Análisis y Desarrollo Global

COVID-19: Novedades científicas

ISGlobal COVID-19 novedades científicas
Foto: Samuel Francis Johnson / Pixabay

La epidemia, ahora pandemia, del nuevo coronavirus está avanzando a un ritmo vertiginoso. Afortunadamente, también es el caso de los estudios y la evidencia científica sobre el virus (SARS-CoV-2) y la enfermedad (COVID-19).

En este espacio, que iremos actualizando periódicamente, haremos un resumen de la información más relevante acerca del SARS-CoV2 que vaya emergiendo.

 

[Evidencia publicada entre el 02/06/2021 y el 08/06/2021]

Variante delta: ¿qué tan peligrosa es?

Datos preliminares del Reino Unido sugieren que las infecciones con la variante B.1.617.2 (delta) podrían ocasionar más hospitalizaciones, pero se necesitan más datos para confirmarlo. La buena noticia es que su transmisibilidad no parece ser tan elevada como se pensó inicialmente (un 40-50% más transmisible que alfa, y no un 75%). Además, las vacunas siguen protegiendo contra la enfermedad causada por esta variante. Solo el 3,7% de los casos de infección por delta ocurrieron en personas completamente vacunadas. Esta variante representa ahora en Inglaterra el 73% de los casos secuenciados.

Cuidado con el verano

Un estudio en colaboración con el consorcio SeqCOVID-SPAIN muestra que el verano pasado una variante (EU1) que se originó en España se propagó rápidamente por toda Europa. Esto no fue consecuencia de una mayor transmisibilidad, sino de una relajación de medidas, de más viajes y de menos cribados.

Marcador de muerte

La presencia de ARN viral en la sangre se identificó como el mejor marcador pronóstico de mortalidad en pacientes con COVID-19 grave.

Anticuerpos duraderos

Mediciones regulares de anticuerpos IgM, IgG, anti-RBD (dominio de unión al receptor) y neutralizantes en 215 pacientes con COVID-19 durante 10 meses muestran que, a excepción de las IgM, el resto de anticuerpos decae muy poco a lo largo de 10 meses, independientemente de la edad o la gravedad de la malaltia.

Novedades en tratamientos

Por la nariz

Una sola dosis intranasal de un anticuerpo neutralizante IgM (fabricado a partir de una IgG) fue altamente eficaz para prevenir o tratar la COVID-19 en ratones, incluso cuando estaban infectados con las variantes P.1 (gamma) o B.1.351 (beta). En el laboratorio, la IgM fabricada es >200 veces más potente que la IgG original neutralizando al SARS-CoV-2 y sus principales variantes.

Bajo la piel

La Administración de Medicamentos y Alimentos de EE. UU. (FDA) autorizó la administración subcutánea del cóctel de anticuerpos monoclonales de Regeneron (REGEN-COV) en pacientes no hospitalizados, ya que demostró disminuir en un 70% el riesgo de hospitalización y muerte en pacientes de riesgo. El cóctel es capaz de neutralizar todas las variantes virales actualmente en circulación, según un estudio publicado esta semana.

Y en vacunas

También bajo la piel

Un equipo australiano desarrolló un parche de alta densidad que libera directamente proteínas Spike del SARS-CoV-2 en la piel. Una sola administración del parche indujo buenas respuestas celulares y de anticuerpos en ratones, incluso frente a las principales variantes, y los protegió contra la malaltia, según un estudio aún no revisado por pares.

Combinar vacunas

Cuatro estudios publicados esta semana (aún no revisados por pares) muestran que una primera dosis de la vacuna de AstraZeneca (AZ) seguida de una segunda dosis de Pfizer se tolera bien e induce respuestas humorales (anticuerpos) y celulares potentes. Tres de los estudios (uno español y dos alemanes) no incluyeron un grupo de comparación vacunado con dos dosis de AZ, pero un cuarto pequeño estudio, también alemán, sí lo hizo. Muestra que la vacunación heteróloga aumentó en 11,5 veces el título de anticuerpos IgG contra Spike, comparado con un aumento de 2,9 veces en el grupo homólogo AZ/AZ. También indujo una mayor respuesta de células T (CD4+ y CD8+), así como niveles más elevados de anticuerpos capaces de neutralizar las variantes B.1.351 (beta) y P.1 (gamma).

Seguridad

Se han documentado algunos casos raros de miocarditis y pericarditis tras las vacunas de ARNm, sobre todo tras la segunda dosis. En la mayoría de casos, los síntomas mejoran rápidamente con medicación y descanso.

Se han administrado más de 2 mil millones de dosis de vacunas en el mundo. Menos del 1% ha llegado a los países más pobres.

[Evidencia publicada entre el 26/05/2021 y el 01/06/2021]

No solo muertes

Una primera estimación sugiere que hasta el 30% de la carga de la COVID-19 puede deberse a alguna discapacidad por la enfermedad, y no a la muerte. Usar los indicadores correctos de discapacidad y enfermedad ayudará a evaluar estrategias costo-efectivas en diferentes países.

Nuevos nombres para las variantes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció un sistema más sencillo para nombrar a las variantes de SARS-CoV-2. Cada variante de preocupación o interés recibirá un nombre del alfabeto griego. La B.1.1.7 (identificada por primera vez en Inglaterra) pasa a ser alfa, mientras que la B.1.351 (identificada por primera vez en Sudáfrica) se convierte en beta. La P.1 (Brasil) se llama ahora gamma y la B1.617.2 (India), delta.

Cargas virales desiguales

Un equipo alemán analizó muestras de PCR de más de 25.000 casos de COVID-19 con distinto grado de gravedad. Encontraron que los más jóvenes presentaban una carga viral más baja que las personas mayores, y que aquellos que fueron hospitalizados contaban con cargas virales más elevadas desde el inicio. El 8% de las personas tenían cargas muy altas en la garganta y una tercera parte de ellas eran asintomáticas, presintomáticas o tenían síntomas leves.

Autoanticuerpos

Un estudio encuentra que más del 90% de pacientes con COVID-19 en estado crítico tenían anticuerpos IgM que reaccionan con 260 antígenos propios, expresados por diferentes órganos. Estos autoanticuerpos podrían jugar un papel en el desarrollo de la enfermedad grave.

Protección indirecta

Dos estudios (no aún revisados por pares) muestran que las personas vacunadas protegen de manera indirecta a las personas que viven con ellas. Según un estudio llevado a cabo en Finlandia con personal sanitario vacunado, las vacunas de ARNm no solo protegen de la infección a las personas vacunadas sino también (aunque en menor grado) a las personas no vacunadas con quien conviven (43% de protección indirecta 10 semanas tras la primera dosis). Otro estudio en Escocia apunta que los convivientes del personal vacunado tenían un menor riesgo de contraer la COVID-19 comparado con los convivientes del personal no vacunado.

La fuerza de las células T

Un análisis de respuestas humorales (anticuerpos) y celulares en personal sanitario vacunado con vacunas de ARNm muestra que, a pesar de una reducción en la actividad neutralizante de los anticuerpos frente a la variante B.1.351 (“sudafricana” o beta), no se vieron diferencias en la activación de las células T CD4+. Estos resultados indican que las mutaciones en la proteína Spike de las variantes B.1.1.7 (“inglesa” o alfa) y B1.351 no logran escapar a la respuesta T inducida contra la proteína Spike original.

¿Vacunar a los adolescentes?

El ensayo clínico de la vacuna de Pfizer en adolescentes de 12 a 15 años mostró un buen perfil de seguridad y una eficacia muy elevada contra la COVID-19. El estudio incluyó a 2.260 adolescentes; 16 casos ocurrieron en el grupo placebo y ninguno en el grupo vacunado. La vacuna ha sido aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) para su uso en mayores de 12 años. La farmacéutica Moderna también ha anunciado resultados muy similares para su vacuna y buscará autorización de la EMA para esta franja de edad.

Sí, pero…

Sin embargo, la comunidad científica ha cuestionado la ética –y la lógica– de vacunar a adolescentes en países ricos antes de vacunar a personas vulnerables en países de ingresos bajos y medios. En este sentido, la revista Science identifica 4 acciones para luchar contra la inequidad en vacunas, y el tiempo que requieren: i) donar dosis a través de COVAX (de semanas a meses), ii) aumentar la producción (meses), iii) compartir tecnología (de meses a años), y iv) construir plantas productoras a nivel global (años).

 

 

[Evidencia publicada entre el 19/05/2021 y el 25/05/2021]

Vacunas versus variantes

Las vacunas de COVID-19 actualmente usadas en Europa son efectivas contra las variantes que circulan en la región, anunció la oficina europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En efecto, datos preliminares anunciados por Public Health England, indican que las vacunas siguen protegiendo (con un 80% de efectividad) contra la enfermedad causada por la variante B.1.617.21 (“india”), pero que son necesarias dos dosis para lograr dicha protección. Se observó una ligera pérdida de efectividad para ambas vacunas: del 94% al 88% para la de Pfizer y del 66% al 60% para la de AstraZeneca. La diferencia entre vacunas podría deberse a que la segunda dosis de AstraZeneca se administra más tarde y podría tardar más en alcanzar su máxima efectividad.

Un poco de ayuda de las Apps

Se evitaron entre 284.000 y 594.000 casos de COVID-19 gracias al uso de la app de COVID-19 del National Health Service (NHS) en Inglaterra y Gales. La app fue usada por 16,5 millones de personas (el 28% de la población).

Más sobre la patología de la enfermedad

Diabetes

Un estudio muestra que el SARS-CoV-2 puede infectar directamente y matar las células beta del páncreas que producen insulina, lo cual explicaría por qué algunos pacientes desarrollan diabetes de tipo 1 tras la COVID-19.

Autoanticuerpos

Otro estudio muestra un aumento pronunciado de autoanticuerpos dirigidos contra componentes del sistema inmunitario en pacientes con COVID-19 grave, comparado con pacientes no infectados. Estos autoanticuerpos podrían exacerbar la enfermedad, como sucede en un modelo de infección por SARS-CoV-2 en ratones.

Anticuerpos antivirales

Algunos anticuerpos detectados en pacientes convalecientes podrían aumentar la infecciosidad del virus, según un estudio. Estos anticuerpos, que se dirigen contra la parte N-terminal de la proteína Spike, estaban aumentados en pacientes graves.

Más evidencia a favor de una inmunidad duradera

Dos estudios publicados esta semana sugieren que la memoria inmunitaria tras la infección natural es duradera. Uno muestra que los anticuerpos anti-Spike disminuyen a un ritmo muy lento tras un par de meses. El otro encuentra que, incluso tras infecciones leves, se induce una respuesta humoral robusta y que se pueden detectar células plasmáticas (que producen anticuerpos) en la médula ósea a los 7-8 meses tras la infección.

Covid persistente

Un estudio sueco con una cohorte de personas que sufrieron COVID-19 moderada muestra que el 26% de ellas presentó por lo menos un síntoma moderado o grave a los dos meses o más, y el 15% durante al menos ocho meses. Para un 10% de las personas, estos síntomas afectaron a su vida laboral, social o personal.

Buenas noticias para la población infantil

El seguimiento de pacientes pediátricos que desarrollaron un síndrome inflamatorio asociado con COVID (MIS-C) muestra que se observaron muy pocas secuelas en órganos seis meses después, a pesar de la gravedad de la enfermedad inicial.

Péptidos prometedores

Un equipo de Queensland (Australia) desarrolló un fármaco a base de dos péptidos que podría prevenir la infección y enfermedad por COVID-19. Un péptido reduce la entrada del virus a la célula al inhibir su interacción con el receptor ACE2. El otro reduce la replicación viral al inhibir su interacción con una proteína celular. Los investigadores esperan probar el fármaco en humanos dentro de unos meses.

Otro candidato a vacuna

Una vacuna que consiste en partículas que se asemejan al virus y se producen en plantas dio resultados prometedores de fase 1 y fase 2. La vacuna fue bien tolerada e indujo buenos niveles de anticuerpos neutralizantes (hasta 10 veces mayor a los niveles observados en pacientes convalecientes).

13.000 muertes evitadas

Según estimaciones del Public Health England, las vacunas han evitado 13.000 muertes en personas mayores de 60 años en Inglaterra, hasta el 9 de mayo de este año. La efectividad de la vacuna contra la infección sintomática fue similar para las vacunas de Pfizer y AstraZeneca (del 55-70% tras una dosis, y del 85-90% tras dos dosis).

[Evidencia publicada entre el 12/05/2021 y el 18/05/2021]

La brecha en la secuenciación

A nivel global no se están secuenciando suficientes muestras virales para poder identificar y seguir nuevas variantes virales, según indica la revista Science. Gran parte de la labor de secuenciación ocurre en países ricos, mientras que probablemente hay variantes circulando “bajo el radar” en muchos países con transmisión viral sostenida. “Sería mucho más interesante secuenciar los últimos 1.000 casos en la República Central Africana que los próximos 100.000 en Alemania,” dice una de las personas expertas entrevistadas.

Marcadores que predicen la COVID-19 grave

Los pacientes con COVID-19 grave presentan niveles elevados de marcadores asociados con la activación de la cascada de complemento (una parte del sistema inmunitario que ayuda a eliminar microbios y células dañadas) en comparación con otro tipo de pacientes con fallo respiratorio, según un estudio de Yale y la Universidad de Washington.

Asimismo, la infección asintomática y la enfermedad leve se asociaron con una respuesta temprana y robusta de células T CD8+ y plasmablastos (que se diferencian en células secretoras de anticuerpos), y una ausencia de inflamación sistemática, según un estudio que analizó de manera secuencial muestras de 200 personas con diferentes grados de gravedad. En cambio, los pacientes graves tenían una inflamación sistémica que ya era evidente desde el inicio de los síntomas.

Nuevas vacunas candidatas en fase 3

La compañía Inovio publicó los resultados de su ensayo de fase 2 (seguridad e inmunogenicidad) para su vacuna a base de ADN. El ensayo, con 400 participantes, mostró que la vacuna fue bien tolerada e indujo buenas respuestas humorales (anticuerpos) y celulares.

Sanofi y GSK también anunciaron resultados positivos de fase 2 para su vacuna basada en proteínas Spike recombinantes. Una sola dosis generó buenos niveles de anticuerpos neutralizantes en personas de todas las edades, según resultados aún no publicados. En fase 3 probarán dos formulaciones de la vacuna: una contra la variante original y otra contra la variante B.1.351 identificada por primera vez en Sudáfrica.

Mezclando vacunas

Datos preliminares del estudio Com-CoV en el Reino Unido, que está evaluando los beneficios de combinar diferentes vacunas COVID-19, sugiere que combinar una dosis de AstraZeneca y otra de Pfizer causa más reacciones secundarias leves o moderadas (como fiebre o dolor de cabeza) que si se usan dos dosis de la misma vacuna. Las reacciones sin embargo fueron temporales y no se detectó ningún problema de seguridad.

El Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) en España anunció datos preliminares de su estudio CombivacS, que muestra que administrar una dosis de Pfizer 8 a 12 semanas tras una de AstraZeneca es seguro e induce un buen nivel de anticuerpos neutralizantes.

Almacenaje más sencillo

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha recomendado que la vacuna de ARNm de Pfizer pueda almacenarse hasta un mes a 2-8ºC (en vez de solo cinco días), lo cual facilitará el manejo y la distribución de la vacuna en Europa y otros países.

[Evidencia publicada entre el 05/05/2021 y el 11/05/2021]

Contando los muertos

Un nuevo análisis del Institute for Health Metrics de la Universidad de Washington sugiere que las personas muertas por COVID-19 en el mundo son ya 6,9 millones, más del doble que la cifra oficial. En ciertos países, como India, México o Rusia, el número de muertes se ha subestimado de forma sustancial. El análisis también considera que en los próximos seis meses morirán unos 2,5 millones de personas más por COVID-19.

De interés a preocupación

El Public Health England ha decidido reclasificar uno de los tres tipos de variante “india”, la B.1.617.2: de variante de interés (variant of interest) pasa a ser considerada variante de preocupación (variant of concern) ante la posibilidad de que se esté propagando más rápidamente que las otras, y quizás tan rápido como la variante “británica” (B.1.1.7). La variante B.1.617.2 no lleva la mutación E484 asociada a cierta capacidad de escapar a la inmunidad.

Altas cargas virales en unas pocas personas 

El 2% de las personas infectadas porta el 90% de viriones que circulan en la comunidad en un momento dado, según un estudio que analizó saliva de individuos positivos para SARS-CoV-2 y que eran asintomáticos o presintomáticos. El estudio no permite determinar si todas las personas pasan por un corto periodo de alta carga viral. En todo caso, sugiere que, en un momento dado, algunas personas pueden ser más infecciosas que otras.

El secreto está en la rapidez

Un análisis de la respuesta humoral (anticuerpos) en pacientes con COVID-19 y diferentes grados de gravedad revela que la mortalidad no depende de los niveles de anticuerpos anti-SARS-CoV-2, sino de la velocidad con la que se producen. Una mortalidad más elevada se correlacionó con una seroconversión más lenta.

Más allá del lugar de unión

Un análisis detallado del repertorio de anticuerpos dirigidos contra la proteína Spike en pacientes convalecientes muestra que un alto porcentaje de anticuerpos se dirigen contra secuencias proteicas (epítopos) fuera del dominio que se une al receptor ACE2. Uno de estos epítopos (en el dominio llamado N-terminal) está frecuentemente mutado en las variantes virales, lo cual sugiere que estas mutaciones tienen consecuencias de cara a la protección inmunitaria.

Las vacunas funcionan contra las variantes

Una sola dosis de refuerzo con una vacuna de ARNm que contiene la secuencia de la variante B.1.351 (“sudafricana”) en personas previamente vacunadas aumenta los niveles de anticuerpos capaces de neutralizar dicha variante, así como la variante P.1 (“brasileña”), según la compañía Moderna.

Sin embargo, es probable que no sea necesario actualizar las vacunas para hacer frente a estas variantes, según datos reales de Qatar, donde casi todos los casos de COVID-19 están causados por las variantes B.1.1.7 o B.1.351. Dos dosis de la vacuna de Pfizer / BioNTech redujeron un 90% las infecciones por B.1.1.7 y un 75% las infecciones por B.1.351. La efectividad contra la hospitalización o la muerte fue del 97% para ambas variantes. Una sola dosis confirió una protección mucho menor, particularmente frente a la variante B.1.351.

Además, un estudio (aún no revisado por pares) que siguió a personas convalecientes durante 12 meses indica que la inmunidad en estas personas es duradera y que las vacunas de ARNm actualmente disponibles las protegerán contra las variantes circulantes.

Expandiendo el acceso global a las vacunas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha aprobado la vacuna a base de virus inactivado de la compañía china Sinopharm para uso de emergencia. Esta aprobación ampliará las opciones de vacunas para países de renta baja y media. Se estima que la eficacia de la vacuna frente a enfermedad sintomática y hospitalización es del 79% para todos los grupos de edad.

¿Un primer paso hacia una vacuna universal contra los coronavirus?

Una vacuna a base de nanopartículas con múltiples dominios de unión al receptor de SARS-CoV-2 indujo la producción de anticuerpos en macacos, capaces de neutralizar coronavirus de murciélago, SARS-CoV-1, SARS-CoV-2 y sus variantes B.1.1.7, P.1 y B.1.351. El estudio también muestra que las vacunas de ARNm disponibles actualmente podrían conferir cierta protección frente a futuros brotes por otros coronavirus relacionados.

[Evidencia publicada entre el 28/04/2021 y el 04/05/2021]

¿Cribar mejor?

Una revisión de más de 30 estudios sugiere que la saliva es tan sensible como el frotis nasal para la detección por PCR del SARS-CoV-2, y mucho menos costosa e invasiva. Por lo que, en la gran mayoría de ocasiones, las muestras de saliva podrían reemplazar los frotis nasales.

Un estudio en Inglaterra muestra que el cribado regular de una población aleatoria en una comunidad puede detectar rápidamente brotes de SARS-CoV-2, incluso con una prevalencia baja de infecciones. Esta vigilancia comunitaria podría acelerar las respuestas de salud pública.

La patología COVID-19 bajo la lupa

Varios estudios publicados esta semana miran células de forma individual para tener una mejor idea general del daño ocasionado por el SARS-CoV-2. Un estudio ha detectado profundas alteraciones en diferentes tipos celulares en el pulmón de personas que murieron por COVID-19. Otro estudio ha analizado células individuales más allá del pulmón (riñón, hígado y corazón) y ha obtenido resultados similares, mientras que experimentos con pequeños intestinos cultivados en el laboratorio muestran que la infección por SARS-CoV-2 puede interferir en la respuesta inmunitaria en el intestino.

Explicación a la pérdida de olfato

La pérdida de olfato en muchos pacientes podría deberse a que el virus infecta el epitelio olfativo humano y persiste en él, lo cual conduce a una inflamación prolongada, según un estudio.

Obesidad: riesgo confirmado

Un estudio en EE. UU. ha encontrado que, a partir de un índice de masa corporal (IMC) de 23, se da un incremento linear en la hospitalización y muerte por COVID-19. El riesgo es particularmente notable en la población menor de 40 años y en personas negras. Otro estudio con más de 70.000 pacientes en México muestra que la obesidad, por sí sola, aumenta casi tres veces el riesgo de morir por COVID-19. Otras enfermedades como la diabetes incrementaron aún más el riesgo.

Un grupo selecto de superneutralizadores

Un estudio con personas convalecientes muestra una gran variación en la capacidad de sus anticuerpos de neutralizar el SARS-CoV-2. Alrededor del 3% de los individuos mostraban capacidad superneutralizadora, un 21% presentaban capacidad elevada, un 45% se situaban en el promedio, un 10% tenían una capacidad baja, y un 20% no neutralizaba.

Una dosis, dos dosis

Un análisis del Centers for Disease Control and Prevention (CDC) en EE. UU. muestra que una dosis de vacuna disminuyó un 64% la hospitalización en personas adultas mayores de 65 años, mientras que ambas dosis (vacunación completa) la disminuyeron un 94%.

Otro estudio con personal sanitario muestra que las personas con infección previa producen anticuerpos capaces de neutralizar efectivamente las variantes B.1.1.7 (“británica”) y B.1.351 (“sudafricana”) tras una sola dosis de vacuna. En cambio, las personas sin historia de infección previa mostraron una inmunidad reducida frente a estas variantes tras una sola dosis, lo que confirma la necesidad de dos dosis en estas personas.

Según modelos matemáticos, la estrategia de aplicar una sola dosis puede reducir infecciones a corto plazo pero podría aumentar el potencial de evolución viral si la respuesta inmunitaria es subóptima y el virus continúa replicándose en algunas personas vacunadas.

Vacunas y transmisión: resultados muy esperados

Un estudio en Inglaterra muestra que una sola dosis de la vacuna de Pfizer o AstraZeneca redujo los contagios entre personas convivientes en un 50%. El estudio ha sido el primero en seguir a contactos en el hogar de personas infectadas, previamente vacunadas o no.

[Evidencia publicada entre el 22/04/2021 y el 27/04/2021]

Transmisión y población infantil

Un estudio en Wuhan, sobre transmisión en domicilios, sugiere que las y los adolescentes y niños son menos susceptibles a la infección por SARS-CoV-2 pero más contagiosos que las personas mayores. Los resultados también indican que las personas son más infecciosas antes de desarrollar los síntomas (presintomáticas), pero aquellas que no desarrollan síntomas (asintomáticas) son menos infecciosas que las que sí los desarrollan.

A falta de vacunas para la población infantil, la identificación rápida de infecciones silenciosas entre dicha población será clave para romper las cadenas de transmisión, según un estudio con modelos de simulación.

Secuelas pos-COVID

El mayor estudio hasta la fecha, con más de 70.000 pacientes hospitalizados y 30.000 pacientes no hospitalizados con COVID-19, encuentra que dichos pacientes siguen sufriendo secuelas más de 30 días después de haber enfermado. Esto incluye secuelas respiratorias, neurocognitivas, gastrointestinales, cardiovasculares, de salud mental, así como fatiga, dolor muscular y anemia. El riesgo de sufrir secuelas fue mayor en los pacientes con enfermedad grave.

Las células T abren camino

Un estudio (aún no revisado por pares) muestra que la respuesta de linfocitos T alcanza prácticamente su nivel máximo tras una sola dosis de vacuna, mientras que los anticuerpos necesitan ambas dosis para alcanzar niveles máximos. De hecho, la magnitud de la respuesta T CD4 tras la primera dosis parece predecir el nivel de células T CD8 y anticuerpos neutralizantes tras la segunda dosis.

¿Un superanticuerpo?

El análisis de un gran número de células B (que producen los anticuerpos) aisladas de pacientes con COVID-19 identificó una serie de anticuerpos neutralizantes muy potentes, dirigidos contra la proteína Spike. Uno de esos anticuerpos es altamente eficaz en neutralizar la variante original de SARS-CoV-2, las variantes B1.1.7 y B1.351 e incluso el SARS-CoV. Estos anticuerpos podrían ayudar a diseñar futuros tratamientos y vacunas contra un amplio espectro de coronavirus.

Una dosis para personas previamente infectadas

Otro estudio más muestra que una sola dosis de vacuna es suficiente en personas que ya han pasado la infección. Las personas que no han sido expuestas al virus necesitan dos dosis para alcanzar niveles óptimos de anticuerpos neutralizantes, particularmente frente a la variante B1.351. En cambio, en las personas con infección previa, las respuestas de anticuerpos y células B de memoria aumentan marcadamente tras la primera dosis pero no tras la segunda.

Vacunas y embarazo

Los resultados preliminares de un estudio con 35.691 participantes embarazadas no muestran ningún problema de seguridad en aquellas que recibieron vacunas de ARNm.

Más pistas sobre los raros casos de trombos

El equipo alemán que estudió los primeros casos de trombos asociados a la vacuna de AstraZeneca, proporciona más evidencia sobre sus posibles mecanismos. Ciertos componentes no virales de la vacuna, relacionados con el proceso de fabricación, podrían favorecer la producción de anticuerpos que activan las plaquetas y desencadenan el proceso de trombosis. El estudio aún no ha sido revisado por pares.

Mil millones de dosis y una enorme brecha

Tan solo 15 meses después del inicio de la pandemia, ya se han administrado mil millones de dosis de vacuna a nivel global. Sin embargo, casi 9 de cada 10 se han administrado en países de renta alta o media-alta. Solo el 0,2% de estas dosis han llegado a los países más pobres.

[Evidencia publicada entre el 14/04/2021 y el 21/04/2021]

Esta semana, el mundo ha sobrepasado los tres millones de muertes por COVID-19.

Inocente mientras no se demuestre lo contrario

Otra variante identificada por primera vez en India (B.1.617) ha causado cierta alarma porque presenta dos mutaciones en la proteína Spike (E484Q y L452R) capaces de reducir el efecto de anticuerpos en el laboratorio. Pero no hay evidencia por el momento de que la variante sea más transmisible o resistente a las vacunas. Es motivo de alerta, pero no de alarma, dicen las personas expertas.

Superanticuerpos

Se ha aislado anticuerpos de un paciente convaleciente de COVID-19 capaces de neutralizar múltiples variantes del SARS-CoV-2 y el SARS. Un equipo del Instituto Scripps ha identificado los puntos de unión que facilitan esta reactividad cruzada. Los resultados proporcionan información valiosa para el diseño de vacunas y anticuerpos terapéuticos contra este y otros coronavirus de la familia SARS.

Menor riesgo de reinfección

Un estudio con jóvenes de la Marina en EE.UU. muestra que las personas seropositivas (es decir, con anticuerpos contra el SARS-CoV-2) tuvieron un riesgo cinco veces menor de reinfectarse comparado con las seronegativas (el 10% contra el 48%). Además, la carga viral en los participantes seropositivos que se reinfectaron era unas 10 veces menor que la de las personas seronegativas, lo cual significa que son menos contagiosas.

Más sobre vacunas

Datos desde Chile

Chile ha anunciado datos de efectividad para la vacuna desarrollada por Sinovac (CoronaVac): de un 80% contra la muerte por COVID-19 y de un 67% contra síntomas, tras dos dosis de la vacuna. La protección tras una sola dosis fue mucho más baja. Casi el 34% de la población chilena está completamente vacunada, la gran mayoría (el 93%) con la vacuna CoronaVac.

Respuestas en personas mayores

Una sola dosis de la vacuna de Pfizer o de Oxford/AstraZeneca en personas mayores induce una respuesta humoral (anticuerpos) en la mayoría de los individuos, considerablemente mayor en aquellas personas con una infección previa, según un estudio (aún no revisado por pares) en el Reino Unido. La respuesta celular (linfocitos T) es menor en general, pero más alta en aquellos que recibieron la dosis de AstraZeneca.

Sí, ¡las vacunas funcionan!

El CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) en EE.UU. ha identificado unos 5.800 casos de infección por SARS-CoV-2 en más de 66 millones de personas que completaron la pauta de vacunación. Estos casos raros – definidos como una PCR positiva al menos dos semanas tras la segunda dosis – representan el 0,0008% de la población completamente vacunada. El 7% de estas infecciones (el 0,00056%) requirió hospitalización y solo 7 personas (0,00001%) murieron.

Mientras tanto, un estudio sobre el impacto de la vacunación en residentes de centros geriátricos, personal de dichas residencias y personal sanitario en Cataluña, muestra una reducción del 85% al 96% en infecciones por SARS-CoV-2 en los tres colectivos y una reducción aún mayor (>95%) en las hospitalizaciones y la muerte por COVID-19 en las y los residentes.

¿Una vacuna universal contra los coronavirus?

Desarrollar una vacuna capaz de proteger contra cualquier coronavirus conocido o desconocido (por lo menos aquellos de la familia de los betacoronavirus) es posible, y se ha convertido en una prioridad. Varios equipos están trabajando actualmente en ello, mediante diferentes estrategias.

Casos raros de trombos

La comisión de seguridad de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha concluido que los casos inusuales de trombosis relacionados con la vacuna de Johnson & Johnson son muy similares a los observados con la de AstraZeneca, y que este tipo de trombosis asociado a pocas plaquetas debe incluirse como efecto secundario muy infrecuente de la vacuna. Sin embargo, ha reiterado que los beneficios de la vacuna previniendo la COVID-19 son mucho mayores que los riesgos asociados.

Salud mental

El primer estudio que ha examinado casos de suicidios en el contexto de la pandemia de COVID-19 en varios países ha encontrado que, en países de renta media y alta, el número de suicidios se mantuvo o disminuyó en los primeros meses de la pandemia. Sin embargo, la situación puede cambiar cuando se dejen sentir los efectos económicos.

[Evidencia publicada entre el 07/04/2021 y el 13/04/2021]

Secuelas neurológicas y psicológicas

Un estudio retrospectivo con casi 250.000 personas recuperadas de COVID-19 muestra que el 33% de ellas recibió un diagnóstico neurológico o psiquiátrico en los seis meses posteriores, sobre todo aquellas que habían sufrido enfermedad grave. Pero casi el 90% de estos pacientes ya habían recibido un diagnóstico previamente. Los síntomas reportados iban desde demencia e ictus hasta ansiedad e insomnio.

Protección por inmunidad natural

Un estudio de seguimiento de personal sanitario (con más de 250.000 personas) en Inglaterra muestra que la infección por SARS-CoV-2 redujo en un 84% el riesgo de infectarse de nuevo y en un 93% el riesgo de desarrollar síntomas durante por lo menos siete meses.

Protección frente a variantes

Otro estudio más muestra que el suero de personas convalecientes, recogido hasta nueve meses después de haber pasado la enfermedad, neutraliza eficazmente la variante dominante (D614G) y la B.1.1.7 (“británica”), pero ejerce una actividad reducida o nula frente a la variante B.1.351 (“sudafricana”). Se obtuvieron resultados similares con suero de personas vacunadas. Estos resultados confirman que la variante B.1.351 (pero no la B.1.1.7) puede aumentar el riesgo de infección en personas inmunizadas.

Buenas noticias sobre tratamientos

Evitar la COVID-19 con cócteles de anticuerpos

Regeneron ha anunciado que su cóctel de anticuerpos monoclonales reduce en un 81% el riesgo de desarrollar COVID-19 tras haber estado expuesto al virus. El estudio reclutó a 1.500 personas voluntarias que compartían domicilio con un contacto positivo para SARS-CoV-2. El cóctel de anticuerpos se administró por vía subcutánea (en vez de intravenosa). En las personas que desarrollaron la enfermedad a pesar del tratamiento, los síntomas duraron una semana comparado con las tres semanas del grupo placebo.

Tratamiento precoz con un medicamento contra el asma

En un pequeño ensayo controlado en el Reino Unido, los pacientes recibieron budesónida (un corticosteroide usado para el asma) en los primeros siete días tras desarrollar síntomas leves. Se observó una reducción significativa en el deterioro clínico de las personas tratadas y una reducción en el tiempo de recuperación, comparado con el grupo placebo. En otro ensayo más amplio, con 1.700 personas de riesgo (mayores de 50 o 60 años), dos inhalaciones diarias del fármaco también ayudaron a los pacientes no hospitalizados a recuperarse más rápidamente. Los resultados aún no han sido revisados por pares.

Más sobre vacunas

La farmacéutica francesa Valneva ha anunciado resultados positivos de fase 2 para su vacuna candidata a base de partículas virales inactivadas: fue bien tolerada e indujo niveles de anticuerpos neutralizantes iguales o mayores a los observados en pacientes convalecientes, así como una buena respuesta de células T. Los ensayos de fase 3 comenzarán a finales de abril.

Un estudio en Israel (aún no revisado por pares) muestra que las pocas infecciones observadas en personas completamente vacunadas (dos dosis) se debieron sobre todo a la variante B.1.351 (identificada por primera vez en Sudáfrica), mientras que las infecciones observadas entre la primera y la segunda dosis se debieron sobre todo a la variante B.1.1.7. Estos resultados confirman que las dos dosis de la vacuna protegen eficazmente contra la B.1.1.7 y que la variante B.1.351 representa un mayor riesgo, pero su propagación puede limitarse combinando la vacunación masiva y las intervenciones no farmacéuticas.

La vacuna de Sinovac a base de virus inactivado (CoronaVac) tiene una eficacia del 50% contra la infección sintomática pero una protección del 100% contra la enfermedad grave, según datos del ensayo clínico que se realizó en Brasil. Otro estudio (aún no revisado por pares) confirma que por lo menos una dosis de la vacuna es 50% efectiva previniendo la infección sintomática y un 35% efectiva previniendo toda la infección en Manaos, donde la variante P1 es predominante.

Dos estudios (uno en Alemania, otro en Noruega) proporcionan una posible explicación a los raros casos de trombosis asociados a la vacuna de AstraZeneca. En todos los casos estudiados se encontraron anticuerpos que se unen a las plaquetas y las activan. Los mecanismos que conducen a la producción o activación de dichos anticuerpos se están investigando, y se vigilará de cerca este tipo de eventos en otras vacunas COVID-19 basadas en vectores adenovirales. De hecho, la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) está apoyando estudios para identificar estos casos, buscar causas o factores de riesgo, y evaluar si reduciendo la dosis de la vacuna se puede reducir el riesgo.