Análisis y Desarrollo Global

Archivo de novedades científicas sobre COVID-19

Consulta por fecha de publicación:

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 30/09/2020 y el 06/10/2020]

Transmisión

Mascarillas

Si la tendencia actual continúa, podríamos alcanzar los 2,5 millones de muertes por COVID-19 el próximo mes de enero. Esta cifra se podría reducir a 1,8 millones si todos los países adoptaran el uso obligatorio de mascarilla, según algunas previsiones.

Hallazgos desde la India

Un extenso estudio sobre la dinámica de transmisión en la India confirma la regla 80/20 para la transmisión del SARS-CoV-2: el 77% de los casos no transmitieron el virus. El estudio también muestra que la población infantil transmitió el virus a contactos cercanos de la misma edad. En general, la probabilidad de que una persona transmitiera el virus a un contacto cercano fue del 2,6% en la comunidad y del 9% en el domicilio. Los casos y muertes reportadas se concentraron en grupos más jóvenes de lo esperable según lo observado en países de renta alta, quizás porque las personas mayores en la India tienden a tener mejor salud y mejor acceso a servicios de salud.

Dos estudios en Italia que intentaron cultivar virus a partir de superficies en diversas salas de hospitales apoyan la noción de que la transmisión a través de superficies contaminadas es menos frecuente de lo que se pensaba.

Factores de riesgo

Obesidad

Un análisis extenso de obesidad y COVID-19 estima que las personas obesas que contraen el virus tienen una probabilidad más elevada de ser hospitalizados (113%), de acabar en unidades de cuidados intensivos (74%) o morir (48%) que las personas sin sobrepeso.

ADN neandertal

Un estudio de asociación genómica identificó un clúster de genes en el cromosoma 3 asociado al riesgo de enfermar gravemente de COVID-19. Un nuevo estudio muestra que un segmento en ese locus viene de los neandertales y está presente en alrededor del 50% de las personas en el sureste asiático y en el 16% de las personas en Europa.

Inmunidad

Diversidad de células T: cuanto mayor, mejor

Un nuevo estudio muestra que una mayor diversidad de respuesta de las células T frente al SARS-Co-V-2 se asocia con síntomas más leves de COVID-19, lo cual indica que la inmunidad pasa por el reconocimiento de múltiples fragmentos proteicos del virus (o epítopos). Estos hallazgos podrían guiar el diseño de vacunas ‘multipéptido’, más eficaces. El estudio también muestra que el 100% de las personas convalecientes presentaban respuestas T frente a estos diferentes epítopos, incluso si no tenían anticuerpos detectables.

Tratamiento

La promesa de los anticuerpos sintéticos

La farmacéutica Regeneron anunció los primeros resultados para su cóctel de dos anticuerpos monoclonales sintéticos que se unen a la proteína Spike del virus y le impiden infectar a las células. El cóctel redujo la cantidad de virus en nariz, particularmente en pacientes que presentaban cargas virales elevadas pero no tenían anticuerpos frente al virus en el momento de comenzar el ensayo. Donald Trump, quien contrajo la COVID-19 la semana pasada, recibió este fármaco experimental.

Los cócteles de anticuerpos sintéticos podrían ser una herramienta prometedora para tratar casos moderados, pero preocupa que solo algunas personas puedan acceder a ellos debido al coste y a retos asociados a su producción a gran escala.

Un espray intranasal, desarrollado para reforzar la respuesta inmune innata contra catarros comunes y la gripe, redujo hasta en un 96% los niveles de ARN del SARS-CoV-2 en la nariz y la garganta cuando se probó en un modelo animal. El espray, desarrollado por la empresa australiana Ena Respiratory, podría proteger contra la COVID-19.

Vacuna

Buenas noticias para los adultos mayores

Un pequeño estudio con adultos mayores de 55 años muestra que la vacuna candidata mRNA-1273 de Moderna indujo niveles de anticuerpos neutralizantes similares a los observados en adultos de entre 18 y 55 años de edad, y mayores a los observados en el suero de pacientes convalecientes.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 23/09/2020 y el 29/09/2020]

 

Esta semana, el mundo ha alcanzado el número trágico de un millón de muertes por COVID-19.

Transmisión

De jóvenes a mayores

Un informe del Centers for Disease Control (CDC) en EEUU proporciona evidencia de que las personas jóvenes contribuyeron a transmitir el virus a las personas mayores durante el mes de junio. El incremento en infecciones entre adultos mayores se observó de 4 a 15 días después del incremento en infecciones en personas jóvenes (lo cual equivale a entre uno y tres periodos de incubación).

Población infantil y adolescente: menor probabilidad de infección

Una revisión de 32 estudios concluye que los menores de 20 años tienen una probabilidad 44% menor de infectarse por SARS-CoV-2 que las personas mayores de 20 años. La diferencia se observa sobre todo en los menores de 10 años. Sin embargo, no hay suficientes datos para concluir si la transmisión por niños es menor a la transmisión por adultos.

Factores de riesgo

Defectos en la respuesta de interferón de tipo 1

Dos estudios publicados en la revista Science esta semana pueden ayudar a explicar por qué algunas personas enferman gravemente y otras no. Ambos estudios revelan que hasta en el 14% de los casos graves, la respuesta de interferón es defectuosa, ya sea por errores genéticos o por anticuerpos dirigidos contra el propio interferón. El interferón de tipo 1 es una molécula antiviral producida por nuestra primera línea de defensa inmunitaria.

El primer estudio examinó muestras de sangre de casi 1.000 pacientes graves de todo el mundo y encontró que el 10,2% de ellos presentaban anticuerpos que reconocen y neutralizan el interferón de tipo 1. Ninguno de los 663 pacientes con síntomas leves o infección asintomática tenía dichos autoanticuerpos. De manera interesante, el 94% de los pacientes con autoanticuerpos eran hombres, lo que ayudaría a explicar por qué son más susceptibles que las mujeres a enfermar gravemente. El segundo estudio encontró que el 3,5% de los pacientes muy graves tenían mutaciones en genes implicados en la producción o función del interferón de tipo 1. Estos son los primeros resultados del COVID Human Genetic Effort, un proyecto internacional en el que participan más de 50 centros de secuenciación genética y cientos de hospitales.

Fármacos para la hipertensión: fuera de sospecha

Una revisión de 19 estudios confirma que los fármacos que se usan normalmente para controlar la presión arterial (inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina y bloqueadores del receptor de angiotensina) no parecen aumentar el riesgo de enfermar gravemente de COVID-19.

Tratamiento

Más anticuerpos monoclonales prometedores

Un estudio describe dos anticuerpos humanos neutralizantes “ultrapotentes”, capaces de proteger cuando se está expuesto al SARS-CoV-2. El estudio también proporciona información valiosa para diseñar cócteles de anticuerpos para variantes virales que escapan a la inmunidad. Otro estudio que aisló anticuerpos de pacientes con COVID-19 encontró uno particularmente eficaz para proteger a hámsteres de la infección viral, la pérdida de peso y la patología pulmonar.

Vacunas

Novavax ha comenzado en el Reino Unido el ensayo clínico de fase 3 para probar la eficacia de su vacuna recombinante a base de nanopartículas de la proteína Spike entera y el adyuvante M-matrix.

Un total de 156 países (64 de renta alta, incluyendo el Reino Unido, Australia, Canadá, Japón y 29 países europeos) se han unido a COVAX en un esfuerzo para ampliar el acceso global a las vacunas contra la COVID-19. Estos países representan el 64% de la población mundial. Los EE.UU., Rusia y China no se han unido a dicha iniciativa, lanzada por la OMS, Gavi y CEPI.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 16/09/2020 y el 22/09/2020]

Eventos ‘superpropagadores’

Un nuevo estudio apoya la noción de que un alto porcentaje de contagios resulta de unos cuantos eventos superpropagadores. Gracias al rastreo de contactos de más de 1.000 casos de SARS-CoV-2 en Hong Kong, un equipo investigador estimó que el 19% de los casos generó el 80% de la transmisión local. Los contagios fueron más frecuentes en ámbitos sociales (como bodas, bares o lugares de culto) que en el domicilio.

Pruebas moleculares rápidas

Dos equipos han desarrollado pruebas moleculares que son casi tan rápidas y fáciles de usar como los tests de antígenos, pero que tienen la ventaja de detectar una menor cantidad de virus. STOPCovid usa una detección basada en el sistema CRISPR y produce resultados en 30 minutos o una hora, con una fiabilidad comparable a la de la PCR estándar. CovidNudge es una PCR que se puede llevar a cabo en cualquier lugar ya que no necesita ningún manejo o equipo especial.

Progreso en tratamientos específicos contra el virus

Prueba de concepto para anticuerpos monoclonales

La farmacéutica Eli Lilly anunció datos preliminares pero alentadores para su anticuerpo neutralizante LY-CoV555. La tasa de hospitalización fue menor en pacientes tratados con LY-CoV555 (1,7%) que en aquellos que recibieron placebo (6%). El fármaco fue bien tolerado a todas las dosis.

Ayuda de las alpacas

Un grupo sueco obtuvo un anticuerpo derivado de alpaca que reconoce el dominio de la proteína viral que se une al receptor humano ACE2, y que es capaz de neutralizar el virus en el laboratorio. Las alpacas y otros camélidos producen anticuerpos (o nanocuerpos) que son más pequeños que los anticuerpos humanos, por lo que resultan más fáciles y más baratos de producir en grandes cantidades.

Plasma convaleciente: aún no está claro

Un estudio realizado en el Hospital Mount Sinai de Nueva York con 39 pacientes graves o en estado crítico, sugiere que el plasma puede disminuir el riesgo de requerir oxígeno y aumentar la supervivencia en los que reciben el plasma. En este estudio, solo se seleccionaron donadores con altos niveles de anticuerpos. Sin embargo, el estudio no encontró correlación alguna entre el nivel de anticuerpos neutralizantes en el plasma y su eficacia.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 09/09/2020 y el 15/09/2020]

Dar sentido a las mutaciones del virus

El análisis de casi 20.000 secuencias genómicas del SARS-CoV-2 desde diciembre del 2019 sugiere que las mutaciones observadas son el resultado de una evolución neutra, y no de una presión selectiva. Una de las mutaciones más comunes en la proteína Spike del virus (la llamada D614G) se ha vuelto dominante, pero no hay evidencia de que afecte su unión al receptor humano ACE2. De manera importante, las mutaciones observadas no deberían limitar la protección conferida por las vacunas.

¿Qué células son susceptibles de infección?

Un ‘mapa de ARN’ a nivel de una sola célula identifica todas aquellas células del cuerpo que expresan el receptor ACE2 y/o otras proteínas que sirven de vía de entrada para el SARS-CoV-2. Células en el intestino y el riñón son altamente susceptibles a la infección, lo cual coincide con los datos clínicos. Los hallazgos también identifican vías de entrada alternativas en células del pulmón y el cerebro.

La propagación del virus en Estados Unidos y Europa se podría haber evitado

Un análisis que integra múltiples fuentes de información, incluyendo rutas aéreas, incidencia de la enfermedad y secuenciación del genoma viral, muestra que las intervenciones rápidas frenaron con éxito las primeras introducciones del virus en Alemania y en Estados Unidos. Por lo tanto, un cribado y rastreo de contactos intensivo podría haber evitado que la epidemia se acabara propagando por Europa y los Estados Unidos.

Un análisis en el Reino Unido confirma que la transmisión a partir de infecciones presintomáticas es elevada (41% de los casos) y que principalmente ocurre en la ventana de tiempo que va entre 2 y 3 días antes y entre 2 y 3 días después de la aparición de los síntomas.

Mascarillas: ¿más allá de la protección?

Datos recientes sugieren que las mascarillas no solo protegen de la infección sino que también reducen la gravedad de la enfermedad en aquellas personas que llegan a infectarse. De hecho, se ha propuesto que, al reducir la carga viral que una persona inhala, las mascarillas pueden resultar en infecciones asintomáticas pero que confieren un cierto nivel de inmunidad.

Ibuprofeno

Un estudio danés no encuentra asociación entre tomar fármacos antiinflamatorios no esteroides (por ejemplo, el ibuprofeno) y el riesgo de enfermar gravemente o morir por COVID-19.

Algunas novedades en el tratamiento

Plasma de pacientes recuperados

En un ensayo clínico multicéntrico y aleatorizado en India, con más de 450 pacientes, el plasma convaleciente no redujo la mortalidad por COVID-19 o la progresión hacia una enfermedad grave. Sin embargo, los niveles de anticuerpos neutralizantes varían mucho entre diferentes donadores y será necesario medirlos para realmente determinar su eficacia.

Anticuerpos monoclonales

El primer tratamiento específicamente diseñado para el nuevo coronavirus comenzará a probarse en ensayos clínicos. Se trata de un cóctel de anticuerpos desarrollado por Regeneron.

Miniproteínas

Un equipo de la Universidad de Washington utilizó ordenadores para diseñar ‘miniproteínas’ que se unen fuertemente a la proteína Spike del SARS-CoV-2. Diseñaron más de dos millones de proteínas y produjeron y testaron más de 100.000. Las mejores candidatas eran hasta seis veces más potentes inhibiendo la infección comparado con los anticuerpos monoclonales más eficaces descritos hasta la fecha. Estas miniproteínas tienen además la ventaja de ser más fáciles y baratas de producir a gran escala.

Más sobre vacunas

Por la nariz

Estudios preclínicos en ratones muestran que un vector adenoviral que expresa la proteína S del virus induce un nivel mucho más elevado de anticuerpos neutralizantes en periferia y en los pulmones cuando se administra por vía intranasal. La vacuna, desarrollada por Vaxart en Estados Unidos, comenzará a probarse en humanos.

Mientras tanto, China comenzará ensayos de fase 1 con otra vacuna candidata que se administra a través de un espray nasal. La vacuna contiene un virus atenuado de la gripe con fragmentos genéticos de la proteína Spike del SARS-CoV-2.

Una pausa breve pero necesaria

El ensayo clínico de la vacuna de Oxford / Astra Zeneca se ha reiniciado tras una breve pausa debido a que una participante tuvo que ser hospitalizada por síntomas neurológicos. Este tipo de incidentes son esperables cuando se prueba la vacuna en miles de personas, y la pausa es una buena señal de que el proceso para asegurar la seguridad de los participantes está funcionando. Las autoridades reguladoras del Reino Unido concluyeron que es seguro seguir con el ensayo. Aún no se sabe cuándo se reiniciará en los Estados Unidos.

Efectos indirectos de la pandemia

La pandemia está ampliando la brecha entre países ricos y países pobres – el 69% de las personas entrevistadas en países pobres declaran una pérdida de ingresos, comparado con el 45% de personas en países más ricos, según una encuesta para la BBC.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 02/09/2020 y el 08/09/2020]

¿Virus en cada exhalación?

Los pacientes infectados pueden expulsar millones de copias de ARN del virus SARS-CoV-2 en el aire cada hora , simplemente por el hecho de respirar, según un estudio en China. En cambio, se detectó poco ARN viral sobre las superficies en contacto con los pacientes. Aunque el estudio no analiza la capacidad infectiva, ciertamente sustenta el uso de medidas preventivas como la ventilación adecuada y mascarillas para reducir el riesgo de infección por vía aérea.

Más sobre factores de riesgo

Mujeres embarazadas

El análisis de varios estudios concluye que el embarazo aumenta el riesgo de requerir cuidados intensivos . Además, la COVID-19 aumenta el riesgo de partos prematuros.

Portadores de anemia falciforme

Portar una copia del gen de anemia falciforme podría  aumentar el riesgo de enfermar gravemente o morir de COVID-19 , lo cual ayudaría a explicar por qué la enfermedad está afectando de manera desproporcionada a las personas afroamericanas, según proponen algunos investigadores. Se estima que tres millones de personas en EUA portan una copia del gen.

Virus circulando en sangre

El SARS-CoV-2 se detecta normalmente en el tracto respiratorio. Sin embargo, un estudio en Suecia muestra que aquellos pacientes que tienen ARN viral en la sangre cuando ingresan al hospital tienen un riesgo de siete a ocho veces mayor de enfermar gravemente o morir.

Inmunidad frente al SARS-CoV-2

Datos desde Islandia

Las personas infectadas tienen anticuerpos frente al SARS-CoV-2 hasta cuatro meses después del diagnóstico , según un estudio en Islandia que usó seis ensayos diferentes para medir anticuerpos en más de 30.000 personas. Los resultados también permiten estimar que 0,9% de los habitantes se infectaron con SARS-CoV-2 y que la infección fue fatal en el 0,3% de casos.

El papel clave de las células T

Las células T CD8+ pueden ser un mejor marcador de inmunidad antiviral que los anticuerpos, concluye un estudio que analizó la respuesta de células T CD8+ en 26 pacientes convalecientes y 25 personas sanas. Notablemente, se detectaron respuestas T específicas de SARS-CoV-2 incluso en pacientes convalecientes que no tenían niveles detectables de anticuerpos. Otro estudio muestra que los pacientes consíntomas moderados de COVID-19 tienen una mayor proporción de células T CD8+ específicas del virus comparado con pacientes graves.

Otras células T ‘no convencionales’ - las asociadas a las mucosas y las llamadas asesinas naturales – también parecen jugar un papel benéfico. Pacientes que mostraban una activación de estas células T no convencionales al momento de ingresar al hospital tenían menos riesgo de hipoxia y salieron antes del hospital que aquellos pacientes cuyas células estaban menos activas.

Finalmente, una revisión sobre inmunidad y COVID-19 subraya que las células B y T de memoria pueden mantenerse incluso en ausencia de niveles detectables de anticuerpos circulantes.

Tratamiento: corticoesteroides salvavidas

Los corticoesteroides pueden reducir la mortalidad en pacientes graves, según un análisis liderado por la OMS de set ensayos aleatorios que incluyeron a 1.703 pacientes. La mortalidad a 28 días fue del 32% en pacientes que recibieron corticoesteroides (incluyendo la dexametasona), versus el 40% en pacientes que recibieron el cuidado habitual o placebo.

Resultados de fase 1 para otras dos vacunas candidatas

La vacuna NVX-CoV2373 de Novavax, compuesta de trímeros de la proteína S del SARS-CoV-2 y el adyuvante Matrix-Ms, parece ser segura y genera niveles de anticuerpos superiores a los observados en suero convaleciente así como una buena respuesta T CD4+.

También se publicaron los primeros resultados de la vacuna rusa, basada en vectores adenovirales y desarrollada por el Instituto Gamaleya. La vacuna consiste en una primera inmunización con un adenovirus recombinante (rAd26-S) seguido de una segunda inmunización con otro adenovirus (rAd5-S) tres semanas después. La vacuna fue bien tolerada e indujo una buena respuesta humoral (es decir, anticuerpos neutralizantes) y celular (respuesta CD4+ y CD8+) en todos los participantes. El ensayo se hizo con 76 personas voluntarias sanas entre 18 y 60 años de edad, pero no se incluyó un grupo control.

Distribución de la vacuna

Diecinueve expertos y expertas en salud pública exponen un ‘Modelo de prioridad justa’ para la distribución de la o las vacunas cuando estén disponibles. Se basa en tres valores:beneficiar a las personas y limitar el daño,priorizar a los más desaventajados, y evitar la discriminación. Argumentan que distribuir diferentes cantidades de vacuna a diferentes países no es discriminatorio si aporta un beneficio efectivo y al mismo tiempo se priorizan los más pobres.

Confianza en la vacuna

Una encuesta en España realizada por FECYT muestra que el 68% de las personas encuestadas está dispuesta a vacunarse contra la COVID-19 . La confianza en las vacunas en general permanece alta entre la población española: la mayoría considera que son eficaces para prevenir enfermedades (96%) y que son seguras (94%).

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 28/08/2020 y el 01/09/2020]

Pruebas más rápidas y sencillas para detectar el virus

El ensayo SHERLOCK se basa en una reacción enzimática altamente sensible para detectar el ARN de SARS-CoV-2. La prueba es muy específica y sensible, y debería facilitar la detección de personas infectadas con SARS-CoV-2 en lugares con pocos recursos, ya que no requiere  equipos especiales.

La FDA de EEUU otorgó una autorización de emergencia a los laboratorios Abbott para un ensayo que detecta proteínas virales (en vez de ARN) y que costará unos 5 dólares US. La prueba BinaxNOW usa la tecnología de flujo lateral (es decir, una banda de papel) para detectar antígenos del virus a partir de hisopos nasales. Incluso si estos tests rápidos son menos sensibles que los tests de PCR, los expertos insisten en que pueden ayudar a detectar a las personas con altas cargas virales y que, por lo tanto, son potencialmente infecciosas.

COVID-19: pasa fácilmente inadvertida en niños y niñas

Un estudio en Corea del Sur con 91 menores que dieron positivo por PCR para SARS-CoV-2 durante el rastreo de contactos muestra que en el 66% de los casos no se habían reconocido síntomas antes del diagnóstico, y que el 22% de los casos permaneció asintomático durante el estudio. La duración de los síntomas varió mucho, de tres días a tres semanas.

Cuantificando la letalidad

Un conjunto de estudios en diferentes países ha permitido cuantificar el riesgo de morir por COVID-19. Por cada 1.000 personas infectadas con el coronavirus y menores de 50 años, prácticamente ninguna morirá. Para personas de entre 50 y 65 años de edad, unas cinco morirán —más hombres que mujeres. El riesgo aumenta de manera drástica a partir de ahí. Por cada 1.000 personas de 75 años o más infectadas, unas 116 morirán.

Un estudio con 651 niños y jóvenes menores de 19 años que ingresaron por coronavirus en 138 hospitales del Reino Unido concluye que el número de casos con enfermedad grave fue raro, y el número de muertes, excepcionalmente raro. También indica que los niños o las niñas con síndrome inflamatorio multisistémico tienen características demográficas y clínicas distintas, según si están en la fase aguda de la infección (positivos por PCR) o post-aguda (positivos por anticuerpos). El ingreso a cuidados intensivos fue más elevado entre niñas o niños negros.

Avances en el tratamiento

Tocilizumab

Un estudio de cohortes en 60 hospitales españoles, con 778 enfermos de COVID-19 en estado hiperinflamatorio, muestra que el tocilizumab (un anticuerpo que inhibe la molécula inflamatoria IL-6) disminuye el riesgo de intubación y/o muerte en estos pacientes. Sin embargo, se necesitan ensayos clínicos aleatorios para confirmar estos resultados.

¿Un antiviral de amplio espectro?

Un pequeño péptido derivado de una proteína de defensa del ratón mostró una actividad antiviral potente contra virus que penetran en las células vía pequeñas vesículas llamadas endosomas, entre los que se encuentran el virus de la gripe H1N1, el de la gripe aviar H7N9, y los coronavirus SARS-CoV-2, MERS-CoV y SARS-CoV. El péptido (llamado P9R) protegió a ratones de una carga letal del virus H1N1. Otra ventaja es que la probabilidad de desarrollar resistencia a este péptido parece baja.

Vacunas: no hay que precipitarse

La compañía Moderna anunció que su vacuna a base de ARNm induce respuestas inmunes en adultos mayores comparables a las observadas en voluntarios jóvenes, lo cual da esperanza de que sea efectiva en un colectivo con alto riesgo de enfermar gravemente por COVID-19.

La carrera por las vacunas se intensifica y la comunidad científica alerta del riesgo de lanzar al mercado una vacuna sin datos suficientes sobre su eficacia. “Autorizar una primera vacuna con prisas podría dificultar la evaluación de otras vacunas más efectivas”, dicen.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 21/08/2020 y el 27/08/2020]

Población infantil y transmisión

Un estudio con 192 menores con infección por SARS-CoV-2 confirmada o sospechosa muestra que la carga viral en la nariz y garganta es mayor en los primeros dos días de síntomas y significativamente más elevada que en adultos hospitalizados con enfermedad grave. Sin embargo, es importante recordar que un nivel elevado de ARN viral no es sinónimo de alta capacidad infecciosa.

Por otro lado, el estudio Kids Corona realizado en Barcelona este verano, con más de 2.000 participantes, encontró que la tasa de contagio (R0) en los casales de verano fue hasta 6 veces menor que la de la población general, y que los menores infectados generaron pocos casos secundarios. Mantener grupos “burbuja” fue clave para contener la transmisión, además de la higiene de manos, el uso de mascarillas y las actividades al aire libre. Un estudio en el Reino Unido también indica que las infecciones y brotes de SARS-CoV-2 en escuelas de verano fueron poco frecuentes, y la transmisión ocurrió sobre todo entre adultos. Los resultados subrayan la importancia de controlar la transmisión en la comunidad para proteger las escuelas.

Otro estudio muestra una frecuencia promedio baja (0,65%) de pruebas positivas para el SARS-CoV-2 en más de 33.000 niños y niñas asintomáticos que acudieron a 25 hospitales en EEUU por razones quirúrgicas u otras razones médicas hasta mayo de este año.

Saliva: una opción fiable y más sencilla

El estudio Kids Corona también mostró que las pruebas PCR a partir de saliva son fiables y mejor aceptadas que las pruebas a partir de muestras nasofaríngeas, como confirma otro estudio realizado en EEUU con más de 1.000 muestras de casi 400 voluntarios que acudieron a un puesto de cribado.

Marcadores de enfermedad grave y muerte

Los niveles en suero de dos moléculas inflamatorias (IL-6 y TNF-α) son buenos marcadores predictivos de COVID-19 grave o muerte, según un estudio realizado por investigadores del Mount Sinai en Nueva York. Los autores concluyen que los niveles de IL-6 y TNF-α en el suero deben tomarse en cuenta para guiar decisiones con respecto al manejo de pacientes con COVID-19 y para realizar e interpretar ensayos clínicos.

La obesidad incrementa de casi 50% el riesgo de morir por COVID-19, según un meta-análisis que usó datos de muchos países. Los autores del estudio también alertan de la posibilidad de que las personas obesas puedan requerir mayores dosis de la vacuna. Estos resultados son preocupantes, ya que el 20% de la población global tiene sobrepeso u obesidad y hasta 66% en el Reino Unido o los EEUU.

La buena noticia es que la supervivencia de pacientes con COVID-19 en terapia intensiva está aumentando de manera drástica, y esto se observa en todas las categorías de edad, según datos del Reino Unido.

Casos de reinfección: no hay motivos de alarma

Un hombre de Hong Kong, de 33 años de edad, fue tratado en el hospital el mes de marzo tras enfermar de COVID-19. Cinco meses después, a su regreso de España, dio positivo para el virus de nuevo en un control de rutina, pero no desarrolló síntomas. El análisis genómico del virus confirmó que se trataba de una verdadera reinfección. Los expertos coinciden que no hay motivo de alarma : i) no se sabe si el individuo desarrolló anticuerpos neutralizantes tras la primera infección; ii) el hecho de que no desarrolló síntomas tras la reinfección sugiere una inmunidad eficaz que, aunque no evitó la infección, sí previno la enfermedad; iii) aún no se sabe la frecuencia de estas reinfecciones o qué tanto contribuyen a la transmisión viral.

Vacunas: ¿mejor por la nariz?

Una sola dosis intranasal de la vacuna candidata de Oxford (ChAd-SARS-CoV-2-S ) evitó casi por completo la infección por SARS-CoV-2 en nariz, garganta y pulmones de un modelo de ratón que expresa el receptor ACE2 humano. Esto contrasta con la inyección intramuscular, que induce una buena respuesta inmune y protege de la enfermedad pero no previene la infección en nariz y garganta.

Otra vacuna que también usa un adenovirus que expresa la proteína ‘Spike’ del SARS-CoV-2, protegió a macacos de infección cuando administrada por vía nasal o intramuscular. Aunque la administración intranasal indujo menos anticuerpos y respuestas celulares a nivel sistémico, confirió una buena protección contra la infección por SARS-CoV-2. Los autores señalan que una vacuna intranasal permitiría a las personas de administrarla ellas mismas.

Un esquema para evaluar el riesgo de contagio

El riesgo de transmisión va más allá de la distancia de seguridad – depende también de otros factores como el flujo de aire, la carga viral, y la duración del contacto con otras personas. Un esquema incorpora todos estos factores, para evaluar de manera más acertada el riesgo de contagio en diferentes contextos y actividades.

Infografía sobre el riesgo de transmisión de la COVID-19
Fuente: BMJ 2020;370:m3223

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 31/07/2020 y el 20/08/2020]

¿Una variante viral más moderada?

En Singapur y otros países se han encontrado variantes del SARS-CoV-2 con una deleción particular (∆382) en su genoma. Un estudio con 278 pacientes (de los cuales 22% estaban infectados únicamente con dicha variante) sugiere que puede estar asociado con una infección más moderada. Sin embargo, se necesitan más estudios para entender las características clínicas y epidemiológicas de dichas variantes virales.

Carga viral en personas asintomáticas y niños

Un estudio con 300 personas en un centro comunitario de Corea del Sur muestra que la carga viral en individuos asintomáticos es similar a la de pacientes sintomáticos. De manera similar, un análisis sugiere que los menores de cinco años con COVID-19 leve a moderada tienen una carga viral parecida a los adultos. Sin embargo, estos estudios midieron ácido nucleico viral, y no virus infectivo.

Síntomas post-COVID

El seguimiento de una cohorte de pacientes COVID-19 durante 12 semanas tras su recuperación muestra que la mayoría (74%) tenía síntomas persistentes, y que se necesita un enfoque holístico centrado en su rehabilitación y bienestar general.

Los síntomas persistentes incluyen fatiga y dificultad para pensar. En este sentido, un estudio prospectivo que realizó resonancia magnética del cerebro a 60 pacientes de COVID-19 tres meses después, encontró anormalidades micro estructurales o funcionales en el 55% de los mismos, comparado con controles sanos.

Factores de riesgo

Obesidad

Un informe del Reino Unido proporciona nueva evidencia de que el sobrepeso es un factor de riesgo importante e independiente para la COVID-19. Un estudio de cohorte observa un riesgo elevado incluso para un exceso de peso moderado. Esto podría deberse en parte a deficiencias en el metabolismo de glucosa y lípidos.

Diabetes

Las mortalidad en personas con diabetes de tipo 1 y tipo 2 aumentó considerablemente durante la pandemia inicial en Inglaterra, según un estudio poblacional. El riesgo de morir de COVID-19 es hasta 3.5 veces mayor para personas con diabetes de tipo 1, y 2 veces mayor para personas con diabetes de tipo 2, comparado con pacientes sin diabetes.

Etnicidad

Los problemas renales pueden afectar particularmente a pacientes con COVID-19 de orígen africano portadores de una variante del gen APOL1, según un análisis. Por otro lado, un estudio sobre el síndrome inflamatorio multisistémico asociado a COVID-19 en población infantil revela que una gran proporción de casos (73,6%) son hispánicos o afroamericanos.

Evidencia de una inmunidad fuerte y duradera

El SARS-CoV-2 genera una robusta respuesta de células T altamente funcionales, lo cual sugiere que la exposición al virus puede evitar episodios recurrentes de COVID-19, según un estudio publicado en la revista Cell. Muy importante, se detectaron células T sespecíficas de SARS-CoV-2 en familiares expuestos al virus pero que eran negativos para anticuerpos, así como en individuos que tuvieron una infección asintomática o leve.

De hecho, una serie de nuevos estudio están dando señales alentadoras de una inmunidad fuerte y duradera, incluso en personas que desarrollaron síntomas leves de COVID-19. Uno de estos estudios detectó niveles estables de anticuerpos IgG no sólo en sangre pero también en saliva (lo cual indica una respuesta inmune a nivel de mucosas), incluso en personas que solo desarrollaron síntomas leves de COVID-19. Otro estudio detectó niveles estables de anticuerpos específicos para diferentes proteínas virales hasta tres meses tras la infección, incluso en individuos asintomáticos.

Tratamiento

Un equipo ha desarrollado un receptor ACE2 soluble con afinidad mejorada, que podría funcionar como señuelo al unirse al virus y evitar que se una a las células del huésped. Este receptor señuelo podría usarse como terapia contra la COVID-19.

Vacunas

Se han publicado los resultados preclínicos para dos de las vacunas candidatas más prometedoras. La vacunación de macacos con la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 de Oxford indujo una buena respuesta de anticuerpos y células T en macacos. Los animales vacunados expuestos al virus tenían una menor carga viral comparada con animales no vacunados, y no desarrollaron neumonía. No se observó ningún efecto adverso relacionado con la producción de anticuerpos. Por su parte, una dola dosis de la vacuna Ad26 (desarrollada por Janssen) en macacos indujo una fuerte producción de anticuerpos neutralizantes, y otorgó protección casi completa en el tracto respiratorio superior e inferior tras la infección con el virus. Los niveles de anticuerpos neutralizantes obtenidos con la vacuna se relacionaron con la eficacia de protección.

Novavax anunció resultados prometedores para la fase 1 de su vacuna recombinante acoplada con un adjuvante a base de saponina (MatrixM). Dos dosis de la vacuna fueron bien toleradas e indujeron un buen nivel de anticuerpos neutralizantes y respuestas T en las personas voluntarias. Novavax es una de las vacunas financiadas por la operación Warp Speed en EEUU.

Rusia declaró que su vacuna COVID-19 está lista para uso a pesar de que apenas empezó los ensayos de fase 3, generando preocupación a nivel internacional. La vacuna, desarrollado por el Instituto Gamaleya de Moscú con ayuda del ministerio de defensa, usa un vector adenoviral para expresar la proteína S del virus. Los científicos rusos no han publicado aún ningún resultado sobre la vacuna en animales o en primeros ensayos humanos.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 24/07/2020 y el 30/07/2020]

Hoy se cumplen seis meses desde que la OMS declaró el nuevo coronavirus una emergencia pública de carácter internacional, cuando había menos de 100 casos y ninguna muerte fuera de China.

Más sobre los orígenes del SARS-CoV-2

Aunque aún no se sabe de manera precisa cómo, cuándo o dónde saltó el nuevo coronavirus a humanos, un nuevo estudio genómico sugiere que el linaje que dio origen al SARS-CoV-2 divergió de otros virus relacionados hace entre 40 y 70 años, y que ha estado circulando en murciélagos durante varias décadas. El estudio no descarta que un pangolín u otro mamífero haya servido de huésped intermediario, pero sí sugiere que el SARS-CoV-2 no se recombinó con un coronavirus del pangolín.

Más sobre su transmisión

Recién nacidos

Un estudio con 116 mujeres positivas para COVID-19 que dieron a luz muestra que la transmisión del virus al bebé es poco probable siempre y cuando se respeten las medidas necesarias de higiene. Los recién nacidos pueden compartir habitación con la madre y amamantar si los padres adoptan estrategias preventivas.

Escuelas

Un brote importante de COVID-19 en una escuela secundaria de Israel se asoció con la dispensa de usar mascarillas y con el uso continuo de aire acondicionado, debido a una ola de calor extremo.

Cruceros

Un análisis genómico muestra que el brote en el crucero Diamond Princess (que infectó a cerca de 700 personas) se generó a partir de una sola persona que subió a bordo infectada con el virus. La propagación ocurrió durante actividades masivas en áreas de recreación, y entre personas que compartían cabina durante la cuarentena.

Personas en riesgo

En el continente americano, tres de cada diez personas –es decir casi 325 millones– están en peligro de desarrollar una forma grave de COVID-19 debido a condiciones crónicas de salud, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Efectos de larga duración

Una encuesta telefónica realizada en los EE. UU. con adultos sintomáticos que resultaron positivos para la prueba de SARS-CoV-2 pero que no fueron hospitalizados, revela que el 35% de los encuestados no había recuperado su estado usual de salud entre dos y tres semanas después del diagnóstico. Uno de cada cinco jóvenes adultos sin ninguna condición crónica de salud sufría todavía efectos.

Otro estudio con una cohorte de pacientes alemanes recién recuperados de COVID-19 reveló una inflamación cardiaca en el 60% de los pacientes, independientemente de problemas preexistentes de salud o de la gravedad de los síntomas.

La mortalidad se puede reducir

Un análisis de datos de 169 países muestra que la tasa de mortalidad por COVID-19 puede reducirse si se incrementa el cribado, se mejora la eficacia del gobierno y se aumenta el número de camas de hospital.

¿Protección cruzada?

Algunas personas que nunca han estado expuestas al nuevo coronavirus ni han sido infectadas por él tienen anticuerpos capaces de reconocer una región de la proteína viral Spike llamada S2 y que comparten los coronavirus del resfriado común (HCoVs) y el SARS-CoV-2. El estudio también muestra que estos anticuerpos pueden neutralizar al SARS-CoV-2 y son más frecuentes en la población infantil y adolescente.

De la misma manera, se han detectado células T del sistema inmune capaces de reconocer al SARS-CoV-2 en individuos que nunca han estado expuestos al virus. Un estudio publicado en Nature esta semana detectó células T CD4+ capaces de reconocer al SARS-CoV-2 en un 83% de pacientes con COVID-19 pero también en un 35% de personas sanas. Estas células reconocían una región de la proteína S compartida por el SARS-CoV-2 y los coronavirus del resfriado común. Aún no se sabe qué papel juegan estas células T preexistentes, con reactividad cruzada al SARS-CoV-2, en el desenlace clínico de la COVID-19.

Novedades en tratamiento

Anticuerpos

Un anticuerpo humanizado (obtenido en ratón) redujo los niveles de SARS-CoV-2 en los pulmones y previno patología pulmonar en un modelo animal de COVID-19. El anticuerpo se une a la región de la proteína S que permite al virus invadir las células del huésped y lo neutraliza.

Hidroxicloroquina

Esta semana se han publicado cuatro estudios que proporcionan aún más evidencia de que el fármaco no es eficaz para prevenir o tratar la COVID-19.

Un ensayo multicéntrico y controlado en Brasil, con pacientes hospitalizados con enfermedad leve o moderada, muestra que la hidroxicloroquina, con o sin azitromicina, no mejoró el estatus clínico después de 15 días, comparado con el grupo de control. Además, el ensayo RECOVERY ha publicado sus resultados con 1.561 pacientes hospitalizados que recibieron hidroxicloroquina y 3.155 pacientes que no la recibieron. El fármaco no redujo la mortalidad a los 28 días e incluso se asoció con una estancia más larga en el hospital y un mayor riesgo de progresar hacia la ventilación mecánica o la muerte.

Dos ensayos preclínicos apoyan estos resultados. Un estudio, realizado con macacos infectados con SARS-CoV-2, muestra que la hidroxicloroquina, con o sin azitromicina, no tiene ningún efecto terapéutico o profiláctico. Otro estudio muestra que, aunque la cloroquina inhibe la replicación del virus en líneas celulares del riñón, no bloquea la infección en una línea celular del pulmón, lo cual indica que el fármaco interfiere con una vía que no es relevante en el pulmón y por lo tanto es improbable que frene la propagación del virus en y entre pacientes.

Vacunas

Una vacuna a base de ARNm que codifica para una región de la proteína S del SARS-CoV-2 rodeado por nanopartículas de lípidos indujo un buen nivel de anticuerpos neutralizantes contra el virus y una buena respuesta celular en ratones y primates no humanos. La vacuna candidata ARCoV, desarrollada por un equipo chino, puede almacenarse a temperatura ambiente al menos una semana. Actualmente se está evaluando en ensayos clínicos de fase 1.

La vacuna de ARNm desarrollada por Moderna protegió a macacos de la inflamación y daño pulmonar cuando fueron expuestos al virus. Los macacos vacunados desarrollaron un buen nivel de anticuerpos y una buena respuesta T CD4+ (aunque no T CD8+).

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 17/07/2020 y el 23/07/2020]

¿Confinamientos sincronizados?

Si Europa realiza confinamientos intermitentes de manera sincronizada, se podría reducir a la mitad el número de confinamientos necesarios para acabar con la transmisión comunitaria en el continente, según un estudio. Si, por el contrario, los países que están muy conectados reabren de manera prematura, el repunte de casos se podría dar hasta cinco semanas antes.

Transmisión de COVID-19 y población infantil

Un estudio en Corea del Sur, con 59.073 contactos de 5.706 casos primarios de COVID-19 muestra que el 11,8% de los contactos que vivían en el domicilio de alguno de los casos primarios desarrollaron COVID-19, comparado con el 1,9% de contactos que no vivían en el domicilio. Los resultados también indican que los niños y niñas de entre 10 y 19 años parecen transmitir la enfermedad de manera comparable a los adultos, aunque los menores de diez años la transmitirían menos. Sin embargo, el estudio solo analizó pacientes con síntomas. Aún no está claro qué tan eficientes son las niñas y niños asintomáticos en transmitir el virus.

Más sobre niveles de anticuerpos

Un estudio con 34 pacientes que presentaban síntomas moderados de COVID-19 describe una disminución rápida en el nivel de anticuerpos en algunos de estos pacientes, lo cual según los autores lleva a ser cauto frente a la inmunidad de grupo o la duración de la(s) vacuna(s).

Sin embargo, es importante recordar que por el momento no se sabe cuál es el nivel de anticuerpos necesario para conferir protección y que en cualquier infección es normal que los anticuerpos desciendan con el tiempo. De hecho, otro estudio con 19.680 personas en la ciudad de Nueva York muestra que la mayoría de las personas infectadas y que desarrollaron síntomas leves o moderados de COVID-19 presentan una buena respuesta de IgG que reconocen la proteína Spike del virus. Muestra también que los niveles son relativamente estables durante por lo menos tres meses, y que la cantidad de anticuerpos frente a Spike se correlaciona bien con la actividad neutralizante de los mismos.

Tratamiento

Reforzando la primera línea de defensa

La compañía británica Synairgen anunció resultados prometedores pero preliminares para una forma inhalada de interferón beta que parece reducir el riesgo de enfermar gravemente de COVID-19. De hecho, una serie de estudios recientes sugieren que el SARS-CoV-2 desarma los interferones (IFN), una de las primeras líneas de defensa contra un virus, y por lo menos cinco estudios han encontrado que el tratamiento o profilaxis con interferón protege a células o ratones del SARS-CoV-2. Varios ensayos clínicos están actualmente probando la eficacia de interferones en el tratamiento o la prevención de la enfermedad. Uno de ellos, recién publicado, muestra que el IFN-a2b redujo la mortalidad en pacientes hospitalizados, pero solo cuando se administraba en los primeros cinco días de hospitalización.

Anticuerpos

Un equipo norteamericano describe dos anticuerpos con potente actividad neutralizante y que reconocen dos regiones contiguas de la proteína Spike. Ambos anticuerpos, solos o en combinación, son capaces de proteger a ratones y macacos de la infección por SARS-CoV-2 y de la enfermedad.

Vacunas

Resultados alentadores de fase 1 para dos vacunas candidatas a base de adenovirus

Los primeros resultados en humanos para la vacuna candidata desarrollada por Oxford, basada en un vector de adenovirus de chimpancé (ChAdOx1 nCoV-19), muestran que la vacuna tiene un buen perfil de seguridad e indujo la producción de anticuerpos neutralizantes en más del 90% de los 1077 participantes. Los niveles de anticuerpos aumentaron aún más en un pequeño subgrupo que recibió una segunda dosis de la vacuna, 28 días más tarde. También se observaron respuestas celulares (linfocitos T) en la mayoría de los participantes.

Otra vacuna candidata que usa un adenovirus humano como vector, desarrollada por CanSino en China, también indujo la producción de anticuerpos neutralizantes y respuestas T tras una sola dosis en la mayoría de las personas voluntarias, con un buen perfil de seguridad. Las personas mayores de 55 años respondieron menos bien, lo cual indica que puedan necesitar una segunda dosis.

Aún no se sabe si estas vacunas son eficaces para prevenir la infección o la enfermedad. Para esto, se necesitan ensayos de fase 2 y 3. De hecho, este tipo de ensayos ya han comenzado para algunas candidatas. La vacuna de Oxford/Astra Zeneca ya se está probando en Brasil, junto con la vacuna de Sinovac (China), a base de virus inactivado. El país ahora ha aprobado ensayos para una tercera candidata (basada en ARNm desarrollada por Pfizer y BioNTech).

Una iniciativa para acelerar los resultados de eficacia

El grupo de incidencia 1DaySooner ha enviado una carta abierta firmada por 15 premios Nobel y un centenar de investigadores y otras personas expertas pidiendo al gobierno norteamericano la preparación de ensayos con personas jóvenes y sanas (que tienen menos probabilidad de enfermar gravemente), que serían vacunadas y luego expuestas al virus, bajo condiciones controladas.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 10/07/2020 y el 16/07/2020]

Transmisión silenciosa

Un estudio basado en modelos indica que la mayoría de los contagios se deben a una transmisión “silenciosa” a partir de individuos presintomáticos o asintomáticos. El modelo también indica que más de una tercera parte de estas ‘infecciones silenciosas’ debería aislarse para mantener el porcentaje de población infectada por debajo del 1%.

Más sobre factores de riesgo

Grupo étnico y mortalidad

Dos estudios adicionales confirman el impacto desproporcionado de COVID-19 en ciertos grupos étnicos. El estudio británico OpenSafely analizó factores asociados a muerte por COVID-19 en 17 millones de pacientes. Comparado con personas de etnicidad blanca, las personas de color o del sureste asiático tenían un riesgo mayor de morir, aún tras ajustar otros factores posibles. En este sentido, el CDC EEUU publicó los resultados de un análisis de 10.647 muertes por COVID-19. La mayoría de muertes ocurrieron en personas mayores de 65 años. Sin embargo, los decesos en personas menores de 65 años eran sobre todo en personas hispánicas (35%) o no caucásicas (30%), comparado con solo 13% de personas blancas, no-hispánicas.

Tipo de sangre

Un estudio genético previo sugería una asociación significativa entre el tipo de sangre y el riesgo de desarrollar síntomas graves de COVID-19. Sin embargo, dos nuevos estudios en que se analizaron miles de casos (uno en Massachusetts y otro de la Universidad de Columbia) indican que esta asociación, si existe, no es fuerte. Aunque ambos estudios encontraron que las personas con sangre de tipo O tenían un riesgo ligeramente menor a infectarse, no se encontró una asociación significativa entre el tipo de sangre y el riesgo de desarrollar síntomas graves.

No solo una enfermedad respiratoria

Otros estudios publicados esta semana confirman que la infección por SARS-CoV-2 puede resultar en anomalías neurológicas, incluyendo una inflamación aguda del cerebro y médula espinal, así como una inflamación del centro olfativo del cerebro. De hecho, como detalla esta revisión, la COVID-19 se asocia con varias manifestaciones más allá del pulmón, incluyendo trombosis, complicaciones cardiacas, daño renal y síntomas gastrointestinales, que resultan ya sea de la infección viral directa de otros órganos y tejidos que expresan el receptor ACE2, o bien de un daño indirecto debido al ataque de los vasos capilares y a la inflamación.

De hecho, una serie de autopsias publicada esta semana apoyan la noción de que la inflamación y fallo de órganos en casos letales de COVID-19 no se deben al daño directo causado por el virus, sino al daño causado por la reacción inflamatoria. Los hallazgos muestran que el patrón de distribución de ARN viral no coincidía con los órganos y tejidos más afectados.

Síntomas persistentes

Un equipo italiano siguió a una cohorte de 143 pacientes recuperados de COVID-19, durante dos meses tras su salida del hospital. El 87% de dichos pacientes mostraba persistencia de uno o más síntomas, incluyendo fatiga, dificultad en respirar, y dolor en articulaciones y en el pecho.

Anticuerpos que decaen no significa pérdida de inmunidad

Usando muestras de suero colectadas a lo largo de tres meses de 65 casos confirmados de infección por SARS-CoV-2, un equipo británico muestra que >95% de los casos desarrolla anticuerpos neutralizantes a partir del octavo día tras presentar síntomas y que el nivel de anticuerpos depende de la gravedad de la enfermedad. Sin embargo, los niveles de anticuerpos disminuyó durante el periodo de seguimiento, sobre todo en los pacientes que tuvieron síntomas leves o moderados. Estos hallazgos sugieren que los anticuerpos generados tienen una duración limitada, como lo que se observa con los coronavirus que causan los resfriados comunes.

Sin embargo, una disminución en el nivel de anticuerpos no necesariamente implica una pérdida de inmunidad. Aún no se sabe qué nivel de anticuerpos es necesario para conferir protección, y la calidad de los mismos (es decir, la fuerza con la que se unen al virus) puede ser tan o más importante que la cantidad. Además, varios estudios apuntan al rol de células T (que son las que activan a las células B productoras de anticuerpos) en mantener una inmunidad duradera frente al virus, independientemente del nivel de anticuerpos. En particular, un equipo en Singapur mostró la presencia de células T capaces de reconocer varias regiones de la proteína NP (nucleocáspide) del SARS-CoV-2 en pacientes convalecientes de COVID-19. También mostraron que las personas que se recuperaron del SARS en 2003 todavía tienen células T de memoria contra el virus. Además, también detectaron células T capaces de reconocer regiones del SARS-CoV-2 en personas que nunca han estado expuestas al nuevo coronavirus, o al SARS. Estas células reconocen fragmentos conservados entre diferentes betacoronavirus. Estos resultados, pues, son alentadores, ya que sugieren que podemos generar una inmunidad T duradera y potencialmente capaz de protegernos contra múltiples coronavirus.

Vacunas

Los resultados de fase 1 para la vacuna candidata a base de ARNm de la farmacéutica Moderna muestran una buena respuesta inmune tras dos dosis, separadas de 28 días. Se detectaron buenos niveles de anticuerpos anti-SARS-CoV-2 en las 45 personas voluntarias sanas que participaron en el estudio. No se identificó ningún problema en cuanto a la seguridad, aunque se observaron algunos efectos adversos como fiebre, particularmente en aquellos que recibieron las dosis más elevadas. Moderna comenzará su estudio de fase 3 con 30.000 pacientes a finales de julio. Pfizer y BioNTech también planean comenzar estudios a mayor escala con su propia vacuna a base de ARNm a fines de este mes.

Las muertes indirectas por COVID-19

Un modelo estima que las muertes por VIH, tuberculosis y malaria en países con alta carga de dichas enfermedades podrían aumentar en 10%, 20% y 36% respectivamente, en los próximos cinco años, con respecto a una situación sin pandemia COVID-19.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 03/07/2020 y el 09/07/2020]

Una variante dominante del virus

Una variante del SARS-CoV-2 se ha vuelto dominante en la pandemia, según un estudio. La variante (llamada G614) tiene un cambio de aminoácido en ‘Spike’, la proteína que le permite infectar células humanas. El equipo investigador piensa que el aumento consistente de G614 a nivel regional podría indicar que esta variante tiene una ventaja selectiva. Los pacientes infectados con la variante parecen tener cargas virales más elevadas, y estudios en laboratorio sugieren que se replica más eficientemente. Sin embargo, no hay evidencia por el momento de que este cambio de aminoácido lo haga más transmisible o letal.

El debate sobre la transmisión por aerosoles

Más de 200 científicas y científicos firman una carta abierta pidiendo a la OMS revisar el potencial de transmisión de SARS-CoV-2 mediante pequeñas gotas de aerosol (que viajan más lejos y permanecen más tiempo en el aire que las gotas respiratorias). Proponen que la transmisión por aerosoles podría explicar algunos eventos “super transmisores”, como por ejemplo el contagio de personas sentadas en mesas diferentes en un restaurante en China o de miembros de una coral en EEUU que tomó precauciones durante un ensayo. Sin embargo, los más de 30 expertas y expertos internacionales que asesoran a la OMS consideran que la “evidencia existente no es suficiente para considerar que este tipo de transmisión juega un papel importante en la propagación de COVID-19.”

Estudios de seroprevalencia

El estudio ENE-COVID en España, que midió anticuerpos contra SARS-CoV-2 en más de 60.000 participantes de todo el país, anunció los resultados para la segunda ronda de cribado. Un promedio de 5.2% de la población tendría anticuerpos IgG contra el SARS-CoV-2 (un porcentaje apenas mayor que el estimado tras la primera ronda del estudio). De nuevo, Madrid tuvo la prevalencia más elevada (10%). En cuanto a edad, la prevalencia fue menor en bebés, población infantil y jóvenes adultos. Una mayoría (80%) de participantes con una prueba positiva por PCR por lo menos dos semanas antes del cribado, tenía anticuerpos IgG.

Otro estudio de seroprevalencia realizado en Ginebra (Suiza) indica que, a principios de Mayo, 10.8% de la población tenía anticuerpos IgG contra el virus.

Herencia neandertal?

El factor genético de mayor riesgo para enfermar gravemente de COVID-19 viene de los neandertales, según un estudio (aún no revisado por pares). Se trata de un segmento de unas 50 kilobases en un clúster de genes del cromosoma 3. Este segmento se encuentra en un 30% de la población en el sureste asiático y un 8% en la población europea. Se trata de un hallazgo intrigante, para el cual aún no hay explicación, pero podría tener que ver con una fuerte respuesta inmune antiviral (quizás demasiado fuerte?), según algunos científicos.

Producción rápida y efectiva de anticuerpos

Nuestro cuerpo genera anticuerpos capaces de neutralizar el virus desde ocho días tras diagnóstico, según un análisis que siguió la respuesta de anticuerpos en 12 pacientes con COVID-19, desde el día 8 al 69 después del diagnóstico. Tras cribar más de 4.000 células B productoras de anticuerpos, el equipo investigador aisló 255 anticuerpos contra SARS-CoV-2 a diferentes tiempos, incluso al día 8. De estos, 255 eran fuertemente neutralizantes. Estos anticuerpos usaban una amplia gama de genes variables (que reconocen al virus) y no necesitaron muchos cambios (o mutaciones somáticas) para lograr dicha eficacia.

Fármacos candidatos: se estrecha la búsqueda

La OMS anunció que parará los ensayos clínicos con hidroxicloroquina y con el fármaco para VIH lopinavir/ritonavir en pacientes hospitalizados con COVID-19, tras evidencia de que dichos medicamentos no reducen la mortalidad.

Vacunas

Pfizer publicó los resultados de la primera fase del ensayo clínico con la vacuna a base de ARN mensajero, que desarrolla junto con BioNTech. La vacuna indujo la producción de buenos niveles de anticuerpos neutralizantes en voluntarios sanos, aunque se observó fiebre y otros efectos secundarios moderados con las dosis más altas.

Infección en animales

Los cerdos y las gallinas no se pueden infectar con SARS-CoV-2, mientras que los murciélagos frugívoros pueden servir de reservorio, según un estudio experimental. El estudió también muestra que el virus se replica eficientemente en hurones, aunque no desarrollan la enfermedad.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 26/06/2020 y el 02/07/2020]

Lecciones del pueblo italiano de Vo’

Vo’, en el norte de Italia, logró contener su epidemia gracias al testado masivo de sus casi 3.200 habitantes para la infección por SARS-CoV-2: una vez al inicio de la cuarentena y otra vez dos semanas después. Los resultados revelan que el 42,5% de las infecciones detectadas en las dos campañas fueron asintomáticas (es decir, no tenían síntomas al momento de la prueba y no desarrollaron síntomas después). El estudio también encontró cargas virales similares en pacientes sintomáticos y asintomáticos, lo cual sugiere que tienen un potencial de transmisión parecido.

Infecciones en los EEUU: ¿multiplicar por diez?

En muchas partes de los EEUU, el número real de infecciones por coronavirus es seguramente 10 veces mayor al notificado, según datos de seroprevalencia anunciados por la CDC. El estudio se realizó con muestras de sangre tomadas entre marzo y abril por razones no relacionadas con COVID-19, en 10 lugares en diferentes estados del país.

El CDC también publicó los resultados de una encuesta telefónica con 350 adultos que dieron positivo para la infección por SARS-CoV-2. Solo la mitad recordaba haber tenido contacto con un caso de COVID-19, y la mayoría de contactos eran un miembro de la familia o un colega del trabajo. Una tercera parte de las y los participantes decía no haber recuperado su estado “normal” de salud tres semanas tras haber dado positivo.

Complicaciones neurológicas y neuropsiquiátricas

Un estudio del Reino Unido describe 125 casos de COVID-19 con algún tipo de complicación neurológica o neuropsiquiátrica. La complicación más frecuente fue el ictus, observado en 77 pacientes. Casi una tercera parte de los pacientes mostraron signos de confusión o cambios de comportamiento.

Población infantil: un estudio europeo

La comunidad médica estudió a 582 niños y niñas (entre tres días y 18 años de edad) de 25 países de Europa, y que dieron positivo para COVID-19. Una cuarta parte de ellos tenía algún otro problema de salud. Más de la mitad fueron ingresados al hospital y 8% necesitó cuidados intensivos. El riesgo de acabar en cuidados intensivos era mayor en aquellos coinfectados por otro virus respiratorio. De las cuatro muertes que ocurrieron durante el estudio (0.69%), ninguna fue en menores de 10 años, y dos casos tenían problemas de salud preexistentes.

Inmunidad: ¿más elevada que lo que indican los tests de anticuerpos?

Un equipo del Instituto Karolinska en Suecia estudió en detalle la respuesta de células T (las células que coordinan la respuesta inmune y la producción de anticuerpos) en una gran cohorte de personas no expuestas al virus, así como en familiares expuestos y pacientes en fase aguda de COVID-19 o convalecientes. Encontraron células T específicas de SARS-CoV-2 en individuos que no desarrollaron síntomas o que desarrollaron síntomas leves, aún en aquellos que no tenían anticuerpos detectables. Estos resultados sugieren que la inmunidad contra la COVID-19 podría ser más elevada que lo que indican los tests de anticuerpos.

De hecho, la seroconversión (producción de anticuerpos frente al virus) en pacientes asintomáticos puede tardar más tiempo, según un estudio en Corea del Sur que encontró anticuerpos neutralizantes en pacientes completamente asintomáticos ocho semanas tras el diagnóstico por PCR.

Resultados desalentadores para un fármaco contra el VIH

Lopinavir-ritonavir, un fármaco usado para el VIH, no aporta ningún beneficio clínico en pacientes hospitalizados con COVID-19, según anunció el ensayo RECOVERY liderado por el Reino Unido. El fármaco no redujo la mortalidad, el riesgo de necesitar ventilación mecánica o la duración de la hospitalización, comparado con el grupo no tratado.

El ensayo RECOVERY inició en marzo pasado para probar la eficacia de: dexametasona (un corticosteroide), lopinavir-ritonavir (un antiviral para el VIH), hidroxicloroquina (un antimalárico), azitromicina (un antibiótico), tocilizumab (un fármaco anti-inflamatorio) y plasma convaleciente (de donadores que superaron la enfermedad).

El ensayo ya ha demostrado que la dexametasona reduce la mortalidad en pacientes con enfermedad grave, mientras que la hidroxicloroquina y el lopinavir-ritonavir no aportan ningún beneficio clínico.

Una nota más positiva: un estudio en Nueva York encuentra que las personas con VIH que contraen la COVID-19 no tienen un peor pronóstico que las personas sin VIH.

China avanza con sus vacunas

China ha aprobado la vacuna adenoviral de la compañía CanSino para su uso militar el año próximo, según el ‘New York Times coronavirus vaccine tracker’, mientras que la vacuna candidata de Sinopharm (a base de virus inactivado) comienza ensayos clínicos de fase 3.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 19/06/2020 y el 25/06/2020]

Cómo evitar una segunda ola

Un modelo para medir el impacto de intervenciones no farmacéuticas (es decir, que no impliquen vacunas o tratamientos), muestra que el desconfinamiento debe ser gradual y que el comportamiento individual (guardar distancias sociales, uso de mascarillas, higiene de manos) es clave para evitar futuras olas de la enfermedad.

Miniórganos humanos para estudiar la infección viral

Un estudio con células y organoides derivados de células madre humanas muestra que las células beta del páncreas y los organoides de hígado son altamente susceptibles a la infección por el SARS-CoV-2. Otros tipos celulares que también expresan el receptor ACE2, como el endotelio, macrófagos o neuronas corticales, son mucho menos susceptibles, lo cual sugiere que hay otros factores implicados en la entrada del virus (por ejemplo, la proteína de superficie TMPRSS2). Los resultados obtenidos con células beta pancreáticas contribuyen a la evidencia que sugiere que el nuevo coronavirus puede causar diabetes, aunque se necesitan más estudios.

Detectando transmisión temprana

Un equipo italiano ha encontrado trazas de SARS-CoV-2 en aguas residuales de Milan y Torino, colectadas en diciembre 2019, lo cual sugiere que ya circulaba el virus en el norte de Italia incluso antes de que China reportara los primeros casos. Sin embargo, no significa que éste fue el origen de la gran epidemia en Italia, ya que pudo haber sido causada por introducciones más tardías. Así mismo, un análisis con muestras de donadores de sangre en Lodi (norte de Italia) encontró cinco muestras de mediados de febrero que contenían anticuerpos SARS-CoV-2, lo cual sugiere que el virus ya circulaba antes de que se identificara al primer paciente.

En los EEUU, un pico en enfermedad tipo gripe estacional sugiere que entre el 8 y 28 de marzo hubo más de 8,7 millones de nuevos casos no diagnosticados de COVID-19.

Infecciones leves o asintomáticas: porcentaje elevado, ¿menos anticuerpos?

El análisis de 5.458 contactos de casos con SARS-CoV-2 en Lombardía (Italia) revela que aproximadamente la mitad se infectó. Sin embargo, 73,9% de las personas infectadas y menores de 60 años no desarrollaron síntomas. El riesgo de desarrollar síntomas aumenta con la edad – 6,6% de personas infectadas y mayores de 60 desarrollaron enfermedad grave.

El estudio con donadores de sangre en Lodi también reveló que 28% de los donadores reclutados entre el 18 de marzo y el 6 de abril habían sido infectados por el virus, pero la mayoría no desarrolló síntomas o desarrolló síntomas muy leves. También tenían niveles de anticuerpos más bajos, comparado con pacientes que sí desarrollaron síntomas, un hallazgo que se confirma en varios otros estudios.

Un equipo chino estudió a 37 personas con infección por SARS-CoV-2 confirmada por RT-PCR pero sin síntomas clínicos. Comparado con pacientes de a misma edad y sexo, el grupo asintomático tenía niveles más bajos de anticuerpos durante la fase aguda de la infección. Dos meses tras salir del hospital, los niveles de anticuerpos habían disminuido en ambos grupos y 40% de individuos asintomáticos se habían vuelto seronegativos para anticuerpos de tipo IgG.

En otro estudio de 149 pacientes con infección confirmada por PCR (la mayoría con síntomas leves) también se encontraron niveles bajos de anticuerpos neutralizantes. Sin embargo, se detectaron anticuerpos poco frecuentes pero recurrentes y con potente actividad antiviral en todos los individuos testados, lo cual sugiere que una vacuna diseñada para generar dichos anticuerpos sería muy eficaz.

Células T: ¿un mejor indicador de exposición al virus?

La detección de células T específicas contra el virus puede ser un indicador más sensible de exposición al SARS-CoV-2 que la detección de anticuerpos, según un estudio. El equipo investigador analizó la respuesta inmune humoral (anticuerpos) y celular (células T) frente a SARS-CoV-2 en personas de siete residencias en las que hubo por lo menos un caso confirmado de COVID-19. Seis de ocho contactos tenían niveles detectables en sangre de células T específicas del virus, pero no de anticuerpos.

Tratamiento con plasma convaleciente

Un estudio con 20.000 pacientes hospitalizados que recibieron plasma de pacientes convalecientes de COVID-19 muestra que el plasma es seguro y sugiere que podría reducir la mortalidad, aunque no fue un ensayo clínico controlado.

Impacto indirecto en la mortalidad por cáncer

La crisis por COVID-19 podría causar hasta 10.000 muertes adicionales por cáncer colorrectal y de mama en EE.UU., debido a las interrupciones en diagnóstico y tratamiento.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 12/06/2020 y el 18/06/2020]

El epicentro está en Latinoamérica

Del total de muertes por COVID-19 en todo el mundo, la mitad o más de la mitad están ocurriendo en Latinoamérica, pero sobre todo en México y Brasil. Este último ya superó al Reino Unido en número de muertes y es ahora el segundo país más afectado, después de los EEUU.

La importancia de guardar distancias…

Un modelo matemático con datos de más de 40.000 participantes en el Reino Unido muestra que un distanciamiento físico moderado puede reducir la proporción de casos que necesitarían aislarse o contactos que necesitarían identificarse, para controlar la transmisión del SARS-CoV-2.

… y de usar mascarillas

Un análisis de clústeres de transmisión en Japón identificó 22 casos primarios para los clústeres: la mayoría tenían entre 20 y 39 años de edad y no presentaban síntomas en el momento de la transmisión.

La transmisión aérea representa la principal vía de propagación del virus, y el uso – o no- de mascarillas fue clave en determinar la evolución de la pandemia en Wuhan, Italia y Nueva York, según un estudio.

Población mundial en riesgo

Alrededor de una de cada cinco personas en el mundo tiene un mayor riesgo de desarrollar una forma grave de COVID-19, en caso de infectarse, debido a condiciones crónicas de salud. Sin embargo, el riesgo varía considerablemente con la edad. Estas estimaciones no consideran factores socioeconómicos, pero son un punto de partida para calcular el número de personas en el mundo susceptibles de necesitar una mayor protección o la vacuna.

Población infantil: ¿menos susceptible a la infección?

Según un modelo de transmisión por edades, las personas menores de 20 años tienen la mitad de riesgo de infectarse por el virus que las personas mayores de 20. Solo 21% de jóvenes entre 10 y 19 años desarrolla síntomas, contra 69% en personas mayores de 70 años. Los modelos también sugieren que el cierre de escuelas contribuyó poco a frenar la transmisión del virus. De manera similar, un estudio de seroprevalencia en Ginebra encontró una prevalencia de anticuerpos mucho menor en niños y niñas menores de diez años y en adultos mayores de 64 años.

Por otro lado, el estudio Kids Corona del Hospital Sant Joan de Déu revela que los niños y niñas tienen una prevalencia de anticuerpos similar a la de los adultos, aunque desarrollaron síntomas muy leves. El estudio siguió a 724 niños y niñas con por lo menos un padre positivo para COVID-19.

En todo caso, se piensa que una de las razones por las que los niños están protegidos de los efectos graves de la enfermedad, como el ictus, podría ser la buena salud de sus vasos sanguíneos.

¿Un corticoide barato para reducir la mortalidad?

La dexametasona, un corticoide con actividad antinflamatoria, parece reducir la mortalidad en pacientes con COVID-19 grave, según un anuncio del ensayo RECOVERY realizado en el Reino Unido. En pacientes con ventilación mecánica, el fármaco redujo la mortalidad de 40% a 28%. En pacientes que necesitaron oxígeno (pero no ventilación mecánica) el efecto fue menor (de 25% a 20%). Sin embargo, los datos no se han hecho aún públicos.

Otras novedades sobre tratamientos

La compañía americana Regeneron ha iniciado ensayos clínicos con un cóctel de anticuerpos para probar su eficacia en el tratamiento o prevención de la COVID-19.

Mientras tanto, la FDA en EEUU ha anulado la autorización de emergencia para usar hidroxicloroquina como tratamiento para la COVID-19.

El sueño durante el confinamiento

Una encuesta en Suiza, Alemania y Austria y otra con estudiantes universitarios en los EEUU revela que, durante el confinamiento, las personas siguieron rutinas de sueño más saludables, aunque la calidad del sueño fue menor. La exposición a la luz del día y el ejercicio pueden aumentar la calidad del sueño en estas situaciones.

Ratones para evaluar terapias y vacunas

Ratones que expresan el receptor humano ACE2 desarrollan neumonía cuando expuestos al SARS-CoV-2 y representan un buen modelo para evaluar terapias y vacunas contra la COVID-19.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 05/06/2020 y el 11/06/2020]

Restricciones: vidas salvadas

La implementación de restricciones, incluyendo el confinamiento en casa y el cierre de negocios, evitó unos 285 millones de casos en China y unos 60 millones de casos en los EEUU, según investigadores de la Universidad de California en Berkeley. Otro estudio del Imperial College en Londres estima que el confinamiento pudo haber salvado hasta 3 millones de vidas en once países europeos.

Aguas residuales: una alerta temprana

Un análisis retrospectivo de muestras de aguas residuales de Barcelona detecta virus en muestras tomadas a partir del 15 de enero - cuarenta días antes de que se reportara el primer caso en la ciudad, anunció la Universidad de Barcelona.

¿Perros para el diagnóstico?

El sudor de las personas infectadas por COVID-19 tiene un olor particular que puede ser reconocido por perros, según un estudio aún no revisado por pares.

Hormonas masculinas y COVID-19

Todos los datos epidemiológicos confirman que la mortalidad por COVID-19 es mayor en hombres que en mujeres. Las razones pueden ser múltiples, pero un artículo en la revista Science señala a las hormonas masculinas (andrógenos) como uno de los principales sospechosos. En la próstata, los andrógenos aumentan la expresión de una de las moléculas que usa el virus para infectar a células humanas (TMPRSS2). Aunque aún no se sabe si esto también ocurre en el pulmón, un estudio en Italia observó que los pacientes bajo terapia de privación de andrógenos tenían menos riesgo de hospitalización o muerte por COVID-19. Otro par de estudios señala una asociación entre calvicie y enfermedad grave, y el análisis de datos de cientos de pacientes masculinos con COVID-19 en el Reino Unido mostró una correlación entre andrógenos en la sangre y severidad de la enfermedad. Varios hospitales de veteranos en EEUU han comenzado ensayos clínicos con un fármaco supresor de andrógenos en pacientes con COVID-19.

Tratamiento

Remdesivir

Un estudio realizado con macacos indica que el fármaco puede prevenir la progresión a neumonía en pacientes con COVID-19 si se administra de manera precoz.

Inhibidor de BTK

La BTK es una proteína (tirosina quinasa) implicada en la activación de los macrófagos, que son parte de nuestra primera línea de defensa inmune. Un estudio con un número muy reducido de pacientes con enfermedad grave indica que el tratamiento con un inhibidor de la BTK (acalabrutinib) puede ser benéfico en estos pacientes. Estos resultados necesitan confirmarse con estudios controlados y más grandes.

Hidroxicloroquina

Tres ensayos grandes, cero eficacia para tratar o prevenir la COVID-19.

Recovery, el mayor ensayo controlado realizado hasta el momento, muestra que el tratamiento con hidroxicloroquina no aporta ningún beneficio en pacientes hospitalizados por COVID-19. La mortalidad fue similar entre los más de 1.500 pacientes que recibieron el fármaco y los más de 3.o00 que no lo recibieron (25.7% y 23.5%, respectivamente).

Dos otros ensayos muestran que la hidroxicloroquina tampoco es eficaz en prevenir la enfermedad. El primero es un estudio realizado en EEUU y Canadá, en el que se envió el fármaco o placebo a más de 800 contactos cercanos de casos confirmados. Doce por ciento de las personas que tomaron el fármaco desarrollaron la enfermedad, contra 14% de aquellos que tomaron el placebo.

El segundo es un estudio realizado en el Hospital Germans Trias i Pujol de Barcelona con más de 2.300 personas expuestas al virus. No se observó una diferencia significativa en el porcentaje de personas que desarrollaron la enfermedad entre ambos grupos, según señaló el coordinador del estudio, Oriol Mitjá, a la revista Science.

Plasma de pacientes recuperados

Un primer ensayo controlado indica que el tratamiento con plasma convaleciente no aporta beneficio clínico, aunque el número de pacientes fue reducido.

Vacunas

El Imperial College de Londres comenzará este mes ensayos clínicos con 600 voluntarios para probar la seguridad de su vacuna a base de ARNm “auto-amplificador”. En octubre podría iniciar ensayos con 6.000 participantes para probar su eficacia. La ventaja sería que se requieren menores dosis que la vacuna de ARN desarrollada por Moderna y su fabricación sería menos costosa. El instituto ha formado una alianza llamada VacEquity Global Health para ofrecer la vacuna al menor precio posible para países de renta baja y media.

Por su parte, la vacuna desarrollada por el grupo de Oxford comenzará a probarse en Brasil , en colaboración con la Universidad de Sao Paulo. Se probará primero en 1.000 voluntarios particularmente expuestos al virus.

La Organización Mundial de la Salud ha publicado un “panorama actual” de vacunas contra la COVID-19. Hay 133 vacunas actualmente en desarrollo. Diez de estas vacunas ya se están probando en humanos.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 29/05/2020 y el 04/06/2020]

Más evidencia sobre el origen natural del virus

Un equipo internacional que investiga coronavirus en murciélagos publicó el mayor análisis realizado hasta la fecha sobre dichos virus. Examinaron secuencias de 781 coronavirus aislados de murciélagos en China, de los cuales 1/3 no se conocían. Confirman que los murciélagos de herradura son un reservorio importante de virus relacionados al SARS. Hace unas semanas, el gobierno estadounidense anunció que cortaba los fondos para este proyecto.

El análisis filogenético de coronavirus de murciélagos, pangolines y humanos revela que estos virus están sujetos a una presión selectiva similar a pesar de infectar diferentes especies. Los hallazgos también muestran que el SARS-CoV-2 adquirió la región que le permite infectar a células humanas mediante la recombinación con un coronavirus de pangolín.

Múltiples introducciones a EEUU o Europa

El SARS-CoV-2 habría llegado varias veces a los EEUU o a Europa antes de generar brotes importantes. Por ejemplo, el primer caso detectado en Seattle no parece haber iniciado la epidemia en el país. Esto quiere decir que se desperdició una ventana de tiempo en la que la identificación de casos y contactos podría haber hecho una gran diferencia.

La epidemia en Nueva York se debe principalmente a múltiples casos que llegaron de Europa u otras partes de EEUU, y no de China, según indica un análisis. Los resultados también indican que ya había transmisión en la comunidad a mediados de marzo.

El caso sueco

El epidemiólogo sueco Anders Tegnell ha admitido que la estrategia sueca ha causado muchas muertes por Covid-19 y que no se hizo suficiente para parar al virus. La semana pasada, el país tuvo la mortalidad per cápita más elevada del mundo.

Transmisión

Una revisión estima que entre 40 y 45% de las infecciones son asintomáticas, pero que pueden transmitir el virus durante un periodo de hasta 14 días. Incluso las infecciones asintomáticas pueden resultar en alteraciones pulmonares, detectadas por tomografía.

Otro estudio confirma la importancia de guardar distancias de por lo menos un metro, usar mascarillas y protegerse los ojos para prevenir la transmisión del virus en espacios públicos y hospitales.

Factores genéticos de riesgo

Un equipo europeo realiza el primer análisis de todo el genoma con casi 2.000 pacientes italianos y españoles, para identificar genes asociados a un mayor riesgo de desarrollar síntomas graves de Covid-19. El estudio encontró que pacientes con sangre de tipo A tenían un mayor riesgo de desarrollar estrés respiratorio, mientras que el tipo O parece ser protector. Las razones de esta asociación aún no están claras. También identificaron un grupo de seis genes sobre otro cromosoma, asociados a enfermedad grave.

Tratamiento

Cloroquina: La OMS anunció que reanudaría los ensayos clínicos con cloroquina, tras haber anunciado la semana pasada que los suspendía temporalmente a raíz de un estudio publicado en The Lancet. Dicho estudio ha suscitado grandes críticas por el orígen dudoso de los datos, proporcionados por de una empresa americana llamada Surgisphere. Dos otros estudios que han usado datos de dicha empresa están bajo escrutinio: uno publicado en el NEJM sobre el riesgo- o no- de ciertos medicamentos para la hipertensión, y otro estudio no revisado por pares sobre la ivermectina como tratamiento para la COVID-19.

Por su parte, un ensayo clínico controlado realizado en EUU y Canadá no demostró ningún efecto protector de la hidroxicloroquina cuando tomada como tratamiento preventivo en personas expuestas al virus (contactos de casos confirmados).

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 22/05/2020 y el 28/05/2020]

El costo de siete días…

Un estudio de la Universidad de Columbia estima que, si EEUU hubiera impuesto medidas de distanciamiento social una semana antes, se hubieran evitado unas 36.000 muertes por covid-19

Transmisión viral

En crucero:

En un crucero a la Antártida, 128 de los 217 pasajeros y tripulación dio positivo para el SARS-CoV-2 por PCR (la cual detecta infecciones activas) pero la gran mayoría (81%) de ellos no desarrolló síntomas. Una persona (el 0.8%) murió de la enfermedad.

En niños:

El epitelio nasal es el primer punto de contacto para el SARS-CoV-2. Un estudio muestra que los niños y niñas expresan menor cantidad de receptores ACE2 (la molécula que usa el virus para infectar a la célula) que los adolescentes o adultos. Esto podría explicar en parte la menor prevalencia de covid-19 en la población infantil.

Más allá de los pulmones

Una serie de autopsias de pacientes revela la presencia del virus en multiples órganos, incluyendo pulmones, faringe, corazón, hígado, cerebro y riñones. Esto ayudaría a explicar el daño renal observado en algunos pacientes con Covid-19. Otro estudio en laboratorio, con organoides de cerebro humano, muestra que el virus también puede infectar neuronas en el cortex cerebral.

Factores del huésped

Al inicio de la epidemia en Wuhan, circulaban dos linajes del virus SARS-Cov-2. Un estudio con datos de más de 300 pacientes de covid-19 indica que la gravedad de la enfermedad depende de factores del huésped (edad, estado inmune, etc.) y no del linaje del virus.

Inmunidad contra el virus

La revista Science publica un estudio con macacos que muestra que los animales infectados desarrollan una inmunidad que les protege contra una reinfección.

Un estudio con 240 pacientes de Covid-19 en Nueva York indica que los niveles de anticuerpos generados aumentan de la par con la gravedad de los síntomas. Sin embargo, un estudio con personal sanitario en Francia muestra que incluso aquellos con síntomas leves y moderados de la enfermedad desarrollan anticuerpos protectores.

Tratamiento

Tormenta sobre la cloroquina:

Un estudio en Lancet publica un análisis con 96,000 pacientes hospitalizados que recibieron cloroquina o hidroxicloroquina y concluye que el fármaco no confiere ningún beneficio e incluso puede aumentar la frecuencia de problemas cardiacos. La comunidad científica ha cuestionado el origen de los datos utilizados para el estudio, aunque subrayan que no hay evidencia indicando que sea un tratamiento eficaz o seguro para la Covid-19.

Por principio de precaución, la OMS ha suspendido temporalmente sus ensayos clínicos con cloroquina e hidroxicloroquina.

Carrera por la vacuna

Vacunas a base de vectores virales:

CanSino Biologics de China publicó los primeros resultados de fase 1 para su vacuna contra Covid-19, basada en un vector adenoviral. La vacuna, probada en 108 voluntarios en Wuhan, fue bien tolerada e indujo la producción de anticuerpos contra el virus. Ya se iniciaron los ensayos de fase 2 para la vacuna. Una preocupación ligada a este tipo de vacuna es que la inmunidad previa contra el adenovirus pueda resultar en una respuesta menos robusta.

Otra vacuna a base de adenovirus (esta vez de chimpancé) desarrollada por el grupo de vacunas de Oxford se probará en más de 10,000 personas en el Reino Unido. Mientras tanto, Astra Zeneca anunció que comenzará a producir varios millones de dosis de esta vacuna, con el apoyo de una agencia de los EEUU. Es importante recalcar que la eficacia y la seguridad de la vacuna aún quedan por demostrar en ensayos más grandes.

Vacunas de ADN:

Una serie de vacunas candidatas a base de ADN expresando diferentes formas de la proteína S del SARS-CoV-2 se evaluó en macacos. Los animales vacunados desarrollaron respuestas celulares y de anticuerpos, incluyendo anticuerpos neutralizantes a niveles similares a los observados en pacientes recuperados.

La vacuna candidata de ADN (INO-4800) de Innovio indujo buenas respuestas celulares y de anticuerpos en ratones y conejillos de indias.

Impactos indirectos de la pandemia

Equidad de género:

La crisis del coronavirus ha tenido un impacto indirecto en la equidad de género en la ciencia. Un estudio en Australia muestra que el personal femenino ha perdido más oportunidades de empleo y de carrera que sus colegas masculinos. Además, un primer análisis muestra que durante la pandemia, las mujeres están publicando menos e iniciando menos proyectos nuevos de investigación que los hombres.

Salud infantil:

GAVI, la OMS y UNICEF alertan que por lo menos 80 millones de bebés están en riesgo de contraer enfermedades como la difteria, el sarampión o la polio como resultado de la interrupción de las campañas de vacunación.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 15/05/2020 y el 21/05/2020]

Transmisión en “clúster”

La mayoría de las infecciones por SARS-CoV-2 podrían deberse a unos cuantos eventos “super-propagadores”, particularmente eventos masivos en espacios cerrados, según la opinión de varios epidemiólogos. Subrayan que un 10% de casos podría ser responsable del 80% de contagios y que la transmisión ocurre sobre todo en espacios cerrados.

¿Protección indirecta por otros coronavirus?

Las células T de algunos individuos no expuestos a SARS-CoV-2 pueden, sin embargo, reconocer la proteína S del virus, lo cual sugiere que puede haber cierta reactividad cruzada con los coronavirus que causan el resfriado común. Los autores del estudio sugieren que esto podría explicar por qué algunas personas prácticamente no desarrollan síntomas tras infección con el nuevo coronavirus.

Un equipo suizo encontró anticuerpos capaces de neutralizar al SARS-CoV-2 en un individuo infectado por SARS en 2003. El equipo describe un cóctel de anticuerpos que podrían servir como terapia o profilaxis. En cambio, dos otros estudios con anticuerpos anti-SARS concluyen que es poco probable que neutralicen al SARS-CoV-2. Sin embargo, las buenas noticias son que uno de los estudios ha hallado anticuerpos anti-SARS en personas infectadas hace 17 años.

Resultados prometedores pero preliminares para tres vacunas

Una sola dosis de la vacuna ChAdOx1 nCoV-19, desarrollada por el Instituto Jenner en Oxford, protegió a macacos contra la COVID-19. Ningún animal vacunado desarrolló neumonía ni efectos adversos asociados a la respuesta inmune. El mes pasado el grupo inició los ensayos clínicos de fase 1 para probar la seguridad de esta vacuna. Más de 1.000 voluntarios sanos han participado hasta el momento.

Una vacuna a base de ADN también se mostró capaz de proteger a macacos contra la COVID-19. La vacuna, que expresa la proteína viral S completa, induce un nivel de anticuerpos neutralizantes similar a la observada en pacientes que recuperaron de la enfermedad.

La compañía americana Moderna anunció los primeros resultados obtenidos con 8 personas sanas que recibieron dos dosis de su vacuna a base de ARNm. Los voluntarios que recibieron las dosis intermedias o bajas desarrollaron anticuerpos neutralizantes a niveles similares a los observados en personas recuperadas, y sin efectos adversos. Sin embargo, se trata de solo ocho individuos y la compañía no ha dado detalles sobre los datos.

Para más información sobre las diferentes estrategias para desarrollar una vacuna contra el coronavirus, clica aquí.

Gatos y perros

Hay evidencia de que los humanos infectados por SARS-CoV-2 pueden infectar a los gatos, y un estudio muestra que los gatos se pueden infectar entre ellos. No se sabe si los gatos pueden infectar a los humanos. Los perros también parecen poder infectarse, según un nuevo estudio.

Un aspecto positivo, aunque temporal

Uno de los resultados indirectos de esta crisis es la reducción en contaminación atmosférica como resultado del confinamiento. En China, se estima que esto puede haber salvado unas 8.900 muertes asociadas al NO2 y unas 3.214 asociadas a partículas finas (PM2.5), aunque la comunidad científica destaca que los principales efectos de la contaminación atmosférica sobre la salud son a largo plazo y la reducción de los niveles debería ser sostenida en el tiempo para que tuviera un impacto.

Así mismo, las emisiones diarias de CO2 a nivel global disminuyeron en 17% para inicios de abril, comparado con los niveles de 2019. Para todo el 2020 podrían ser entre 4% y 7% más bajas, dependiendo de la duración de las restricciones.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 08/05/2020 y el 14/05/2020]

Más evidencia sobre el salto murciélago-pangolín-humano

Un análisis con muestras de más de 220 murciélagos colectados en la provincia de Yunnan en China, ha identificado un virus que comparte 93.3% de su genoma con el SARS-CoV-2. Se trata del pariente más cercano identificado al día de hoy. Sin embargo, la región que se une al receptor humano solo comparte 61.3% de la secuencia, lo que sugiere que el virus de murciélago (llamado RmYNo2) no puede infectar al humano.

De hecho, otro estudio con pangolinos de Malasia encontró que los animales albergan un virus relacionado a SARS-CoV-2 y poseen anticuerpos capaces de reconocer a la proteína S del virus. Estos hallazgos apoyan la teoría de que el SARS-CoV-2 resultó de la combinación de un virus de murciélago con un virus de pangolino.

Cribado masivo en Wuhan

Tras un rebrote de casos locales en la ciudad de Wuhan, las autoridades anunciaron que en los próximos 10 días realizarán la prueba de PCR a los 11 millones de habitantes.

Transmisión

Asintomáticos 

Un estudio estima que hasta 75% de los pasajeros del crucero Diamond Princess pueden haber sido asintomáticos, subrayando la importancia de identificar todos los casos (sintomáticos o no) a medida que salimos del confinamiento.

¿Sexual? 

Un análisis de semen de 38 adultos con COVID-19 detectó presencia de ARN viral en 6 de las muestras. Esto no es sorprendente ya que los testículos expresan el receptor de entrada del virus (ACE2) y no significa que el virus sea viable o se pueda transmitir sexualmente.

Probablemente no fecal

Un estudio muestra que el SARS-Co-V2 puede infectar y replicarse eficientemente en células del intestino que expresan el receptor ACE2 (enterocitos), lo cual explicaría las diarreas en muchos pacientes. De manera importante, también muestran que el líquido del colon inactiva al virus, y no recuperaron virus viable a partir de muestras fecales de pacientes, lo cual sugiere que el SARS-CoV-2 no se transmite por la vía fecal-oral.

Aún lejos de la inmunidad de rebaño

El 5% de la población española tiene anticuerpos contra el coronavirus, según los primeros resultados del estudio realizado en el país, con casi 70.000 participantes. Esta cifra está lejos del umbral de inmunidad de 50%-60% necesario para frenar la propagación del virus. Sin embargo, la variación geográfica es considerable: desde 14.3% en Soria y 11.3% en Madrid, hasta 2% en Murcia o en Asturias. Estos resultados coinciden con los obtenidos en otros países europeos, como por ejemplo Francia, donde se estima que la prevalencia a nivel nacional está alrededor del 4,4%. En Ginebra, Suiza, estudios de seroprevalencia indican poco menos del 10% de población infectada. Una de las excepciones es el pueblo alemán de Gangelt, donde las festividades de carnaval resultaron en 15.5% de la población infectada (y una tasa de letalidad del 0.4%).

Los resultados españoles también indican que, por cada caso confirmado, hubo unos 10 casos no diagnosticados, y que la letalidad promedio en el país fue alrededor del 1% (una muerte por cada 100 personas infectadas).

Factores de riesgo

Fumar

El análisis de 11,590 pacientes con COVID-19 revela que fumar o haber fumado duplica el riesgo de desarrollar síntomas graves de la enfermedad.

Estrato socioeconómico

Los hombres de raza negra tienen un riesgo 4,2 mayor de morir de COVID-19 que los de raza blanca, según datos del instituto de estadística del Reino Unido. También se observaron diferencias con otros grupos étnicos, como por ejemplo los pakistaníes. Esta diferencia en impacto se debe en parte a desigualdades económicas, de salud, educación y vivienda. Otro estudio realizado en California, EEUU, también revela un impacto desproporcionado del virus en las comunidades hispanas y latinas

Tratamiento

La combinación de interferon beta-1, lopinavir-ritonavir y ribavirina en adultos con enfermedad moderada ha dado resultados alentadores en un ensayo clínico controlado en seis hospitales de Hong Kong. El grupo tratado tuvo un tiempo de recuperación reducido (7 días) comparado con el grupo control (12 días). Ningún paciente en el estudio murió.

Anticuerpos que prometen 

Un equipo holandés y un equipo israelí han identificado o desarrollado anticuerpos humanos capaces de neutralizar al virus en el laboratorio. Se trata de un tratamiento prometedor, pero aún tiene que probarse su seguridad y su eficacia en pacientes.

Por su lado, un equipo belga ha usado llamas para desarrollar anticuerpos capaces de neutralizar al SARS-CoV-2. Los anticuerpos de camélidos tienen la ventaja de ser más pequeños y penetrar más fácilmente en los tejidos.

Los medicamentos para la hipertensión (basados en la inhibición de la enzima ACE) no parecen aumentar la expresión del receptor ACE2, ni el riesgo de muerte en pacientes con COVID-19, como se había propuesto inicialmente.

Ratones para avanzar contra el virus

Un equipo científico ha desarrollado ratones susceptibles de infección por el coronavirus gracias a la expresión del receptor ACE2 humano en dichos ratones. El virus logró replicarse en los pulmones de estos ratones transgénicos, provocando una inflamación y una pérdida de peso. Este modelo permitirá evaluar terapias y vacunas.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 01/05/2020 y el 07/05/2020]

Conclusiones precipitadas a partir de una mutación

El laboratorio nacional de Los Álamos, Estados Unidos, describe la emergencia de una “cepa más transmisible” del SARS-CoV-2. El estudio, aún no revisado por pares, detectó una forma del virus que se ha vuelto dominante en Europa y que se caracteriza por una mutación en la proteína viral llamada Spike. Los autores sugieren que esta mutación aumenta la capacidad de infección del virus. Sin embargo, no muestran ninguna evidencia para ello. La reacción de los expertos fue inmediata: subrayan que, aunque no es imposible, no hay ninguna evidencia por el momento de que esta u otras mutaciones aumenten la transmisibilidad o la letalidad del virus, y que no se puede hablar de diferentes cepas de coronavirus.

El virus pudo haber desembarcado en Francia antes del 2020

Haciendo un análisis retrospectivo de muestras de pacientes hospitalizados, un equipo francés identificó a un individuo hospitalizado el 27 de diciembre y positivo por PCR para SARS-CoV-2. Esto sugiere que el virus comenzó a circular en el país mucho antes de lo que se pensaba. El paciente no había viajado fuera de Francia pero su mujer trabajaba en un supermercado cerca del aeropuerto de Paris y pudo haber entrado en contacto con viajeros infectados.

El virus también se replica en el tracto digestivo

Estudios usando pequeños organoides de intestinos humanos y organoides de colon muestran que el SARS-CoV-2 infecta y se replica eficientemente en células de dichos órganos que también expresan el receptor ACE2 (la puerta de entrada del virus). Esto podría ayudar a explicar la respuesta inflamatoria asociada a la enfermedad.

Más sobre anticuerpos e inmunidad

Seroprevalencia en personal sanitario: El primer estudio de seroprevalencia en personal sanitario revela que el 11,2% del personal del Hospital Clínic en Barcelona ha sido infectado por el SARS-CoV-2. Considerando que se trata de un grupo de alto riesgo, el porcentaje es menor del que se esperaba. Otro dato importante: el 39% del personal que desarrolló anticuerpos no había sido diagnosticado en el momento de la infección.

Anticuerpos en donante recuperados: Un estudio liderado por el Hospital Mount Sinai de Nueva York realizó pruebas de anticuerpos y de PCR a 1.343 personas recuperadas de COVID-19 que acudieron a donar su plasma. Había dos grupos de donantes: los casos confirmados (por PCR) y los casos sospechosos (no confirmados por PCR). La mayoría tuvo síntomas moderados. El 99,5% de casos confirmados había desarrollado anticuerpos contra el virus y el tipo de prueba utilizada para detectarlos sugiere además que se trata de anticuerpos protectores. En cambio, solo el 38% de casos sospechosos tenía anticuerpos, lo cual sugiere que muchas personas que creen haber tenido la enfermedad no la tuvieron.

Una respuesta inmune inadecuada: Experimentos realizados con células, animales y análisis en pacientes confirman que la COVID-19 se caracteriza por una respuesta inflamatoria “inadecuada”, definida por una falta de producción de interferones de tipo I y III por parte de nuestra primera línea de defensa (la respuesta innata) seguido de una producción excesiva de mediadores inflamatorios (particularmente de interleucina 6).

Más sobre síntomas y factores de riesgo

Médicos en Europa y los EEUU han notificado un incremento de casos pediátricos (particularmente en niños o niñas menores de cuatro años) con un síndrome inflamatorio parecido a la enfermedad de Kawasaki y que podría estar relacionado con el coronavirus. La comunidad científica recomienda la vigilancia ante estos casos que por fortuna parecen ser raros.

Una tercera parte de personas hospitalizadas con COVID-19 en el Reino Unido murió, según un estudio (el mayor en Europa hasta la fecha) que analizó el desenlace de 16,749 pacientes. El estudio confirma que la obesidad, la edad y el sexo masculino aumentan el riesgo de morir.

Anticoagulantes: La evidencia a favor de problemas de coagulación en pacientes con COVID-19 se sigue acumulando. Un estudio del Hospital Mount Sinai en Nueva York analizó datos de más de 2.700 pacientes. En los pacientes críticos con ventilador, el 63% de aquellos que recibieron anticoagulantes sobrevivió, comparado con el 29% para los que no recibieron anticoagulantes. Sin embargo, es necesario confirmar estos resultados con ensayos clínicos controlados.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 24/04/2020 y el 30/04/2020]

Más estimaciones de prevalencia de infección y mortalidad

La mortalidad global del coronavirus podría ser 60% mayor que la anunciada, según un estudio que analizó estadísticas anuales de mortalidad en los catorce de los países más afectados. Han ocurrido 122,00 muertes adicionales a las que se notificaron en el mismo periodo el año pasado. Durante la pandemia, las muertes aumentaron 60% en Bélgica, 51% en España y 34% en Francia, comparado con el mismo periodo en años anteriores.

En un ejercicio similar, un equipo investigador comparó el número de muertes diarias en Italia desde enero 2020 con el promedio para el mismo periodo en los últimos cinco años. El estudio estima que el verdadero número de muertes por COVID-19 fue cerca de 50,000, más del doble de la cifra oficial y que la tasa de letalidad en el país fue por lo menos de 0.8 por cada 100 personas infectadas. Extrapolando estos datos a la ciudad de Nueva York, calculan que una cuarta parte de la población ha sido infectada. Estas estimaciones coinciden con los primeros estudios serológicos en dicho estado:

En efecto, el estado de Nueva York anunció los resultados de su primer estudio serológico en un total de 3000 personas elegidas al azar para medir anticuerpos contra el virus en su sangre. Casi 14% de personas resultó positiva (21% en la ciudad de Nueva York). Esto quiere decir unas 2.6 millones de personas en el estado y 1.7 millones en la ciudad fueron infectadas, una cifra muy superior a los 263.460 casos confirmados. Esto también querría decir que la tasa real de letalidad del virus en Nueva York fue de 0.5%

Más sobre la transmisión

El análisis de 391 casos y 1286 contactos en Shenzen (China) arroja más información sobre la transmisión del virus. Para empezar, los hombres y las mujeres parecen infectarse igual, pero los hombres corren un riesgo 2.5 veces mayor de desarrollar síntomas graves. Los niños y niñas parecen infectarse con la misma frecuencia que los adultos, pero son menos propensos a desarrollar síntomas graves. En este sentido, un grupo alemán no observó diferencias en carga viral entre diferentes grupos de edad, incluyendo la población infantil. Esto sugiere que los niños y niñas son tan contagiosos como los adultos.

El estudio de Shenzen también indica que 20% de los contactos de casos confirmados no había desarrollado síntomas al momento del diagnóstico, lo cual sugiere que hay un porcentaje considerable de portadores “silenciosos”.

Un estudio en dos hospitales de Wuhan detectó niveles bajos de aerosoles con ARN viral en salas de aislamiento y habitaciones de pacientes y niveles más elevados en la zona de baños. Los resultados sugieren que la ventilación adecuada, los espacios abiertos y la desinfección de los baños son eficaces para limitar la presencia del SARS-CoV-2 en aerosoles.

No hay evidencia para la reinfección

Expertos en Corea del Sur han anunciado que los pacientes que habían vuelto a dar positivo por PCR días o semanas tras su recuperación no se debía a una reinfección o reactivación del virus sino a la detección de fragmentos de virus no viable. De hecho, la técnica de PCR no distingue entre virus viable y fragmentos no viables de ARN.

Tratamiento: novedades sobre el remdesivir

Un ensayo clínico en China con 237 pacientes con COVID-19 no demostró ningún beneficio clínico para el remdesivir, aunque observó una ligera reducción en el tiempo para la mejora clínica en pacientes tratados de manera más temprana.

En cambio, los primeros resultados de un ensayo clínico internacional y multicéntrico con 1,063 pacientes con enfermedad avanzada, en el que participaron dos centros en España, indican que el remdesivir acorta en 31% el tiempo de recuperación de dichos pacientes (11 días en promedio), comparado con aquellos que recibieron placebo (15 días en promedio).

Nuevas candidatas en la carrera por una vacuna

Un equipo chino desarrolló la producción a nivel piloto de una vacuna (PiCoVacc) basada en el virus SARS-CoV-2 inactivado. La vacuna induce la producción de anticuerpos protectores en ratones, ratas y macacos. De manera importante, la vacuna protegió a los macacos de infección por el virus.

El Reino Unido también anunció que la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford protegía a macacos de la infección por el virus, y que comenzarían los ensayos clínicos para probar su seguridad y eficacia en humanos. La vacuna (ChAdOx1) consiste en un vector viral (el adenovirus del chimpancé) que expresa una proteína del SARS-CoV-2. El Serum Institute de India anunció que tiene la capacidad para producir millones de dosis de dicha vacuna.

La vacuna de Oxford es la tercera vacuna candidata financiada por CEPI que entra a ensayos de fase 1, junto con la vacuna de ADN INO.4800 de Inovio y la vacuna de ARN (mRNA-1273) de Moderna.

La guía gráfica sobre vacunas publicada esta semana por Nature proporciona una buena visión sobre las diferentes vacunas candidatas contra el coronavirus.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 17/04/2020 y el 23/04/2020]

Una prueba fiable y más rápida para detectar el virus

Un equipo de San Francisco desarrolló una prueba diagnóstica basada en el sistema de edición génica CRISPR-Cas12. La prueba DECECTR es tan sensible y específica como la PCR pero es más rápida (30 y 40 minutos) y fácil de visualizar.

El valor de las aguas residuales

El análisis de aguas residuales en la región Parisina durante el mes pasado detectó un aumento seguido de una disminución en la concentración del coronavirus que corresponde con la curva de la epidemia en la región. Esto muestra que la técnica puede detectar incrementos del virus en aguas residuales antes de que explote el número de casos clínicos. También puede servir para evaluar la transmisión en una localidad. En este sentido, la detección de ARN del virus en plantas de tratamiento de la ciudad australiana de Brisbane sugiere que 0.1% de la población en la zona de captación estaba infectada. Esto querría decir que había hasta 7 casos no detectados por cada 10 detectados.

Infecciones asintomáticas: más frecuentes que lo que se pensaba

La realización de pruebas a mayor escala está comenzando a arrojar más información sobre el porcentaje de personas infectadas pero asintomáticas. En el pueblo italiano de Vo, donde se testó a más del 70% de la población, el 43% de las personas que resultaron positivas eran asintomáticas. En el buque naval americano Theodore Roosevelt se testó a la tripulación entera (4.800 marinos) - alrededor del 60% de las 600 personas que resultaron positivas no habían desarrollado síntomas. Un hospital en Nueva York cribó sistemáticamente a 210 mujeres que dieron a luz entre fines de marzo y principios de abril - 29 de las 33 pacientes que resultaron positivas para el virus no presentaban ningún síntoma.

Contagio presintomático

Un análisis con 94 pacientes muestra que la máxima carga viral observada en frotis de garganta coincide con el momento en que aparecen los síntomas. Esto sugiere que la capacidad de contagio es máxima en el momento de desarrollar síntomas o incluso un poco antes – el equipo investigador estima que el 44% de los contagios ocurrieron durante la fase presintomática.

Más allá de los pulmones

Las complicaciones cardiovasculares están emergiendo como uno de los principales problemas en COVID-19, además de los problemas respiratorios. Esto podría explicarse por evidencias recientes de que el virus infecta a las células endoteliales que cubren el interior de los vasos sanguíneos y provoca una inflamación del endotelio. Además, los médicos están viendo problemas de coagulación en muchos de los pacientes graves, por lo que se ha propuesto administrar anticoagulantes a pacientes con COVID-19.

Un artículo en Science describe lo que se sabe hasta ahora sobre cómo el coronavirus infecta y daña los pulmones y otros tejidos, en particular el corazón.

¿Ventilar o no?

El personal médico está comenzando a cuestionar el uso generalizado de ventiladores en pacientes graves con COVID-19, y proponen que muchos pacientes podrían tratarse con un soporte respiratorio menos agresivo.

Tratamiento

Más noticias alentadoras para remdesivir: los resultados preliminares de un ensayo clínico con 125 pacientes de COVID-19 (113 de ellos graves) indican una recuperación rápida, con la mayoría de pacientes dados de alta tras una semana.

Más noticias desalentadoras para cloroquina: El análisis de 368 veteranos de guerra tratados en el Hospital de Veteranos en Virginia no encontró evidencia de que la hidroxicloroquina, con o sin azitromicina, reduzca el riesgo de necesitar ventilación mecánica en pacientes con COVID-19. Incluso se observó una mortalidad más elevada en el grupo que recibió solo hidroxicloroquina.

Más vacunas comienzan ensayos para probar su seguridad

La compañía americana Inovio Pharmaceuticals lanzó un ensayo de fase 1 para INO-4800, su vacuna contra la COVID-19 a base de ADN. El Shenzhen Geno-Immune Medical Institute (SGIMI) en China comenzó a probar su vacuna LV-SMENP-DC, basada en células dendríticas que expresan varias proteínas del SARS-CoV-2. Pfizer anunció un esfuerzo conjunto con la compañía alemana BioNTechSE para comenzar en abril los ensayos de fase 1 con su vacuna a base de ARNm.

Los ensayos de fase 1 se realizan con personas sanas voluntarias para probar la seguridad.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 10/04/2020 y el 16/04/2020]

Midiendo la transmisión en la comunidad

Información valiosa de Islandia

Se publican los primeros resultados del estudio ‘deCODE’ en Islandia, que ha cribado al 6% de la población total para detectar infecciones por SARS-CoV-2. El estudio ha revelado que el porcentaje de personas infectadas en el grupo de mayor riesgo (personas con síntomas, contactos de casos o personas regresando de viaje) fue del 13%, mientras que, en la población general, fue de entre el 0,6 y el 0,8%. La gran mayoría (93%) de personas infectadas en el grupo de riesgo desarrollaron síntomas, pero en la población general, casi la mitad de personas infectadas (43%) no desarrolló síntomas. Los niños y niñas menores de diez años y las mujeres tuvieron una incidencia de infección menor a la de adolescentes, adultos o población masculina.

Mirando hacia atrás en China

Un análisis retrospectivo de muestras de pacientes en Wuhan con enfermedad “tipo influenza” durante el mes de enero revela que algunos pacientes eran positivos para SARS-CoV-2, lo cual sugiere que desde principios de año el virus estaba circulando en la comunidad.

Y en San Francisco

Otro estudio retrospectivo buscó la presencia del virus en muestras agrupadas de pacientes, colectadas durante enero y febrero 2020, en el área de San Francisco. Solo 2 de más de 2.800 muestras (0,07%) resultaron positivas, lo cual indica que la prevalencia del virus en la zona era muy baja al inicio de la epidemia.

Un estudio a escala global para medir anticuerpos

En un esfuerzo para entender cuánta gente se ha infectado con el nuevo coronavirus, la OMS coordinará un estudio, Solidarity II, para detectar anticuerpos contra el virus en muestras de sangre. Los países participantes podrán agrupar los resultados de sus estudios para entender mejor el panorama global. Entre los estudios, se incluyen el de la Universidad de Stanford, que testará a 5.000 habitantes de Santa Clara, y el de la Universidad de Bonn, que está testando a más de 1.000 personas en la región de Heinsberg.

¿Distanciamiento social hasta el 2022?

Un estudio con modelos matemáticos sugiere que el distanciamiento social (o físico) podría extenderse, por lo menos de manera intermitente, hasta el 2022, con el fin de evitar la saturación del sistema sanitario. Para predecir la transmisión del SARS-CoV-2 en los próximos cinco años, el análisis consideró variables aún desconocidas como la estacionalidad del virus, la duración de la inmunidad y la posibilidad – o no- de inmunidad cruzada con los coronavirus que causan resfriados comunes. Si la inmunidad frente al virus es de corta duración, podemos esperar nuevas olas de infección durante el invierno. Si la inmunidad dura varios años, podemos esperar un resurgimiento de casos cada dos o tres años, o más. El equipo investigador concluye que los estudios serológicos a lo largo del tiempo son de vital importancia para determinar la prevalencia y duración de la inmunidad contra el virus.

Factores de riesgo

Un análisis realizado con pacientes de COVID-19 en un hospital de Nueva York sugiere que la obesidad aumenta el riesgo de hospitalización y requiere cuidados intensivos. Esto tiene implicaciones importantes en un país en el que casi el 40% de los adultos son obesos (índice de masa corporal mayor a 30).

Un primer “retrato” de los casos de COVID-19 en Nueva York confirma las tendencias observadas en otros países: las personas mayores están en mayor riesgo de acabar en el hospital y los hombres tienen mayor riesgo de desarrollar síntomas graves. Además, los hombres afroamericanos están muriendo mucho más. Esto puede deberse a una mayor exposición al virus, una mayor prevalencia de factores de riesgo (obesidad, diabetes), y un menor acceso a servicios de salud.

“Miniórganos” para estudiar la infección

Para entender cómo el virus entra en el cuerpo y causa daños, un equipo canadiense está desarrollando órganos en un chip (modelos minúsculos de la nariz, boca, ojos y pulmones). Esto les permitirá analizar en detalle cómo el virus evade la primera línea de defensa (o inmunidad innata).

Tratamiento

Antivirales: El uso del antiviral remdesivir en 53 pacientes con COVID-19 (22 en Estados Unidos, 22 en Europa y Canada, 7 en Japón) arroja resultados alentadores, aunque preliminares: se observó una mejora clínica en 36 de los 53 pacientes. Un estudio en laboratorio proporciona detalles sobre el mecanismo por el cual el remdesivir inhibe la síntesis de ARN en los coronavirus.

Cloroquina: En Manaos, un ensayo con cloroquina para tratar a pacientes con COVID-19 tuvo que ser interrumpido debido a complicaciones cardiacas en pacientes tratados con altas dosis del fármaco. Suecia también ha recomendado parar el uso del fármaco, fuera de los ensayos clínicos, debido a efectos cardiacos adversos.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 03/04/2020 y el 09/04/2020]

Sobre el origen del virus

Un análisis genético de 68 coronavirus calcula que el ancestro del SARS-CoV-2 se separó hace unos 40 a 70 años del virus RaTG13, un virus relacionado que infecta a murciélagos, pero no a humanos.

¿Cuál es el número real de personas infectadas?

Esta sigue siendo una de las grandes incógnitas en esta pandemia. Un equipo de la Universidad de Goettingen estima que, en promedio, los países han detectado solo un 6% de infecciones por coronavirus, y que el número real de personas infectadas en el mundo podría ser decenas de millones. Alemania habría detectado un 15% de sus casos, mientras que España solo un 1,7%. C0rea del Sur habría detectado casi la mitad de sus infecciones.

Un equipo científico analizará aguas residuales para detectar la presencia del virus y poder estimar el número total de infecciones por SARS-CoV-2 en una comunidad. El análisis de aguas residuales también podría usarse como estrategia de vigilancia para alertar si el virus regresa a una comunidad.

¿Mascarillas o no mascarillas?

El uso general de las mascarillas continúa siendo objeto de debate. Un equipo investigador revisó 31 estudios y concluye que no hay suficiente evidencia para recomendar el uso general de mascarillas, aunque sí hay evidencia para recomendar su uso por personas vulnerables en lugares o situaciones de riesgo (espacios públicos cerrados, transporte público, etc.). Por otro lado, un equipo investigador encontró que las mascarillas reducen la cantidad de virus presente tanto en gotas respiratorias como en gotas más pequeñas tipo aerosol. Es posible que, ante la duda, el principio de precaución acabe imperando.

Contaminación y mortalidad por COVID-19

Un análisis realizado por un equipo de la Universidad de Harvard sugiere que las personas que viven en zonas con mayor contaminación atmosférica tienen un riesgo más elevado de morir por COVID-19 que las personas que viven en áreas menos contaminadas. El estudio indica que incluso un pequeño incremento en polución por partículas finas se asocia con un aumento de 15% en la tasa de mortalidad. Otro estudio italiano también señala que las tasas de letalidad más elevadas se observaron en el norte del país, donde los niveles de polución son mayores.

En este sentido, datos de China ya sugerían que las personas fumadoras serían más susceptibles a formas graves de la enfermedad.

Tratamiento

Modular la tormenta inflamatoria: La “tormenta de mediadores inflamatorios” parece ser frecuente en pacientes con síntomas graves de COVID-19, lo cual ha abierto la vía a probar tratamientos que modulan este fenómeno. La interleucina 6 es uno de estos mediadores que parece estar particularmente elevada en pacientes con enfermedad grave, según un estudio. Varios equipos, incluyendo un equipo francés y un equipo chino, han usado un anticuerpo contra la IL6 (el tocilizumab) para tratar pacientes en estado crítico, con resultados alentadores.

Modelos animales para estudiar la enfermedad

Un equipo alemán confirma que los cerdos y gallinas no son susceptibles a la infección por SARS-CoV-2 pero que el virus se replica muy bien en hurones. De hecho, los hurones reproducen muchos de los síntomas clínicos de la infección en humanos (aunque no mueren) y podrían usarse como modelo animal de la COVID-19.

 UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 27/03/2020 y el 02/04/2020]

Pérdida de olfato y gusto: ¿signos predictivos?

Casi el 60% de las personas que resultaron positivas para la infección por SARS-CoV-2 dijeron haber perdido el sentido del gusto y del olfato, comparado con 18% de aquellas que resultaron negativas, según datos colectados por una app desarrollada por científicos británicos para monitorizar la epidemia. Estos resultados confirman informes previos indicando que la pérdida de gusto y olfato es frecuente y puede ser uno de los primeros signos de la enfermedad.

Ajustando las estimaciones de letalidad

Un estudio calcula que la tasa ajustada de letalidad en China fue de 1,4% para los casos confirmados (una cifra que sube a 6,4% para los mayores de 60 años y hasta 13,4% para los mayores de 80). Teniendo en cuenta los casos infectados pero no diagnosticados, la tasa ajustada de letalidad para casos infectados (IFR) fue de 0,66%. El tiempo promedio entre la aparición de síntomas y la muerte fue de 17,8 días, y de 24,7 días entre los síntomas y el alta hospitalaria.

Las medidas de confinamiento funcionan

Mediante una serie de modelos, el Imperial College de Londres estima que, con las medidas implementadas en 11 países europeos (incluyendo España) hasta fines de marzo, se habrán evitado unas 59.000 muertes. También calcula que unas 7 a 43 millones de personas han sido infectadas con el virus (hasta el 28 de marzo), lo cual representa entre 1,9 y 11,4% de la población total europea (en España podría ser hasta 15% de la población).

Así mismo, un estudio en Science estima que el confinamiento de Wuhan, combinado con la respuesta a nivel nacional, logró limitar el número de casos confirmados a menos del 96% del número esperado al cabo de 50 días, si no se hubiera hecho nada.

Vacunas

Otra vacuna entra en fase 1

El Instituto Jenner y Oxford Vaccine han anunciado que comienzan a reclutar personas voluntarias para probar la seguridad de su vacuna contra la COVID-19. La vacuna usa un adenovirus de chimpancé modificado que expresa una proteína de superficie del virus.

Una vieja vacuna para reforzar el sistema inmune

Alemania comenzará a probar la eficacia de una versión actualizada de la vacuna BCG contra la tuberculosis, para proteger a personas mayores y trabajadores sanitarios contra la COVID-19. Otros países también han comenzado a probar la vacuna BCG en dichos colectivos (ver actualización de la semana pasada). Hay evidencia de que la vacuna BCG, que se desarrolló hace cien años, puede reforzar la respuesta inmune contra varios virus respiratorios.

Animales

Un equipo chino aisló diferentes coronavirus a partir de pangolinos malasios (Manis javanica) ilegalmente vendidos en el sur de China. Identificó dos sublinajes muy parecidos al SARS-CoV-2, uno de ellos con una secuencia genética muy similar en la región que permite la entrada del virus a la célula. Eso sugiere que los pangolinos podrían ser huéspedes intermediarios de nuevos coronavirus, y que se debe prohibir su venta en mercados.

Otro estudio indica que el SARS-CoV-2 no se replica en perros, cerdos, gallinas o patos pero sí en gatos y hurones. Sin embargo, esto no significa que los gatos domésticos representen una fuente de transmisión del virus.

UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada entre el 18/03/2020 y el 26/03/2020]

Síntomas, evolución clínica y letalidad: últimos datos

En cuanto al porcentaje de casos asintomáticos, un par de estudios recientes sitúan la cifra entre 17 y 30 %. Sin embargo, será necesario realizar estudios serológicos a gran escala para estimar la verdadera cifra de personas infectadas pero asintomáticas.

Según el último informe de la ECDC, que agrupa un total de 43.438 casos de 17 países europeos, las hospitalizaciones han ocurrido en 30% de los casos confirmados, y 4% de los casos han necesitado cuidados intensivos o asistencia respiratoria.

¿Un marcador pronóstico de riesgo?

Un estudio que analizó la carga viral (o cantidad de virus presente en una muestra) en 76 pacientes con síntomas moderados a severos proporciona dos informaciones importantes. La primera, es que la carga viral alcanza el pico máximo al momento de desarrollar los primeros síntomas, confirmando que esa es la ventana de tiempo (un par de días antes y un par de días después) en que el paciente es más contagioso. La segunda es que los casos severos tenían una carga viral mucho mayor que la de los casos moderados. Esto quiere decir que la carga viral al inicio de la enfermedad puede ser un buen marcador pronóstico de evolución.

Tratamiento

Un ensayo global, cuatro tratamientos

La OMS anunció el lanzamiento de SOLIDARITY, un ensayo clínico a nivel global para testar los 4 tratamientos que considera más prometedores: el antiviral remdesivir (inicialmente probado para el ébola), la combinación lopinavir/ritonavir (para tratar el VIH) con o sin interferón beta (una molécula con propiedades antivirales), y la cloroquina o hidroxicloroquina (un medicamento antimalárico). El ensayo incluirá a miles de pacientes en docenas de países.

Anticuerpos

Según la revista Nature, los hospitales en Nueva York se están preparando para usar la sangre de gente que se ha recuperado de la enfermedad como tratamiento. La idea de usar “suero convaleciente” que contiene anticuerpos contra el virus no es nueva - se ha probado para tratar otras enfermedades como el ébola, aunque sin resultados concluyentes. Varios hospitales participarán en ensayos para probar su eficacia terapéutica (tanto en casos severos como al principio de la enfermedad) o incluso preventiva (en trabajadores sanitarios).

Por su parte, una compañía americana ( Vir Biotechnology ) anunció que dos de sus anticuerpos producidos en el laboratorio son capaces de neutralizar al SARS-CoV-2, por lo que comenzarán a testarlos en personas en los próximos tres meses.

Una vieja vacuna

Equipos en Australia, Grecia y los Países Bajos comenzarán un ensayo clínico para probar si la vacuna contra la tuberculosis puede reforzar la respuesta inmune contra el SARS-CoV-2 y evitar o atenuar la enfermedad. Hay evidencia de que la vacuna, desarrollada hace cien años y de limitada eficacia para la tuberculosis, tiene un efecto “potenciador” sobre el sistema inmune.

 UP - ARRIBA - AMUNT

[Evidencia publicada hasta el 18/03/2020]

Transmisión: quién, cuándo y cómo

Una de las preguntas más urgentes en esta epidemia es saber quién puede transmitir el virus y durante cuánto tiempo.

En cuanto al quién, varios estudios recientes confirman que las personas infectadas pero que aún no presentan síntomas contribuyen de manera significativa a la propagación del virus (un estudio basado en datos de China calcula que hasta un 80% de los casos se debieron a transmisión presintomática, mientras que otro estudio habla de un 48% en Singapur y un 62% en Tianjin, China).

El tiempo durante el cual una persona es contagiosa, sigue siendo objeto de controversia. Sin embargo, se piensa que las personas pueden ser contagiosas un par de días antes de desarrollar síntomas (la mayoría de personas desarrolla síntomas entre 5 y 7 días tras infección) y por lo menos durante diez días después de desarrollar síntomas. En un grupo de pacientes alemanes, se detectaron anticuerpos contra el virus entre 6 y 10 días después de presentar síntomas y esto se asoció con una disminución progresiva de la carga viral en vías respiratorias y por lo tanto de su potencial de contagio. En cuanto al cómo, se encontró virus infeccioso en muestras de garganta y pulmón de estos pacientes, pero no en sangre, orina o heces.

De manera importante, el análisis de miles de casos en China así como experimentos realizados en el laboratorio con macacos, indican que un paciente recuperado de COVID-19 no puede volver a infectarse, lo cual significa que sí se generan anticuerpos protectores. Aún no se sabe cuánto tiempo durará esta inmunidad.

El número real de personas infectadas: una de las mayores incógnitas

Un estudio estima que, por cada caso confirmado de la enfermedad, hay 5 a 10 casos sin síntomas o con síntomas leves que no se diagnostican. Por eso, la tasa de letalidad (es decir, cuántas personas mueren de cada 100 que contraen la infección) sigue siendo una de las mayores incógnitas de este nuevo virus, a pesar de ser un dato indispensable para predecir mejor el impacto de la epidemia y guiar las respuestas de salud pública. Según un análisis a partir de datos de diferentes países, el rango estaría entre el 0,3 y el 3%, pero será necesario realizar estudios serológicos (buscando anticuerpos contra el virus) a nivel poblacional para determinar el número real de personas infectadas y por lo tanto tener una mejor idea de la tasa de letalidad real.

Corea del Sur, con su estrategia de diagnóstico masivo, no solo ha logrado contener la epidemia gracias a la identificación y aislamiento de casos y contactos, sino que ha aportado cifras que ayudan a estimar mejor la dinámica de transmisión y la verdadera tasa de letalidad del virus.

El virus no afecta a todos por igual

Lo que sí se confirma, tanto en China como en Italia, es que el virus no mata a todos por igual. La tasa de letalidad aumenta drásticamente con la edad –desde 0% en personas menores de 30 años, pasando por un 1% en individuos entre 50 y 59 años hasta casi 20% en mayores de 80 años (según los últimos datos publicados para Italia). El virus también mata más a aquellos que tienen otras condiciones crónicas, en particular la hipertensión y la diabetes. En China, los pacientes con hipertensión representaron entre el 23% y el 40% de los casos severos o las muertes. Se ha postulado que esto podría estar relacionado con los medicamentos para la hipertensión que inhiben la enzima convertidora de angiotensina (ACE) y que pueden inducir una sobreexpresión del receptor ACE2, que es la puerta de entrada del virus a las células.

Curiosamente, la población infantil sí parece infectarse, pero —por fortuna— raramente desarrolla síntomas severos. Las razones de ello aún se desconocen, así como tampoco se sabe qué papel juegan los niños y niñas en la transmisión del virus.

Tratamiento: reutilizando fármacos existentes

No hay ningún tratamiento específico para este nuevo virus. Sin embargo, se ha comenzado a probar la eficacia de otros antivirales que ya existían en el mercado.

Uno de los candidatos más prometedores es el remdesivir, por su amplio espectro de acción antiviral y por los resultados preliminares en el laboratorio y en animales . EEUU fue el primer país donde se usó en un paciente con COVID-19 (con éxito) y actualmente se está probando en ensayos clínicos en varios países, incluyendo España (estudio con participación de ISGlobal y del Hospital Clínic de Barcelona).

El liponavir/ritonavir (un medicamento contra el VIH) es otro candidato, pero un ensayo no dio resultados positivos.

Vacuna: en curso, pero paciencia

La compañía estadounidense Moderna anunció que ha comenzado el ensayo clínico de fase 1 para su vacuna basada en ARN mensajero. Este nuevo tipo de vacunas, que hacen que el propio cuerpo sintetice las proteínas virales, podrían ser más eficaces y más fáciles de producir a gran escala, pero aún no se ha probado su seguridad. La compañía alemana Curevac también está desarrollando una vacuna basada en ARNm pero aún no comienza ensayos clínicos. Ambas candidatas cuentan con financiamiento de CEPI, una coalición internacional para desarrollar vacunas innovadoras.

Las autoridades chinas anunciaron que empezarán ensayos clínicos con una vacuna basada en subunidades del virus. Esta estrategia es la que ya se usa en muchas vacunas actuales (Hepatitis B, difteria, VPH, etc.) y es muy segura. Sin embargo, genera respuestas inmunes menos fuertes y menos duraderas.

En cualquier caso, todas las vacunas necesitan primero ser testadas a pequeña escala para comprobar su seguridad y su eficacia, antes de poderse usar a gran escala. Así pues, en el mejor de los casos, tendremos una vacuna lista en 12 a 18 meses.

UP - ARRIBA - AMUNT