Air Pollution and Vulnerability

La contaminación atmosférica desde la vulnerabilidad

27.6.2019
image alt

Este texto se ha publicado originalmente en catalán en La Conca 5.1 y ha sido escrito por Susana Pascual, una de las 1.200 embarazadas que participa en el Proyecto BiSC para conocer el impacto de la contaminación del aire en la gestación. 

 

Durante los últimos diez años he vivido de más o menos cerca diferentes embarazos, pero ninguno de ellos era el mío. Ha sido en estos últimos nueve meses cuando he sido consciente de lo que esto implica. Y es ahora que pienso que no supe acompañar de la mejor manera a mis amigas embarazadas, ante esta mezcla de emociones y hormonas, y entre empoderamiento y vulnerabilidad.

Desde el 2016 colaboro con la Asociación para la Promoción del Transporte Público (PTP) y la Plataforma por la Calidad del Aire (PQA) para trabajar por la movilidad sostenible y la reducción de la contaminación atmosférica. Durante estos tres años he oído hablar múltiples veces de las mujeres embarazadas, junto con niños y niñas y personas mayores, como colectivos vulnerables en relación a los niveles de dióxido de nitrógeno, partículas en suspensión o el ozono. Y creo que quizás no acababa de entender el significado del concepto, pero ahora que lo he vivido en primera persona, confirmo que sí formamos parte de un colectivo vulnerable, no un colectivo débil, pero sí vulnerable.

Ahora que lo he vivido en primera persona, confirmo que las embarazadas sí formamos parte de un colectivo vulnerable, que no un colectivo débil, en relación a los niveles de dióxido de nitrógeno, partículas en suspensión o el ozono

Tengo que decir que desde el inicio del embarazo he estado mucho más sensible a los olores y los humos, desde los cigarrillos que iría apagando con un "flush flush" por la calle, hasta las de los coches que, aparte de emitir humos, debemos añadir el ruido que generan, el espacio que ocupan y la energía y los materiales que mueven. Pienso que estamos lejos de entender que los humos nos consumen la vida, y el entorno.

Esta desconexión y desvinculación de las causas, consecuencias y responsabilidades asociadas me recuerda mucho el proceso vivido, y que aun vivimos, en relación al cambio climático. Por suerte, un grupo de jóvenes estudiantes, con el movimiento "Fridays for future", son la clara muestra de la lucha contra el negacionismo y la inacción de las estructuras de poder, ante los problemas de contaminación que nos afectan pero que no se ven. Liderados por Greta Thunberg, ella nos recuerda que "tan solo ha llegado en el momento justo. Cada vez más personas son conscientes de la situación de emergencia que vivimos, de que estamos atravesando una crisis existencial que no ha sido tratada más como tal”.

Susana con una mochila que contiene instrumentos de medición de la contaminación del aire y acústica

Pero volviendo a la contaminación atmosférica y a mi embarazo... Cuando estaba en el Hospital de Sant Pau esperando la hora para hacer la ecografía de la semana 12 vi la información sobre el proyecto BiSC, liderado por ISGlobal, para determinar la relación entre la contaminación acústica y atmosférica y el desarrollo de los bebés durante su gestación y los primeros años de vida, y donde participan los hospitales Sant Joan de Déu, la Maternitat, el Hospital de Sant Pau y el Hospital Clínic, entre otras entidades. Antes de entrar dentro del despacho de la ginecóloga ya me había dado de alta en la web. Fui la tercera persona en apuntarme al estudio como voluntaria.

Antes de entrar dentro del despacho de la ginecóloga ya me había dado de alta en la web del Proyecto BiSC. Fui la tercera persona en apuntarme al estudio como voluntaria.

La captación de mujeres embarazadas seguirá hasta llegar a tener un conjunto de 1.200 voluntarias para dar suficiente información relevante y significativa en el mundo científico, a la administración y a la sociedad en general, y así tomar decisiones sobre medidas definitivas y valientes. Medidas en relación a las restricciones necesarias para reducir las emisiones de dióxido de nitrógeno y de partículas en suspensión que dañan la calidad de vida de tantas y tantas personas. Algunas de colectivos vulnerables como yo misma, o de otros que no son vulnerables y que también se ven afectados con más visitas hospitalarias, enfermedades respiratorias, cardiovasculares, ictus y cánceres, entre otros.

Según las estimaciones realizadas y recogidas en la propuesta del Plan de Movilidad Urbana 2019-2024 del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), el número de casos anuales de muerte asociados con los niveles de calidad del aire de NO2 en el año 2016 fue de 2.260 en el conjunto de municipios del área metropolitana de Barcelona, ​​de los cuales 1.248 (55%) sucedieron en el municipio de Barcelona.

Uma en la semana 12 de gestación

Esta es Uma, mi hija... en la ecografía de la semana 12, y parece que nos dice “¡Hola! Aquí estoy… esperando un mundo mejor!”

Ella y yo ya formamos parte del proyecto BISC. Desde nuestra vulnerabilidad he decidido que vamos a luchar por una sociedad mejor, por unos niveles de calidad del aire que permitan vivir en libertad lejos de las enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica. Porque todos podemos ayudar a transformar nuestra sociedad, sólo tenemos que ver qué podemos hacer en cada momento, cambiar nuestros hábitos y plantear nuevas medidas que implican un nuevo paradigma en la movilidad de nuestra comunidad.

Desde nuestra vulnerabilidad, he decidido que vamos a luchar por una sociedad mejor, por unos niveles de calidad del aire que permitan vivir en libertad lejos de las enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica

En breve, esperamos la implementación de nuevas políticas de la administración como la Zona de Bajas Emisiones, pero para el próximo período legislativo y de gobierno también espero nuevas medidas, más valientes, ambiciosas y efectivas, para luchar contra la contaminación atmosférica. Entre otros, el peaje urbano vinculado a la contaminación y la congestión, la pacificación de calles priorizando el uso social del espacio público y poniendo la movilidad sostenible en el centro del diseño de la movilidad, la regulación del aparcamiento y la inversión de la fiscalidad vinculada a la movilidad en la mejora del transporte público metropolitano.

Quizás así, Uma y las 3.300.000 personas que viven en el área metropolitana podremos respirar un aire más saludable en el continuo urbano metropolitano de la ciudad de Barcelona, en condiciones de seguridad ambiental y para la salud.

Más información

Proyecto BiSC