Investigación

COVAIR-CAT evaluará posibles vínculos entre la contaminación atmosférica y la COVID-19 en Cataluña

Este proyecto de dos años está coordinado por ISGlobal y financiado por el Health Effects Institute (HEI)

13.05.2021
Aerial view of Barcelona by Benjamin Gremler on Unsplash
Foto: Benjamin Gremler / Unsplash

Existe un creciente cuerpo de literatura que relaciona la contaminación del aire con enfermedades transmisibles, incluido un conjunto de infecciones respiratorias. Probar si los niveles de contaminación del aire en el lugar de residencia de una persona están relacionados con sus posibilidades de tener COVID-19 grave es el principal objetivo de COVAIR-CAT , un nuevo proyecto coordinado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), un centro impulsado por Fundación ”la Caixa”. El proyecto está financiado por el Health Effects Institute (HEI) y utilizará la infraestructura de datos de la Generalitat de Catalunya.

COVAIR-CAT celebró su reunión de lanzamiento el 7 de mayo, iniciando un período de dos años en el que las y los investigadores estudiarán los posibles vínculos de la exposición a corto y largo plazo a la contaminación del aire con los ingresos hospitalarios y la mortalidad por COVID-19 . El proyecto también incluirá una perspectiva de equidad, ya que uno de sus objetivos es averiguar si la contaminación del aire afecta más a la gravedad de la COVID-19 para algunas personas dependiendo de factores socioeconómicos y demográficos. En varios países se han documentado desigualdades en los efectos graves de la COVID-19. COVAIR-CAT investigará la interacción entre la contaminación atmosférica, los factores socioeconómicos, demográficos y otros en las desigualdades relacionadas con la COVID-19 en Cataluña. Por último, probará si el efecto de la contaminación del aire sobre la gravedad de la COVID-19 es diferente del efecto sobre otras infecciones respiratorias como la neumonía.

“Hay muy buenas razones para esperar que la contaminación del aire sea relevante en la pandemia de COVID-19 . Algunos estudios toxicológicos y epidemiológicos proporcionan evidencia que respalda la idea de que la mala calidad del aire puede aumentar el riesgo de infección por SARS-CoV-2 o el riesgo de sufrir una forma más grave de la enfermedad. Sin embargo, la mayoría de los estudios epidemiológicos hasta la fecha tienen un diseño ecológico, lo que es una limitación importante ”, dice Cathryn Tonne, investigadora de ISGlobal y directora del estudio. Para superar este desafío metodológico, COVAIR-CAT evaluará los posibles vínculos entre la COVID-19 y la calidad del aire utilizando datos de casi todas las personas que viven en Cataluña.

La cohorte de estudio de COVAIR-CAT incluirá datos de atención primaria, ingresos hospitalarios, mortalidad y tests de COVID-19 . “Un diseño de estudio tan ambicioso solo es posible con una buena infraestructura para el enlace de datos y en entornos donde la mayoría de las personas están cubiertas a través de un sistema de salud de acceso universal. Una de las principales fortalezas de nuestro proyecto es el acceso a datos administrativos anonimizados de la Generalitat de Catalunya gracias al Programa de Análisis de Datos para la Investigación e Innovación en Salud (PADRIS) y la estrecha colaboración con el equipo de PADRIS ”, explica Cathryn Tonne.

COVAIR-CAT tiene como objetivo generar nuevos conocimientos prácticos relacionados con la intersección de dos grandes desafíos de salud pública: la contaminación del aire y COVID-19.