Conferencia de reposición de recursos del Fondo Mundial: ¿el vaso medio lleno o medio vacío?

Conferencia de reposición de recursos del Fondo Mundial: ¿el vaso medio lleno o medio vacío?

13.12.2013
image alt

En los tiempos que corren no acostumbran las buenas noticias, y menos si éstas tienen que ver con la cooperación para al desarrollo y con recursos económicos. Sin embargo, el pasado 3 de diciembre El Fondo Mundial de lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria celebró en Washington DC su 4ª reunión de reposición de recursos y logró una cifra record en su recaudación: 12.000 millones de dólares que serán empleados durante los próximos tres años.

Hasta aquí el vaso medio lleno, ya que dicha cantidad supone un aumento de más del 30% en comparación con lo recaudado en el periodo anterior, 2010-2013. Sin embargo, no se ha alcanzado el objetivo de los 15.000 millones de USD, presupuesto  que el propio Fondo Mundial sitúa en el mínimo necesario para dar pasos decisivos en la lucha contra estas enfermedades.

Hubo algunas sorpresas, pero las aportaciones de algunos de los principales donantes ya se conocían desde finales del verano: Estados Unidos ha comprometido 4.000 millones de USD y llegará a los 5.000 si el resto de donantes incrementa sus aportaciones; Francia ha prometido 1.400 millones de USD; Reino Unido 1.600 y los países Nórdicos financiarán el Fondo Mundial con 750 millones de USD. Estas contribuciones no sólo son una fuente de recursos vitales, sino que han sido claves para que otros países donantes hayan aumentado también sus aportaciones. Es el caso de Dinamarca, que con 119 millones de USD incrementa en más de un 23% su anterior desembolso, o Japón, que aumenta su aportación en un 38% llegando así a los 800 millones de USD.

España, presente en la reunión, lleva ya tres años sin aportar un solo euro al Fondo Mundial y además incumpliendo su promesa de aportar la insignificante cifra de 10 millones de euros en 2012. En esta ocasión, como ya se sabía de antemano, tampoco ha realizado ningún aporte económico, y eso que llegamos a estar entre los cinco principales donantes con un desembolso medio de 200 millones de dólares por año.

La crisis económica no es excusa, pues ha quedado patente que países de nuestro entorno están haciendo contribuciones importantísimas y además están los fondos que se obtendrían (en torno a 5.000 millones de euros anuales) cuando se implante la Tasa sobre las Transacciones Financieras. Asimismo, lo que está claro es que a no ser que de una vez por todas hagamos un reparto equitativo de lo que cada país, en función de su PIB tiene que aportar de forma obligatoria a este tipo de organismos, seguiremos con los mismos problemas para financiar a largo plazo la lucha contra estas pandemias. Y no nos llevemos a engaño: la lucha contra el SIDA, la malaria y la tuberculosis son problemas globales suficientemente graves por sí mismos para que merezca una involucración firme por parte de España, pero nuestra práctica desaparición del Fondo Mundial contribuye, a ojos de los actores internacionales, a fomentar una escasa relevancia de nuestro país en la escena global.

Para consultar las aportaciones de cada país pincha aquí.

Textos anteriores de la autora

El Parlamento Europeo respalda ampliamente el Impuesto sobre las Transacciones Financieras