue siendo eficaz frente a las variantes identificadas por primera vez en Reino Unido (B1.1.7) y en Sudáfrica (B1.351). A pesar de que la neutralización se ha reducido hasta seis veces en el caso de la variante B1.351, los niveles de anticuerpos inducidos por la vacuna siguen por encima de los niveles necesarios para la protección. De todas maneras, la farmacéutica está actualizando una versión de su vacuna para esta variante, por si fuera necesario.

¿No tan buenas?

Según un informe de un grupo asesor del Reino Unido, análisis recientes sugieren que la variante B1.1.7 podría provocar una enfermedad más grave. Sin embargo, se necesitan más datos para confirmar estas observaciones.

Las virtudes del rastreo de contactos

Un análisis de tasas de mortalidad por COVID-19 en 139 países muestra, sin sorpresas, que un buen sistema de rastreo de contactos es decisivo no solo para atajar la transmisión sino también para disminuir la tasa de mortalidad.

Estimación de las infecciones asintomáticas

La recogida y el análisis de datos de numerosos estudios indica que por lo menos una de cada tres infecciones por SARS-CoV-2 es realmente asintomática (es decir, que nunca desarrolla síntomas).

Anticuerpos de “mal” tipo

Varios estudios sugieren que los anticuerpos dirigidos contra nuestras propias proteínas o tejidos (llamados autoanticuerpos) podrían estar causando o amplificando formas graves de la enfermedad. Se han detectado autoanticuerpos que reconocen una variedad de dianas –incluyendo el interferón, las células B y otros componentes del sistema inmune, al igual que componentes de la membrana celular como fosfolípidos y más recientemente anexina A2– en pacientes con COVID-19 grave. Esto podría explicar los daños que perduran en algunos órganos de estos pacientes.

Más sobre los tratamientos

Anticoagulantes

Una serie de ensayos clínicos a nivel mundial muestra que el tratamiento con una dosis de heparina en pacientes con enfermedad moderada reduce el riesgo de requerir ventilación mecánica.

Anticuerpos monoclonales

Una combinación de dos anticuerpos monoclonales desarrollados por Eli Lilly redujo de manera significativa la carga viral en pacientes con enfermedad de leve a moderada tras 11 días, comparado con el grupo placebo.

Además, la farmacéutica ha anunciado que uno de los anticuerpos redujo en hasta 80% el riesgo de desarrollar síntomas de COVID-19 en residentes de hogares para personas mayores cuando se les administró de manera preventiva. Aunque este tratamiento no sustituye a la vacuna, podría usarse para evitar brotes si ya es demasiado tarde para vacunar.

Otro estudio ha diseñado un anticuerpo monoclonal humano que puede reconocer y neutralizar una amplia gama de virus tipo SARS, incluyendo el SARS-CoV-2.

Un fármaco del mar

La plitidepsina, un fármaco antitumoral derivado de un invertebrado marino, resulta mucho más eficaz que el remdesivir para inhibir la replicación del SARS-CoV-2 en líneas celulares y en ratones infectados con el virus. El fármaco, desarrollado por Pharmamar bajo el nombre de aplidna, se probará ahora en pacientes con COVID-19.

Más sobre las vacunas

Estudios preclínicos en ratones y/o monos arrojan resultados prometedores para la vacuna candidata de Novavax (que consiste en nanopartículas de la proteína Spike) y para una vacuna que usa un vector viral (MVA-CoV2-S) desarrollada por un equipo español.

En cambio, Merck ha anunciado que suspende el desarrollo de sus dos vacunas candidatas tras analizar los resultados de fase 1. Las vacunas, aunque bien toleradas, inducen una respuesta inmune menos fuerte que la que se observa tras una infección natural.

Reacciones anafilácticas

De los 1,9 millones de dosis de la vacuna Pfizer administrados en los EE. UU. entre el 14 y el 30 de diciembre de 2020 se han notificado 21 casos de anafilaxis, lo que corresponde a una tasa de 11 casos por cada millón de dosis administradas. No ha habido ninguna muerte.

Impacto de la vacunación

Israel ha vacunado al 75% de su población mayor y el efecto comienza a notarse: se ha registrado una reducción del 60% en el número de hospitalizaciones de personas mayores vacunadas, según datos recientes. Evaluar el impacto de la vacunación en la transmisión a nivel comunitario llevará más tiempo.

Desigualdades pandémicas

Los multimillonarios más ricos del mundo han tardado solo nueve meses en recuperar la fortuna que tenían antes de la pandemia. Las personas más pobres del planeta tardarán más de una década en recuperarse, según el informe El virus de la desigualdad, publicado por Oxfam. Esta pandemia tiene el potencial de aumentar la desigualdad económica en casi todos los países del mundo al mismo tiempo, algo que no había ocurrido desde que se tienen registros.

 

[Evidencia publicada entre el 13/01/2020 y el 19/01/2021]

¿Un precursor de la variante B1.1.7?

La secuenciación genómica de virus aislados de un paciente italiano con infección persistente sugiere que variantes de SARS-CoV-2 con la mutación en la posición 501 de la proteína Spike circulaban incluso antes de septiembre del 2020. El virus evolucionó dentro del mismo paciente, acumulando tres mutaciones adicionales en menos de tres meses.

Efecto combinado

Las y los expertos señalan que, a la hora de analizar el efecto potencial de mutaciones en esta y otras variantes de SARS-CoV-2, es importante mirar más allá de una sola mutación puntual, y considerar las interacciones entre las diferentes mutaciones presentes en la variante. Esto implica integrar datos genómicos con evidencia clínica y estudios en el laboratorio.

El SARS-CoV-2 puede infectar el cerebro

El SARS-CoV-2 puede infectar neuronas en la corteza cerebral y alterar su metabolismo, según un estudio que ha usado tres estrategias independientes para confirmarlo: miniórganos de cerebro humano cultivados en el laboratorio, ratones que expresan en receptor humano ACE2, y autopsias de pacientes fallecidos por COVID-19.

Impacto de la COVID-19 en Brasil

Un estudio de los primeros 250.000 pacientes hospitalizados con COVID-19 en Brasil muestra que casi la mitad tenían menos de 60 años de edad y que dos de cada cinco pacientes murió. La mortalidad en el hospital fue mayor en áreas donde los sistemas de salud ya eran frágiles.

Más buenas noticias sobre la duración de la inmunidad

Las células B de memoria específicas de SARS-CoV-2 persisten más de seis meses y producen anticuerpos que son más potentes y probablemente más resistentes a mutaciones en la proteína Spike que aquellos que se producen un mes tras la infección, según un estudio de la Universidad de Rockefeller.

Un estudio en el Reino Unido, que siguió a 20.000 trabajadoras y trabajadores sanitarios, muestra que las personas que han pasado la COVID-19 están protegidas de la enfermedad durante más de seis meses, aunque algunas aún pueden infectarse en nariz y garganta, y por lo tanto transmitir el virus.

De pandémico a endémico

Un modelo predice que, una vez que el SARS-CoV-2 se vuelva endémico, la infección en la infancia causará poco más que un catarro común pero será suficiente para inducir una inmunidad duradera que proteja más tarde contra la enfermedad grave.

Resultados para más vacunas candidatas

Resultados de fase 1 y 2 para una candidata a base de vector adenoviral

La vacuna candidata de Janssen (Ad26.COV2.S) indujo un buen nivel de anticuerpos neutralizantes en todos los y las participantes entre 30 y 60 días después de una sola dosis. La respuesta de anticuerpos y células T fue más baja en adultos mayores de 65 años, lo cual suscita la duda de si una sola dosis será suficiente para proteger a esta población. Actualmente se está llevando a cabo un ensayo de fase 3 con una o dos dosis de la vacuna.

¿Resultados finales de eficacia para la vacuna de Sinovac?

Un equipo de Brasil ha anunciado que la eficacia de la vacuna de Sinovac, a base de virus inactivado, es de alrededor del 50% (tras haber anunciado una eficacia del 78% la semana anterior). El ensayo se ha llevado a cabo en personal sanitario (9.200 personas) y se han registrado 167 casos en el grupo placebo contra 85 en el grupo vacunado. Ninguno de los casos vacunados ha necesitado hospitalización. Por su parte, Sinovac ha dicho que la eficacia podría ser mayor (casi del 70%) si las dosis se espaciaran tres semanas (en vez de dos). Turquía e Indonesia, que también han llevado a cabo ensayos clínicos con la vacuna, han autorizado su uso.

Vacunación: un comienzo muy desigual

Más de 39 millones de dosis se han administrado en 49 países de renta alta. Solo 25 dosis se han dado en un país de renta baja. “El mundo está al borde de un fracaso moral catastrófico” ha declarado el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Ghebreyesus.

 

[Evidencia publicada entre el 06/01/2020 y el 12/01/2021]

Hace un año se notificaba la primera muerte por COVID-19. Hoy el mundo ha alcanzado casi dos millones de muertes.

Más sobre las variantes virales

¿Más transmisibles?

Un análisis actualizado por Public Health England indica que el 15% de los contactos de las personas infectadas con la variante B1.1.7 se contagió, comparado con el 11% de los contactos de personas infectadas con otras variantes. El aumento de la transmisión se observa en todos los grupos de edad, lo cual descarta un efecto especial en la población infantil.

¿Escapan a la inmunidad?

Datos experimentales preliminares sugieren que las mutaciones de la variante B1.1.7 no afectan el reconocimiento de anticuerpos que resultan de la inmunidad natural o de la inmunidad por la vacuna de Pfizer. Sin embargo, la mutación E484 –presente en una variante de Sudáfrica que se está propagando rápidamente y en otra de Brasil– podría reducir el efecto de los anticuerpos neutralizantes, según otro estudio.

Estimación del porcentaje de personas infectadas

Un estudio que ha usado datos de casos reportados y estudios de seroprevalencia estima que, a mediados de noviembre, el 14,3% de la población de Estados Unidos había sido infectada por el SARS-CoV-2. Esta cifra es tres veces mayor que los casos reportados, pero aún está muy lejos de la inmunidad de rebaño.

Según estimaciones recientes basadas en el número de muertes por COVID-19 y la tasa de letalidad por infección (IFR), una de cada cinco personas (el 22%) de la población de Inglaterra puede haberse infectado.

Y dos estudios en África sugieren que el virus circula más de lo que se piensa: un análisis de donantes de sangre en Kenia muestra una seroprevalencia promedio del 4,3%, mientras que otro estudio con 700 voluntarios en la República del Congo indica que el 15% de la población tiene anticuerpos frente al virus.

Covid larga

Un estudio de seguimiento en China, con más de 1.700 pacientes de COVID-19, muestra que seis meses después de haber enfermado, alrededor del 75% todavía presentaba por lo menos un síntoma (principalmente cansancio, debilidad muscular, dificultad para dormir, ansiedad o depresión). Un porcentaje considerable de aquellos que habían enfermado gravemente todavía tenían una función pulmonar anormal, lo que subraya la necesidad de seguir a los pacientes una vez han recibido el alta hospitalaria.

Sobre la importancia de los anticuerpos IgA

Dos estudios subrayan esta semana el papel de los anticuerpos de tipo IgA para eliminar el virus. Un estudio muestra que en las primeras fases de la enfermedad se producen anticuerpos de tipo IgG, IgM e IgA, pero que las IgA pueden ser más efectivas para neutralizar el virus y controlar la infección. Los anticuerpos IgA disminuyeron en sangre tras un mes, pero permanecieron detectables en saliva hasta 73 días después de la aparición de los síntomas. Otro estudio muestra que los dímeros de IgA (que son la forma dominante en las mucosas de nariz y garganta) son mucho más potentes a la hora de neutralizar el SARS-CoV-2 que los monómeros (que circulan en sangre).

Memoria inmunitaria: por lo menos 8 meses

Science ha publicado los resultados de un estudio que analiza los diferentes compartimentos de la memoria inmunitaria frente al SARS-CoV-2. Los anticuerpos IgG frente a Spike se mantuvieron estables durante más de seis meses. Las células B de memoria específicas de Spike eran más abundantes tras seis meses de infección (con respecto a un mes). Y la vida media de las células T específicas del virus se estimó que era de tres a cinco meses.

Resultados más sólidos para dos tratamientos

Plasma convaleciente: ¿sí, si se administra temprano?

Un ensayo clínico controlado en Argentina ha mostrado que el plasma convaleciente puede reducir la progresión de la COVID-19 en personas adultas mayores cuando se administra en las primeras 72 horas tras la aparición de los síntomas, y si se selecciona plasma con altos niveles de anticuerpos anti-SARS-CoV-2.

Fármacos antiinflamatorios

Un ensayo en el Reino Unido muestra que, en pacientes gravemente enfermos de COVID-19, el tratamiento con antagonistas de la IL-6 (normalmente usados para la artritis reumatoide) puede mejorar el desenlace de la enfermedad y reducir la mortalidad. Los resultados aún no han sido revisados por pares.

Más sobre las vacunas

Indonesia ha aprobado la vacuna a base de virus inactivado de la compañía china Sinovac, tras un análisis preliminar de fase 3 que muestra una eficacia del 65%. Brasil ha comunicado una eficacia del 78% para la misma vacuna. Aún no se han publicado los datos detallados de estos ensayos.

Los gorilas también lo atrapan

Varios gorilas del zoológico de San Diego han dado positivo para SARS-CoV-2 y presentan algunos síntomas moderados. Preocupa el impacto que pueda tener el virus en estos y otros simios en peligro de extinción.

 

[Evidencia publicada entre el 23/12/2020 y el 05/01/2021]

Más sobre variantes virales

Un informe publicado por el Imperial College, basado en datos genéticos y epidemiológicos, indica que una mayor proporción de personas menores de 20 años se está infectando con la variante británica (llamada B1.1.7). Por ahora, los datos indican que esta variante es realmente más transmisible. Aunque aún no se conocen las razones precisas, B1.1.7 presenta tres mutaciones en la proteína Spike que podrían tener un impacto a nivel biológico:

  • La mutación N501Y se encuentra en el dominio que se une al receptor ACE2, y podría aumentar la fuerza con la que se une el virus a dicho receptor. Esta mutación se ha identificado en una variante en Sudáfrica (llamada 501.V2) que también parece estarse propagando más rápidamente.
  • Una deleción de dos aminoácidos (69,70 del) podría ayudar a evadir el efecto de ciertos anticuerpos. Esta deleción también se describió en una variante aislada de una granja de visones en Dinamarca.
  • La mutación P681H se encuentra junto a una región (llamada sitio de corte de furina) que aumenta la capacidad infectiva del virus. Esa misma mutación se ha detectado en una variante independiente identificada en Nigeria.

Una hipótesis es que esta variante pueda haber surgido en un paciente inmunocomprometido, en el cual un sistema inmune debilitado provee una oportunidad al virus para evolucionar. De hecho, un estudio muestra que pacientes fuertemente inmunosuprimidos pueden permanecer infectados por SARS-CoV-2 durante al menos dos meses.

Estimaciones con modelos matemáticcos sugieren que, con esta nueva variante, se necesitan medidas restrictivas más estrictas para reducir la Rt por debajo de 1.  

La aparición de esta y otras variantes potencialmente preocupantes subraya aún más la urgente necesidad de controlar la transmisión del virus y vacunar lo más rápidamente posible.

Necesidad de un cribado más eficiente

Un análisis en Francia encontró que 9 de cada 10 casos no se detectaron durante las siete semanas después del primer confinamiento (del 11 de mayo al 28 de junio de 2020), incluso si la tasa de pruebas positivas no excedió las recomendaciones de la OMS (5%). Solo 31% de individuos con síntomas compatibles con COVID-19 consultó con un médico durante el periodo de estudio. Esto indica que se requiere de un cribado más agresivo para controlar la pandemia.

Datos adicionales sobre la duración de la inmunidad

Un estudio de seguimiento de personal sanitario (12.541 individuos) en el Reino Unido muestra que la presencia de anticuerpos IgG frente a las proteínas Spike y nucleocáspide se asoció con un riesgo considerablemente menor de infección por SARS-CoV-2 en los siguientes seis meses. Solo dos individuos con anticuerpos tuvieron una prueba positiva por PCR durante las 31 semanas de seguimiento, y ambas infecciones fueron asintomáticas.

En la misma línea, un estudio en Corea del Sur detectó anticuerpos frente al virus hasta ocho meses después de una infección asintomática o leve por SARS-CoV-2, gracias a la utilización de cuatro pruebas diferentes.

Más vacunas aprobadas

El Reino Unido aprobó la vacuna de AstraZeneca/Oxford el 30 de diciembre, y ha comenzado a aplicar las primeras dosis (prevé un total de 100 millones de dosis). El Reino Unido ha decidido alargar el tiempo requerido entre las dosis para aplicar rápidamente una primera dosis a un máximo número de personas. Sin embargo, algunos expertos alertan que crear una cohorte de individuos parcialmente inmunizados podría favorecer la aparición de variantes resistentes a las vacunas. La Agencia Europa del Medicamento ha desaconsejado retrasar más de 42 días la aplicación de la segunda dosis de la vacuna de Pfizer.

Por su parte, la India ha aprobado oficialmente el uso de dos vacunas COVID-19: la desarrollada por AstraZeneca/Oxford (llamada Covishield y producida localmente por el Serum Institute of India) y otra (llamada Covaxin) basada en virus inactivado y desarrollada por Bharat Biotech, pero para la cual no se han publicado datos de eficacia.

 

[Evidencia publicada entre el 16/12/2020 y el 22/12/2020]

Una nueva variante viral – motivo de alerta, pero no de pánico

Una nueva variante que se ha propagado rápidamente en el Reino Unido (llamada B1.1.7) presenta 17 mutaciones al mismo tiempo, de las cuales 9 están en la proteína Spike. El impacto de estas mutaciones combinadas aún no está claro, pero surgen tres preguntas:

¿Es más transmisible?

Probablemente. Análisis preliminares sugieren que esta nueva variante puede ser hasta un 70% más transmisible que otras variantes que circulan. Esta observación va en línea con datos experimentales que muestran que una de las mutaciones (N501Y) puede aumentar la fuerza con la que el virus se une al receptor humano ACE2. Esta mutación también está presente en otra variante de Sudáfrica que se ha propagado rápidamente.

¿Es más letal?

No hay evidencia de ello por el momento. Una de las mutaciones (una deleción de dos aminoácidos) se ha observado en otras variantes, y un estudio sugiere que podrían disminuir la susceptibilidad del virus a algunos anticuerpos neutralizantes. Sin embargo, a día de hoy no hay evidencia de que esta variante cause formas más graves de la enfermedad.

¿Puede escapar a la inmunidad natural o a la inmunidad por vacuna?

Parece poco probable, dicen las personas expertas. Incluso si un fragmento de la proteína Spike cambia, los anticuerpos y los linfocitos T pueden reconocer diferentes fragmentos de la proteína.

Mientras tanto, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) ha hecho una serie de recomendaciones, que incluyen reforzar las medidas para frenar la propagación viral y aumentar el análisis y secuenciado de virus aislados de personas provenientes de regiones afectadas, de casos sospechosos de reinfección y de personas vacunadas que desarrollen la enfermedad.

Transmisión por personas asintomáticas

Un estudio en Singapur sugiere que las personas con infección asintomática por SARS-CoV-2 pueden resultar menos infecciosas que las personas sintomáticas: la incidencia de COVID-19 en contactos cercanos de casos sintomáticos fue 3,85 veces mayor que la de contactos cercanos de casos asintomáticos.

Estudios de seroprevalencia

Por lo menos el 10% de la población española (más de 4,5 millones de personas) ha estado expuesta al SARS-CoV-2, según resultados de la cuarta fase del estudio nacional ENE-COVID. La seroprevalencia fue más alta entre el personal sanitario (17%), las mujeres que trabajan en el sector de cuidados (16,3%), de la limpieza (13-9%) o el sociosanitario, y las migrantes (13%).

Otro estudio de seroprevalencia en Ginebra muestra que el 22% de las personas residentes presenta anticuerpos frente al virus. El estudio muestra una prevalencia mayor a la esperada en niños y niñas mayores de 6 años (23%). Los menos expuestos fueron los menores de 6 (15%) y los mayores de 65 (10-14%). Las personas más expuestas fueron aquellas entre 18 y 35 años de edad (27-28%).

Principal causa de mortalidad en los EE. UU.

En octubre, la COVID-19 se había convertido en la tercera causa de muerte en los Estados Unidos para personas mayores de 45 años. Entre noviembre y diciembre, ha pasado a ser la causa número uno, sobrepasando la tasa de mortalidad diaria para enfermedades cardiovasculares y cáncer. Los Estados Unidos representan el 4% de la población mundial y han contribuido al 19% de las muertes globales (a fecha de 14 de diciembre).

Más sobre vacunas

Codagenix y el Serum Institute de India han anunciado que comenzarán los ensayos de fase 1 para COVI-VAC, una vacuna intranasal basada en virus vivo atenuado, desarrollado con biología sintética. El ensayo se llevará a cabo en Londres.

La Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) ha otorgado autorización de emergencia a la vacuna Moderna, para su uso en personas mayores de 18 años. La vacuna mostró tener una eficacia del 94,1% (11 casos COVID-19 en el grupo vacuna y 185 casos en el grupo placebo). Todos los casos graves (30) ocurrieron en el grupo placebo.

Y la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha autorizado el uso de la vacuna Pfizer/BioNTech en los 27 Estados miembro. La Unión Europea ordenó 300 millones de dosis, pero solo habrá una cantidad limitada para uso inmediato.

 

 

[Evidencia publicada entre el 10/12/2020 y el 15/12/2020]

¿Circulando antes de lo pensado?

Un equipo italiano ha detectado material genético del SARS-CoV-2 en un frotis de garganta tomado de un niño de cuatro años a inicios de diciembre 2019, unos tres meses antes de que se confirmara el primer caso en Italia. El pequeño no había viajado, lo cual sugiere que el virus circulaba fuera de China antes de lo pensado.

¿Impacto sobre la fertilidad masculina?

Un pequeño estudio con biopsias de testículo obtenidas de pacientes con COVID-19 muestra que el virus puede infectar células germinales y afectar la producción de espermatozoides. Este hallazgo sugiere que el virus podría afectar la fertilidad masculina.

Una calculadora de riesgo de mortalidad

Un equipo de la Johns Hopkins University ha desarrollado una calculadora ‘online’ para estimar el riesgo de mortalidad por COVID-19 para la población de Estados Unidos según una serie de factores sociodemográficos y condiciones de salud.

Empleos de alto riesgo

Entre marzo y julio del 2020, el personal sanitario en el Reino Unido tuvo un riesgo 7 veces mayor de enfermar gravemente por COVID-19 comparado con el personal no-esencial. El riesgo fue incluso mayor (8 veces) para aquellos que no eran de raza blanca. Las trabajadoras y los trabajadores sociales y de educación también experimentaron un riesgo mayor (1,8 veces) comparado con las personas que realizaban trabajos no esenciales, según el análisis.

Más sobre el tratamiento

Un antibiótico no aporta beneficio

El ensayo clínico RECOVERY del Reino Unido ha encontrado que la azitromicina no aporta ningún beneficio a pacientes hospitalizados con COVID-19. Los resultados preliminares no muestran diferencias en mortalidad, avance de la enfermedad o duración de la hospitalización entre el grupo tratado y el grupo control.

Más sobre las vacunas

Pfizer /BioNTech

Esta semana se han publicado los resultados finales de fase 3 para la vacuna de Pfizer-BioNTech. Dos dosis de la vacuna, espaciadas en 21 días, fueron seguras y eficaces al 95% contra la COVID-19. La eficacia fue similar en personas de diferente edad, sexo, etnicidad, masa corporal o condiciones crónicas de salud. Hubo diez casos de COVID-19 grave tras la primera dosis, nueve de ellos en el grupo placebo y uno en el grupo vacuna. Los efectos secundarios más frecuentes fueron dolor en el lugar de la inyección, cansancio y dolor de cabeza. La incidencia de efectos adversos graves fue muy baja y similar entre el grupo placebo y el grupo vacuna. Se seguirá haciendo un seguimiento de seguridad a las y los participantes durante dos años.

¿Combinar vacunas?

Muy pronto podría comenzar un ensayo para averiguar si combinando diferentes vacunas contra la COVID-19 se puede obtener una mayor protección que con dos dosis de la misma. AstraZeneca probará una dosis de su vacuna con una segunda dosis de la de Pfizer. Esta estrategia mixta busca inducir respuestas celulares y humorales (de anticuerpos) más fuertes que con un solo tipo de vacuna. AtraZeneca también ha anunciado que explorará combinar su vacuna con la Sputnik V del Instituto Gamaleya (que usa vectores adenovirales diferentes).

Malas noticias para dos candidatas

Sanofi ha sufrido un contratiempo con su vacuna a base de proteína recombinante, que desarrolla en colaboración con GSK, debido a un problema en la dosificación, que resultó en un menor nivel de anticuerpos generados por personas mayores. Esto significa que, si se aprueba, la vacuna no podría empezar a distribuirse antes de la segunda mitad del 2021.

La Universidad de Queensland en Australia ha decidido suspender el desarrollo de su vacuna a base de proteína recombinante tras encontrar que las personas vacunadas desarrollaban anticuerpos que podrían dar resultados falsos positivos en los test para el VIH. Esto se debe a que la vacuna incluye un pequeño fragmento derivado de una proteína del VIH que sirve para estabilizar la proteína Spike del SARS-CoV-2.

 

[Evidencia publicada entre el 2/12/2020 y el 9/12/2020]

Pruebas moleculares rápidas sin amplificación

Dos estudios han descrito pruebas rápidas capaces de detectar el material genético del SARS-CoV-2 sin tener que amplificarlo. Una prueba usa sondas de ADN que se unen a secuencias específicas del ARN viral, y anticuerpos fluorescentes que se unen a estos híbridos ADN-ARN. La prueba mostró una sensibilidad del 100% y una especificidad del 99% con muestra de saliva y frotis nasofaríngeos, y da resultados en menos de una hora. La otra prueba usa el sistema CRISPR-Cas13a para detectar directamente ARN viral a partir de frotis nasales. La unión de Cas13a a secuencias específicas del virus induce la activación de sondas de ADN fluorescentes. Los resultados se pueden leer en 30 minutos mediante un lector en el teléfono móvil.

Más sobre la dinámica de transmisión

Un análisis global para entender mejor dónde ocurre la transmisión del virus muestra que las tasas de transmisión más elevadas se dan en los hogares (un 21,1% de probabilidad de infectarse). El informe del Imperial College London también indica que la probabilidad de que una persona infectada y sintomática infecte a un contacto cercano es del 12,8%, casi cuatro veces mayor que si fuera asintomática (3,5%).

Otro estudio (aún no revisado por pares) que realizó pruebas PCR de manera regular en 68 jugadores de baloncesto, muestra que, de promedio, los niveles máximos de ARN viral se observan rápidamente tras la primera detección (2,7 días), independientemente de si se desarrollan síntomas o no. Sin embargo, las personas asintomáticas eliminaron el virus más rápidamente (6,7 días) que las sintomáticas (10,5 días). Estos estudios aumentan la esperanza de que las vacunas, al reducir el número de infecciones sintomáticas, también puedan ayudar a reducir la transmisión viral.

Un estudio alemán concluye que 20 días después de haber declarado obligatorio el uso de mascarillas, el número de nuevas infecciones se redujo en un 45%.

Respuestas inmunes "desincronizadas"

Normalmente, los interferones (IFN) de tipo I y III se producen como primera línea de defensa antiviral, y preceden a la producción de citocinas inflamatorias. Sin embargo, un estudio muestra que en pacientes con neumonía por COVID-19, las citocinas inflamatorias (TNF, IL6, IL8) aumentan antes que los IFN tipo I y III , cuya producción está disminuida y retardada.

Otro tratamiento potencial

Se ha explorado el uso de un análogo de ribonucleósidos (que desestabiliza al ARN viral) como tratamiento contra el SARS-CoV-2. En hurones infectados, el tratamiento diario con el fármaco logró reducir la carga viral en las vías respiratorias altas y bloqueó completamente la transmisión del virus a otros animales. El fármaco se puede dar por vía oral y se está probando actualmente en humanos, en ensayos clínicos de fase 2 y 3.

Cuestiones éticas en los ensayos de vacunas

Ahora que algunas vacunas han demostrado ser eficaces, una pregunta comienza a surgir: ¿se debería ofrecer la vacuna a las personas voluntarias que recibieron la dosis placebo, aunque se pierda información valiosa a largo plazo? Esta semana, dos grupos de personas expertas defienden la necesidad de continuar con ensayos que incluyan un grupo placebo. Un grupo argumenta que, mientras el suministro de vacunas sea limitado, es ético continuar monitorizando a los que ya recibieron el placebo, así como lanzar nuevos ensayos con grupos placebo. Esto aumentará la probabilidad de desarrollar múltiples vacunas con perfiles favorables de beneficio / riesgo. El otro grupo dice que, en vista de la evidencia disponible, los ensayos controlados con placebo siguen siendo éticos, y propone garantizar que las personas en el grupo placebo tengan acceso a la vacuna una vez se complete el estudio. Un artículo en el New York Times incluye una propuesta interesante: tras varios meses, continuar el estudio a ciego ofreciendo el placebo al grupo vacuna y la vacuna al grupo placebo, y comparar la duración de la inmunidad entre los dos grupos.